Podcasts de historia

Tributo-Portador de Siria o Turquía

Tributo-Portador de Siria o Turquía


¡Reyes hindúes que gobernaron Siria y Turquía!

Trabajo de investigación escrito por London Swaminathan
Artículo de investigación No 1341 de 11 de octubre de 2014.

Los "eruditos" extranjeros que escribieron libros de historia de la India ocultaron deliberadamente algunos capítulos gloriosos de la historia de la India y el gobierno de los hindúes durante 1500 años en los países del sudeste asiático y el gobierno de los hindúes de 2000 años en Siria, Turquía e Irak. Aunque la inscripción de Bogazkoy que menciona a los dioses védicos, las letras de Amarna de Dasaratha en Egipto, el manual del caballo de Kikkuli con números en sánscrito se descubrieron mucho antes de la independencia de la India, nunca encontraron un lugar en nuestros libros de texto escolares y universitarios.

Los escritores británicos que escribieron nuestros libros de historia escribieron más sobre sus "logros" y "desarrollos" en la India que sobre la contribución y la expansión cultural de la India. Pero en lugar de culparlos ahora, tenemos que culpar a nuestros "eruditos" que nunca se molestaron en corregirlo o actualizarlo. En todo el mundo actualizaron su historia pasada diciendo que tenían una civilización gloriosa alrededor del año 1000 a. C. o 2000 a. C. La historia de la India tiene una gran brecha entre la dinastía Maurya y el Valle del Indo. ¡Los eruditos marxistas y dravídicos están muy felices! Nunca reconocieron a ninguna de las 153 generaciones mencionadas por Megasthenes y los Puranas hindúes.

No es demasiado tarde para leer sobre el glorioso gobierno hindú en Siria y Turquía.

Entre 1600 a. C. y 1200 a. C., las principales potencias del Cercano Oriente lucharon entre sí por el control de la región mediante la guerra y la diplomacia. Gran parte de nuestro conocimiento de este período proviene de las cartas de Amarna, una colección de tablillas de arcilla que contienen correspondencia entre los gobernantes egipcios de la última dinastía XVIII y sus vecinos. Revelan, entre otras cosas, la existencia de Mitanni (Amarna está en Egipto).

Las cartas de Amarna datan de los reinados de Amenofis III y IV (Akhenaton) y Tutankamón (1390-1327 a. C.). Escritas en acadio, el lenguaje diplomático de la época, en escritura cuneiforme, incluyen cartas de príncipes sujetos y regiones del Cercano Oriente. En las cartas vemos a los gobernantes enviándose obsequios entre ellos y, a veces, entrando en matrimonios dinásticos como el entre Amenofis III y Taduhepa, hija de Tushratta (Dasaratha) de Mitanni.

Tushratta le escribió a su yerno: "Te he enviado, como regalo a mi hermano, cinco carros y cinco yuntas de caballos, y como regalo a mi hermana Taduhepa, he enviado baratijas de oro, un par de pendientes de oro". … .. y piedras piadosas ”. Después de la muerte de Amenophis III, Taduhepa se casó con su hijo Akhenaton.
Tushratta envió dos veces las estatuas de Ishtar de Nínive a Egipto para curar al faraón de Egipto. (Ishtar es la diosa Durga. Los escritores extranjeros siempre dan sus equivalentes conocidos en lugar de los nombres originales. Todos los escritores griegos escribieron que los indios adoran a Baco y Hércules, es decir, Shiva / Indra y Vishnu)

Mitanni (Mitranya Desa) aparece en la historia en 1480 a. C., cuando Parrattarna (Pratardhana) tenía el control de Alepo en Siria. A finales del siglo XV a. C., Saushatar puso a Asiria bajo el control de Mitania. Tushratta fue asesinado por su hijo en 1340 a. C. Fue el último rey de Mitanni independiente. Su reino fue destruido por los hititas y asirios. Un documento de la capital hitita, Hattusa, registra un tratado en el que el hijo de Tushratta, Shattiwaza, es reconocido como gobernante de Mitanni como vasallo hitita. La capital de Mitanni se llamaba Washukanni (Dios védico Vasu).
Un poderoso estado hurrita (Surya Vamsa Hurrian = Suryan)) en el norte de Mesopotamia y Siria (llamado así por Surya, dios del sol hindú), Mitanni se menciona por primera vez en una inscripción de una tumba egipcia que data de principios del siglo XV a. del rey asirio Tiglat-pilesar 1115-1077 a. C.

El nombre Mitanni proviene de un nombre personal maiita (MITRA para Sun) conocido de Nuzi en Irak. Dado que la inscripción de Bogazkoy mencionaba a Mitra en el Tratado de Paz de Mitannia, no hay duda de que denota a MITRA, el Dios Védico. Hurriya también es Surya = Sun = Mitra.
Mitra, Surya, Hurya, Solomon, Suleyman, Shulman son todos iguales (H = S)

Mitanni cambió a un nombre geográfico Maittani. El estado también se conocía como Hurri en hurrita, Khanigalbat en asirio y algunos otros textos, Khabigalbat en babilónico y Naharina o Nahrima en egipcio.
Palabra sánscrita Nagara = Nagarika = habitantes de la ciudad, cultos, elegantes

Los académicos no pudieron identificar ni localizar su capital, Washukanni. Se discute su identificación con Tell Fekherieh. A mediados del siglo XV a. C., Mitanni conquistó muchas partes de Irak, Turquía y Siria que se extendían hasta el mar Mediterráneo. Sus reyes hicieron campaña contra Egipto y Hatti y finalmente firmaron tratados de paz con ellos.

