Henry Clay

Henry Clay nació en una familia de clase media en el condado de Hanover, Virginia, el 12 de abril de 1777, el séptimo de nueve hijos. Estudió derecho con el célebre George Wythe, mentor de Thomas Jefferson y John Marshall. A los 20 años, Clay se mudó a Lexington, Kentucky y rápidamente se estableció como un exitoso abogado. Pronto desarrolló una considerable propiedad personal y comenzó su asociación con las clases terratenientes conservadoras que continuaría a lo largo de su vida. Perteneciente al partido Jeffersonian-Republican, Clay se interesó por la política en Kentucky. Apoyó la emancipación de los esclavos y expresó su oposición a las Leyes de Extranjería y Sedición. Cámara de Representantes, que lo eligió como su presidente en 1811. Como presidente de la Cámara, Henry Clay fue un prominente War Hawk, impulsando la expansión y la guerra con Gran Bretaña. También se desempeñó como comisionado de paz en Gante en las negociaciones que pusieron fin a la guerra de 1812. Los esfuerzos de Clay para forjar el Compromiso de Missouri (1820) fueron los primeros de varias empresas de este tipo relacionadas con la expansión y la propagación de la esclavitud. Clay era dueño de esclavos, pero favorecía la emancipación de los esclavos y su reasentamiento en África. La elección de 1824 se decidió en la Cámara de Representantes. John Quincy Adams ganó la presidencia y seleccionó a Henry Clay como su secretario de estado, una medida que alentó a los críticos a reclamar un "trato corrupto". Clay obtuvo un amplio apoyo en su estado natal y en todo Occidente para la defensa del sistema estadounidense. En 1831, Henry Clay regresó al Senado y emergió como el líder del Partido Republicano Nacional, que más tarde se convirtió en el Partido Whig. Perdió una candidatura a la presidencia en 1832, pero ocupó un lugar destacado en la guerra bancaria de Jackson y Biddle y en la tarifa de 1833. depósitos de dinero federal. Dio instrucciones al Secretario del Tesoro William Duane para que lo hiciera, pero Duane no obedeció, por lo que Jackson lo reemplazó con el más dócil Roger B. Taney. Taney puso rápidamente los fondos federales en el Girard Bank de Filadelfia. Henry Clay respondió a esto proponiendo el 26 de diciembre de 1833 que el Senado censurara a Jackson por sobrepasar su autoridad. El 28 de marzo de 1834, el Senado adoptó la recomendación de Clay con una votación de 26 a 20. El logro más notable de Clay se produjo en el Compromiso de 1850, en el que el "Gran Pacificador" o "Gran Compromiso" logró dominar temporalmente las pasiones seccionales. El Partido Whig duró poco tiempo después de la muerte de Clay, pero sus ideas, particularmente el Sistema Americano, fueron asumidas por el nuevo Partido Republicano. Henry Clay no tuvo mucho tiempo de vida después del Compromiso de 1850. Aunque estaba muriendo de tuberculosis, Regresó a Washington e hizo otra aparición en el Senado, pero luego fue confinado a su habitación en el Hotel Nacional, donde murió el 29 de junio de 1852.


Henry Clay

  • Historia americana
    • Personajes históricos importantes
    • Lo esencial
    • Eventos clave
    • Presidentes de Estados Unidos
    • Historia de los nativos americanos
    • revolución Americana
    • América se mueve hacia el oeste
    • La edad dorada
    • Crímenes y desastres
    • Los inventos más importantes de la revolución industrial

    Henry Clay fue uno de los estadounidenses más poderosos y políticamente significativos de principios del siglo XIX. Aunque nunca fue elegido presidente, tuvo una enorme influencia en el Congreso de los Estados Unidos. Una parte de su legado que sobrevive hasta nuestros días es que fue Clay quien primero hizo del puesto de presidente de la Cámara uno de los centros de poder en Washington.

    Las habilidades oratorias de Clay eran legendarias, y los espectadores acudían en masa al Capitolio cuando se sabía que estaría dando un discurso en el piso del Senado. Pero aunque era un líder político querido por millones, Clay también fue objeto de viciosos ataques políticos y acumuló muchos enemigos a lo largo de su dilatada carrera.

    Luego de un polémico debate en el Senado en 1838 sobre el eterno tema de la esclavitud, Clay pronunció quizás su cita más famosa: "Prefiero tener razón que ser presidente".

    Cuando Clay murió en 1852 fue muy lamentado. Un elaborado funeral itinerante para Clay, durante el cual su cuerpo fue llevado a las principales ciudades, permitió a innumerables estadounidenses participar en el duelo público por alguien que había tenido un gran impacto en el desarrollo de la nación.


    El Henry Clay

    Lo que alguna vez fue un albergue histórico, un hotel y un centro comunitario para mujeres y rsquos se ha convertido en un espacio de usos múltiples que atiende las necesidades de los residentes del centro, hombres y mujeres de negocios y turistas.

    Ubicado en el corazón del distrito de teatros de Louisville & rsquos, The Henry Clay es un proyecto de remodelación de uso mixto de $ 20 millones. El edificio fue construido en 1924 como Elk & rsquos Lodge, y luego se convirtió en el Henry Clay Hotel en 1928 y luego en la YWCA en 1963. El edificio Wright Taylor que se encuentra detrás del Henry Clay fue construido en 1928 durante el apogeo del boom comercial de Fourth Street .

