Podcasts de historia

El gabinete de Clinton

El gabinete de Clinton


La administración de Biden está en camino de ser más inclusiva para las personas LGBTQ en la historia de EE. UU.

El presidente electo Joe Biden ha prometido en repetidas ocasiones que los derechos LGBTQ sean una prioridad en su administración. Pero no trabajará solo: el exvicepresidente ya seleccionó a personas LGBTQ designadas para varios roles clave y los defensores de los derechos de los homosexuales tienen la esperanza de que se nombre a más, incluido el primer miembro del gabinete confirmado por el Senado. También hay un impulso, en caso de que haya una vacante disponible, para que nomine al primer juez abiertamente LGBTQ para la Corte Suprema.

El equipo de transición de Biden-Harris ha promovido el "compromiso del presidente electo de construir una administración que se parezca a Estados Unidos".

El domingo, Karine Jean-Pierre, una lesbiana y jefa de personal de la vicepresidenta electa Kamala Harris, fue anunciada como subsecretaria de prensa, y Pili Tobar, defensora de los derechos de inmigración y ex asistente del senador Chuck Schumer, DN.Y ., fue nombrado subdirector de comunicaciones de la Casa Blanca. Tobar, lesbiana, también trabajó como directora de comunicaciones para la campaña de Biden.

En noviembre, Carlos Elizondo, que es gay y fue secretario social de Biden cuando Biden era vicepresidente, fue nombrado secretario social de la Casa Blanca.


Expuesto: Director del FBI James Comey & # 8217s Clinton Foundation Connection

306.013 Fotos AP

WASHINGTON, DC & # 8212 Una revisión de la historia profesional y las relaciones del director del FBI James Comey & # 8217 muestra que el líder del gabinete de Obama & # 8212 ahora bajo fuego por su manejo de la investigación de Hillary Clinton & # 8212 está profundamente arraigado en la gran- La cultura del amiguismo del dinero de Washington, DC Sus relaciones personales y profesionales & # 8212 todas no reveladas cuando anunció que la Oficina no procesará a Clinton & # 8212 refuerzan las preocupaciones bipartidistas de que puede haber politizado la investigación criminal.

Estas preocupaciones se centran en los millones de dólares que Comey aceptó de un contratista de defensa de la Fundación Clinton, la antigua membresía de Comey en un socio corporativo de la Fundación Clinton y la junta directiva, y su sorprendente relación financiera con su hermano Peter Comey, quien trabaja en el bufete de abogados que hace los impuestos de la Fundación Clinton.

Lockheed Martin

Cuando el presidente Obama nominó a Comey para convertirse en director del FBI en 2013, Comey prometió al Senado de los Estados Unidos que se recusaría de todos los casos que involucren a ex empleadores.

Pero Comey ganó $ 6 millones en solo un año de Lockheed Martin. Lockheed Martin se convirtió en donante de la Fundación Clinton ese mismo año.

Comey se desempeñó como fiscal general adjunto bajo John Ashcroft durante dos años de la administración Bush. Cuando dejó la administración Bush, fue directamente a Lockheed Martin y se convirtió en vicepresidente, actuando como consejero general.

¿Cuánto dinero ganó James Comey con Lockheed Martin en su último año en la empresa, que dejó en 2010? Más de $ 6 millones en compensación.

Lockheed Martin es un donante de la Fundación Clinton. La compañía admitió convertirse en miembro de la Iniciativa Global Clinton en 2010.

Según los registros, Lockheed Martin también es miembro de la Cámara de Comercio Estadounidense en Egipto, que pagó a Bill Clinton 250.000 dólares para pronunciar un discurso en 2010.

En 2010, Lockheed Martin obtuvo 17 aprobaciones para contratos privados del Departamento de Estado de Hillary Clinton.

Participaciones de HSBC

& # 8220 Sr. El nombramiento de Comey será por un período inicial de tres años que, sujeto a la reelección de los accionistas, expirará al concluir la Junta General Anual de 2016, & # 8221, según los registros de la empresa HSBC.

HSBC Holdings y sus diversas ramas filantrópicas se asocian habitualmente con la Fundación Clinton. Por ejemplo, HSBC Holdings se ha asociado con Deutsche Bank a través de la Fundación Clinton para & # 8220 reacondicionar entre 1.500 y 2.500 unidades de vivienda, principalmente en el sector de ingresos bajos a moderados & # 8221 en & # 8220 la ciudad de Nueva York & # 8221.

& # 8220Readaptación & # 8221 se refiere a una iniciativa verde para conservar energía en unidades de vivienda comercial. Los registros de la Fundación Clinton muestran que la Fundación proyectó & # 8220 $ 1 mil millones en financiamiento & # 8221 para esta iniciativa verde para conservar la energía de las personas # 8217 en unidades de vivienda de bajos ingresos.

¿Quién es Peter Comey?

Cuando nuestra fuente llamó a las oficinas de Chinatown del bufete de abogados de D.C. DLA Piper y preguntó por & # 8220Peter Comey & # 8221, una recepcionista lo comunicó inmediatamente con la línea directa de Comey & # 8217. Pero Peter Comey no aparece en el sitio web de DLA Piper.

Peter Comey se desempeña como & # 8220 Director senior de operaciones inmobiliarias para las Américas & # 8221 para DLA Piper. James Comey no fue cuestionado sobre su relación con Peter Comey en su audiencia de confirmación.

DLA Piper es la firma que realizó la auditoría independiente de la Fundación Clinton en noviembre durante el primer gran impulso de Clinton-World & # 8217 para dejar atrás el escándalo del correo electrónico. Los empleados de DLA Piper & # 8217 tomados en su conjunto representan un importante bloque de donaciones de la campaña de Hillary Clinton 2016 y una base de donaciones de la Fundación Clinton.

Y aquí hay otra cosa: Peter Comey tiene una hipoteca sobre su casa que es propiedad de su hermano James Comey, el director del FBI.

Los registros financieros de Peter Comey, obtenidos por Breitbart News, muestran que compró una casa de $ 950,000 en Vienna, Virginia, en junio de 2008. Necesitaba una hipoteca de $ 712,500 de First Savings Mortgage Corporation.

Pero el 31 de enero de 2011, James Comey y su esposa intervinieron para convertirse en prestamistas de Private Party. Otorgaron una hipoteca sobre la casa por $ 711,000. Los registros financieros sugieren que Peter Comey sacó dos de esas hipotecas de su hermano ese día.

