Podcasts de historia

Arthur Koestler

Arthur Koestler

Arthur Koestler, hijo único de Henrik Koestler (1869-1940), empresario judío, y Adele Zeiteles (1871-1963), nació en Budapest el 5 de septiembre de 1905. Koestler estaba cerca de su padre pero tenía una relación difícil con él. madre que duró hasta su muerte.

En 1919, la familia Koestler huyó de Hungría después de un golpe de Estado de derecha que depuso a los comunistas gobernantes, y en 1922 Koestler comenzó a estudiar ingeniería y física en la Technische Hochschule de Viena. Koestler se convirtió en un nacionalista judío y en 1925 dejó la universidad por un kibutz en Palestina. Según su biógrafo, Kevin McCarron: "Koestler pronto descubrió que su temperamento no era adecuado para la vida comunitaria. Se mudó a Tel Aviv, donde comenzó a concentrarse en el periodismo, publicando artículos en Budapest. Pester Lloyd y en varios periódicos sionistas. En 1927 fue contratado por la prensa de Ullstein como corresponsal en Oriente Medio. Algunos consideran que el trabajo periodístico de Koestler contiene sus mejores escritos. A medida que su reputación como escritor crecía, también lo hacía su desencanto con el sionismo. En 1929 abandonó abruptamente Palestina para dirigirse a la oficina de Ullstein en París, y en 1930 se trasladó a Berlín para ocupar su nuevo puesto de editor científico ".

Koestler estaba profundamente preocupado por la aparición de Adolf Hitler y el Partido Nazi y en 1931 se unió al Partido Comunista Alemán. Esto resultó en que Ullstein Verlag lo despidiera. La Internacional Comunista lo envió a la Unión Soviética para escribir sobre su primer plan quinquenal. Viajó extensamente por la URSS para investigar para el libro, pero las autoridades soviéticas lo rechazaron por contener demasiadas críticas al sistema comunista. Koestler se mudó ahora a París, donde editó el diario semanal Zukunft. El 22 de junio de 1935 se casó con Dorothea Ascher, trabajadora del Partido Comunista.

Al estallar la Guerra Civil española, el partido lo envió a espiar a las fuerzas nacionalistas. Koestler se hizo pasar por un periodista húngaro de derecha que trabajaba para el Crónica de noticias, pero fue sospechoso y fue detenido en Sevilla en febrero de 1937. Fue liberado al año siguiente en un canje de prisioneros. Tras su liberación, Koestler se mudó a Inglaterra, donde Victor Gollancz le encargó que escribiera un libro sobre sus experiencias. Spanish Testament fue publicado con considerable éxito en 1937. En 1938 Koestler abandonó el Partido Comunista Británico debido a la forma en que Joseph Stalin trataba a sus críticos en la Unión Soviética.

En 1939 publicó su primera novela, Los gladiadores (1939), una novela sobre la revuelta de esclavos de Espartaco. Sin embargo, usa la historia de Espartaco como una alegoría de la corrupción del socialismo por parte de Stalin. En septiembre de ese año, Koestler fue arrestado en Francia, erróneamente asumido como un riesgo para la seguridad, y fue internado como prisionero político en el campo de concentración de Le Vernet hasta enero de 1940. Sus opiniones sobre el gobierno totalitario aparecieron en su segunda novela, Oscuridad al mediodía (1940). Esto fue seguido por La escoria de la tierra (1941), relato de sus experiencias de internamiento.

El biógrafo de Koestler, Kevin McCarron, ha argumentado: "Claramente influenciado por sus experiencias en las células de los condenados en España, Oscuridad al mediodía (1940) describe el arresto y encarcelamiento de Rubashov, uno de los primeros bolcheviques, durante las purgas de 1936. Durante sus numerosos interrogatorios, Rubashov repasa su carrera y su irreflexiva lealtad al comunismo. Al final de la novela, cuando comienza a dudar de la fiesta, recibe un disparo en la nuca. La novela fue un éxito inmediato tanto crítico como comercial. La novela se convirtió en un arma en el arsenal de la Guerra Fría y sigue siendo una de las novelas políticas más conocidas y leídas del siglo XX ".

A. J. Ayer se convirtió en uno de los amigos de Koestler. En su autobiografía Parte de mi vida (1977): Arthur Koestler ya había publicado Oscuridad al mediodía y Escoria de la tierra, y los había leído y admirado a ambos ... Entre otras cosas, Oscuridad al mediodía fue la expresión de la propia desilusión de Koestler con el Partido Comunista. La atracción que ejercía el comunismo soviético a mediados de los años treinta había menguado en Inglaterra a raíz de los juicios de Moscú y del pacto ruso-alemán, pero se renovó con la entrada de Rusia en la guerra y aumentó con el éxito de las armas rusas. . "

Koestler se unió al ejército británico en 1941, pero tuvo dificultades con la disciplina militar y al año siguiente se fue a trabajar para la unidad de películas del Ministerio de Información y para la BBC, mientras comenzaba su tercera novela, Llegada e ida (1943). En 1944, Koestler conoció a Mamaine Paget, que era once años menor que él. Al final de la guerra, Koestler había regresado a su sionismo anterior y era un firme defensor de la causa nacional judía. Después de una visita a Palestina publicó Ladrones en la noche (1946).

En 1948, Koestler se convirtió en ciudadano británico. Al año siguiente publicó El Dios que falló (1949). Incluía un análisis de la fe en la política y la religión: "La fe no se adquiere mediante el razonamiento. No se enamora de una mujer ni se entra en el seno de una iglesia como resultado de la persuasión lógica. La razón puede defender un acto de fe, pero sólo después de que el acto se ha cometido y el hombre se ha comprometido con el acto. La persuasión puede desempeñar un papel en la conversión de un hombre; pero sólo la parte de llevar a su clímax pleno y consciente un proceso que ha ido madurando en regiones donde no puede penetrar la persuasión. Una fe no se adquiere; crece como un árbol. Su copa apunta al cielo; sus raíces crecen hacia el pasado y se nutren de la savia oscura del humus ancestral ".

Mamaine Paget se convirtió en su segunda esposa el 15 de abril de 1950. Se divorciaron en 1952 y ella murió a los 38 años en 1954. En 1955 tuvo una hija, Christine, con Janine Graetez, pero inmediatamente la repudió. Según Kevin McCarron: "Koestler era bajo, guapo, enérgico y atractivo para las mujeres. Sin embargo, fue sexualmente depredador toda su vida; entre otros asuntos, fue el co-demandado mencionado en el divorcio de Bertrand Russell de su tercera esposa. Patricia Spence, y era capaz de tratar a las mujeres brutalmente ... Fumador empedernido y bebedor empedernido, podía ser arrogante, dogmático y violento, pero era financieramente generoso, especialmente con los intelectuales y refugiados continentales, y era considerado un anfitrión acogedor y una compañía muy animada, a menudo demasiado animada ".

David Cesarani, autor de Arthur Koestler: La mente sin hogar (1998), ha proporcionado relatos de primera mano sobre su violencia hacia las mujeres. Richard Brooks ha argumentado que "Koestler era un adúltero compulsivo que llevó a cabo cientos de aventuras durante sus matrimonios". Su biógrafo oficial, Michael Scammell, autor de Koestler: el intelectual indispensable (2010) estuvo de acuerdo con este punto de vista y lo acusó de "promiscuidad crónica" y afirma que los amantes de Koestler incluían a Simone de Beauvoir, Elizabeth Jane Howard y Sonia Brownell, quienes lo describieron como un "sádico". Scammell cita una carta escrita por Koestler donde sostiene que “sin un elemento de violación inicial en la seducción no hay deleite”. Sin embargo, Scammell planteó dudas sobre una afirmación anterior hecha por Michael Foot de que Koestler había violado a su esposa, Jill Craigie.