    El Henry Clay es uno de los proyectos de renovación histórica más grandes del país de uno de los mejores edificios de estilo neoclásico renacentista que creció en popularidad durante la era de 1920 y rsquos. Este estilo se utilizó ampliamente en Louisville desde 1910 hasta 1930 por la destacada firma de arquitectura local de Joseph and Joseph Architects, que diseñó el edificio.

    El edificio fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1979 debido a la importancia de sus características arquitectónicas. Henry Clay se convirtió en uno de los sitios más amenazados de Louisville & rsquos después de ser abandonado en 1987.

    En 2003, Preservation Kentucky nombró a la antigua "YWCA" en su lista de Kentucky Most Endangered. Durante la conferencia del National Trust for Historic Preservation, Bill Weyland, con CITY Properties Group, LLC, anunció con los funcionarios de la ciudad que reconstruiría el edificio.

    En 2005, Weyland compró la propiedad a la ciudad de Louisville. Durante varios años, la ciudad de Louisville se había acercado a muchos desarrolladores con la oportunidad de restaurar Henry Clay, pero los acuerdos fracasaron una y otra vez. La remodelación del proyecto tuvo un costo prohibitivo debido a sus sensibles necesidades de preservación histórica.

    City Properties Group pudo restaurar el edificio gracias a la experiencia a largo plazo de Weyland & rsquos trabajando con una combinación de Nuevos Mercados y Créditos Tributarios Históricos.

    El Henry Clay hoy

    Hoy en día, Henry Clay es un bullicioso centro de uso mixto que habita en la esquina de las calles Third y Chestnut. Su distintivo estilo y ambiente de época les da a los habitantes de Louisville la oportunidad de disfrutar del lugar de honor del distrito de los teatros. Henry Clay ofrece el espacio para eventos boutique histórico más grande del centro de Louisville.

    Hay 14 espacios para eventos únicos en The Henry Clay disponibles para su evento único. Desde grandes salones de baile hasta entornos íntimos, The Henry Clay tiene el espacio que necesita para que su evento especial sea un éxito. El servicio de catering interno The Silver Spoon puede crear cualquier ambiente y evento que desee.

    The Henry Clay tiene 11 condominios y 33 apartamentos tipo loft. El entorno arquitectónico único y la ubicación en el centro de la ciudad hacen de The Henry Clay un destino de elección para la vida urbana en Louisville.

    La ubicación de Henry Clay en el distrito de los teatros de Louisville lo coloca estratégicamente a poca distancia a pie de algunos de los lugares más deseables del centro, como el distrito de entretenimiento 4th Street Live, The Palace Theatre, Slugger Field, Waterfront Park y el nuevo estadio del centro de Louisville, el KFC Yum ! Centrar. También está a poca distancia del Museo Louisville Slugger, Churchill Downs, el Centro de Ciencias Louisvlle y Glassworks.


    30c. Tres gigantes senatoriales: Clay, Calhoun y Webster

    Henry Clay de Kentucky, John C. Calhoun de Carolina del Sur y Daniel Webster de Massachusetts dominaron la política nacional desde el final de la guerra de 1812 hasta su muerte a principios de la década de 1850. Aunque ninguno llegaría a ser presidente, el impacto colectivo que crearon en el Congreso fue mucho mayor que el de cualquier presidente de la época, con la excepción de Andrew Jackson. Hubo un problema que se cernió sobre la nación durante su tiempo en el poder y la esclavitud mdash. Tuvieron éxito continuo en el mantenimiento de la paz en Estados Unidos al forjar una serie de compromisos. Los líderes de la próxima generación no lo fueron.

    La fiebre del oro condujo al rápido asentamiento de California que resultó en su inminente admisión como el estado número 31. Los sureños reconocieron que había pocos esclavos en California porque México había prohibido la esclavitud. La admisión inmediata seguramente significaría que California sería el decimosexto estado libre, dando a los estados que no poseen esclavos una ventaja en el Senado. Ya con la Cámara de Representantes, los estados libres podrían entonces dominar la legislación.

    Texas reclamaba tierras que formaban parte de Nuevo México. Como estado esclavista, cualquier expansión de los límites de Texas abriría nuevas tierras a la esclavitud. los norteños se opusieron. El norte también estaba consternado por la práctica continua de la esclavitud en la capital de la nación, una práctica que el sur no estaba dispuesto a dejar ir. Se trazaron las líneas cuando los tres gigantes del Senado subieron al escenario por última vez.

    Henry Clay había negociado compromisos antes. Cuando el Congreso se dividió en 1820 sobre el tema de la esclavitud en el Territorio de Louisiana, Clay estableció el Compromiso de Missouri. Cuando Carolina del Sur anuló el arancel en 1832, Clay salvó el día con el Arancel de Compromiso de 1833. Después de 30 años en el Congreso y tres intentos fallidos de la presidencia, Clay deseaba desesperadamente cumplir con otro acuerdo para salvar la nación. Presentó un conjunto de ocho propuestas que esperaba que fueran aprobadas por sus colegas.


    John Calhoun dijo una vez de Henry Clay (que se muestra arriba): "No me gusta Clay. Es un hombre malo, un impostor, un creador de planes malvados. No le hablaría, pero, por Dios, me encanta ¡él!"