Se ha argumentado que la producción de vidrio en el siglo XV a. C. debe atribuirse a Mitanni y el mejor vidrio antiguo proviene de Nuzi en Irak.
Después del contacto de Mitannia con Egipto, vemos muchos nombres sánscritos entre la realeza egipcia. La esposa de Tutankamón era Ankenan. Es la forma corrupta de Anjana o Angana (Surangana = Sura + angana = Mujer de Devaloka)

Reyes Mitanni con nombres sánscritos puros
Kirta (1500 a. C.) = Kreeta / Corona o Kirti = Fama
Shuttarna = Sudhana o Sudharsana (el nombre del padre de Gautama Buddha era Sudhodana)
Paratarna = Pratardhana en Vishnu Sahsranama
Shaushtatara = Suacadhara (¿Puro?)
Artatama = Como Rudra Daman (130-150 EC), Arta Daman o Arta Dharma
Shuttarna II
Artashumara = Artha Kumara
Artatama II
Shuttarna III
Shattivaza / Kirtiwasa = Sathya vakya, Sathya Vacha, Kirti Vacha, Krittivasan es el nombre del Señor Shiva
Shattuvara = Satvavara o Sathyavaran
Wasashatta = Vasu satva o Sathya
Shattuara II =

(Al igual que en la India, se repitió el nombre del abuelo o el nombre del bisabuelo. Pandyas alternó con Maran y Sadaiyan Maravarman y Jadavarman)


Carta de Dasaratha a Paharoah egipcio

Migración hindú
Los Vedas mencionan Pancha Jana (cinco tribus) en muchos lugares. De las cinco tribus, Druhyus fueron las personas que emigraron a Asia occidental. Ahora tenemos muchas pruebas de esto del octavo Mandala del Rig Veda. Los nombres se correlacionan con los nombres en Irak e Irán. Debería haber sucedido antes del 2000 a. C.
En mi publicación “¿Indra atacó a Ur en Sumeria?”, He dado pruebas suficientes del contacto védico con Mesopotamia (Irak).

Antigua referencia:
A continuación se muestra el artículo publicado por mí en el Valle del Indo a Egipto: Exportación de Lapiz lazuli:
“El contacto entre Egipto y los reyes hindúes de Turquía y Siria está bien documentado. Gracias a las tablillas de arcilla de las letras de Amarna, sabemos que la hija de Dasaratha, Taduhepa (Datta shivaa), estaba casada con Amenophis III de Egipto. Dasaratha gobernaba Siria y Turquía alrededor de 1380 a. C. Fue asesinado en 1340 a. C. Los reyes de Mitanni siguieron la religión védica está confirmada por la inscripción de Bogazkoy donde los cuatro dioses védicos principales se mencionan en un tratado de paz. Pratardhana, nombre en Vishnu sahasranama, gobernaba Alepo ahora en Siria. Turquía y Siria fueron gobernadas por los reyes védicos desde 1480 a. C. según las tablas de arcilla.

Dasharatha envió a Amenophis cinco carros, cinco caballos, baratijas de oro, un par de anillos de oro y piedras preciosas, dice una de las cartas de Amarna. Tenemos más nombres en sánscrito y manuales de caballos con números en sánscrito alrededor del 1400 a. C. en Turquía. Casar a la hija de uno con un rey de un país vecino es una costumbre hindú típica seguida por los reyes desde Kanyakumari hasta Cachemira y más allá. El afgano Gandhari y el iraní Kaikeyi estaban casados ​​con Drudharashtra y Dasaratha, porque todos esos países estaban gobernados por los hindúes en esos días.

(Mitannian Dasaratha es diferente de Ramayana Dasaratha. Al igual que los tamiles, las palabras en sánscrito tamilize, los mitannianos también escribieron Dasaratha como Tushratta, Pratardhana como Parartana. Incluso hoy en día, los tamiles de Sri Lanka escriben Damayanthy como Tamayanthy. Los tamiles de Mauricio son aún peores y escriben Subramaniamya como Soupra Influencia francesa. El escritor griego, los visores chinos y los gobernantes británicos distorsionaron todos los nombres de lugares y personas más allá del reconocimiento. La hermosa Aralvaymozi se convirtió en Aramboli, Tarangampadi cambió a Tranqbar, Tutukkudi cambió a Tuticorin y Alexander se convirtió en Alikasunda, etc.)

El manual del caballo escrito por Kikkuli (Aswa Sena) tiene 1080 líneas en tablillas de arcilla. Aunque fue escrito en lengua hitita, los números Aika, Tera, Pancha, Satta, Nava vartaana (intervalos 1,3,5,7,9) y las palabras para colores están en sánscrito.

Libros utilizados: Diccionario del Cercano Oriente del Museo Británico, Historia Mundial de Time, Arya Tanagini de A. Kalyanaraman y Wikipedia).


Relacionado

Larisa Epatko produjo características web multimedia y reportajes de transmisión con un enfoque en asuntos exteriores para PBS NewsHour. Ha reportado en lugares como Jordania, Pakistán, Irak, Haití, Sudán, Sahara Occidental, Bahía de Guantánamo, China, Vietnam, Corea del Sur, Turquía, Alemania e Irlanda.

Eduque su bandeja de entrada

Suscríbase a Here & rsquos the Deal, nuestro boletín de política para el análisis que ganó y no encontrará en ningún otro lugar.


¿Por qué hay una guerra civil en Siria?

La guerra civil siria, que ha devastado todo el país de Siria y sus vecinos, es un conflicto complejo que involucra a varias naciones, grupos rebeldes y organizaciones terroristas.

Lo que comenzó como una protesta no violenta en 2011 se convirtió rápidamente en una guerra en toda regla. Desde que comenzaron los combates, más de & # xA0470.000 personas han muerto, más de un millón de heridos y millones más se han visto obligados a huir de sus hogares y vivir como refugiados.

¿Fue la primavera árabe la chispa que encendió la guerra civil?

Aunque muchos motivos complicados llevaron a la guerra civil siria, un evento, conocido como la Primavera Árabe, se destaca como quizás el desencadenante más importante del conflicto.

A principios de 2011, estalló una serie de protestas políticas y económicas en Egipto y Túnez. Estas revueltas exitosas, denominadas Primavera Árabe, sirvieron de inspiración para los activistas a favor de la democracia en Siria.

Sin embargo, en marzo de ese año, 15 escolares sirios fueron arrestados y torturados por escribir grafitis inspirados en la Primavera Árabe. Uno de los muchachos murió.

Los arrestos provocaron indignación y manifestaciones en toda Siria. Los ciudadanos exigieron la liberación de los niños restantes, junto con mayores libertades para todas las personas en el país.

Pero el gobierno, encabezado por el presidente Bashar al-Assad, respondió matando y arrestando a cientos de manifestantes. La conmoción y la ira comenzaron a extenderse por toda Siria, y muchos exigieron que Assad renunciara. Cuando se negó, estalló la guerra entre sus partidarios y sus oponentes.