En 1951 publicó su cuarta novela, La era del anhelo. De 1952 a 1955 trabajó en dos volúmenes de autobiografía: Llegada e ida (1952) y La escritura invisible (1954). Según un crítico: "Lúcido, analítico, pero emocional, Koestler se describe a sí mismo en sus escritos autobiográficos como un ser humano único y una voz representativa y universal del siglo XX". Otros libros de Koestler durante este período incluyen Reflexiones sobre colgar (1956), Los sonámbulos: una historia de la visión cambiante del universo por parte del hombre (1959) y Colgado por el cuello (1961).

El 8 de enero de 1965, Koestler, de sesenta años, se casó con Cynthia Jefferies, de treinta y siete, que había sido su secretaria y amante ocasional desde 1948. Continuó escribiendo y publicando El fantasma en la máquina (1967), El caso del sapo partera (1971), Las chicas de compañía (1972), Las raíces de la coincidencia (1972) y Vida después de la muerte (1976).

En 1976, a Koestler se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson y su salud se deterioró durante los siguientes siete años, durante los cuales también sucumbió a una leucemia terminal. Escribió en su nota de suicidio: "Mis razones para decidir poner fin a mi vida son simples y convincentes: la enfermedad de Parkinson y la variedad de leucemia de muerte lenta (CCI). Mantuve esta última en secreto incluso para mis amigos íntimos para salvarla. Después de un declive físico más o menos constante durante los últimos años, el proceso ha llegado a un estado agudo con complicaciones añadidas que hacen aconsejable buscar la auto-liberación ahora, antes de que me vuelva incapaz de hacer los arreglos necesarios ... Sin embargo, lo que hace que sea difícil dar este último paso es el reflejo del dolor que seguramente infligirá a mis amigos sobrevivientes, sobre todo a mi esposa Cynthia. Es a ella a quien le debo la relativa paz y felicidad de las que disfruté en los últimos días. período de mi vida, y nunca antes ".

Michael Scammell ha argumentado que Koestler tenía una relación "sadomasoquista" con su esposa y, a pesar de estar en perfecto estado de salud, aceptó suicidarse con su esposo. Ella escribió en una nota: "Temo tanto a la muerte como al acto de morir ... El doble suicidio nunca me ha atraído, pero ahora las enfermedades incurables de Arthur han llegado a una etapa en la que no hay nada más que hacer". Scammell ve su deseo de que ella muera con él como evidencia de su egoísmo.

El 3 de marzo de 1983, Arthur y Cynthia Koestler fueron encontrados muertos en su piso del número 8 de Montpelier Square, Kensington, Londres. Se habían suicidado con una mezcla de tuinal y alcohol. Koestler dejó legados que ascendieron a casi un millón de libras esterlinas para promover el estudio de la parapsicología.

Salí de París el 15 de enero (1937), tomé el tren a Toulouse y de allí volé a Barcelona. Me quedé en Barcelona solo un día. La ciudad presentaba un panorama deprimente. No había pan, ni leche, ni carne, y había largas colas fuera de las tiendas. Los anarquistas culparon al Gobierno catalán de la escasez de alimentos y organizaron una intensa campaña de agitación política; las ventanas de los tranvías estaban enyesadas con sus folletos. La tensión en la ciudad estaba cerca del punto de peligro. Parecía que España no solo iba a ser el escenario del ensayo general de la Segunda Guerra Mundial, sino también de la lucha fratricida dentro de la izquierda europea.

Me alegré de no tener que escribir un artículo sobre Barcelona. El día 16 salí a las 4 p.m. tren para Valencia con Willy Forrest, también del Crónica de noticias . Su destino era Madrid, la mía Málaga.

El tren a Valencia estaba lleno. Cada compartimiento contenía cuatro veces más milicianos, sentados, acostados o de pie, de lo que debía contener. Un amable funcionario ferroviario nos instaló en un vagón de primera clase y cerró la puerta desde fuera para que no nos molestaran. Apenas había arrancado el tren cuando cuatro milicianos anarquistas en el pasillo empezaron a golpear la puerta de cristal de nuestro compartimento. Intentamos abrirlo, pero no pudimos; estábamos atrapados en nuestra jaula. El guardia que tenía la llave había desaparecido por completo. No pudimos hacernos entender a través de la puerta cerrada debido al ruido del tren, y los milicianos pensaron que era por pura mala voluntad que no la abriéramos. Forrest y yo no pudimos evitar sonreír, lo que enfureció aún más a los milicianos, y la situación se volvió más dramática minuto a minuto. La mitad del carruaje se reunió frente a la puerta de vidrio para mirar a los dos agentes obviamente fascistas. Por fin llegó el guardia, abrió la puerta y explicó la situación, y luego siguió una perfecta orgía de confraternización y comida, y un espantoso alboroto de empujones, gritos y cantos.

Al amanecer, el tren llevaba seis horas de retraso. Iba tan lentamente que los milicianos saltaron de los estribos, recogieron puñados de naranjas de los árboles que crecían en el borde del terraplén y volvieron a subir al carruaje entre aplausos generales. Esta forma de diversión continuó hasta el mediodía.

También Valencia se divertía bajo el brillante sol de enero con un ojo llorando y sonriendo. Había escasez de papel; algunos de los periódicos se redujeron a cuatro páginas, tres llenas de Guerra Civil, el cuarto de campeonatos de fútbol, ​​corridas de toros, teatro y avisos de cine. Dos días antes de nuestra llegada se había emitido un decreto ordenando el cierre de los famosos cabarets de Valencia a las nueve de la noche "ante la gravedad de la situación". Por supuesto, todos continuaron abiertos hasta la una de la madrugada, con una excepción, y esa se adhirió estrictamente a la letra de la ley. Posteriormente, el propietario fue desenmascarado como un partidario rebelde y su cabaret fue cerrado.

Mi estancia en Sevilla fue muy instructiva y muy breve.

Mi pasatiempo privado era rastrear a los aviadores alemanes; es decir, las importaciones secretas de aviones y pilotos, que en ese momento estaba en pleno apogeo, pero no era tan conocido como lo es hoy. Era el momento en que la diplomacia europea acababa de celebrar su luna de miel con el Pacto de No Intervención. Hitler negaba haber enviado aviones a España, y Franco negaba haberlos recibido, mientras que allí, ante mis propios ojos, pilotos alemanes gordos y rubios, prueba viviente de lo contrario, consumían grandes cantidades de pescado español, y con los monóculos clavados en los ojos. , leyendo el "Volkischer Beobachter".

Había cuatro de estos señores en el Hotel Cristina de Sevilla hacia la hora del almuerzo del 28 de agosto de 1936. El Cristina es el hotel del que el portero me había dicho que estaba lleno de oficiales alemanes y que no era recomendable ir allí. porque todo extranjero podía ser tomado por un espía.

Sin embargo, fui allí. Como he dicho, eran alrededor de las dos de la tarde. Cuando entré al salón, los cuatro pilotos estaban sentados en una mesa, bebiendo jerez. El pescado llegó más tarde.

Sus uniformes consistían en el mono blanco que llevaban los aviadores españoles; en el pecho llevaban dos alas bordadas con una pequeña esvástica en círculo (una esvástica en un círculo con alas es el llamado "Emblema de Distinción" del Partido Nacionalsocialista Alemán).