Esta relación financiera entre los hermanos Comey comenzó antes de la nominación de James Comey para convertirse en director del FBI.

DLA Piper no respondió a Breitbart News & # 8217 a la pregunta sobre si James Comey y Peter Comey hablaron en algún momento sobre esta hipoteca o cualquier otra cosa durante la investigación del correo electrónico de Clinton.

Peter Comey rediseñó el edificio del FBI

El director del FBI, James Comey, creció en los suburbios de Nueva Jersey con su hermano Peter. Ambos Comey fueron capturados brevemente en 1977 por el & # 8220Ramsey violador & # 8221, pero los niños lograron escapar por una ventana en su casa, y ninguno de los niños resultó herido.

James Comey se convirtió en fiscal que trabajó en el caso de la familia criminal Gambino. Pasó a la administración Bush, a algunos trabajos del sector privado, y luego a la administración Obama en 2013.

Peter Comey, mientras tanto, entró en construcción.

Después de obtener un MBA en bienes raíces y desarrollo urbano de la Universidad George Washington en 1998, Peter Comey se convirtió en ejecutivo de una empresa que rediseñó la Universidad George Washington entre 2004 y 2007 mientras su hermano estaba en la ciudad trabajando para la administración Bush.

En enero de 2009, al comienzo de la administración Obama, Peter Comey se convirtió en & # 8220un consultor inmobiliario y de construcción & # 8221 para Procon Consulting.

Procon Consulting & # 8217s lista de clientes incluye & # 8220FBI Headquarters Washington, DC. & # 8221

Entonces, ¿qué hizo Procon Consulting por la sede del FBI? Bastante, aparentemente. Según los registros de la firma & # 8217s:

Procon proporcionó la gestión estratégica de proyectos para la consolidación de más de 11.000 miembros del personal del FBI en una única instalación de alta seguridad.

Desde 1972, la Oficina Federal de Investigaciones ha tenido su sede en un edificio de 2,1 millones de pies cuadrados construido especialmente en Pennsylvania Avenue. Habiéndose vuelto funcionalmente obsoletos y necesitados de reparaciones importantes, la GSA y el FBI estaban considerando formas de satisfacer las necesidades de espacio necesarias para mantener la misión de la Oficina y consolidar a más de 11.000 empleados.

Procon ayudó a GSA a evaluar las necesidades de espacio del FBI y las opciones para satisfacer esas necesidades. Los servicios prestados incluyeron la gestión de proyectos relacionados con las evaluaciones del sitio, la elaboración de presupuestos, la diligencia debida y el desarrollo de estrategias de adquisición y financiación.

Esas & # 8220 estrategias de financiación & # 8221 incluyeron hablar con & # 8220 partes interesadas & # 8221: & # 8220 Trabajaron con las partes interesadas y el liderazgo clave para identificar objetivos estratégicos, metas y planes a largo plazo para proyectos inmobiliarios y de capital. & # 8221

Procon Consulting obtuvo su contrato para la sede del FBI antes de la nominación de James Comey & # 8217 para servir como director del FBI.

En junio de 2011, Peter Comey dejó Procon Consulting para convertirse en & # 8220Sénior Director de Operaciones Inmobiliarias para las Américas & # 8221 para DLA Piper.

Peter Comey ha generado cierta polémica en ese papel. Según Law360 en mayo de 2013 (el mismo mes en que James Comey fue confirmado como alguien que Obama consideraba director del FBI):

Dos empresas de servicios inmobiliarios presentaron una demanda de 10 millones de dólares contra el bufete de abogados el lunes alegando que les impidió hasta 760.000 dólares de trabajo realizado en la oficina de DLA Piper en Chicago y proporcionó información de propiedad exclusiva a un competidor.

….

Los demandantes apuntan especialmente a Peter Comey, director senior de operaciones inmobiliarias de DLA Piper. Leasecorp y SpaceLogik incluyen varios correos electrónicos en la queja que supuestamente provienen de los socios inmobiliarios senior de DLA Piper, Jay Epstein y Rich Klawiter, y son muy críticos con el manejo del asunto por parte de Comey. En un correo electrónico, Epstein escribió que & # 8220 & # 8217s es una vergüenza para la empresa tratar así a alguien con quien estamos trabajando & # 8221.

En otro correo electrónico supuestamente de Klawiter el 20 de febrero, el socio de DLA Piper informó al presidente de Leasecorp, Michael Walker, director de ambos demandantes, que Comey les había enviado a él y a Epstein un correo electrónico en el que afirmaba que las empresas de servicios inmobiliarios estaban atrasados ​​en sus obligaciones contractuales.

& # 8220 Acabo de recibir un correo electrónico de Peter (Jay también era un destinatario) que es tan inflamatorio que no puedo & # 8217 ni siquiera enviarlo o usted & # 8217 se disparará & # 8221 Klawiter en el correo electrónico, según la denuncia. & # 8220Esto no va a terminar bien. & # 8221


Escándalos de Clinton: una guía de Whitewater a la Fundación Clinton

La ex empleada de Arkansas Paula Jones (centro, con cabello largo) demandó a Bill Clinton por daños civiles en dinero en 1994 alegando que Clinton le había hecho proposiciones en una habitación de hotel de Little Rock años antes. The Washington Post / Washington Post / Getty Images ocultar leyenda

La ex empleada de Arkansas Paula Jones (centro, con cabello largo) demandó a Bill Clinton por daños económicos civiles en 1994 alegando que Clinton le había hecho proposiciones en una habitación de hotel de Little Rock años antes.

The Washington Post / Washington Post / Getty Images

Donald Trump ha prometido hablar el miércoles sobre, en sus palabras, "las políticas fallidas y el mal juicio de la torcida Hillary Clinton".

Anteriormente había facturado el discurso, que fue pospuesto después del tiroteo en Orlando la semana pasada, como abordando "todas las cosas que han sucedido con los Clinton". Específicamente, Trump había prometido cubrir todo, desde lo que él llama la "política de enriquecimiento personal" de la pareja hasta el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton como secretaria de Estado, que, según él, estaba "diseñado para mantener sus tratos corruptos fuera del registro público". , poniendo en riesgo la seguridad de todo el país ". Trump ha atacado previamente a Clinton en la campaña electoral por los escándalos de su esposo con las mujeres, calificándola de "facilitadora". Y solo esta semana, Trump hizo referencia a un nuevo libro de un ex empleado del Servicio Secreto que dijo que presenció un comportamiento presuntamente abusivo cuando los Clinton ocuparon la Casa Blanca.