    John C. Calhoun tomó la palabra a continuación. Aunque enfermo y moribundo de tisis, se sentó severamente en la cámara del Senado mientras se leía su discurso. Los compromisos traicionarían al sur, afirmó. Los norteños tendrían que aceptar la protección federal de la esclavitud para que el sur se sienta cómodo permaneciendo en la Unión. Sus palabras presagiaron la mismísima ruina de la Unión que vendría dentro de la década.

    Daniel Webster habló tres días después del discurso de Calhoun. Con el destino de la nación en juego, suplicó a los norteños que aceptaran las demandas del sur, por el bien de la Unión. Retirando su anterior apoyo al Wilmot Proviso, esperaba persuadir a suficientes de sus colegas para que se acercaran a las propuestas de Clay. Aunque no hubo un acuerdo inmediato, sus palabras resonaron en las mentes de los congresistas mientras debatían sobre ese caluroso verano.

    En 1852, Clay, Calhoun y Webster habían fallecido. Dejaron un rico legado tras ellos. Clay del Oeste, Calhoun del Sur y Webster del Norte amaban y servían mucho a su país. La generación que siguió no produjo ningún líder que pudiera unir al país sin la fuerza de las armas.


    Henry Clay - Historia

    Desde 2007, el Henry Clay Center se ha centrado en transformar el tono del discurso nacional de nuestro país.

    Durante más de 10 años, nuestra misión se ha centrado en la civilidad, el discurso y el compromiso. A través de la educación y el liderazgo proactivo, el Henry Clay Center continúa siendo un modelo de habilidad política y un centro de excelencia para el diálogo político nacional cooperativo.

    Fundada en 2007

    El Henry Clay Center se fundó como una organización no partidista sin fines de lucro. La misión se dedicó a la educación de los líderes del mañana en las habilidades necesarias para el arte de gobernar, el diálogo, la negociación y el compromiso.

    El primer Congreso de Estudiantes Universitarios anual se llevó a cabo en 2008 y continuó hasta 2012. La organización se tomó el tiempo para revisar y determinar su nueva dirección en el papel de inspirar a los líderes actuales y futuros en el mundo de la habilidad política.

    El Congreso de la escuela secundaria

    En 2014, el Henry Clay Center centró su atención en la población de estudiantes de secundaria. El Centro pasó a desarrollar un nuevo programa, invitando a los estudiantes más jóvenes a participar en un congreso estudiantil. Este programa reflejó gran parte del diseño original del Congreso de Estudiantes Universitarios # 8217, sin embargo, su alcance también ayudó a los estudiantes de secundaria a explorar el arte de gobernar como un futuro en busca de títulos. Para 2015, el Congreso de Estudiantes de Secundaria completó con éxito su año inaugural.

    Asociaciones y Washington D.C.

    A partir de 2016, el Henry Clay Center comenzó a albergar los congresos de estudiantes universitarios y de secundaria anualmente en asociación con la Universidad de Kentucky y la Universidad de Transilvania. La asociación con ambas universidades locales expandió en gran medida la capacidad de la organización para reclutar e inspirar a futuros líderes en todo el país. Continuando con su popular expansión en 2017, el Centro introdujo un programa adicional en Washington, D.C. junto con el Congreso de Estudiantes Universitarios. Al completar este programa, los estudiantes que trabajaban en pos de una carrera en el arte de gobernar recibieron pasantías que cambiaron la vida y experiencia del mundo real dentro de la cultura política estadounidense. Los Congresos vieron un aumento significativo en la participación y el apoyo en los 50 estados.

    Nuestros exalumnos y la visión del futuro

    Hoy en día, los ex alumnos del Henry Clay Center ahora suman más de 700 y sirven en una variedad de profesiones, incluso como funcionarios estatales y locales electos, empleados en los EE. UU. Cámara y Senado, y profesionales corporativos y legales del sector privado. Muchos estudiantes son nominados y solicitan esta prestigiosa oportunidad en todo el país. Y si bien 2020 ha sido un desafío debido a la incapacidad de reunirse en persona con grupos grandes, el Henry Clay Center continúa creciendo, prosperando y trabajando juntos hacia su misión y visión. Los miembros de la junta y el liderazgo están entusiasmados con el 2021 y la dirección de la organización avanzando hacia un futuro más brillante e inspirado.


    Homenajeados, Elijah Cummings, John Lewis y City Planner, L & aposEnfant

    Otros tributos notables incluyen los del representante Elijah Cummings, quien, en 2019, fue el primer legislador negro en mentir en el estado, en Statuary Hall. El representante John Lewis, quien murió el 17 de julio de 2020, fue el primer legislador negro en mentir en el estado en la Rotonda. J. Edgar Hoover es el único director del FBI en mentir en el estado. & # XA0

    Y, señala Campbell, Pierre Charles L & # x2019Enfant, un arquitecto famoso por planificar la ciudad de Washington, D.C., recibió sus honores por mentir en el estado más de 80 años después de su muerte.