Además de los cuatro hombres de uniforme, otro caballero estaba sentado a la mesa. Estaba sentado de espaldas a mí; No pude ver su rostro.

Ocupé mi lugar algunas mesas más adelante. Un nuevo rostro en el salón de un hotel ocupado por oficiales siempre crea un gran revuelo en tiempos de guerra civil. Me di cuenta de que los cinco hombres estaban hablando de mí. Al cabo de un rato, el quinto hombre, el que me daba la espalda, se levantó y pasó junto a mi mesa con aire de afectada indiferencia. Era evidente que lo habían enviado a hacer un reconocimiento.

Cuando pasó junto a mi mesa, levanté rápidamente la vista de mi periódico y escondí mi rostro aún más rápidamente detrás de él. Pero fue inútil; el hombre me había reconocido, tal como yo lo había reconocido a él. Era Herr Strindberg, el hijo indistinguible del gran August Strindberg; fue periodista nazi y corresponsal de guerra en España del grupo Ullstein.

Esta fue la sorpresa más desagradable que se pueda imaginar. Lo había conocido años antes en Alemania, en un momento en que Hitler todavía llamaba a la puerta y él mismo había sido un demócrata apasionado. En ese momento yo había estado en la redacción del grupo Ullstein y su habitación estaba a sólo tres puertas de la mía. Luego Hitler llegó al poder y Strindberg se convirtió en nazi.

No teníamos más camión entre nosotros, pero él conocía perfectamente mis puntos de vista y mis convicciones políticas. Sabía que yo era un liberal de izquierda incorregible, y esto fue suficiente para incriminarme. Mi aparición en este refugio de aviadores nazis debió parecerle aún más sospechosa, ya que él no podía saber que estaba en Sevilla por un periódico.

Se comportó como si no me hubiera reconocido y yo hice lo mismo. Regresó a su mesa.

Comenzó a informar a sus amigos en un susurro emocionado. Los cinco caballeros juntaron sus cabezas.

Luego siguió una maniobra estratégica: dos de los aviadores se dirigieron hacia la puerta, obviamente para cortarme la retirada; el tercero fue al alojamiento del portero y telefoneó, obviamente a la policía; el cuarto piloto y Strindberg paseaban de un lado a otro de la habitación.

Me sentía cada vez más incómodo y en cada momento esperaba que apareciera la Guardia Civil y me arrestara. Pensé que lo más sensato sería poner cara de inocente en todo el asunto, y levantándome, grité a través de las dos mesas intermedias con (mal) simulado asombro:

"Hola, ¿no eres Strindberg?"

Se puso pálido y se sintió muy avergonzado, porque no había esperado tal desvergüenza.

"Le ruego me disculpe, estoy hablando con estos caballeros", dijo.

Si aún hubiera tenido dudas, este comportamiento de su parte me hubiera dejado patente que el tipo me había denunciado. Bueno, pensé, lo único que me va a sacar de esto es un poco más de descaro. Le pregunté en voz muy alta, y con la mayor arrogancia posible, qué razón tenía para no estrecharme la mano.

Estaba completamente boquiabierto ante esto, y literalmente jadeó. En este punto, su amigo, el aviador número cuatro, se unió a la refriega. Con una pequeña reverencia me dijo su nombre, von Bernhardt, y me pidió que le viera los papeles.

La pequeña escena se desarrolló íntegramente en alemán.

Pregunté con qué derecho Herr von Bernhardt, como extranjero, exigía ver mis papeles.

Herr von Bernhardt dijo que, como oficial del Ejército español, tenía derecho a pedir sus papeles a "todos los personajes sospechosos".

Si no hubiera estado tan agitado, me habría abalanzado sobre esta declaración como un bocado delicioso. Que un hombre con una esvástica en el pecho se reconociera en alemán como un oficial del ejército de Franco, habría sido un chiste positivo para el Comité de No Intervención.

Sin embargo, dije simplemente que no era un "personaje sospechoso, sino un corresponsal acreditado del" News Chronicle "de Londres, que el capitán Bolin confirmaría esto y que me negué a mostrar mis papeles.

Cuando Strindberg me escuchó mencionar el "News Chronicle", hizo algo que estaba bastante fuera de lugar: comenzó a rascarse la cabeza, Herr von Bernhardt también se sintió incómodo con el giro de los acontecimientos y dio la voz de ser un retiro. Seguimos discutiendo un rato, hasta que El Capitán Bolin entró en el hotel.Me apresuré a acercarme a él y exigí que los demás se disculparan conmigo, pensando para mí mismo que el ataque era la mejor defensa y que debía arreglármelas a toda costa para evitar que Strindberg diera su opinión. Bolin estaba asombrado por la escena y declaró indignado que se negaba a tener nada que ver con todo ese estúpido asunto, y que en tiempos de guerra civil le importaba un carajo si dos personas se daban la mano o no.

Así que todo ha terminado. Málaga se ha rendido.

Y recuerdo la última declaración del coronel Villalba antes de subirse a su coche: "La situación es crítica, pero el Málaga va a dar una buena pelea".

El Málaga no peleó bien.

La ciudad fue traicionada por sus líderes, abandonada, entregada al matadero. Los cruceros rebeldes nos bombardearon y los barcos de la República no llegaron. Los aviones rebeldes sembraron el pánico y la destrucción, y los aviones de la República no llegaron. Los rebeldes tenían artillería, carros blindados y tanques, y las armas y material de guerra de la República no llegaron. Los rebeldes avanzaban desde todas direcciones y el puente de la única carretera que conectaba Málaga con la República llevaba cuatro meses roto. Los rebeldes mantuvieron una férrea disciplina y ametrallaron a sus tropas para la batalla, mientras que los defensores de Málaga no tenían disciplina, no tenían líderes y no tenían la certeza de que la República los respaldara. Legionarios italianos, moros y extranjeros lucharon con la valentía profesional de mercenarios contra el pueblo en una causa que no era la suya; y los soldados del pueblo, que luchaban por una causa que les era propia, dieron media vuelta y huyeron.

Sería demasiado simplista explicar las catástrofes de Badajoz, Toledo y Málaga simplemente señalando la superioridad del enemigo en material de guerra. Tampoco basta como explicación el hecho de la traición y deserción de los dirigentes locales de Málaga. La ciudad estaba a cargo de hombres que demostraron ser incompetentes, pero no menos grande es la responsabilidad del Gobierno central de Valencia, que no envió ni barcos ni aviones ni material de guerra a Málaga, y no tuvo el sentido común de reemplazar a los líderes incompetentes. por los buenos. Con Málaga el Gobierno de Largo Caballero completó el capítulo de sus errores y errores de juicio; tenían que irse. Pero toda una serie de los que cargan con la responsabilidad del desafortunado curso de la Guerra Civil hasta ahora (escribo estas líneas en septiembre de 1937) aún permanecen. Ésta es una de esas cosas que llena de mayor preocupación a los amigos de la democracia española.

La apertura repentina de la puerta de su celda en un momento que no sea el horario habitual de alimentación siempre es un shock para un prisionero. Durante los primeros momentos, me sentí tan confuso al ver las tres figuras uniformadas que murmuré una especie de disculpa idiota por no poder ofrecer a la joven nada mejor para sentarse que mi cama de hierro. Pero ella se limitó a sonreír (me pareció una sonrisa bastante encantadora) y me preguntó si me llamaba Koestler y si hablaba inglés. A ambas preguntas respondí afirmativamente.