& # x201C El gobierno sirio debe dejar de disparar contra los manifestantes y permitir que las protestas pacíficas liberen a los presos políticos y detener las detenciones injustas, permitir que los observadores de derechos humanos tengan acceso a ciudades como Dara & # x2019a e iniciar un diálogo serio para promover una transición democrática, & # x201D El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama declaró en un discurso de 2011.

& # x201C De lo contrario, el presidente Assad y su régimen seguirán siendo desafiados desde dentro y aislados en el exterior & # x201D Obama. En julio de 2011, los rebeldes sirios formaron el Ejército Sirio Libre (ELS) y era inminente una guerra civil.

Presidente de Siria, Bashar al-Assad.

Ulrich Baumgarten a través de Getty Images

La represión de Assad & # x2019s es solo uno de los varios problemas que azotan a Siria.

Incluso antes del incidente inspirado en la Primavera Árabe, muchos ciudadanos sirios estaban insatisfechos por la incompetencia del gobierno y la incompetencia del gobierno, la falta de libertades de la gente y las condiciones generales de vida en su país.

Assad se convirtió en presidente en 2000 después de la muerte de su padre. Varios grupos de derechos humanos han acusado al líder de torturar y matar habitualmente a opositores políticos durante su presidencia.

Una economía rezagada, alto desempleo, corrupción gubernamental y una sequía severa fueron otros problemas que generaron frustración entre las personas bajo el gobierno de Assad & # x2019.

Otro problema fue una atmósfera religiosa tensa en el país: la mayoría de los sirios son musulmanes sunitas, sin embargo, el gobierno de Siria está dominado por miembros de la secta chií alauita. Las tensiones entre los dos grupos son un problema continuo en Siria y otras naciones del Medio Oriente.

Una mezcla diversa de personajes complica la situación.

Desde el comienzo de la guerra, la situación en Siria se volvió mucho más complicada, ya que otros países y combatientes organizados entraron en escena.

Esencialmente, el gobierno sirio y los principales patrocinadores son Rusia, Irán y Hezbollah (un grupo de milicias con sede en el Líbano). Se describe a Estados Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Turquía y otros países occidentales como partidarios de grupos rebeldes moderados. Han surgido muchos grupos rebeldes más nuevos desde que comenzó la guerra.

El conflicto en curso también alentó a las organizaciones terroristas, como ISIS y al-Qaeda, a unirse al caos. Estos grupos están compuestos principalmente por militantes sunitas.

Los rebeldes y las fuerzas de Assad & # x2019s han librado batallas separadas contra ISIS, mientras que también han librado la guerra entre sí. Para complicar aún más la dinámica, Estados Unidos también ha liderado una campaña internacional de bombardeos contra objetivos de ISIS desde 2014.

En abril de 2017 y 2018, Estados Unidos lanzó ataques militares contra emplazamientos de armas químicas en Siria. La oficina de Assad & # x2019s se pronunció contra los ataques de 2017 y dijo en un comunicado: & # x201C Lo que hizo Estados Unidos no es más que un comportamiento tonto e irresponsable, que solo revela su miopía y ceguera política y militar a la realidad. & # X201D

Después del ataque de 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a la prensa: “El propósito de nuestras acciones esta noche es establecer un fuerte elemento disuasorio contra la producción, la propagación y el uso de armas químicas. Establecer este elemento de disuasión es un interés vital de seguridad nacional de los Estados Unidos. La respuesta combinada estadounidense, británica y francesa a estas atrocidades integrará todos los instrumentos de nuestro poder nacional & # x2014militar, económico y diplomático. & # X201D

El conflicto ha generado una crisis humanitaria y de refugiados de proporciones masivas.

Los expertos estiman que 13,1 millones de sirios necesitan ayuda humanitaria, como medicinas o alimentos. Casi 3 millones de estas personas viven en áreas de difícil acceso.

Más de 5,6 millones de refugiados han huido del país y otros 6,1 millones están desplazados dentro de Siria. A Turquía, Líbano y Jordania se les atribuye la acogida de la mayoría de los refugiados sirios.

Los sirios caminan entre los escombros de los edificios destruidos tras los ataques aéreos de las fuerzas del régimen en la zona de Douma controlada por los rebeldes el 30 de agosto de 2015.

Abd Doumany / AFP / Getty Images

El panorama es sombrío y la violencia continúa.

Para septiembre de 2018, las fuerzas de Assad & aposs habían recuperado el control de la mayoría de las ciudades más grandes del país, aunque & # xA0 partes del país todavía estaban en manos de grupos rebeldes y yihadistas y la alianza SDF liderada por los kurdos. & # XA0 El último bastión rebelde que quedaba era el Mientras tanto, la presencia de & # xA0ISIS & # x2019 en Siria en la provincia noroccidental de Idlib ha disminuido considerablemente.

Desde 2014, las Naciones Unidas han acogido nueve rondas de conversaciones de paz con mediación, conocidas como el proceso de Ginebra II. A pesar de esta intervención, se ha avanzado poco.

Después de que las negociaciones fracasaran en 2014, el mediador de la ONU, Lakhdar Brahimi, se disculpó con el pueblo sirio en un comunicado, diciendo: "Desafortunadamente, el gobierno se ha negado, lo que levanta la sospecha de la oposición de que, de hecho, el gobierno no quiere discutir el gobierno de transición cuerpo) en absoluto '', dijo.

Tanto el gobierno sirio como los rebeldes parecen no estar dispuestos a ponerse de acuerdo sobre los términos de la paz. Si nada cambia, es probable que esta zona del mundo devastada por la guerra sea el lugar de más violencia e inestabilidad.


¿Quiénes son los kurdos?

Los kurdos son el cuarto grupo étnico más grande de Oriente Medio. A pesar de su número, son un pueblo apátrida y, a menudo, marginado cuya patria se extiende por Turquía, Irak, Siria, Irán y Armenia.

Después de la Primera Guerra Mundial y la caída del Imperio Otomano, muchos kurdos presionaron por un estado kurdo independiente, y en los primeros tratados se hicieron promesas para la creación de un Kurdistán. Pero cuando la región finalmente se dividió, la nación nunca se materializó.

En los años transcurridos desde entonces, se han reprimido en gran medida numerosos intentos de crear una nación.


¿Cómo intentó Estados Unidos resolver este problema?