    & # x201CHe murió en 1825, se instaló en el estado en 1909 & # x201D, dice ella. & # x201C Lo desenterraron de la granja Digges en el condado de Prince George y aposs, Maryland, para volver a enterrarlo en el cementerio nacional de Arlington. Pensaron, bueno, él ayudó a planificar la ciudad, así que ¿por qué don & apost lo pusimos en el Capitolio? & # X201D & # xA0


    Henry Clay: una biografía destacada

    Henry Clay de Kentucky (1777-1852) disfrutó de una distinguida carrera política, aunque nunca alcanzó su mayor deseo y la presidencia. Un líder fundamental del Senado durante la era anterior a la guerra, un período en la historia del Senado marcado por acalorados debates sobre la esclavitud y la expansión territorial, Clay entró por primera vez en la política en la cámara de representantes del estado de Kentucky y rsquos en 1803. Fue elegido para el Senado de los Estados Unidos en 1806, aunque aún no había alcanzado la edad requerida constitucionalmente de 30 años. Después de dos mandatos no consecutivos en el Senado, Clay fue elegido miembro de la Cámara de Representantes, donde rápidamente ascendió para convertirse en presidente. De 1825 a 1829 se desempeñó como secretario de estado bajo el presidente John Quincy Adams, luego regresó al Senado en 1831 y nuevamente en 1849, sirviendo un total de 16 años como senador. A lo largo de su carrera, como senador, presidente de la Cámara de Representantes y secretario de Estado, Clay ayudó a guiar a una frágil Unión a través de varios callejones sin salida. Como senador, forjó el Compromiso de 1850 para mantener la Unión, pero tales compromisos no pudieron resolver las cuestiones conflictivas que finalmente resultaron en la Guerra Civil. Clay ganó títulos como "El gran negociador" y "El gran pacificador", pero también fue un político astuto y ambicioso que se ganó algunos enemigos poderosos, en particular el presidente Andrew Jackson. En 1833 Clay orquestó la censura de Jackson. Cuando Clay murió en 1852, se silenció una gran voz del Senado. Henry Clay fue la primera persona honrada con una ceremonia fúnebre en la Rotonda del Capitolio.

    Organigrama

    Este cuadro muestra las relaciones entre los líderes y funcionarios del Senado que manejan el flujo de asuntos legislativos y administrativos en el Senado.


    El rescate de Henry Clay

    Seis musculosos trabajadores de la mudanza salieron cautelosamente de la sala LBJ en el ala del Senado del Capitolio de los Estados Unidos el 24 de mayo pasado. En sus manos enguantadas, llevaban un lienzo monumental enfundado en plástico, que sobrepasaba las 100 libras, 11 por Pintura de 7 pies hacia una escalera que conduce desde el opulento Corredor Brumidi. Finalmente, los agentes de la mudanza quitaron minuciosamente el embalaje, revelando un panteón de senadores más grandes que la vida de los años anteriores a la Guerra Civil. En el centro de la pintura, elevándose sobre sus colegas, se encuentra Henry Clay de Kentucky, preocupado y majestuoso, aparentemente declamando con la oratoria de lengua plateada por la que era famoso.

    Completado hace casi un siglo y medio por Phineas Staunton (1817-67), la pintura, Henry Clay en el Senado de Estados Unidos, había sido casi olvidado y abandonado para moldearse en un sótano en el norte del estado de Nueva York. Ahora, después de una restauración de 17 meses, ha encontrado un hogar en uno de los entornos más hermosos del Capitolio. "Nunca pensé que vería este día", dice Diane Skvarla, curadora del Senado de Estados Unidos. "No solo hemos redescubierto esta pintura, hemos redescubierto su belleza". El retrato fue presentado oficialmente el 23 de septiembre. "Clay merece este reconocimiento, porque está eterna y merecidamente asociado con el arte del compromiso legislativo", dice Richard Allan Baker, ex historiador del Senado de Estados Unidos.

    La carrera de Clay en el Congreso abarcó casi 40 años; sirvió en Kentucky con distinción tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, con un desvío de cuatro años, comenzando en 1825, como secretario de estado bajo John Quincy Adams. También fue cinco veces candidato a la presidencia y tres veces candidato del partido en 1824, 1832 y 1844. Clay, fundador del Partido Whig, fue uno de los primeros políticos importantes en defender la expansión del poder federal. Creía que un papel más amplio para el gobierno promovería la "seguridad, conveniencia y prosperidad" del pueblo estadounidense.

    Se sabía que la elocuencia, el ingenio y la voz meliflua de Clay hicieron llorar a los oyentes. Los espectadores abarrotaron la cámara del Senado para escucharlo. "Mientras presentaba propuesta tras propuesta con energía y fuego crecientes", recordaba el periodista Oliver Dyer, "su figura alta parecía crecer cada vez más con cada nueva declaración, hasta que alcanzaba una altura sobrenatural. Sus ojos brillaban y su cabello agitó salvajemente alrededor de su cabeza, sus largos brazos barrieron el aire, cada línea de su rostro habló y resplandeció, hasta que el espectador podría imaginar que vio una gran alma en llamas ".