Luego me preguntó si yo era comunista. A esto tuve que responder negativamente.

"Pero eres un rojo, ¿no?"

Dije que simpatizaba con el Gobierno de Valencia, pero que no pertenecía a ningún partido.

La joven me preguntó si sabía cuál sería la consecuencia de mis actividades.

Dije que no lo estaba.

"Bueno", dijo, "significa muerte".

Habló con un acento americano, arrastrando el sonido de la vocal en 'muerte' para que sonara como 'dea-ea-h-th', y observó el efecto.

Pregunté por qué.

Porque, dijo, se suponía que yo era un espía.

Dije que no, y que nunca había oído hablar de un espía que firmara artículos y un libro atacando a un bando en una guerra y luego se fue al territorio de ese bando con su pasaporte en el bolsillo.

Dijo que las autoridades investigarían ese punto, pero que mientras tanto el General Franco había sido interrogado por el Crónica de noticias y por el Sr. Hearst de Nueva York para perdonarme la vida; que resultó ser corresponsal de Hearst Press en España, y que el general Franco había dicho que me condenarían a muerte, pero que posiblemente me concediera una conmutación de la pena.

Le pregunté qué quería decir exactamente con conmutación.

"Bueno, encarcelamiento de por vida. Pero siempre hay esperanza de una amnistía, ya sabes", dijo con su encantadora sonrisa.

Un ciclón perfecto de pensamientos pasó por mi cabeza. En primer lugar, había tenido un juego de postales sucias que agradecer por mi vida, y ahora aquí estaba el mismísimo Randolph Hearst como mi segundo salvador; mis ángeles de la guarda parecían ser un grupo un tanto pobre. Y luego, ¿cuál fue el significado de esa fatídica frase, "posiblemente podría conceder una conmutación"?

Pero no tuve mucho tiempo para reflexionar. La joven en mi cama me preguntó en un encantador tono de conversación si me gustaría hacer una declaración en su periódico con respecto a mis sentimientos hacia el general Franco.

Estaba bastante desconcertado por todas las cosas, pero no tan desconcertado como para no percibir la fatídica conexión entre esta cuestión y ese "posiblemente" del general Franco. Esto era algo así como una tentación bíblica, aunque Satanás se estaba presentando con la máscara sonriente de una joven periodista; y en ese momento, después de todos esos días de esperar la tortura y la muerte, no tenía la fuerza moral para resistir.

Entonces dije que, aunque no conocía personalmente a Franco, tenía la sensación de que debía ser un hombre de visión humanitaria en quien podía confiar implícitamente. La señorita escribió esto, aparentemente muy complacida, y me pidió que lo firmara.

Cogí el bolígrafo y me di cuenta de que estaba a punto de firmar mi propia sentencia de muerte moral y que nadie podía conmutar esta sentencia. Así que taché lo que ella había escrito y dicté otra declaración, que decía:

"No conozco personalmente al general Franco, ni él a mí; por lo que, si me concede una conmutación de condena, sólo puedo suponer que es principalmente por consideraciones políticas. Sin embargo, no puedo dejar de agradecerle personalmente, sólo como cualquier hombre agradece a otro que le salva la vida. Pero creo en la concepción socialista del futuro de la humanidad, y nunca dejaré de creer en ella ".

Esta declaración la firmé.

La tentación de Satanás había sido resistida, me di unas palmaditas en la espalda por dentro y me regocijé al tener la cabeza despejada una vez más. Yo también lo necesitaba, porque la siguiente pregunta de la señorita Helena fue ¿qué quería decir realmente con una "concepción socialista del futuro de la humanidad"?

Esta pregunta requería una disertación académica, y estaba a punto de lanzarme a una. Pero los tres falangistas no fueron una audiencia comprensiva para mis apasionados esfuerzos retóricos. La señorita me interrumpió y sugirió la fórmula lapidaria:

"Cree en el socialismo para dar oportunidades a los trabajadores".

Ella dijo que los estadounidenses entienden las cosas cuanto mejor se exponen.

Arthur Koestler ya había publicado Oscuridad al mediodía y Escoria de la tierra, y los había leído y admirado a ambos. No tenía ninguna razón para distinguirme de cualquier otro oficial de la Guardia y pareció un poco desconcertado cuando entramos en una discusión. Fui el primero en irme, y mientras bajaba las escaleras lo escuché preguntarle a Paul con bastante brusquedad quién era yo. Desde entonces, nuestras relaciones han cambiado. Ha habido momentos en los que hemos sido buenos amigos, pero períodos más largos de alejamiento en los que, por mi parte, al menos, nuestras diferencias intelectuales se han matizado emocionalmente. Esto se extiende a mi juicio sobre él como escritor. Pienso mucho en sus libros autobiográficos y sigo admirando enormemente la perspicacia psicológica y política de Oscuridad al mediodía. Al mismo tiempo, no puedo evitar desear que dejara la filosofía en paz.

Entre otras cosas, Oscuridad al mediodía fue la expresión de la propia desilusión de Koestler con el Partido Comunista. La atracción que ejercía el comunismo soviético a mediados de los años treinta había menguado en Inglaterra a raíz de los juicios de Moscú y del pacto ruso-alemán, pero se renovó con la entrada de Rusia en la guerra y aumentó con el éxito de las armas rusas. .

A quien le interese. El propósito de esta nota es dejar claro sin lugar a dudas que tengo la intención de suicidarme tomando una sobredosis de drogas sin el conocimiento o la ayuda de ninguna otra persona. Las drogas se han obtenido y acumulado legalmente durante un período considerable. Intentar suicidarse es una apuesta cuyo resultado será conocido por el jugador sólo si el intento falla, pero no si tiene éxito. Si este intento fracasa y sobrevivo en un estado de discapacidad física o mental, en el que ya no puedo controlar lo que se me hace, o comunicar mis deseos, por la presente solicito que se me permita morir en mi propia casa y no ser resucitado o mantenido vivo por medios artificiales. Además, solicito que mi esposa, un médico o cualquier amigo presente invoque el hábeas corpus contra cualquier intento de expulsarme por la fuerza de mi casa al hospital.

Mis razones para decidir poner fin a mi vida son simples y convincentes: la enfermedad de Parkinson y la variedad de leucemia de muerte lenta (CCI). Después de un declive físico más o menos constante durante los últimos años, el proceso ha llegado a un estado agudo con complicaciones añadidas que hacen aconsejable buscar la auto-liberación ahora, antes de que me vuelva incapaz de hacer los arreglos necesarios.

Deseo que mis amigos sepan que dejo su compañía en un estado de ánimo pacífico, con algunas esperanzas tímidas de una vida futura despersonalizada más allá de los debidos límites de espacio, tiempo y materia y más allá de los límites de nuestra comprensión. Este "sentimiento oceánico" me ha sostenido a menudo en momentos difíciles, y lo hace ahora, mientras escribo esto.

Sin embargo, lo que hace que sea difícil dar este paso final es el reflejo del dolor que seguramente infligirá a mis amigos sobrevivientes, sobre todo a mi esposa Cynthia. Es a ella a quien le debo la relativa paz y felicidad que disfruté en el último período de mi vida, y nunca antes ...

Dado que lo anterior fue escrito en junio de 1982, mi esposa decidió que después de treinta y cuatro años de trabajar juntos no podría enfrentar la vida después de mi muerte.

Temo tanto a la muerte como al acto de morir que nos espera. Me hubiera gustado terminar mi relato de trabajar para Arthur, una historia que comenzó cuando nuestros caminos se cruzaron en 1949. Sin embargo, no puedo vivir sin Arthur, a pesar de ciertos recursos internos.