La administración Obama trató de minimizar las conexiones de la milicia con las guerrillas en Turquía, alentando al grupo a cambiar su nombre y alistar a más combatientes no kurdos. El grupo ahora se llama Fuerzas Democráticas Sirias, y alrededor del 40 por ciento de sus combatientes son árabes o de otros orígenes étnicos, según una estimación de 2016 de funcionarios estadounidenses.

Las fuerzas estadounidenses también comenzaron a actuar como fuerzas de paz de facto, realizando patrullas de la frontera turca, primero por su cuenta y luego en conjunto con las tropas turcas.

En los últimos meses, Estados Unidos persuadió a las autoridades kurdas de retirar fuerzas de la frontera y desmantelar una serie de fortificaciones defensivas, como muestra de buena voluntad hacia Turquía.


¿Por qué los kurdos estaban a la vanguardia de la lucha contra el EI?

A mediados de 2013, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) puso su mirada en tres enclaves kurdos que limitaban con el territorio bajo su control en el norte de Siria. Lanzó repetidos ataques que hasta mediados de 2014 fueron repelidos por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), el brazo armado del Partido Unión Democrática Kurda Siria (PYD).

Un avance del EI en el norte de Irak en junio de 2014 también llevó a los kurdos de ese país al conflicto. El gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí envió a sus fuerzas peshmerga a áreas abandonadas por el ejército iraquí.

En agosto de 2014, los yihadistas lanzaron una ofensiva sorpresa y los peshmerga se retiraron de varias áreas. Cayeron varias ciudades habitadas por minorías religiosas, en particular Sinjar, donde militantes del EI mataron o capturaron a miles de yazidíes.

En respuesta, una coalición multinacional liderada por Estados Unidos lanzó ataques aéreos en el norte de Irak y envió asesores militares para ayudar a los Peshmerga. El YPG y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán y # x27 (PKK), que ha luchado por la autonomía kurda en Turquía durante tres décadas y tiene bases en Irak, también acudieron en su ayuda.

En septiembre de 2014, el Estado Islámico lanzó un asalto contra el enclave alrededor de la ciudad kurda de Kobane, en el norte de Siria, lo que obligó a decenas de miles de personas a huir a través de la cercana frontera turca. A pesar de la proximidad de los combates, Turquía se negó a atacar las posiciones del EI o permitir que los kurdos turcos cruzaran para defenderlo.

En enero de 2015, después de una batalla que dejó al menos 1.600 muertos, las fuerzas kurdas recuperaron el control de Kobane.

Los kurdos, que lucharon junto a varias milicias árabes locales bajo el estandarte de la alianza de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), y con la ayuda de ataques aéreos, armas y asesores de la coalición liderada por Estados Unidos, expulsaron a ISIS de decenas de miles de kilómetros cuadrados de territorio. en el noreste de Siria y estableció el control sobre una gran parte de la frontera con Turquía.

En octubre de 2017, los combatientes de las SDF capturaron la capital de facto del Estado Islámico de Raqqa y luego avanzaron hacia el sureste hacia la provincia vecina de Deir al-Zour, los yihadistas y # x27 último punto de apoyo importante en Siria.

La última bolsa de territorio en poder de IS en Siria, alrededor de la aldea de Baghouz, cayó ante las SDF en marzo de 2019. Las SDF elogiaron la & quot; eliminación total & quot del IS & quot; califato & quot, pero advirtieron que las células durmientes yihadistas seguían siendo & quot; una gran amenaza & quot.

Las SDF también tuvieron que lidiar con los miles de presuntos militantes del EI capturados durante los últimos dos años de la batalla, así como con decenas de miles de mujeres y niños desplazados asociados con los combatientes del EI. Estados Unidos pidió la repatriación de los ciudadanos extranjeros entre ellos, pero la mayoría de sus países de origen se negaron.

En octubre de 2019, las tropas estadounidenses se retiraron de la frontera con Turquía después de que el presidente del país y # x27 dijo que estaba a punto de lanzar una operación para establecer una `` zona segura '' de 32 km (20 millas) de profundidad libre de combatientes de las YPG y reasentar hasta 2 millones. Refugiados sirios allí. Las SDF dijeron que habían sido "apuñaladas por la espalda" por Estados Unidos y advirtieron que la ofensiva podría revertir la derrota de ISIS, la lucha contra la cual dijo que ya no podía priorizar.

Las tropas turcas y los rebeldes sirios aliados lograron avances constantes en los primeros días de la operación. En respuesta, las SDF acudieron al gobierno sirio en busca de ayuda y llegaron a un acuerdo para que el ejército sirio se desplegara a lo largo de la frontera.


Los orígenes de Turquía y la zona de amortiguación n. ° 8217 en Siria

Hay rumores por todas partes sobre algún tipo de zona de amortiguación dentro de Siria a lo largo de su frontera con Turquía. La noción de una zona de amortiguación tiene una historia profunda arraigada en la política exterior cambiante de Turquía hacia Siria, de socio cercano a enemigo intratable. Para que los formuladores de políticas y los observadores sopesen la probabilidad de que una zona de amortiguación o una "zona de exclusión aérea" tenga éxito, esta historia debe entenderse desde la perspectiva de Turquía.

Después de ser elegido en 2002, el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Turquía dio prioridad a la relación de Ankara con Bashar Al-Assad de Siria. El enfoque del AKP hacia Siria ha sido definido por el trabajo de Ahmet Davutoğlu, ex ministro de Relaciones Exteriores de Turquía y actual primer ministro. El ex académico estaba ansioso por utilizar la geografía única de Turquía para expandir la influencia turca en el Medio Oriente. Siria, argumentó Davutoğlu en su libro Profundidad estratégica, estuvo históricamente conectado con Anatolia, siendo Alepo parte del "interior natural" de Ankara debido a sus vínculos históricos con las ciudades de Anatolia de Kahramanmaras, Gaziantep y Urfa. Estas áreas formaron una vez la vilayet de Alepo del Imperio Otomano.