    Los dones políticos de Clay fueron evidentes desde el principio. Era un miembro carismático de la legislatura de Kentucky cuando fue designado por primera vez para un escaño vacante en el Senado en 1806, a la edad de 29 años y un año más joven que el umbral legal de 30. (Nadie hizo un problema al respecto). En 1811, él se postuló con éxito para la Cámara de Representantes, luego fue considerado como el más importante de los dos órganos, y fue elegido presidente el primer día de la sesión, el único caso de este tipo en la historia de la nación. "Los Fundadores consideraron al orador un 'policía de tráfico'", dice Robert V. Remini, historiador de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y autor de Henry Clay: estadista de la Unión. "Clay lo convirtió en el cargo más poderoso después del presidente, controlando la legislación, controlando los comités y haciendo posible que ese organismo realmente hiciera las cosas". Su talento para el compromiso creativo sacó repetidamente a la nación de la crisis seccional y la posible disolución. En 1820, la inminente admisión de Missouri a la condición de Estado amenazaba con desestabilizar la Unión. La esclavitud estaba en el meollo del asunto. Aunque él mismo era dueño de esclavos, Clay se opuso a la expansión de la esclavitud por principio. ("Considero la esclavitud como una maldición & # 8212 una maldición para el amo, un agravio, un agravio grave para el esclavo", declaró más tarde). No obstante, defendió la esclavitud como legal y crucial para la economía del Sur, rechazando a los defensores de la emancipación como "sentimentalistas". Profesó una creencia en la emancipación gradual y el eventual regreso de los esclavos liberados a África. Pero creía sobre todo en la supervivencia de la Unión.

    Los habitantes de Missouri habían dejado en claro que tenían la intención de ingresar a la Unión como un estado esclavista. Cuando el Norte resistió, el Sur empezó a hablar de secesión, incluso de guerra civil. Clay puso en práctica todos sus poderes de conciliación. "No usa amenazas ni abusos & # 8212 pero es suave, humilde y persuasivo & # 8212 & # 8212; ruega, instruye, conjura y suplica que tengamos piedad del pueblo de Missouri", escribió el congresista de New Hampshire William Plumer Jr. Alcanzar el compromiso, sin embargo, experimentó la ira de Clay como "continuos truenos, interrumpidos por repetidos relámpagos". Con Daniel Webster de Massachusetts y John C. Calhoun de Carolina del Sur, Clay elaboró ​​un acuerdo por el cual Missouri sería admitida como un estado esclavista equilibrado por un nuevo estado libre, Maine. Se trazaría una línea a través de la Compra de Luisiana, al oeste de Missouri: los estados del norte serían admitidos como libres, los del sur permitirían la esclavitud. Por su logro, Clay fue elogiado tanto por los admiradores en el Congreso como por la prensa como "el gran Pacificador" y "un segundo Washington".

    Fue durante la larga carrera de Clay en el Senado, de 1831 a 1852 con una pausa de siete años en la década de 1840, que dejó su huella más profunda. "Fue uno de los senadores más eficaces de la historia de Estados Unidos", dice Baker. "Tenía visión, intelecto, personalidad y una rara combinación". En 1833, Clay jugó un papel decisivo en la desactivación de la confrontación entre el gobierno federal y Carolina del Sur, que amenazaba con "anular" leyes federales que no aprobaba.

    Podría decirse que el mayor momento de Clay en el escenario legislativo llegó en 1850, cuando los estados del sur parecían a punto de separarse por la admisión de California como un estado libre, inclinando la balanza en el Senado contra el Sur por primera vez. Agachado por la edad y atormentado por la tuberculosis que lo mataría en dos años, Clay, de 72 años, pronunció un discurso épico que se prolongó durante dos días. Instó a un "esquema de acomodación" complejo que obtendría concesiones de cada lado. Concluyó con una súplica apasionada por la Unión. "Me opongo directamente a cualquier propósito de secesión o separación", declaró. "Aquí estoy dentro de ella, y aquí quiero estar de pie y morir. La única alternativa es la guerra y la muerte de la libertad para todos". Rogó tanto a los norteños como a los sureños "que se detuvieran & # 8212 solemnemente para hacer una pausa & # 8212 al borde del precipicio, antes de que el terrible y desastroso salto caiga en el enorme abismo de abajo".

    Aunque el propio Clay colapsaría de agotamiento antes de que se promulgaran las medidas que defendía, había creado el marco para un compromiso visionario. California sería admitida como un estado libre para aplacar al Sur, los vastos territorios de Utah y Nuevo México no podrían prohibir la esclavitud (o legalizarla explícitamente). La trata de esclavos terminaría en Washington, D.C., como lo deseaban los abolicionistas, pero una nueva ley severa impondría severas penas a cualquiera que se atreviera a ayudar a los esclavos fugitivos y facilitaría que los dueños de esclavos recuperaran sus bienes humanos. "Creo desde el fondo de mi alma que esta medida es el reencuentro de esta Unión", afirmó Clay.

    En ese momento, el compromiso fue ampliamente aclamado como una solución definitiva a la cuestión de la esclavitud. Por supuesto que no lo fue. Pero evitó la secesión durante otra década. "Si Clay hubiera estado vivo en 1860, no habría habido guerra civil", dice Remini. "Se le habría ocurrido un paquete detallado de cuestiones. Siempre parecía saber exactamente lo que había que hacer. Entendió que cada lado debe ganar algo y perder algo, y que nadie puede conseguir todas las canicas".

    Aunque Phineas Staunton, que se había formado en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania, en Filadelfia, conoció a Clay una vez, el pintor no crearía el retrato del senador hasta 1865, cuando participó en un concurso para conmemorar a Clay anunciado por el estado de Kentucky. Staunton representó a Clay en medio del debate del Compromiso de 1850. Staunton no pudo ganar por un voto de 4 a 3 de los jueces. (Se rumoreaba que la inclusión de Staunton de senadores del norte había frustrado su éxito).