El doble suicidio nunca me ha atraído, pero ahora las enfermedades incurables de Arthur han llegado a una etapa en la que no hay nada más que hacer.

Temo tanto a la muerte como al acto de morir que nos espera. Sin embargo, no puedo vivir sin Arthur, a pesar de ciertos recursos internos. El doble suicidio nunca me ha atraído, pero ahora las enfermedades incurables de Arthur han llegado a una etapa en la que no hay nada más que hacer.

Koestler, más famoso en su vida por su desilusión con el comunismo, era conocido por ser infiel con varias mujeres. Sin embargo, todo el alcance de su mujeriego, a menudo brutal, amenaza ahora con ensombrecer su reputación como uno de los escritores y pensadores más destacados del siglo XX.

Michael Scammell, el biógrafo, describe a Koestler de origen húngaro como "un imán para las mujeres" y dice que su vida estuvo marcada por la "promiscuidad crónica".

Sin embargo, el libro, que Faber y Faber publicarán en febrero, cuestiona una de las afirmaciones más extremas hechas en los últimos años sobre Koestler: que violó a Jill Craigie, la difunta esposa del exlíder laborista Michael Foot.

Scammell describe la acusación como basada en un relato "disfrazado" de cuando Koestler y Craigie fueron juntos a un tour de pub ...

Si bien Scammell elogia el intelecto y el anticomunismo de Koestler, el comportamiento sexual del autor no le favorece. Estuvo casado tres veces, la última vez con Cynthia, quien se unió a él en un doble suicidio en Londres en 1983, y fue compulsivamente infiel.

Pocas de las mujeres a las que Scammell ha entrevistado durante los últimos 25 años, o cuya correspondencia ha leído, son halagüeñas sobre Koestler ...

David Cesarani, profesor de historia en el Royal Holloway College en Egham, Surrey, quien hizo la afirmación de la violación de Craigie en un libro de 1998, dijo: “Scammell ha inventado cosas mucho más condenatorias sobre las mujeres de Koestler que yo. Si el libro de Scammell es el caso de la defensa, Dios ayude a la reputación de Koestler ".

Scammell sostiene que la entrada del diario de Koestler para el día, que se produjo después del matrimonio de Craigie con Foot en 1949, simplemente se refiere a un recorrido por los pubs en Hampstead Heath, al norte de Londres, con ella.

“Por lo general, escribía con orgullo sobre sus conquistas sexuales”, dice el biógrafo. “Estaba borracho con Craigie pero se comportaba como miles de hombres de su generación”, escribe Scammell, dando a entender que si la pareja hubiera tenido relaciones sexuales, no habría sido visto como una violación. En ese momento, los hombres presionando a las mujeres se consideraban menos inaceptables que en la actualidad.


Arthur Koestler (1905-1983)

Koestler nació en Budapest, Hungría, el 5 de septiembre de 1905. Asistió a la Universidad de Viena, 1922-26, antes de convertirse en periodista. Entre 1926 y 29, trabajó en una granja en Palestina y como asistente de arquitecto, además de ser editor de un semanario de El Cairo. Se convirtió en corresponsal extranjero, editor extranjero y editor científico de varias editoriales alemanas, y en 1931 fue el único periodista de la expedición Graf Zeppelin Arctic.

En 1931, Koestler se convirtió en miembro del Partido Comunista y durante la década de 1930 viajó por Asia Central y la Unión Soviética. Durante la Guerra Civil española, se desempeñó como corresponsal de guerra y fue encarcelado y condenado a muerte por los fascistas. A través del panis de intervención del gobierno británico fue liberado, y su experiencia de este período fue descrita en Testamento sh (1937). Su ruptura con el Partido Comunista en el momento de los juicios de Moscú fue el trasfondo de Oscuridad al mediodía (1938). Ese mismo año, se convirtió en editor de Zukunft.

Al estallar la guerra en 1939, Koestler fue encarcelado en Francia, pero fue liberado en 1940. Luego escapó a Inglaterra, donde trabajó para el Ministerio de Información, la BBC y como conductor de ambulancia nocturna. A partir de 1940, Koestler escribió en inglés. Se convirtió en ciudadano británico en 1948. Las obras de ficción durante este período, incluyen Los gladiadores (1939) y Arribo y partida (1943), los cuales abordan cuestiones de moralidad y responsabilidad política. Sus ensayos se recogen en El yogui y el comisario y otros ensayos (1945) y El Dios que falló (1949). Su último trabajo político, examinando el dilema de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, fue La edad del anhelo (1951).

En Flecha en el azul (1952) y La escritura invisible (1954), Koestler hizo un balance de su vida y luego, en sus trabajos posteriores, abordó cuestiones científicas y filosóficas. El acto de la creacion (1964) fue quizás la obra más conocida de este período. Otros incluyen El loto y el robot (1960) examinando el misticismo oriental El fantasma en la máquina (1967) observando el efecto de la evolución en el cerebro humano y, La decimotercera tribu un estudio de los orígenes del pueblo judío (1976). Hacia el final de su vida apareció una colección de sus escritos con un nuevo comentario, Bricks to Babel (1981).

Koestler había sufrido leucemia y enfermedad de Parkinson, y como creyentes en la eutanasia voluntaria, él y su esposa Cynthia se quitaron la vida en 1983. La muerte de Koestler se informó el 3 de marzo de 1983.

Creó un fondo fiduciario para establecer, después de su muerte, una Cátedra de Parapsicología en una Universidad Británica. Edimburgo ganó este honor, y con él el propio archivo de Koestler de la mayor parte de sus manuscritos y correspondencia supervivientes, y libros anotados de su biblioteca. El Archivo Koestler en la Biblioteca de la Universidad de Edimburgo: una lista de verificación ', por Susan Smyth, fue publicado por la Biblioteca en 1987. El legado original de MSS y de libros se ha incrementado con donaciones de la Biblioteca de Londres, legados del albacea literario de Koestler, Harold Harris, y compras de la escultora Daphne Hardy Henrion, y otros . El interés de Koestler en la percepción extrasensorial se ha visto reforzado por la donación a la Biblioteca en 1993 por parte del Museo de la Universidad de Oxford de 300 volúmenes sobre espiritualismo y lo paranormal de la biblioteca de Alfred Russel Wallace.


Oscuridad al mediodía

Probablemente haya una monografía de alguien, en algún lugar, sobre el tema de los judíos húngaros en el siglo XX, desde hombres de letras hasta disidentes políticos, economistas y físicos nucleares. Piense en el contexto: la sociedad de cafés de las ciudades gemelas de Buda y Pest, el fin de Austro-Hungría, la cabina del bolchevismo y el fascismo, las escenas finales más espantosas de la Solución Final y la primera revolución armada contra Stalin, todo esto se transmite por una diáspora de los brillantes, y gran parte de él mediado a través de un lenguaje que es casi imposible de dominar para un forastero.

En este demi-monde, el nombre de Arthur Koestler, que nació en Budapest el 5 de septiembre de 1905, sería preeminente. Hoy es recordado por su novela histórica. Oscuridad al mediodía y por su coedición de la gran colección de ensayos antiestalinistas de intelectuales desilusionados El Dios que falló. Pero también escribió una serie imperecedera de memorias que relata sus aventuras y experiencias en la Unión Soviética, la Guerra Civil Española, la partición de Palestina (donde vivió brevemente) en 1947/8, y los combates intelectuales que definieron la Guerra Fría desde su origen. comienzo.