Turquía, ha argumentado Davutoğlu, debería actuar como un "estado central", adoptando las teorías geopolíticas planteadas por primera vez por Nicholas J. Spykman, Sir Halford John Mackinder, Alfred Mahan y Karl Haushofer para cooperar más estrechamente con sus vecinos. Estos eruditos dividieron el mundo en zonas, conocidas como el "corazón", que comprende gran parte de Asia central, y el "rimland", que se extendía desde Europa occidental a través de la Península Arábiga hasta Asia. Durante la Guerra Fría, observó Davutoğlu, estas áreas estuvieron bajo la influencia de los Estados Unidos o la Unión Soviética, lo que impidió la expansión de la influencia turca en su extranjero cercano.

El colapso de la Unión Soviética fue percibido por Davutoğlu como una oportunidad importante para que Turquía extendiera su esfera de influencia a estas áreas de vital importancia. Con este fin, Ankara incorporó elementos de estas teorías en una política de "profundidad estratégica", que argumentó que Turquía debería actuar como un "estado central" y reconectarse con áreas en su antiguo interior a través de la difuminación de las fronteras de la región que eran dibujado artificialmente después del colapso del Imperio Otomano después de la Primera Guerra Mundial.

Para implementar esta visión, Turquía se basó en gran medida en su relación con el presidente sirio Bashar Al-Assad, a pesar de su adopción del baazismo (que Davutoğlu veía como una falsa ideología política), incongruente con la historia de la gobernanza de la región debido a su dependencia del gobierno secular. nacionalismo por legitimidad política. Davutoğlu, en 1999, escribió que la legitimidad política en el Medio Oriente se ha derivado históricamente del concepto de Dar al Islam - la idea de una identidad religiosa compartida dentro de los estados de mayoría musulmana y no musulmana. Así, en su libro Profundidad estratégica, Argumentó que el Baathismo estaba destinado al fracaso y eventualmente sería reemplazado por una forma de gobierno más consistente con las "masas musulmanas".

Como tal, el AKP describió su política en Siria - y su estrecha cooperación con Bashar Al-Assad - antes del inicio de las protestas en Siria como similar a la política de Alemania Occidental de ostpolitik durante la Guerra Fría, en referencia a la normalización de Bonn de las relaciones con Alemania Oriental. Durante gran parte del tiempo del AKP en el cargo, el AKP elogió su relación con Damasco. Davutoğlu fue tan lejos como para describirlo como un éxito sorprendente de su política de “cero problemas con los vecinos”.

En 2011, la propagación de las revueltas árabes desde Túnez, Egipto, Bahrein, Yemen y luego hasta Libia desafió la política de Turquía de ostpolitik. En todos los casos, excepto en Egipto, el AKP favoreció el mantenimiento del status quo político y no pidió agresivamente un cambio de régimen, eligiendo en cambio esperar hasta que estuviera casi seguro que el líder sería derrocado antes de elegir trabajar con el partido local afiliado. con los Hermanos Musulmanes (las propias raíces del AKP están en el movimiento islamista de Turquía y, como resultado, existe una gran simpatía ideológica entre el AKP y los Hermanos Musulmanes).

Y así sucedió en Siria. En abril de 2011, el entonces primer ministro Recep Tayyip Erdoğan, Davutoğlu Hakan Fidan, jefe de inteligencia de Turquía, y otros miembros del gabinete, se reunieron para discutir los disturbios en Siria y el uso de la fuerza de Bashar Al-Assad para sofocar las crecientes protestas callejeras. En esta reunión, el AKP estuvo de acuerdo en que la violencia de Assad era insostenible. Pero la alternativa, el conflicto civil, sería mucho peor para la seguridad turca, debido a una posible afluencia de refugiados sirios y al efecto que cualquier vacío de poder podría tener en la cuestión kurda de Turquía y los temores sobre las ambiciones nacionalistas de la considerable mayoría kurda de Ankara. Con este fin, Erdogan envió a Davutoğlu, y luego a Fidan en una fecha posterior, para intentar convencer al líder sirio de que hiciera reformas políticas. Esto incluiría el levantamiento de la prohibición de los Hermanos Musulmanes sirios y que sus líderes regresen del exilio.

Estos esfuerzos fracasaron. En septiembre de 2011, Turquía rompió sus vínculos con el régimen de Assad y comenzó a trabajar más estrechamente con Qatar para crear una oposición siria viable en el exilio. Esta política se basó en el apoyo de Turquía a los Hermanos Musulmanes sirios, quienes, según Hassan Hassan, analista del Instituto Delma en Abu Dhabi, prometió presionar al AKP para que estableciera una zona de amortiguamiento a lo largo de la frontera turco-siria, en volver por una promesa de lealtad de los oficiales desertores del ejército sirio. Estos oficiales formaron posteriormente algunas de las primeras brigadas rebeldes del Ejército Sirio Libre. Turquía planteó por primera vez la idea de una zona de amortiguación en septiembre de 2011, antes de respaldar formalmente la propuesta en noviembre de ese año.

La propuesta tenía como objetivo crear un refugio seguro para los rebeldes dentro de Siria, similar al de la ciudad de Bengasi durante la revolución libia. Ankara imaginó trasladar a la oposición política siria a esta zona, para que el grupo pudiera reforzar su legitimidad con la oposición armada siria, al mismo tiempo que comenzaba la tarea de establecer un gobierno a la espera de asumir rápidamente el poder una vez que Assad fuera derrocado. En ese momento, Turquía opinaba que Assad caería del poder en un plazo de seis meses a un año.

Esta evaluación, a su vez, llevó a Ankara a no pedir una zona de exclusión aérea en toda Siria y, en cambio, presionar por una "zona de amortiguación", un concepto que Ankara nunca definió adecuadamente. Esta política reflejó ampliamente la afirmación de Davutoğlu de abril de 2012 de que, como una cuestión de "principio", el AKP "[se opondría] a la intervención extranjera porque el futuro de esta región debe ser decidido por su gente".

Como tal, Turquía no abogó formalmente por el uso del poder aéreo para inducir un cambio de régimen, sino que abogó por una intervención que difería en alcance de la acción militar tomada en Libia, que finalmente resultó en el uso de apoyo aéreo directo para ayudar con el derrocamiento de Muammar Gaddafi. Sin duda, la propuesta turca habría necesitado ataques aéreos liderados por Estados Unidos contra objetivos del régimen, pero idealmente habrían sido de naturaleza limitada, y quizás definidos por algo similar a la misión de "defensa puntual" (la protección de un lugar específico) más adelante. utilizado para defender Erbil en junio de 2014. Estados Unidos, sin embargo, se mantuvo indeciso y se negó a respaldar la política apoyada por Turquía.