La investigación en curso del FBI sobre las prácticas de correo electrónico de Clinton puede ser bien conocida. Pero durante décadas en la vida pública, desde el mandato de Bill Clinton como funcionario estatal en Arkansas, muchas otras controversias públicas, desde la muerte de Vince Foster y Whitewater hasta Bengasi, se han arremolinado alrededor de los Clinton.

Aquí está nuestra guía abreviada de algunos de esos escándalos y su resultado.

Alexander Tin y Ashley Young contribuyeron a este informe.

Una guía para los escándalos de los Clinton

Whitewater, 1992

Alegación: El abuelo de todos los escándalos de Clinton surgió durante la candidatura de Bill Clinton a la presidencia. Se centró en las contribuciones financieras de Bill y Hillary Clinton a una entidad inmobiliaria conocida como Whitewater Development Corporation durante su tiempo como funcionario del estado de Arkansas. Finalmente, el Departamento de Justicia y un abogado independiente iniciaron investigaciones.

Salir: Ni Bill ni Hillary Clinton fueron procesados ​​por su participación en Whitewater. Pero sus declaraciones públicas sobre el asunto y el manejo de los documentos que desaparecieron y luego reaparecieron, fueron objeto de un intenso escrutinio. Sus socios en la inversión inmobiliaria fueron Jim McDougal y su entonces esposa Susan. Jim McDougal fue condenado por cargos de fraude por hacer préstamos incobrables y murió de una enfermedad cardíaca en una prisión de Texas. Susan fue declarada culpable de fraude en relación con la obtención de un préstamo para pequeñas empresas de $ 300,000 respaldado por el gobierno federal. Se negó a responder a las preguntas del gran jurado en el asunto Whitewater y fue detenida en desacato al tribunal, pasando 18 meses en la cárcel. Bill Clinton la perdonó antes de dejar la Casa Blanca a principios de 2001.

Travelgate, 1993

Alegación: Poco después de que Bill Clinton entrara en la Casa Blanca, en mayo de 1993, siete trabajadores de la oficina de viajes fueron despedidos. La Casa Blanca atribuyó el derrocamiento a problemas éticos y de mantenimiento de registros financieros en la oficina. Los críticos dijeron que los Clinton se deshicieron de los trabajadores del gobierno para dejar espacio a sus compinches. Se pidió al FBI que investigara.

Salir: El Departamento de Justicia, al menos un panel del Congreso y fiscales especiales investigaron el motivo de los despidos. El abogado independiente Ken Starr encontró que Bill Clinton no tenía la culpa. Otro abogado independiente examinó la participación de Hillary Clinton y las declaraciones sobre los despidos, pero siete años después del evento, no encontró base para presentar cargos en su contra.


Estimada Hillary Clinton: Aquí están las selecciones de Slate para su gabinete de mujeres

Hillary Clinton ha prometido llenar al menos la mitad de los escaños de su gabinete con mujeres, la New York Times informes. Eso sería nada menos que revolucionario, las mujeres nunca han superado alrededor de un tercio del gabinete, pero mientras la primera mujer presidenta está haciendo historia, también puede llegar hasta el final. PizarraLos escritores y editores se unieron y propusieron nuestras recomendaciones para el primer gabinete compuesto exclusivamente por mujeres. Señora Presidenta, de nada.

Vicepresidente: Elizabeth Warren, una elección controvertida, incluso dentro del Pizarra oficinas. Aquí está Michelle Goldberg sobre por qué una boleta Clinton-Warren vigorizaría la campaña, y Jamelle Bouie sobre el devastador agujero que Warren dejaría en el Senado.

Secretario de Estado: Susan Rice, quien debería haber tenido el trabajo en 2012.

Secretario del Tesoro: Anat Admati, el economista de Stanford famoso por decir que "los banqueros no tienen ropa".

Secretario de Defensa: Michèle Flournoy, quien probablemente obtendrá el trabajo.

Fiscal General: Kamala Harris, la fiscal general de California que "está tratando de trazar un camino intermedio en el tema más polémico del Partido Demócrata: la justicia penal", como el Revista Times ha escrito.

Secretario de Gobernación: Frances Beinecke, jefa desde hace mucho tiempo del Consejo de Defensa de los Recursos Nacionales, un grupo de conservación más importante.

Secretario de Agricultura: Michelle Obama, la única persona en la que confiamos para hacer que nuestra nación sea más saludable.

Secretario de Comercio: Jeanne Shaheen, miembro de alto rango del Comité de Pequeños Negocios y Emprendimiento del Senado.

Secretario de Trabajo: Phyllis Borzi, actual subsecretaria de seguridad de beneficios para empleados.

Secretario de Salud y Servicios Humanos: Kirsten Gillibrand. * Pasó de votar con la Asociación Nacional del Rifle a avergonzar incansablemente a sus partidarios. También ha sido una defensora de los derechos de la mujer y la salud reproductiva.

Secretaría de Vivienda y Urbanismo: Annise Parker, ex alcaldesa de Houston y una de las primeras alcaldes abiertamente homosexuales de una importante ciudad de Estados Unidos.

Secretario de Transporte: Janette Sadik-Khan, ex comisionada del Departamento de Transporte de la Ciudad de Nueva York.

Secretario de Energía: Cathy Zoi, profesora de Stanford y ex subsecretaria de eficiencia energética y energía renovable en el Departamento de Energía.

Secretario de Educación: Diane Ravitch, una historiadora de la educación que pasó de defender las escuelas autónomas y realizar pruebas a oponerse a ellas.

Secretario de Asuntos de Veteranos: Tammy Duckworth, quien perdió ambas piernas en el ejército de los Estados Unidos y se convirtió en la primera mujer discapacitada elegida para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Secretario de Seguridad Nacional: Loretta Lynch, quien ha tratado de reformar las tácticas policiales como fiscal general (mientras lidiaba con el lío del correo electrónico de Clinton).

Y aquí está a quién pondríamos en los puestos adicionales a nivel de gabinete:

Jefe de Gabinete de la Casa Blanca: Huma Abedin, porque nadie tiene más experiencia manejando la política de Clintonworld.