Otro de esos veteranos, el alemán Victor Klemperer, usó una vez la expresión "un pueblo sísmico" para definir a los judíos asediados de ese período de la historia. La vida de Koestler a menudo parece haber registrado el siglo XX, en una escala de Richter personal, de antemano. Su primera lealtad fue el sionismo, pero lo dejó a un lado, en lugar de renunciar a él, al encontrarse con una ideología comunista que parecía más universal (y posiblemente no menos mesiánica: Koestler siempre fue muy franco sobre el papel religioso que desempeñó el marxismo en su vida). ). Fue testigo del ascenso del nazismo en Alemania, fue como creyente a la URSS en una época de purgas y hambrunas y fue enviado como agente del Komintern a España. Allí soportó el primero de muchos períodos en prisión, este bajo la sentencia de muerte del general Franco. Liberado tras una campaña internacional, actuó como brillante propagandista de la causa comunista hasta la firma de un pacto entre Hitler y Stalin, que rompió su principal resorte.

Desde la primera página de Oscuridad al mediodía te das cuenta de que la realización diaria de la ejecución inminente es un poderoso estímulo, tanto para la reflexión como para el fatalismo.El personaje principal de Koestler, Nicholas Rubashov, sigue el modelo de aquellos ex intelectuales bolcheviques que hicieron "confesiones" completas de crímenes fantásticos y abominables en los juicios de Moscú de finales de la década de 1930. Y, como Koestler no había olvidado en modo alguno lo que había aprendido sobre la dialéctica, decidió colocar a Rubashov en un dilema del que él mismo había escapado. ¿Qué pasa si el oponente de Stalin todavía está medio convencido de que Stalin está moralmente equivocado pero que puede tener “históricamente” la razón? Puede que decida poner su nombre en la confesión y esperar que la historia algún día lo reivindique. Su último deber para con el Partido puede, en otras palabras, ser un suicidio.

Ahora sabemos que no es así como se obtuvo la confesión de Nikolai Bujarin, por ejemplo. Los hombres de Stalin emplearon medios menos sutiles de incentivo y persuasión. Pero no sabemos que esta paradoja no estaba viva en la propia mente de Bujarin, ni siquiera al final. Si alguna vez acepta una cierta lógica de la historia, ¿cómo puede eximirse de ella? Aparte del Gran Inquisidor de Dostoievski, no hay mejor ejemplo en la ficción de un interrogador despiadado que se enfrenta a una víctima con la intención de salvar su alma. De hecho, el trabajo en equipo de los dos interrogadores, Ivanov y Gletkin, está representado de manera tan lógica y artística que ¡en realidad tuvo el efecto de convertir a algunas personas al comunismo! Rubashov tiene una debilidad fatal, que es la del intelectual de mente abierta: "la familiar y fatal obligación de ponerse en la posición de su oponente y ver la escena a través de los ojos del otro". Sus carceleros dogmáticos no sufren tal desventaja. Este es un quid que tiene relevancia mucho más allá del tiempo y el lugar en el que se estableció. Orwell's más leído 1984, que tiene muchos puntos de similitud con Oscuridad al mediodía, señala el mismo punto aterrador de que los fanáticos no solo quieren que los obedezcas: quieren que de acuerdo con ellos.

A lo largo de la novela, Koestler se esfuerza por enfatizar la similitud del totalitarismo con la religión y por hacer la comparación relacionada entre disensión y herejía. En realidad, fue su coeditor, Richard Crossman, a quien se le ocurrió el título El Dios que falló por la antología que incluía a los excomunistas Ignazio Silone, Richard Wright y muchos otros. Aunque el título resultó ser memorable, uno mejor podría haber sido Otro Dios que falló. Durante el resto de su vida, Koestler osciló entre varias formas de racionalismo y pseudociencia. Era una de esas personas que es tan inteligente y polimático —y, uno sospecha, se aburre con tanta facilidad— que ningún tema podría detenerlo por mucho tiempo. Conservó su apego al estado de Israel, pero también escribió un libro sobre los jázaros, en el que favorecía la teoría de que muchos judíos se originaron a partir de la conversión al judaísmo de esta población ahora perdida en las fronteras de Persia y Armenia. Si es antropológicamente válido, esto significaría que no tenían ninguna conexión ancestral con la Palestina histórica. (Recuerdo que un enemigo comunista de Koestler señaló esto con cierta amargura, diciendo que había adoptado una vez más una causa solo para traicionarla ...)

La vida personal de Koestler estaba desordenada por la bebida y el mujeriego; de hecho, ha sido acusado póstumamente de al menos una violación, por lo que aquí el término "mujeriego" podría ser aún más tonto y más eufemístico de lo que suele ser, y hacia el final comenzó a coquetear. con ideas marginales sobre lo llamado “paranormal”, publicando algunos textos absurdos. El final fue malo: destrozado por la enfermedad de Parkinson, Koestler se suicidó junto con su esposa en 1983. Pero dejó tras de sí un cuerpo de trabajo que siempre será absorbente y desafiante para cualquiera que admire a los hombres de principios o que disfrute de la batalla de ideas. por su propio bien.


Los sonámbulos: una historia de la visión cambiante del universo por parte del hombre

El libro de Koestler & Aposs presenta una historia bastante buena de la cosmología desde la antigüedad hasta finales del siglo XVII. Hay cuatro secciones principales, respectivamente dedicadas a la cosmovisión clásica (es decir, antes del siglo XV), Copérnico, Kepler y Galileo, y en cada una de ellas me sorprendió ver lo ignorante que era.

En la primera sección, no había apreciado hasta qué punto el progreso científico puede ir tanto hacia atrás como hacia adelante. Koestler describe la escuela pitagórica; como Penrose, un libro moderno de Koestler presenta una historia bastante buena de la cosmología desde la antigüedad hasta finales del siglo XVII. Hay cuatro secciones principales, respectivamente dedicadas a la cosmovisión clásica (es decir, antes del siglo XV), Copérnico, Kepler y Galileo, y en cada una me sorprendió ver cuán ignorante era.

En la primera sección, no había apreciado hasta qué punto el progreso científico puede ir tanto hacia atrás como hacia adelante. Koestler describe la escuela pitagórica - como Penrose, un discípulo moderno, considera a Pitágoras una de las figuras más importantes de toda la historia mundial - y muestra cómo construyeron una versión sorprendentemente moderna de la astronomía entre los siglos VI y III a. C. Entre otros triunfos, dedujeron correctamente que la Tierra era redonda y gira, y pudieron obtener buenas estimaciones de su radio, la distancia a la Luna e incluso la distancia al Sol. Aristarco, la última figura importante en esta línea de científicos, desarrolló una teoría heliocéntrica plausible y fue muy respetado durante siglos después de su muerte.

Pero luego Platón y Aristóteles rompieron el vínculo entre la teoría y la observación y volvieron a un sistema que colocó a la Tierra de nuevo en el medio del universo, con todo lo demás girando a su alrededor en un sistema cada vez más complejo de esferas de cristal, esta nueva teoría geocéntrica recibió su final. encarnación en la obra de Ptolomeo, en el siglo II d.C. Después de la caída de la civilización romana, incluso esto se perdió, y para el siglo VI d.C. el mundo volvió a ser plano. Fue interesante ver cómo se necesitaron varios cientos de años más para redescubrir la astronomía ptolemaica, que luego fue tratada (casi literalmente) como la verdad del Evangelio. Koestler se burla de la mentalidad medieval, pero me pregunté qué pasaría si nuestra propia civilización colapsara y la ciencia volviera a una etapa mucho más primitiva. Alguien que encontrara un libro milagrosamente preservado sobre la relatividad general y se las arreglara para averiguar lo que significaba probablemente no sería demasiado crítico.