En 2012, Ankara cambió de tono y presionó por una intervención mucho mayor en el conflicto sirio. Turquía instó a sus rebeldes preferidos a marchar sobre Alepo. Durante ese verano, Ankara estaba convencida de que Estados Unidos intervendría en el conflicto después de que las elecciones de noviembre liberaran al presidente Obama para tomar una posición más definitiva sobre el conflicto. Sin embargo, el optimismo de Ankara demostró ser miope y el presidente Obama decidió abstenerse de utilizar la fuerza militar dentro de Siria.

En cualquier caso, después de las elecciones estadounidenses, y luego del ataque con armas químicas del régimen sirio el 21 de agosto de 2013, Turquía comenzó a abogar por el establecimiento de una zona de exclusión aérea más completa. En mayo de 2013, Erdogan y Fidan se reunieron con el presidente Obama en la Casa Blanca, donde defendieron la acción militar estadounidense respaldada por Turquía. Erdogan abogó por una campaña aérea de Estados Unidos, apoyada por países aliados, incluida Turquía, que atacaría objetivos y bastiones del régimen, lo que obligaría a Bashar a abandonar el poder. Ankara argumentó en voz baja que la introducción del poder aéreo estadounidense podría presionar con éxito a Assad para que renuncie a favor de otra figura que, sin "sangre en sus manos", podría gobernar una Siria fracturada. Este enfoque guió el enfoque del AKP desde entonces y actualmente es un punto de convergencia con Estados Unidos sobre el futuro de Siria. Estados Unidos se negó a intervenir, eligiendo en cambio reprender a Turquía por su laxa política fronteriza y su historial de apoyo a ciertos grupos rebeldes como el salafista Ahrar Al-Sham y, en ciertos casos, Jabhat Al-Nusra, afiliado a Al-Qaeda.

Desde entonces, el desacuerdo sobre el uso del poder aéreo se ha agudizado. El surgimiento del Estado Islámico (también conocido como ISIL) y su ofensiva en Irak resultó en una campaña aérea occidental circunscrita dirigida contra ISIL pero gobernada por reglas restrictivas de enfrentamiento. Si bien Estados Unidos dio prioridad a la destrucción de ISIL, Ankara argumentó que el grupo es similar a un "mosquito" que se ha refugiado en el "pantano" sirio de Bashar Al-Assad. Por lo tanto, para matar al mosquito, hay que "drenar el pantano". Como tal, Ankara condicionó su participación en la acción militar directa dentro de Siria e Irak a la expansión de los ataques aéreos para incluir objetivos del régimen.

Turquía argumenta que la misión actual está demasiado centrada en Irak y que la campaña aérea actual en Siria empodera indirectamente a Assad, en lugar de crear las condiciones para una solución más integral a la guerra civil siria. Ankara cree que la "degradación" de ISIL permitirá que el régimen de Assad se traslade a las áreas desocupadas por el grupo, lo que preparará las condiciones para la derrota de los rebeldes apoyados por Turquía. A su vez, Turquía una vez más ha promocionado la zona de amortiguamiento como una pieza clave de lo que cree que es su "estrategia integral" para abordar la amenaza del EIIL en Siria e Irak al tiempo que proporciona un refugio para sus rebeldes preferidos contra Assad.

En octubre de 2014, Ankara publicó un mapa de una propuesta actualizada para una zona segura a lo largo de su frontera. During that same month, Davutoğlu indicated Turkey’s willingness to introduce ground troops into Syria, albeit under strict rules of engagement (directives that governs how a military will use force, or operate in a conflict zone), presumably linked to the enforcement of the safe zone by American air power. The plan, however, was a bit puzzling.

First, the map did not include Aleppo, which Ankara has subsequently made clear should be protected from regime attacks. Second, the map included Kobane—a Kurdish-majority town on the Turkish-Syrian border. Kobane nearly fell to ISIL in October, before increased coalition air strikes and an emergency U.S. airdrop of weapons and medical aid (which Turkey did not support) helped stop the ISIL advance. Turkey chose not to intervene in the still ongoing battle for Kobane, owing to the fact that the town has been governed and fought for by the Democratic Union Party (PYD)—the sister party to the Kurdistan Workers’ Party (PKK).

The Kurdish challenge and the buffer zone

The PYD has controlled three non-contiguous areas in Syria (Afrin, Kobane, and Jazira, known collectively as Rojava) since July 2012. Since then, Turkish authorities have kept their border gates with these areas closed. Ankara has also pressured the PYD to join the Syrian opposition, ostensibly as part of a broader collation of Kurdish political parties, supported by Masoud Barzani– the President of the Kurdistan Regional Government, who Ankara prefers to other Kurdish leaders. Thus far, the PYD has refused, citing the dominance of Turkish supported Islamists among the Syrian rebellion and its discomfort with Barzani’s politics.

In response to the Kobane crisis, the AKP subtly changed tactics and sought to link the issue to its on-going negotiations with Abdullah Ocalan – the imprisoned leader of the PKK. As part of the peace-process, which Turkey has pursued intermittently since 2009, the AKP has demanded that PKK fighters in Turkey disarm, or withdraw to Iraqi Kurdistan. The PKK has done neither, owing to the slow pace of negotiations with the Turkish state. In turn, AKP officials quietly began to argue that if the PKK had disarmed, the Turkish government would not have had a problem with some sort of limited Kurdish autonomy in Syria. However, so long as the PKK refused to disarm, the threat posed by a possible resumption of Turkish-Kurdish hostility prevented cooperation with the PYD.

Ankara’s latest argument is a bit disingenuous, owing to the fact that in October 2014, Fidan is reported to have told Salih Muslim, a high level PYD official, that in return for Turkish support, the group must end its bid for autonomy in Syria, distance itself from the PKK, and integrate its forces with those of the Free Syrian Army. These demands are untenable for the group.