Administrador de la Agencia de Protección Ambiental: Janet McCabe, administradora adjunta interina de la Oficina de Aire y Radiación que podría brindar cierta continuidad mientras la agencia intenta terminar de implementar su Plan de Energía Limpia.

Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto: Sallie Krawcheck, ex directora financiera de Citigroup que lanzó un asesor de inversiones únicamente para impulsar a las mujeres en los negocios.

Representante comercial de Estados Unidos: Anne-Marie Slaughter, presidenta y directora ejecutiva de New America que, además de redactar tratados feministas, es experta en derecho internacional y ex directora de planificación de políticas en el Departamento de Estado. *

Embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas: Melinda Gates, cuya Fundación Bill y Melinda Gates es el mayor donante privado de ayuda y desarrollo del mundo.

Presidente del Consejo de Asesores Económicos: Mary Jo White, actual presidenta de la Comisión de Bolsa y Valores.

Administrador de la Administración de Pequeñas Empresas: Margot Dorfman, cofundadora y directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Mujeres de EE. UU., Dedicada a "promover los intereses económicos y de liderazgo de las mujeres".

Corrección, 5 de julio de 2016: Esta publicación originalmente escribió mal el nombre de pila de la senadora Kirsten Gillibrand. También identificó erróneamente a New America como la New America Foundation.


“Quizás teníamos a la mitad del Senado de pie a lo largo de la barandilla trasera de la cámara de la Cámara viendo la votación. Hubo un shock absoluto, absoluto ... estaban apopléjicos: '¿Qué vamos a hacer ahora?' "

La Cámara votó a favor de dos artículos de acusación y concluyó que Clinton había cometido perjurio ante el gran jurado y había obstruido la justicia, pero rechazó las acusaciones de perjurio en el caso Jones y de abuso de poder.

James Rogan: No creo que ninguno de nosotros creyera que Clinton realmente sería acusada hasta el final del proceso. Nunca creí que iba a suceder.

Ray L a Hood: Cuando se tomaron las votaciones, y anuncié cada una por separado, creo que la gente se sorprendió por el hecho de que Clinton fue acusada por la Cámara, pero no por los cuatro artículos de acusación.

Barney Frank: Una cosa que nunca recibió suficiente atención fue que el proceso de juicio político fue conducido por un Congreso cojo. Si el Congreso elegido en 1998 hubiera votado, en lugar del que sí votó, uno de los artículos no habría sido aprobado por la Cámara, porque hubo un número de personas pro-juicio político que fueron derrotadas por demócratas anti-juicio político. Un bicho raro de Nueva Jersey fue derrotado. Él fue quien cantó en el piso de la casa, "Twinkle, twinkle, Kenneth Starr, ahora vemos lo valiente que eres".

James Rogan: Quizás teníamos a la mitad del Senado de pie a lo largo de la barandilla trasera de la cámara de la Cámara viendo la votación. Hubo un shock absoluto y absoluto. Pasé junto a un grupo de ellos, y estaban apopléticos: "¿Qué vamos a hacer ahora?" Le dije: "Bueno, vas a tener que probar el caso, eso es lo que vas a hacer ahora".

V. EL JUICIO Y SUS POSTERIORES

Una vez que Clinton fue acusado, le tocó al Senado llevarlo a juicio y decidir si lo destituía de su cargo. El juicio estaba programado para comenzar el 7 de enero de 1999. El líder de la mayoría del Senado, Trent Lott, llamó al líder de la minoría Tom Daschle y dijo que quería resolver el proceso. Una de sus decisiones fue albergar sesiones ejecutivas para todo el Senado, sin presencia de medios. Eligieron reunirse en la Cámara del Antiguo Senado, que había albergado al Senado hasta 1859 y luego durante décadas fue la sede de la Corte Suprema.

Tom Daschle: Henry Clay, John Calhoun y Daniel Webster pasaron sus carreras en esa cámara, por lo que hay una sensación increíble de historia. En las sesiones públicas, la gente hablaba a la cámara, pero en las sesiones ejecutivas la gente hablaba entre sí. Fueron muy sinceros, a veces muy emocionales.

Teníamos una pregunta en particular sobre cómo íbamos a proceder. [El senador] Phil Gramm hizo una propuesta y casi de inmediato Ted Kennedy estuvo de acuerdo con eso, y estábamos tan enamorados del hecho de que Ted Kennedy y Phil Gramm encontraran algún consenso que dijimos: "¿Todos comparten esa opinión?" y todos dijeron: "Sí". Al salir, Trent y yo sentimos que necesitábamos hacer un anuncio de que, procedimentalmente, esto es lo que íbamos a hacer. Trent dijo: "¿Entiendes lo que realmente acordamos?", Y yo dije: "No, pensé que sí".

James Rogan y Bob Barr estaban entre los 13 miembros del Comité Judicial de la Cámara seleccionados como gerentes para el juicio del Senado, de hecho, fiscales. Trabajaron con el investigador principal de los republicanos, David Schippers, para negociar un proceso con el Senado.

James Rogan: Trent Lott hizo saltos de manos tratando de que desapareciera. Lott finalmente nos dijo a Schippers y a mí, y esta es una cita tan precisa como puedo darte, porque todavía resuena en mis oídos: “No nos importa si tienes fotografías de Clinton de pie junto a una mujer muerta con una pistola humeante en su mano. Tengo 55 senadores republicanos, siete de los cuales se postulan para la reelección el próximo año en contiendas muy difíciles. Ustedes en la Casa acaban de saltar por un acantilado. No te estamos siguiendo por el precipicio ".

Bob Barr: No querían tener nada que ver con un juicio político. Los procedimientos fueron, desde el punto de vista de un abogado litigante, ridículos. No pudimos llamar a testigos vivos. Limitaron la evidencia general que podíamos utilizar a solo la evidencia que ya era de dominio público. Así que nos hicieron imposible presentar un caso sólido.

Tom Daschle: Si se hubieran llamado a testigos, habría sido mucho más sensacional, y queríamos mantener la naturaleza sórdida de algo de esto fuera del espectáculo público, en la medida de lo posible. Creo que siempre supimos que teníamos los votos para no condenar. Lo que más me preocupaba era asegurarme de que al final del día ningún senador dijera: Bueno, si solo hubiera sabido esto, hubiera votado de manera diferente.