El relato detallado de Copérnico también fue esclarecedor, aunque aquí, de nuevo, pensé que Koestler era un poco injusto. Pinta a Copérnico como un nerd tímido que no pudo liberarse del modelo ptolemaico y emprender una dirección genuinamente nueva, eliminando los ciclos y los epiciclos por completo. Bueno, quizás Copérnico podría haber logrado más: pero me gustó la forma en que trabajó pacientemente dentro del sistema y demostró que, incluso en sus propios términos, no fue muy bueno. No es tan conocido como debería ser que el universo copernicano usó la misma maquinaria que el ptolemaico (arreglos intrincados de esferas giratorias), pero el argumento de Copérnico era que el arreglo de las esferas era más simple si dejas que la Tierra girara y se fuera. alrededor del sol. La gente tardó un tiempo en darse cuenta del trabajo de Copérnico, pero cuando lo hicieron, el efecto fue dramático.

La sección más larga del libro trata sobre Kepler, claramente el favorito de Koestler. No me había dado cuenta de cuán fundamental era la contribución de Kepler a la ciencia: Koestler sostiene que fue la primera persona en formular una ley científica moderna, basada en observaciones detalladas y expresada en términos totalmente cuantitativos como una fórmula matemática, y que preparó el camino para Newton. El proceso por el cual Kepler llegó allí se describe nuevamente con gran detalle, y me impresionó particularmente el primer intento de Kepler de explicar la órbita de Marte. Su teoría era bastante buena y estaba de acuerdo con las observaciones dentro de los 8 minutos del arco, lo que habría satisfecho a la mayoría de la gente. Pero Kepler sintió que podía hacerlo mejor, descartó la solución y pasó varios años más jugando con los datos hasta que derivó su Primera y Segunda Ley. Los relatos de su vida personal también fueron entretenidos, y me encantó la sección sobre cómo el yerno de Tycho Brahe intentó manipularlo para que se incluyera como coautor, pero se echó atrás cuando Kepler agregó condiciones financieras al trato. Si no hubiera sido tan tacaño, ahora se llamarían Leyes Kepler-Tengnagel.

Pero la parte más sorprendente fue el capítulo sobre Galileo, que se diferenciaba tanto del relato familiar que apenas podía creer lo que veía. En lugar de ser una figura heroica intimidada por las fuerzas reaccionarias de la Inquisición, el Galileo de Koestler se presenta como un imbécil arrogante y deshonesto. El desacuerdo con la Iglesia generalmente se describe simplemente como si la Tierra girara alrededor del Sol o viceversa, siendo Galileo claramente el bueno. Koestler señala una serie de desconcertantes divergencias del mito.

Para empezar, Galileo no defendía la ciencia de vanguardia, que era el sistema de Kepler, sino el obsoleto universo copernicano, que para entonces tenía casi un siglo y nunca se había molestado en leer correctamente los libros de Kepler. El contraste no fue contra el sistema ptolemaico tradicional (todo gira alrededor de la Tierra), sino contra el sistema mucho más sofisticado propuesto por Tycho Brahe (el Sol y la Luna giran alrededor de la Tierra, todos los demás planetas giran alrededor del Sol). Y lo peor, ¡Galileo de hecho no tenía ninguna evidencia para apoyar el sistema copernicano contra el tychoniano! Lo único que lo habría ayudado fue la evidencia de que las estrellas se movían ligeramente cada año como resultado del movimiento de la Tierra alrededor del Sol, pero sus instrumentos no eran lo suficientemente sensibles para medir el paralaje estelar, y en el caso, hizo trampa y fabricó una forma transparente. argumento incorrecto. Había visto una versión relacionada antes en Feyerabend's Contra el método, pero no estaba seguro de poder creerlo. Bueno, claramente debo comprobar esto con las fuentes primarias, que me avergüenza decir que no he leído.

El libro de Koestler no es en absoluto perfecto. Pone más detalles de los que necesita, a veces sin una razón obvia, y se siente demasiado largo. No es muy bueno en ciencia, y está dolorosamente claro por qué se detuvo con Newton: ni siquiera parece entender las teorías de Newton correctamente, mucho menos las del siglo XX que a veces trae como puntos de comparación. Encontré la mayoría de sus digresiones sobre filosofía poco convincentes. Pero encontró una cantidad asombrosa de buen material y lo reunió en una historia convincente. Si está interesado en aprender de dónde proviene la ciencia moderna, es posible que desee consultarlo.
. más

Introducción, por John Gray
Prefacio (1968)
Introducción (1959), de Herbert Butterfield

- Los sonámbulos: una historia del hombre y una visión cambiante del universo.

Agradecimientos
Bibliografía seleccionada
Notas
Índice
Introducción, por John Gray
Prefacio (1968)
Introducción (1959), de Herbert Butterfield

- Los sonámbulos: una historia de la visión cambiante del universo por parte del hombre

Agradecimientos
Bibliografía seleccionada
Notas
Índice
. más

Esto es un cuenta maravillosamente legible e interesante de la historia de la astronomía y, en cierta medida, de la cosmología, hasta Newton inclusive. De particular interés son las secciones biográficas bastante detalladas de Copérnico, Tycho Brahe y Kepler.

Apuesto a que hoy alargo esta revisión dando el índice. Esto debería presentar una idea bastante clara de lo que cubre Koestler.

PRIMERA PARTE: LA ERA HEROICA
1 amanecer
2 La armonía de las esferas
3 La tierra a la deriva
4 La falla del nervio
5 El divorcio de Rea Este es un cuenta maravillosamente legible e interesante de la historia de la astronomía y, en cierta medida, de la cosmología, hasta Newton inclusive. De particular interés son las secciones biográficas bastante detalladas de Copérnico, Tycho Brahe y Kepler.

Hoy voy a alargar esta revisión dando la tabla de contenido. Esto debería presentar una idea bastante clara de lo que cubre Koestler.

PRIMERA PARTE: LA ERA HEROICA
1 amanecer
2 La armonía de las esferas
3 La tierra a la deriva
4 La falla del nervio
5 El divorcio de la realidad

SEGUNDA PARTE: INTERLUDIO OSCURO
1 El Universo Rectangular
2 El universo amurallado
3 El universo de los escolares

PARTE TRES: EL CANON TÍMIDO
1 La vida de Copérnico
2 El sistema de Copérnico

CUARTA PARTE: LA CUENCA
1 El joven Kepler
2 El 'Misterio Cósmico'
3 dolores de crecimiento
4 Tycho de Brahe
5 Tycho y Kepler
6 La entrega de las leyes
7 Kepler deprimido
8 Kepler y Galileo
9 Caos y armonía
10 Calculando una novia
11 Los últimos años

PARTE CINCO: LA PARTIDA DE LOS CAMINOS
1 La carga de la prueba
2 El juicio de Galileo
3 La síntesis newtoniana

Cada PARTE tiene una tabla cronológica adjunta.

Esta gran parte del libro consume más de 500 páginas. Sigue un epílogo de 35 páginas, una bibliografía seleccionada, más de 50 páginas de notas y un índice bastante detallado. Es probable que el libro haya estado impreso desde que se publicó en 1959.

Ecuaciones? ¿Matemáticas? Apenas. Muy legible para cualquier persona interesada.