    La pintura fue enviada de regreso a la ciudad natal de Staunton, Le Roy, Nueva York, cerca de Rochester. Mientras tanto, Staunton se había inscrito como ilustrador en una expedición de recolección de fósiles a Sudamérica patrocinada por la Institución Smithsonian. Sucumbió a la fiebre tropical en Ecuador en septiembre de 1867 a los 49 años.

    Hasta 1901, Henry Clay en el Senado de Estados Unidos colgado en un conservatorio de arte en Le Roy, y luego durante décadas en una escuela pública local, donde Clay sirvió como blanco para tiradores de guisantes, spitballs y pelotas de baloncesto, que dejaron un paisaje lunar de abolladuras y lágrimas en el lienzo. En la década de 1950, la pintura fue enviada al sótano del almacén de la Sociedad Histórica Le Roy, en medio de carruajes, estufas de hierro fundido y un Cadillac de 1908. Luego, en enero de 2006, Lynne Belluscio, directora de la sociedad, recibió una llamada de Amy Elizabeth Burton, una historiadora del arte en la oficina del curador del Senado de los Estados Unidos. Burton se había enterado de la pintura por un descendiente de Staunton. ¿Poseía la sociedad un retrato que mostraba a Clay en el Senado?

    Burton pronto estuvo en un avión a Le Roy. Allí encontró el lienzo, agrietado, descascarillado y tan sucio que muchas figuras quedaron irreconocibles. "Estaba cubierto de suciedad", recuerda Burton. "Estaba roto, tenía manchas. Pero el rostro de Clay brillaba con esa mirada fatídica suya. Todo lo que podía pensar era, '¡Oh, mi palabra, es el sueño de un historiador de arte hecho realidad!'" El significado de la pintura fue inmediatamente evidente: es una de las pocas obras que documentan la Cámara del Antiguo Senado, que, después de la expansión del Capitolio en 1859, fue ocupada por la Corte Suprema hasta 1935. ¿La Sociedad Histórica, preguntó Burton, alguna vez consideraría separarse de ¿El trabajo de Staunton? "Le tomó alrededor de un nanosegundo", recuerda Belluscio, "decir que sí".

    La restauración comenzó en enero de 2008 y se completó el pasado mes de mayo. "Fue una de las pinturas más grandes en las peores condiciones que jamás haya visto y quizás la peor", dice Peter Nelsen, conservador senior de Artex, una empresa de restauración de Landover, Maryland. "Parecía como si hubiera sido enterrado. "Las secciones tan pequeñas como una pulgada cuadrada tuvieron que ser reparadas, una a la vez, 11,000 pulgadas cuadradas en total." Fue la pintura más desafiante en la que hemos trabajado ", agrega Nelsen." Me mantuvo despierto por la noche con ansiedad."

    Gradualmente, las figuras comenzaron a emerger de un segundo plano: el legendario orador Daniel Webster abolicionista William Henry Seward fanfarroneando a Thomas Hart Benton de Missouri y Stephen A. Douglas de Illinois, el "Pequeño Gigante" que finalizó el compromiso de 1850 después del colapso del senador de Kentucky. En el centro estaba Clay, su rostro transfigurado por Staunton con un resplandor sobrenatural.

    What, one wonders, would Clay make of the heated exchanges that occur across the aisle in Congress today? "Our discourse pales with comparison to the early history of the country," says Senator Mitch McConnell, a lifelong admirer of his Kentucky predecessor. For 14 years, McConnell sat at Clay's Senate desk. (Kentucky's junior senator, Jim Bunning, currently occupies it.) "The compromises he wrought were life and death issues for the nation, at a time when not everyone was sure the nation would last. If you are going to be able to govern yourself, you have to learn to compromise. You can either get something, or get nothing if you want to get something, you have to compromise."

    Senator Charles E. Schumer of New York concurs. "Henry Clay's talent repeatedly drew us back from the brink of calamity," he says. "The hanging of Clay's painting couldn't come at a more symbolic time. I hope it will be a reminder to all of us in the Senate that bipartisan agreement can help push us toward becoming a more prosperous nation."

    Frequent contributor Fergus M. Bordewich's most recent book is Washington: The Making of the American Capital.


    Whereas: Stories from the People’s House

    Despite being a political journeyman, Clay’s true home, he confessed, was in the House. He served as Speaker—and resigned from the Speakership—on three separate occasions, but the exact timeline of his House career isn’t as straightforward as we might expect from one of America’s foremost statesmen.

    The Kentuckian had served in the Senate twice before capturing a seat in the House in 1810, promptly winning election as Speaker on the first day of his first term. Over the next few years he pushed the country to open conflict with England, and, in 1814, helped negotiate the end of the war he had helped start. On the eve of his departure that winter to begin peace negotiations in Belgium, he penned a revealing letter to a friend in Lexington: “You will have seen that I am going to Europe,” he wrote from Washington on January 27, 1814. “Having a decided preference for a seat in the House of Representatives over any other station under the government I vacated it with great reluctance.”