David Kendall: El presidente se disculpó repetidamente por su conducta y ante la Sra. Lewinsky. En un desayuno de oración en la Casa Blanca el 11 de septiembre de 1998, dijo: "He hecho mal" y "No creo que haya una manera elegante de decir que he pecado". Se disculpó explícitamente con "todos los que han resultado heridos", incluida "Monica Lewinsky y su familia". El Informe Starr salió ese mismo día. En cada alegato que presentamos en la Cámara y el Senado, repetimos esta disculpa, y en nombre del presidente, mi socio y yo nos disculpamos directa y personalmente con la Sra. Lewinsky en enero de 1999, cuando los gerentes de la Cámara tomaron su deposición como parte del juicio del Senado.

Monica Lewinsky habla con ABC dos meses después del juicio político. (Rick Maiman / Getty)

Luego de concluidas las discusiones en el Senado, el 9 de febrero, los senadores repararon a puerta cerrada para deliberar. Cuando votaron, el 12 de febrero, ambos artículos fueron derrotados. Cuarenta y cinco senadores votaron a favor de condenar por perjurio y 50 por obstrucción, muy por debajo de los 67 necesarios para destituir a Clinton de su cargo. Poco después de la votación, el Capitolio tuvo que ser evacuado debido a un susto de bomba. Algunos demócratas fueron a la Casa Blanca para reunirse con Clinton.

Tom Daschle: Una hora después de haber votado sobre el juicio político, estaba caminando por el Museo del Aire y el Espacio, porque todos teníamos que limpiar el edificio y no teníamos a dónde ir.

Julian Epstein: Clinton ciertamente sintió la letra escarlata del juicio político. Estaba avergonzado y avergonzado, sin duda, y sintió que realmente le había dolido su segundo mandato. Pero se consideraba a sí mismo como el Comeback Kid. Creo que se sintió bien por haber sido reivindicado. Creo que se sintió bien por vencer a Starr. Generalmente es una persona bastante optimista, y definitivamente lo fue ese día.

El día después de la absolución,Sábado noche en directo presentó a Darrell Hammond como Clinton triunfante en el Rose Garden de la Casa Blanca.

Darrell Hammond: Tenías a esta persona que era, ya sabes, una especie de scallywag, pero solo al nivel del Pato Lucas. Él era el niño que había sido enviado a la oficina del director, pero ahora estaba de regreso y estaba bien. No consiguió remar, no recibió suspensión, no recibió detención después de la escuela. Fue liberado.

Y una vez que eso sucedió, lo primero que hicimos en el programa fue que saliera y dijera: "Soy a prueba de balas".

Bill M C Collum: Todo se trataba del estado de derecho. Henry Hyde dijo esas palabras una y otra vez, y la gente se preguntaba: ¿De qué demonios estás hablando? El estado de derecho se trata de la fe del público en el sistema judicial, en la ley. Cuando tienes un presidente que viola la ley en un tribunal, en una deposición o frente a un gran jurado, y no lo responsabilizas, eso socava la fe que la gente tiene en el sistema judicial. No se trataba de los hechos subyacentes reales de lo que sucedió en la Casa Blanca o de Monica Lewinsky. Se trataba de defender ese estado de derecho.

Lucianne Goldberg: Este tipo era un horndog. Lo cortamos vivo. Nunca volvió a ser el mismo. No me importa si lo acusaron o no. Solo quería que la gente supiera qué tipo de persona era.


Presidencia de Bill Clinton

La administración Clinton tuvo un comienzo inestable, víctima de lo que algunos críticos llamaron ineptitud y mal juicio. Su intento de cumplir una promesa de campaña para poner fin a la discriminación contra hombres homosexuales y lesbianas en el ejército fue criticado por conservadores y algunos líderes militares, incluido el general Colin Powell, presidente del Estado Mayor Conjunto. En respuesta, Clinton propuso una política de compromiso, resumida por la frase "No preguntes, no digas", que no satisfizo a ninguna de las partes del problema. Los dos primeros candidatos de Clinton a fiscal general se retiraron después de que surgieron preguntas sobre las trabajadoras domésticas que habían contratado. Los esfuerzos de Clinton para firmar una legislación de reforma del financiamiento de campañas fueron anulados por un obstruccionismo republicano en el Senado, al igual que su paquete de estímulo económico.

Clinton había prometido durante la campaña instituir un sistema de seguro médico universal. El nombramiento de su esposa para presidir el Grupo de Trabajo sobre la Reforma Nacional de la Atención Sanitaria, un papel novedoso para la primera dama del país, fue criticado por los conservadores, que objetaron tanto la corrección del arreglo como las opiniones feministas de Hillary Rodham Clinton. Se unieron a los cabilderos de la industria de seguros, las organizaciones de pequeñas empresas y la Asociación Médica Estadounidense para hacer campaña con vehemencia contra la eventual propuesta del grupo de trabajo, la Ley de Seguridad de la Salud. A pesar de las prolongadas negociaciones con el Congreso, todos los esfuerzos para aprobar una legislación de compromiso fracasaron.

A pesar de estos primeros pasos en falso, el primer mandato de Clinton estuvo marcado por numerosos éxitos, incluida la aprobación por el Congreso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que creó una zona de libre comercio para Estados Unidos, Canadá y México. Clinton también nombró a varias mujeres y minorías para cargos gubernamentales importantes a lo largo de su administración, incluida Janet Reno como fiscal general, Donna Shalala como secretaria de Salud y Servicios Humanos, Joycelyn Elders como cirujana general, Madeleine Albright como la primera mujer secretaria de estado y Ruth Bader Ginsburg como la segunda mujer magistrada en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Durante el primer mandato de Clinton, el Congreso promulgó un paquete de reducción del déficit, que fue aprobado por el Senado con un voto de desempate de Gore, y unos 30 proyectos de ley importantes relacionados con la educación, la prevención del delito, el medio ambiente y los problemas de la mujer y la familia, incluida la violencia. Ley contra la mujer y Ley de licencia familiar y médica.

En enero de 1994, el Procurador General Reno aprobó una investigación sobre tratos comerciales de Clinton y su esposa con una corporación de desarrollo de viviendas de Arkansas conocida como Whitewater. Dirigida desde agosto por el abogado independiente Kenneth Starr, la investigación de Whitewater consumió varios años y más de 50 millones de dólares, pero no arrojó pruebas concluyentes de irregularidades por parte de los Clinton.