Ankara’s plan, therefore, envisioned the fall of Kobane and then the incorporation of the city—which would presumably entail the ousting of ISIL via Turkish supported military means—in to its proposed safe zone. Third, Turkey left the areas surrounding the ISIL-controlled town of Tel Abyad out of its proposal, which—like Kobane—is near the Turkish border, but included the ISIL-occupied and controlled town of Jarabulus. As such, Ankara was sending mixed signals about its intent to combat ISIL directly or to allow for air strikes to degrade the group in certain areas. In the cases of Jarabulus and Kobane (assuming the town fell), for example, the plan suggested direct combat for Turkish troops, backed by coalition air power, to uproot and force out ISIL. However, in Tel Abyad, which is sandwiched between Kobane and the Kurdish controlled canton of Jazira, no such military action was envisioned. Ankara neither explained these discrepancies, nor outlined its proposed rules of engagement for Turkish troops, with Erdoğan choosing only to say that ground forces are needed to defeat ISIL.

This plan was contingent on a fundamental shift in the tactics adopted by the United States and the Arab coalition partners operating over Syria. Ankara does not have the capability to independently enforce a large contiguous no fly zone thus it requires the United States to help sustain – and ultimately protect – any proposed area. At the time of writing, the United States has rejected Ankara’s request on numerous occasions, going as far as to say in October “that the American-led coalition, with its heavy rotation of flights and airstrikes, has effectively imposed a no-fly zone over northern Syria already.” Against this backdrop, John Allen, Brett McGurk, and Vice President Joe Biden have travelled to Turkey to more closely coordinate the American strategy with that of Turkey’s. After each meeting, both sides tout the convergence of interests in defeating ISIL, but U.S. and Turkish officials admit that the buffer zone issue remains a key sticking point.

Can Washington and Ankara agree?

Early this month, U.S. officials leaked details about a recent discussion about “the creation of a protected zone along a portion of the Syrian border that would be off-limits to Assad regime aircraft and would provide sanctuary to Western-backed opposition forces and refugees.” The proposal calls for the creation of an “air-exclusion zone” that differs little from the current status quo and does not envision any strikes on Syrian air defense systems. Instead, the defense of the zone would rely on a warning sent to Assad to stay away from coalition aircraft operating along the border and, in the event of a violation, the use of long-range air launched weapons to strike Syrian aircraft. The proposal, according to the Wall Street Journal, does not include the city of Aleppo and would rely on Turkish soldiers to identify targets for aircraft. (It also does not address artillery and the exact location of this zone has not yet been released.) However, there are concerns about whether these soldiers are up to the task and have the requisite training to act as joint terminal attack controllers (JTAC) – soldiers on the ground that have the training to call in precision strikes to support ground forces.

The AKP, in turn, was surprised by the leaks with one senior researcher at a government-aligned think tank, to wonder (in a private conversation with me last week) whether the timing of the leak about the zone was intended to embarrass Erdoğan before a high-profile meeting with Russian President Vladimir Putin. In any case, the proposal, as envisioned, does little to address Ankara’s key demands. President Erdoğan has recently weighed in on the leaks, saying the only areas of convergence with the United States are about a proposed program to train 2,000 rebels in Turkey, but that “no commitment has yet been given by the coalition powers, particularly about a no-fly zone and safe zone.”

To be sure, Erdoğan is stretching the truth: Turkey has been supportive of a phased transition in Damascus that envisions the maintenance of certain regime figures since the summer of 2011. In this regard, Turkey and the United States do share a similar point of view about the future of Syria. However, on the key issue of the no-fly-zone, the two sides remain at odds. The coalition, it appears, is taking steps to side-step the Turkish veto on the use of its bases and has begun to move more aircraft to bases in Jordan and Kuwait, as well as inside Iraq to support the anti-ISIL mission.

If Ankara agrees to the “air defense zone” it would represent a serious concession on the part of the AKP. Moreover, Ankara remains wedded to its own Syria policy and it is unlikely that the AKP would give up its most important bargaining chip — the usage of air bases in Turkey — for a plan that the AKP does not support. This suggests continued disagreement about the no fly zone in the near future.

Aaron Stein is an associate fellow at the Royal United Services Institute. He blogs at Turkey Wonk y Arms Control Wonk. Follow him on Twitter @aaronstein1.


Turkey — History and Culture

One of the most intriguing destinations on the planet, Turkish history goes back a long way because of the country’s unique Eurasian position on the map. As a result, There are Ottoman, Roman, and ancient sites here, not to mention a host of modern marvels to keep things interesting.

Historia

Turkey has a settled history that dates back more than 4,000 years, making it one of the longest surviving civilizations in the world. However, modern Turkey really began after the fall of the Ottoman Empire post-WWI. The Ottomans took control of the Anatolian Peninsula during the 15th century, and their authority over the region lasted until the empire’s decline in the 19th and 20th century.

The Ottoman Empire fought on the side of the Central Powers during WWI, and although they were eventually defeated, millions of people from minority populations such as the Armenians, Greeks and Assyrians were displaced from their homes and killed, which is still denied by the Turkish government today. After the war, the Allied Powers occupied the area, prompting the Turkish Nationalist Movement in 1918.

The War of Independence saw the Turkish Nationalist Movement finally succeed in expelling foreign authorities in 1922, leading to the establishment of the Republic of Turkey in 1923, who moved the capital from Istanbul to Ankara. The War of Independence Museum (Karsiyaka Mh. Cumhuriyet Cd 14, Ankara) has plenty of historical information about this event. Mustafa Kemal was given the title “Ataturk,” which means Father of the Turks, for his efforts to pull Turkey away from its long and deep-rooted Ottoman influences. In WWII, Turkey remained relatively neutral until joining forces with the Allies in 1945.

The spread of Communism throughout Eastern Europe led to communist-backed violence in countries like Turkey and Greece after the war. Following the enunciation of the Truman Doctrine in 1947, Turkey was provided with massive economic and military assistance from the United States. It became a member of the United Nations in 1945, and a NATO member in 1952. Mustafa Kemal died prior to the war, so multi-party governments began after 1945, leading to political instability and military coups in the 1960’s, 1970’s and 1980’s. The Kurdistan Workers Party (PKK) created conflict with the representing government in the 1980’s, which resulted in civil instability that lasted until just a decade ago.

Contemporary Turkey finally began to show signs of stable leadership, largely thanks to the Justice and Development Party (AKP). They have been in power since 2002, promoting increasing economic development in recent years. Tourism plays an important role in modern Turkey, which has shown an annual growth rate of nine percent per year. Roman sites, like the Aspendos Theater (Aspendos, Serik, Antalya Province), and Ottoman structures, such as the Blue Mosque (Torun Sokak 19, Istanbul) are still some of the busiest attractions in Turkey.