    Modern historians have interpreted this speech as Clay’s resignation from both the Speakership and the House, but that wasn’t always the case. In the early 1900s, the House Parliamentarian, Asher Hinds, compiled a staggering first run of the House Precedents. And Hinds used Clay’s address on January 19, 1814, to highlight what appeared to be a contingency when a sitting Speaker steps down. Traditionally, Members submit letters of resignation to the Clerk when quitting, but Hinds understood Clay’s remarks to pertain only to the Speakership. “He did not at the same time, in terms at least, resign his seat,” the Precedents argue. “Nor does an inspection of the Journal show that at any time a notice of his resignation was laid before the House until the presentation of the credentials of his successor, on March 26.”

    Despite his “resignation,” the Kentuckian didn’t leave Washington right away. He lingered in the capital city for a few weeks. But as the Precedents point out, after January 19th, the name “Henry Clay” doesn’t appear in the Journal again until the House swears in his successor on March 26th. By that point, Clay had already been out of the country for a month, sailing east across the Atlantic towards Europe.

    This may have been the first curious event in Clay’s House career but it certainly wasn’t the last. Midway through the peace negotiations with England, Clay stood for reelection to the House and won despite being an ocean away. After negotiating the Treaty of Ghent, Clay accepted a gig as minister plenipotentiary to Great Britain to work out a commercial treaty. In doing so, however, the governor of Kentucky decided Clay had violated the Constitution’s clause forbidding House Members from holding additional civil appointments, and declared Clay’s House seat vacant. A short while after Clay returned from Europe in 1815 he won a special election to fill his own vacancy. Later, in the fall of 1820, Clay became the first person to resign the Speakership but to keep his seat in the House.

    Henry Clay and the House: A Timeline

    To help make sense of Clay’s somewhat chaotic House career, we’ve included a timeline below.

    • May 14, 1810: Announced candidacy to the United States House of Representatives for the 12th Congress (1811–1813) from Kentucky’s 3rd District.
    • August 6, 7, and 8, 1810: Election held.
    • August 21, 1810: Clay declared winner of House race, and is given election credentials.
    • November 4, 1811: Elected Speaker of the 12th Congress.
    • August 3, 1812: Ran unopposed and reelected to the 13th Congress (1813–1815) from Kentucky’s 2nd District.
    • May 24, 1813: Elected Speaker of the 13th Congress.
    • January 19, 1814: Resigned the Speakership and resigned from the House to accept a position as commissioner to negotiate the Treaty of Ghent, ending the War of 1812.
    • August 1, 1814: While negotiating the Treaty of Ghent in Belgium, Clay ran unopposed and won reelection to the House for the 14th Congress (1815–1817) from Kentucky’s 2nd District.
    • September 29, 1814: While in Europe, Clay received a letter from his wife informing him that he had won reelection to the House.
    • December 25, 1814: Clay wrote to Secretary of State James Monroe informing him of the peace treaty, and predicting the need for a special session of the upcoming Congress to approve the treaty: “I observe that I am again returned to Congress, and as I presume it will become necessary to have an Extra Session in the Spring to make the arrangements belonging to a state of peace, I am anxious to reach home, to be at my post.”
    • September/October, 1815: After negotiating the commercial treaty with England, Clay returned home and discovered that while he was away the governor of Kentucky had vacated Clay’s seat in the House for the 14th Congress. The governor had deemed Clay’s service in England to be a violation of Article 1, Section 6 of the U.S. Constitution prohibiting Members of Congress from holding any other civil office.
    • October 16, 1815: The governor of Kentucky set October 30, 1815, as the date for the special election to fill Clay’s vacancy.
    • October 30, 1815: Elected to the House for the 14th Congress in a special election to fill his own vacancy.
    • December 4, 1815: Elected Speaker for the 14th Congress.
    • August 5, 1816: Reelected to the 15th Congress (1817–1819) from Kentucky’s 2nd District defeated Federalist candidate John Pope with 57.58% of the vote.
    • December 1, 1817: Reelected Speaker for the 15th Congress.
    • August 3, 1818: Ran unopposed and reelected to the 16th Congress (1819–1821) from Kentucky’s 2nd District.
    • December 6, 1819: Reelected Speaker for the 16th Congress.
    • March 15, 1820: In letter to Langdon Cheves, who had served as Speaker during Clay’s time in Europe, Clay privately confessed “It is my intention to resign my seat in Congress, after my return home, upon the close of the present Session.”
    • April 12, 1820: In a letter “To the Electors of Fayette, Woodford, and Jessamine Counties,” Clay publicly announced his decision not to run for reelection to the 17th Congress (1821–1823).
    • May 15, 1820: As Speaker, Clay addressed the House Chamber on the final day of the first session of the 16th Congress. He referenced his impending retirement and hinted at the possibility that he would resign the Speakership before the Congress ended: “Addressing you as I now do, probably the last time from this place, I confess I feel a degree of emotion which I am utterly unable to express. I shall carry with me into that retirement which is necessary to the performance of indispensable private duties, a grateful recollection of all your kindnesses.”
    • October 28, 1820: In a letter to the House Clerk written from Lexington, Kentucky, Clay resigned as Speaker but kept his Membership in the House. Clay had returned home after the first session to attend to his law practice.
    • January 16, 1821: Returned to the House for the final two months of the 16th Congress. “I have reached this place [Washington] time enough to give my vote upon every important question that has occurred or is likely to be agitated during the Session,” he wrote on January 23, 1821.
    • 3 de marzo de 1821: Retired from the House at the end of the Congress.
    • June 1822: Announced his candidacy to run for his old House seat from Kentucky’s 3rd District.
    • August 5, 1822: Ran unopposed and elected to the House from Kentucky’s 3rd District.
    • December 1, 1823: Elected Speaker for the 18th Congress (1823–1825).
    • August 2, 1824: Reelected to the 19th Congress (1825–1827) from Kentucky’s 3rd District.
    • March 1825: Resigned from the Speakership and from the House for the final time to serve as Secretary of State in the presidential administration of John Quincy Adams.