La renovación de la investigación de Whitewater bajo Starr, el continuo debate rencoroso en el Congreso sobre la iniciativa de salud de Clinton y el carácter liberal de algunas de las políticas de Clinton, que alienaron a un número significativo de votantes estadounidenses, contribuyeron a las victorias electorales republicanas en noviembre de 1994, cuando el partido obtuvo la mayoría en ambas cámaras del Congreso por primera vez en 40 años. Posteriormente, Clinton reprendió algunas de sus políticas y acomodó algunas propuestas republicanas, y finalmente adoptó un plan de reducción del déficit más agresivo y una reforma masiva del sistema de bienestar del país mientras continuaba oponiéndose a los esfuerzos republicanos por recortar el gasto público en programas sociales. En última instancia, la mayoría de los votantes estadounidenses se sintieron más alienados por el comportamiento intransigente y de confrontación de los nuevos republicanos en el Congreso que por Clinton, que se ganó una considerable simpatía pública por su enfoque más moderado.

Las iniciativas de Clinton en política exterior durante su primer mandato incluyeron un esfuerzo exitoso en septiembre-octubre de 1994 para reinstalar al presidente haitiano. Jean-Bertrand Aristide, que había sido derrocado por un golpe militar en 1991, el patrocinio de las conversaciones de paz y los eventuales Acuerdos de Dayton (1995) destinados a poner fin al conflicto étnico en Bosnia y Herzegovina y un papel de liderazgo en el intento en curso de lograr un resolución permanente de la disputa entre palestinos e israelíes. En 1993 invitó al primer ministro israelí Yitzhak Rabin y al presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, a Washington para firmar un acuerdo histórico que otorgaba un autogobierno limitado a los palestinos en la Franja de Gaza y Jericó.

Aunque el escándalo nunca estuvo lejos de la Casa Blanca: un compañero de Arkansan que había sido parte de la administración se suicidó, hubo rumores de irregularidades financieras que habían ocurrido en Little Rock, ex asociados fueron acusados ​​y condenados por delitos y rumores de conducta sexual inapropiada que involucraban al presidente. persistió: Clinton fue reelegida cómodamente en 1996, impulsada por una economía en recuperación y cada vez más fuerte. Obtuvo el 49 por ciento del voto popular frente al 41 por ciento del republicano Bob Dole y el 8 por ciento de Perot; el voto electoral fue de 379 a 159. El fuerte crecimiento económico continuó durante el segundo mandato de Clinton, y finalmente estableció un récord para la expansión más larga del país en tiempos de paz. By 1998 the Clinton administration was overseeing the first balanced budget since 1969 and the largest budget surpluses in the country’s history. The vibrant economy also produced historically high levels of home ownership and the lowest unemployment rate in nearly 30 years.

In 1998 Starr was granted permission to expand the scope of his continuing investigation to determine whether Clinton had encouraged a 24-year-old White House intern, Monica Lewinsky, to state falsely under oath that she and Clinton had not had an affair. Clinton repeatedly and publicly denied that the affair had taken place. His compelled testimony, which appeared evasive and disingenuous even to Clinton’es is”), prompted renewed criticism of Clinton’s character from conservatives and liberals alike. After conclusive evidence of the affair came to light, Clinton apologized to his family and to the American public. On the basis of Starr’s 445-page report and supporting evidence, the House of Representatives in 1998 approved two articles of impeachment, for perjury and obstruction of justice. Clinton was acquitted of the charges by the Senate in 1999. Despite his impeachment, Clinton’s job-approval rating remained high.


3. She’s bad on Israel.

Upon ascending to the Senate, Gillibrand said she would “offer what I think is the best policy, regardless of what [Israeli prime minister Benjamin] Netanyahu says is what he wants to do.”

Turns out the “best policy” is unwavering support for anything and everything the Israeli government does.

As early as April 2009, Gillibrand met with Robert Cohen, one of the board members of the right-wing group AIPAC, to talk Israeli policy. Members of AIPAC are now regular visitors to Gillibrand’s offices, according to her public schedule.

In 2013, Gillibrand appeared at AIPAC’s annual conference alongside John McCain, who told attendees she had “done a magnificent job in defense of the state of Israel.”

Indeed she has. After Israeli forces raided the unarmed, nonviolent Gaza Freedom Flotilla in 2010 (which resulted in a US citizen’s summary execution), she helped draft a letter calling on Obama to investigate whether one of the flotilla groups should be labeled a foreign terrorist organization. She signed on to the resolution expressing US support for Israel during its horrific 2014 devastation of Gaza, and later spoke out against the UN Human Rights Council’s inquiry into Israeli war crimes during the conflict.

While Gillibrand insisted that Obama pressure Arab leaders to resume peace talks, she has been silent on the illegal settlements in occupied territory, the single biggest roadblock to a peaceful resolution. In fact, she’s gone further, actively opposing any measures aimed at preventing continued settlement building.

Gillibrand criticized the call from the UN Human Rights Council’s special rapporteur for a boycott of companies in illegal settlements (and called for his removal), criticized a food-labeling measure by the EU that mandated that products made in the settlements be labeled as such, and worked with Schumer to rebuke the UN Security Council’s condemnation of the illegal settlements early this year.

She’s also opposed the Palestinian bid for statehood, calling it a “harmful distraction” and teamed up with Marco Rubio to push Obama to block the Palestinian Authority’s attempts to join the International Criminal Court. While Gillibrand’s office frequently puts out press releases about violence directed at Israel, you’d be hard-pressed to find a single generic statement regarding Israeli attacks on Palestinians, whether vigilante or state-sanctioned.

Schumer and Clinton must be proud.


Una breve historia de los zares de la Casa Blanca

Había una broma flotando en los círculos republicanos a principios de este año que era decentemente divertida, para los estándares de Washington, y tenía la virtud adicional de ser verdad: Barack Obama tiene más zares que los Romanov. La broma, tuiteada por el senador John McCain, fue una queja apenas velada sobre el nombramiento por parte del presidente de una gran cantidad de coordinadores de políticas encargados de todo, desde reformar la atención médica hasta restaurar los Grandes Lagos. Los asesores de la Casa Blanca llamaron la atención a principios de este mes cuando el zar de los empleos verdes, Van Jones, se vio obligado a renunciar después de las revelaciones de comentarios descorteses sobre los republicanos y su apoyo a una petición que sugería un complot del gobierno detrás de los ataques del 11 de septiembre.