Cultura

Modern Turkey’s cultural diversity is just as fascinating as the ancient landmarks that dot the country’s landscape. A host of foreign influences have created a dynamic blend of east and west, reflecting their unique position on both the Asian and European continents. The early Roman times, Ottoman Empirical control and steady 20th century immigration from the Balkans, Greece and other European destinations have all helped shape modern Turkey.

There are two things that seem to unite all Turkish citizens. The first is faith, and the second is football. A majority of locals are Muslims, but variations and levels of Islam are found across the region. Football is almost as important when it comes to local culture. Turkish people follow the sport closely, and the country even boasts a very competitive professional league.


Turkey’s Presence in Northern Syria: A Caring Brother Acting in its Own Self-interest

Mohammed Abdullatif Published on December 19, 2018

Turkish-backed Syrian fighters train in a camp in the Aleppo countryside, northern Syria, on December 16, 2018. Photo AFP

Where does the rebuilding of daily life end and the ‘turkification’ of Syrian society begin? That seems to be the central question when assessing what the Turkish state is doing in the areas of northern Syria under its control. To make that more concrete with an example: nobody can object to the re-opening of a hospital in the town of Jarablus, but what are the portraits of Turkish President Recep Tayyip Erdogan doing on the walls?

It is not only the Turkish military and its armed affiliates that have become dominant in several areas of northern Syria, Turkish companies and the Turkish state have also established a strong presence. This was kicked off by the Turkish army’s first cross-border operation in the summer of 2016, when the border town of Jarablus was captured from Islamic State (IS). Turkey has since expanded its influence westwards. Its last conquest early in 2018 was Afrin in the northwestern corner of Syria, which has been occupied by Turkey and its proxies ever since.

Turkey has so far remained on the western side of the Euphrates river. The eastern side is ruled by the Kurdish YPG and its political arm the PYD, supported by the United States (US) in its ongoing efforts to neutralize IS. Recently, however, Erdogan has stepped up his rhetoric, announcing an operation east of the river “within days”. Due to the US presence east of the Euphrates, a large-scale operation is not possible, as journalist Amberin Zaman explains. However, smaller cross-border actions are likely, maybe in towns where the US army is not present like Tal-Abyad and Ras al-Ayn. This makes the question of whether Turkey is ‘turkifying’ the border regions and if so, to what extent, even more pressing.

Internet and Post Offices

Turkish construction companies have started to rebuild destroyed houses and other buildings, mobile internet providers have set up antennas to provide their services and teachers from Turkey have taken jobs in Syrian schools. In some towns, clocks have even been set to Turkish time, the residents now living an hour behind their fellow Syrians.

Turkey has not been secretive about its activities in the areas under its control. It has taken groups of international journalists across the border to show off its efforts to rebuild destroyed houses and neighbourhoods, to re-open schools and hospitals and to start services with Turkish brands, like internet and post offices. One report, by France24, showed a school in Syria that has been dedicated to the victims of the failed coup attempt in Turkey in July 2016. Turkish newspapers, especially those with English-language websites, are also contributing to the picture that Erdogan wants to paint of Turkey’s presence on Syrian soil: that of a caring older brother, tirelessly and altruistically helping people get back on their feet.

Sources: Wikipedia, CSS Analyses in Security Policy, liveuaemap.com, TRT World. @Fanack.com

While few would argue against the importance of children being able to go back to school, of hospitals functioning and of the police being trained, the question arises of how altruistic Turkey really is. What is its interest in the region?

This interest is first and foremost military. There is another military power in Syria, and it is no coincidence that this is Turkey’s archenemy: the PYD and its military wing the YPG and YPJ (women’s units). They share an ideology and a leader with the PKK, the armed Kurdish movement that has been at war with the Turkish state since 1984. Turkey finds the presence of ‘Öcalan fighters’ along its border unacceptable. It also claims the presence of IS in the border region was problematic, although this is doubtful. When Turkey first crossed the Syrian border in the summer of 2016, IS was already weakening. A weakened IS, Turkey knew, could no longer control the further expansion of the PYD and the YPG/J. Turkey thus took over that task.

This was just a tactical move. By also investing in the region administratively and commercially, Turkey is serving a longer-term strategic goal: to enhance the country’s influence in the region and in Syria specifically, as a force working against Syrian President Bashar al-Assad, whom Turkey has wanted to see removed from power since the beginning of the uprisings in 2011. This expansionist desire is inspired by the vast territories controlled by what was then the Ottoman Empire, the grandeur of which Erdogan is keen to revive. Commercial and cultural dependency on Turkey helps to further that goal.

Last but not least, Turkey hopes that by helping life return to normal in at least some parts of the war-torn country, some of the more than 3 million Syrian refugees can be convinced to return home. A town like Jarablus, which has working schools, hospitals, internet and electricity, does indeed have appeal, if the official numbers are correct: the population has grown from 5,000 residents under IS to at least 140,000 today, a number that includes both returnees from Turkey and internally displaced Syrians.

Former Colonizer

Meanwhile, a lot remains unclear about the extent of Turkey’s efforts to recreate parts of north Syria in its own image.

Education offers an interesting example. Turkey has supplied school books and teachers who speak Arabic. The fact that children now also learn Turkish instead of French, as used to be the case in all Syrian schools, could also be considered logical, as this article by France24 makes clear. Isn’t it more useful to know the language of the current influential northern neighbour than that of the former colonizer? Yet this begs other questions. What about local languages in the curriculum, like Aramaic and Kurdish? And how much influence did the Turkish state have on the content of the school books it supplied? In other words, what are children under Turkish rule in Syria learning?

Turkey’s actions show an interesting contradiction in its Syria policies. After all, ever since the beginning of the Syrian war and especially since the Kurds started building their autonomous regions in the north of Syria, Turkey has warned against the disintegration of its southern neighbour. Syrian unity was to be respected at all times. Turkey’s fear of self-rule for the Kurds in a post-war Syria, which could further embolden the Kurdish movement at home, runs deep, since it undermines the strength of the state. Apparently, ‘turkifying’ parts of Syria is not considered to be a nail in Syria’s coffin.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Siria: Decenas de soldados turcos asesinados en Idlib en enfrentamientos con tropas de al-Assad (Enero 2022).