    Clay never returned to the House and never again served as Speaker, but in his final remarks—“retiring, perhaps for ever [sic]”—he certainly hadn’t ruled out the possibility of a comeback.


    The Great Compromiser is Molded

    Henry Clay was born in Virginia and later moved to Kentucky. He was a lawyer, a tobacco planter, and a slave owner. A fellow westerner and political rival Andrew Jackson shared much in common with Clay. Both men had southern roots, owned plantations and slaves, and championed the cause of the “common man.” However, while Jackson enthusiastically supported states’ rights in the form of state-run banks and lower tariffs, Clay passionately disagreed. Clay firmly held that the federal government should play a central role in directing the economy. The federal government could fund state projects while building an increasingly necessary transportation infrastructure as well as encourage the growing American manufacturing industry. Clay may have begun his political career as a Democratic-Republican, but he soon championed the cause of many former Federalist ideas.

    Clay firmly held that the federal government should play a central role in directing the economy.

    In the Furnace. Speak of the House

    In 1812, Henry Clay served as the Speaker of the House of Representatives. As Speaker, Clay aggressively supported the United States’ entry into the War of 1812 against Great Britain. He saw the opportunity that the war afforded the U.S. to strengthen land claims against the Native Americans in the West and against Spanish-held Florida in the South. While Clay was a Democratic-Republican at the time, the war convinced him that a strong national government was necessary to protect the United States from foreign enemies and to create a self-sufficient economy that was not so dependent upon trade with European countries and their petty rivalries. After the conclusion of the war, Clay became the architect of numerous pieces of legislation that would eventually be known as the American System. Clay wrote the Tariff of 1816 which was America’s first protective tariff it would not only raise revenue for the federal government but would also encourage Americans to purchase from and support domestic manufacturers. Clay then proposed the creation of the Second National Bank. Based on Hamilton’s ideas for the First National Bank, the Second Bank would create a sound national currency and would regulate public credit throughout the nation. Additionally, Clay oversaw the passage of an internal improvement bill that would use revenue raised from the protective tariff to support the building of roads and canals that would link regional economies to a national whole. Unfortunately for Clay, Madison vetoed this bill for internal improvements, but Clay continued to fight for such infrastructure spending throughout his long political career.

    The War of 1812 convinced him that a strong national government was necessary to protect the United States from foreign enemies and to create a self-sufficient economy.

    As Malleable as… well, Clay

    As “The Great Compromiser,” Henry Clay crafted the most important political compromises in U.S. history.

    In addition to his vision for a national and thriving economy, Clay also worked toward a thriving political environment where sectional differences could be overcome for the national good. As “The Great Compromiser,” Henry Clay crafted the most important political compromises in U.S. history. In 1820, Clay proposed Missouri’s entrance into the Union as a slave state to be accompanied by Maine’s entrance as a free state–maintaining the political balance between these competing state interests. In 1833, Clay created a Compromise Tariff to calm the anger of South Carolina over a high tariff they had nullified and the fear of Northern manufacturers from being unable to compete with a sudden loss of economic protection from international markets. This compromise would lower the tariff to a rate the southern states could tolerate but did so over the span of eight years to give the northern states time to adapt to the change. The agreed-upon arrangement ended, for the time being, the dangerous talk of secession and war by all parties.

    In 1820, Clay proposed Missouri’s entrance into the Union as a slave state to be accompanied by Maine’s entrance as a free state–maintaining the political balance between these competing state interests.

    Glazing a Compromise… 1850-Style

    But perhaps Clay’s most impressive efforts at compromise came in 1850. Following the Mexican-American War, the U.S. had expanded to the Pacific Ocean leaving the northern and southern states to argue over the extension of slavery into this new territory. California’s application for statehood also threatened to upset the balance of slave states and free states in the nation. Additionally, the southern states felt threatened by the growing number of runaway slaves that the North refused to return. Endless quarreling seized control of the Senate until Henry Clay, ill with tuberculosis but committed to resolving these difficult problems, proposed what would become the Compromise of 1850. California would be admitted as a free state. The New Mexico and Utah territories would be allowed to choose for themselves whether or not to allow slavery. Texas’ borders would be redrawn. The slave trade, though not slavery, would be outlawed in Washington, D.C., and a strong Fugitive Slaw Law would return the South’s property to them. While the Compromise of 1850 may not have perfectly resolved the growing sectional divide in the country, Henry Clay was a powerful force in supporting a united national government and seeking out common ground between different regional interests.

    While the Compromise of 1850 may not have perfectly resolved the growing sectional divide in the country, Henry Clay was a powerful force in supporting a united national government and seeking out common ground between different regional interests.

    List of site sources >>>


    Ver el vídeo: Την ημέρα που ο Χένρι συνάντησε. Trailer (Enero 2022).