Entonces, ¿cuándo un asesor de alto nivel de la Casa Blanca se convierte en zar? Nadie lo sabe con certeza, ya que el término en sí no tiene una definición formal. Esencialmente, es una creación de los medios de comunicación y, aunque la Casa Blanca rara vez reconoce el título y se usa como una forma rápida de abreviar para identificar y describir la variedad de funcionarios políticos que pululan por el ala oeste. Y es difícil culpar a los reporteros que los títulos oficiales difíciles de manejar a menudo piden un cambio de marca (el Director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, por ejemplo, no tiene ninguna posibilidad en contra zar de la droga). Los recuentos de los zares de Obama van desde la adolescencia hasta aproximadamente 28, dependiendo de si se incluyen figuras como el enviado del Departamento de Estado, George Mitchell, y el asesor económico Paul Volcker.

Pero mientras que el cuadro de Obama de zares recién coronados se ha ganado la condena de la derecha, cuando se trata de reclutar asesores presidenciales, está en buena compañía. Durante la Primera Guerra Mundial, Woodrow Wilson nombró al financiero Bernard Baruch para encabezar la Junta de Industrias de Guerra y obtuvo un puesto denominado zar de la industria (esto solo un año después de que el último zar ruso, Nicolás II, fuera derrocado en la Revolución Rusa). Franklin Roosevelt tuvo su propio grupo de zares durante la Segunda Guerra Mundial, supervisando aspectos del esfuerzo bélico como el transporte marítimo y la producción de caucho sintético. Luego, el mandato se retiró esencialmente hasta la presidencia de Richard Nixon, quien nombró al primer zar de las drogas y un zar de la energía muy respetado, William E. Simon, quien ayudó al país a navegar la crisis del petróleo de la década de 1970. El zarismo de las drogas moderno & mdash quizás el más conocido de todos & mdash fue creado por George H.W. Bush y primero ocupado por William Bennett, ahora un locutor de radio conservador. Según algunos cálculos, George W. Bush tuvo el mismo número de zares que Obama y mdash o incluso más y mdash, aunque no tan temprano en su presidencia.

El puesto de zar siempre ha tenido oponentes, y las críticas han aumentado junto con la atención a los nombramientos de Obama. Los más importantes son los miembros del Congreso que creen que los asesores eluden la supervisión adecuada del poder ejecutivo por parte del poder legislativo (a diferencia de los secretarios del gabinete, los zares no están sujetos a votos de confirmación). A principios de este mes, seis legisladores republicanos le escribieron una carta a Obama quejándose de que 18 puestos en la Casa Blanca & # 8220 pueden estar socavando las responsabilidades de supervisión constitucional del Congreso & # 8221. El senador demócrata Robert Byrd, un conocido defensor de las prerrogativas del Senado, se quejó de la posiciones en una carta a principios de este año. Un portavoz respondió que Obama simplemente continúa una práctica presidencial en vigor durante décadas.

La crítica más interesante, sin embargo, es la acusación de que el zarismo simplemente no funciona. Los zares generalmente no tienen control presupuestario u otra autoridad real, y a menudo se ven envueltos en batallas territoriales entre los secretarios del gabinete y compañeros del West Winger. & # 8220 Ha habido & # 8217 tantos zares en los últimos 50 años, y & # 8217 todos han sido fracasos & # 8221, dijo el profesor de servicio público de la Universidad de Nueva York, Paul Light, a Wall Street. diario. & # 8220Es & # 8217 un gesto simbólico de la prioridad asignada a un tema. & # 8221 A veces, sin embargo, el simbolismo importa. John Koskinen, el asesor de la administración Clinton responsable de supervisar la preparación del Y2K, fue citado por el Revista Nacional por su uso exitoso del papel. Aunque no tenía una autoridad formal, Koskinen podía convocar reuniones en la Casa Blanca y los secretarios del gabinete sabían que tenía el oído del presidente sobre el tema. En una reunión, el vicepresidente Gore llamó a los jefes de agencias que habían estado demorando en preparar sus sistemas informáticos y les pidió que participaran en el programa. & # 8220Eso fue efectivo, & # 8221 Koskinen dijo más tarde.


Black Americans have made gains in U.S. political leadership, but gaps remain

Kamala Harris is sworn in as vice president by Supreme Court Justice Sonia Sotomayor on Jan. 20, 2021, in Washington as Harris’ husband, Doug Emhoff, and Joe Biden look on. (Alex Wong/Getty Images)

Twelve years after Barack Obama made history as the first Black U.S. president, a Black woman was sworn in as vice president of the United States following the election of Joe Biden. Kamala Harris, who is of mixed Jamaican and Indian heritage, is the first Black American, first person of Asian descent and first woman to hold the second-highest office in the country. Harris’ election represented another advance in the slow but steady progress Black Americans have made in recent decades in gaining a greater foothold in political leadership, particularly in the U.S. House of Representatives and in the Cabinets of recent presidents. But they have lagged in the Senate and in governorships.

This analysis builds on earlier Pew Research Center work analyzing the share of elected officials and other leaders in politics who are Black.

The data on Black U.S. House members from 1965 to 2019 is based on the Brookings Institution’s “Vital Statistics on Congress.” The number for 2021 is drawn from the U.S. House of Representatives Press Gallery. These figures show the number of Black representatives on the first day of each congressional session and do not include nonvoting delegates or commissioners.

Historical data on the share of Cabinet members who are Black was previously gathered from Inside Gov, a now-defunct online source for information on the U.S. government. Data on the Biden administration’s Cabinet comes from the White House and news reports. In this analysis, the Cabinet includes the vice president and heads of federal agencies it does not include Cabinet-level officials. Figures are percentages because the number of Cabinet positions has fluctuated across administrations. The figures shown are based on the maximum number of Black Cabinet members serving concurrently in a given administration out of the total number of Cabinet members in that administration.

The analysis also cites one question from a Pew Research Center survey of 9,654 U.S. adults conducted in June 2020. Here are the questions asked in that survey, along with responses, and its methodology.

Many Black Americans view political representation as a potential catalyst for increased racial equality, according to a June 2020 Pew Research Center survey. Four-in-ten Black adults said that working to get more Black people elected to office would be a very effective tactic for groups striving to help Black Americans achieve equality. White adults were less likely to view this as an effective way to bring about increased racial equality (23% said it would be very effective).

Data from the past several decades reveals the upward yet uneven trajectory of Black political leadership in America. In 1965, there were no Black U.S. senators or governors, and only five members of the House of Representatives were Black. As of 2021, there is greater representation in some areas – 57 House members in the new Congress are Black (not including nonvoting delegates and commissioners), putting the share of Black House members (13%) about on par with the share of the overall U.S. population that is Black. But in other areas, there has been little change: There are three Black senators – the same number as in 2019 – and no Black governors.

The first Black U.S. senator, Hiram R. Revels, a Republican from Mississippi, was chosen by his state’s Legislature to fill an empty seat. He served for a year, from 1870 to 1871. In total, 11 Black Americans have served in the Senate, including three currently in office. This is the same number as in the previous Congress, since Harris moved from the Senate to the White House and Raphael Warnock, a Democrat, became the first Black senator from Georgia. Until 2013, no two Black senators had been in office at the same time.

The share of Black members in a presidential Cabinet was at or above parity with the population during the Clinton and George W. Bush administrations and Obama’s second term, and this will be the case if all of Biden’s nominees are approved. But there was only one Black Cabinet secretary during the Trump administration, and the same was true during Obama’s first term.

The current 117th Congress includes 57 Black representatives, a record high and a large increase since 1965. Only two of these 57 representatives are Republicans. Two nonvoting delegates, representing the District of Columbia and the U.S. Virgin Islands, are Black. Only five representatives were Black in 1965, and all were Democrats.

Black U.S. House members, 1965-2021

Fecha Number of U.S. representatives who are Black
1965 5
1967 5
1969 9
1971 13
1973 16
1975 16
1977 15
1979 15
1981 17
1983 20
1985 20
1987 22
1989 23
1991 26
1993 39
1995 39
1997 37
1999 37
2001 36
2003 37
2005 40
2007 40
2009 39
2011 42
2013 41
2015 44
2017 47
2019 53
2021 57

Note: Shows the number of Black representatives at the outset of each term of Congress. The data does not include nonvoting delegates or commissioners.

The highest level of Black representation in a presidential Cabinet occurred during Bill Clinton’s first term, when four out of 15 Cabinet appointees were Black. Since then, the share of the Cabinet that is Black has fluctuated. In Obama’s first term and Donald Trump’s presidency, only one Cabinet member was Black, but under George W. Bush’s first term and Obama’s second, the share of the Cabinet that was Black exceeded the Black share of the overall U.S. population. If Biden’s slate of nominees is confirmed by the Senate, his Cabinet will include three Black members – Harris as vice president, Lloyd Austin as the first Black secretary of defense, and Marcia Fudge as secretary of housing and urban development.

Black U.S. Cabinet members

Administration % of Cabinet members who are Black
Johnson 8%
Nixon, term 1 0%
Nixon, term 2 0%
Vado 8%
Carter 7%
Reagan, term 1 7%
Reagan, term 2 7%
G.H.W. Bush 7%
Clinton, term 1 27%
Clinton, term 2 20%
G.W. Bush, term 1 19%
G.W. Bush, term 2 13%
Obama, term 1 6%
Obama, term 2 25%
Trump 6%
Biden, nominees 19%

Note: Percentage for Biden’s Cabinet is based on his nominees as of Jan. 22, 2021, before the confirmation process was finalized. All other percentages are based on the maximum number of Black Cabinet members serving concurrently in a given administration out of the total number of Cabinet members in that administration. In this analysis, the Cabinet includes the vice president and heads of federal agencies it does not include Cabinet-level officials. The number of Cabinet positions has changed over time.

There are no Black governors in office today, and there have been none since Deval Patrick retired in 2015. In fact, there have been only four in U.S. history. Pinckney Pinchback served as a governor of Louisiana for 35 days in the 1870s following Henry Clay Warmoth’s impeachment. Virginia, Massachusetts and New York each had a Black governor during the 1990s and 2000s – Douglas Wilder, Deval Patrick and David Paterson, respectively. The latter two were the first to serve simultaneously, from 2008 to 2010. Three Black candidates – including two seeking to become the first Black female governor – are part of a crowded field vying to be elected governor of Virginia in November 2021.

Note: This is an update of a post originally published June 28, 2016, and previously updated on Jan. 18, 2019.


Permanent Exhibits

The Clinton Presidential Library and Museum features 20,000 square feet of exhibit space that chronicles American history at the turn of the 21st century. Interactive exhibits, including a White House Cabinet Room reconstruction and a full-scale replica of the Oval Office, give visitors a first-hand look into the life and work of the 42nd president. Other exhibits include 13 policy alcoves and an interactive 110-foot timeline within which the history of the Clinton Administration unfolds. The third floor includes exhibits about life in the White House: showing the splendor of state events, fascinating gifts from foreign heads of state, the spirit of holiday celebrations, and how the Clintons made the White House their home.

La campaña
President Bush had high approval ratings in '91, and Ross Perot fought hard as an independent, but Governor Clinton prevailed by offering Americans a prospect of change.

Inauguration
This exhibit brings visitors back to the pinnacle of President Clinton’s election, when he stood before nearly a million people and spoke of the changes he would rise to fulfill.

The Vice President
Al Gore set new standards for the Vice Presidency, and used his expertise on issues from the environment to arms control, to propose new ideas and see them through.

White House at Work
The members of the White House staff reflected the diversity of America. They worked tirelessly to turn the Administration’s ideas into action.

Sala de gabinetes
The Cabinet Room, the home of deliberations and decisions that have been shaping our nation’s future for more than 100 years, has been re-created here.

Statistical Portraits
These numbers and figures give substance to the enormity of the presidency, allowing visitors to witness the true scale of many of President Clinton’s policies and decisions.

Policy Alcoves
The 28-foot columns holding historical documents are the foundation of the museum as the policy challenges and solutions were the foundation of the Clinton Administration.

Cronología
The timeline puts the Clinton Administration into historical perspective, giving cultural, technological, and international flavor to the American political scene.

Life in the White House
The White House was the setting for countless state events, holiday and family celebrations, and a showplace for the best of American craftsmanship, cuisine, and culture.

Oficina Oval
The only full-size replica of the Oval Office, this exhibit allows every visitor to feel as if he or she were standing at the helm of American power and prestige.

The Work Continues
The Clinton Foundation allows President Clinton to continue to employ his leadership and influence to address the world’s most pressing challenges.

Biography Exhibits
In this exhibit, visitors will venture through the phases of Bill Clinton’s youth and catch a glimpse into his campaigns for Congress, Attorney General and Governor.

List of site sources >>>