Revisión previa de la biblioteca: Hombre de organización William White
Próxima revisión de la biblioteca: Mitología Cuentos atemporales de dioses y héroes - Edith Hamilton. más

Yo & aposve nunca logré entrar en Darkness At Noon. Poeple me lo da y dicen & quotooooh & quot y & quot debe & quot y & quot; te & aposll & quot; y tal vez algún día lo haga, pero hasta ahora no he apostado. Y eso me molesta en cierto nivel porque donde quiera que voy me encuentro con referencias de Koestler. It & aposs en V de Vendetta, it & aposs en todas partes en el tipo de libros que disfruto leer. Además, a primera vista, es un libro que realmente debería disfrutar. Veo completamente por qué todos esperan que lo haya leído o que me enloquezca cuando lo hago.

Pero nunca logré entrar en Darkness At Noon. Poeple me lo da y dicen "ooooh" y "debes" y "te encantará" y tal vez algún día lo haga, pero hasta ahora no lo he hecho. Y eso me molesta en cierto nivel porque donde quiera que voy me encuentro con referencias de Koestler. Está en V de Vendetta, está en todas partes en el tipo de libros que disfruto leer. Además, a primera vista, es un libro que realmente debería disfrutar. Veo completamente por qué todos esperan que lo haya leído o que me enloquezca cuando lo hago.

Pero. ESTE libro, lo entiendo. Incluso ahora lo estoy leyendo y releyendo, de atrás hacia adelante y de lado a lado y desde el índice y desde la portada. Y está lleno de lo mejor.

Mira: hay diferentes formas de meterse en un libro. Uno de ellos es muy servil y obediente, y muy a menudo esa es una buena manera. Muy a menudo, especialmente con la ficción, es casi la única forma. Pero esto no es ficción y en este caso no sigo tanto el flujo de Koestler, sino que estoy saltando de una corriente a otra en este pedacito de su cabeza y dondequiera que nado me encuentro con los tiburones más grandes y asombrosos y los peces más coloridos. También manatíes.

Dejemos esa metáfora para ir adonde quiera. El punto es que desde mi perspectiva en este momento, este es un libro de oro. También: ¿la visión de Anaximandro de la Tierra? Magnífico. Este es el tipo de libro que los escritores deberían leer. Gracias, Koestler. . más

Koestler aporta una verdadera pasión a su historia cosmográfica, detallando las teorizaciones y creencias del hombre y los apóstoles sobre la naturaleza del universo desde la antigua Mesopotamia hasta la retractación forzada por Galileo de sus confirmaciones heliocéntricas y la síntesis de su predecesor y un trabajo pionero de Newton para establecer las bases de ciencia moderna.

Aunque todas sus descripciones en profundidad de los principales empresarios cosmográficos del Renacimiento - Copérnico, Tycho Brahe, Galileo - son deliciosas e inf Koestler aporta una verdadera pasión a su historia cosmográfica, detallando las teorizaciones y creencias del hombre sobre la naturaleza del universo de la antigua Mesopotamia. hasta la retractación forzosa por parte de Galileo de sus confirmaciones heliocéntricas y la síntesis del trabajo pionero de su predecesor por Newton para establecer las bases de la ciencia moderna.

Aunque todas sus descripciones en profundidad de los principales empresarios cosmográficos del Renacimiento (Copérnico, Tycho Brahe, Galileo) son deliciosas e informativas, es en su descripción del irreprimible Johannes Kepler donde el libro alcanza su apogeo. Los alegres e incansables esfuerzos de Kepler, frente a la pobreza, la enfermedad, la traición, la terquedad, los callejones sin salida, los errores y la tragedia, para establecer una base lógica y matemática para las enigmáticas órbitas del planeta, su capacidad para la antagonización sarcástica y la lealtad afectiva en sus tratos. con otros, su genio creativo y viril al hacer gran parte del trabajo de piernas necesario para el éxito de Galileo, en resumen, su humano los defectos y las virtudes hacen de su historia la personificación del potencial creativo del espíritu humano inspirado. Koestler claramente siente un cariño por este hijo renano, dotado para las matemáticas, de un soldado mercenario oprimido y una bruja acusada, y resulta ser contagioso.

Koestler quería sondear el casi místico elementos involucrados en el mayor de los descubrimientos humanos, especialmente en las ciencias, el título se refiere a su creencia de que muchos de los pioneros de la cosmografía trabajaron y trabajaron por caminos infructuosos usando sus poderes de razón y lógica, y solo hicieron sus avances cruciales bajo la inspiración de repentinos destellos de intuición que parecían brotar, espontáneamente y sin darse cuenta, de las oscuras profundidades del inconsciente. Creo que su teoría tiene mucho que recomendarla, pero incluso si no te aferras a sus puntos de vista ocasionalmente excéntricos, Los sonámbulos es una fantástica mezcla de biografía e historia sobre un tema que ha demostrado ser infinitamente fascinante. . más

A lo largo de esta obra sumamente detallada de Koestler hay una oscilación pendular que podría decirse que se centra en una integración equilibrada de lo místico con lo racional. Desde cierta perspectiva, podríamos decir que la fuerza que hace que el péndulo oscile es el libre albedrío humano y la capacidad que tenemos para ver el mundo desde numerosas perspectivas. Sin embargo, las decisiones que surgen del libre albedrío pueden estar fuertemente influenciadas por fuerzas más grandes: & quot; la cosmología de una época dada no es el resultado de un unilineal & aposcie A lo largo de esta obra sumamente detallada de Koestler hay una oscilación pendular que podría decirse que se centra en una integración equilibrada de lo místico con lo racional. Desde cierta perspectiva, podríamos decir que la fuerza que hace que el péndulo oscile es el libre albedrío humano y la capacidad que tenemos de ver el mundo desde numerosas perspectivas. Sin embargo, las decisiones que surgen del libre albedrío pueden estar fuertemente influenciadas por fuerzas más grandes: "la cosmología de una época dada no es el resultado de un desarrollo unilineal, 'científico', sino más bien el símbolo más llamativo e imaginativo de su mentalidad: la proyección de su conflicto, prejuicios y formas específicas de doble pensamiento sobre el cielo agraciado ". (106)

Esta mayor presión ambiental sobre el pensamiento a veces es sacudida por individuos que aprovechan un elemento de la verdad universal y lo llevan por el camino hacia una "conclusión lógica". Sin embargo, ninguno de estos individuos posee la verdad completa, y esto también se puede decir de sociedades, culturas y períodos de tiempo. Koestler toma la historia de la cosmología - desde los pitagóricos, Platón y Aristóteles hasta Ptolomeo, Copérnico, Kepler, Galileo y Newton para ilustrar cómo la progresión de la inteligencia humana (en todos los niveles, tanto "racional" como "místico") no es lineal, ni ¿Es racional en el sentido científico desinteresado? No hay una progresión necesaria para el pensamiento o desarrollo humano. Desde las concepciones heliocéntricas de los pitagóricos vemos una regresión a través de la Edad Media, cuando perdemos la idea de lo que Koestler llama "ciencia pura" como un "deleite intelectual y una forma de liberación espiritual" (37) así como una imagen más precisa del centro del universo con la regresión al centro de la Tierra. El extremismo se presenta en forma de interpretación bíblica frente a la lectura del mensaje trascendente disponible en los hechos observados, lo que resulta en una limitación de la visión. La realidad divina se ha vuelto demasiado pequeña. La humanidad lo ha limitado por un enfoque extremo en un elemento de la ecuación, en este caso lo místico sobre lo científico. Koestler muestra que la respuesta reaccionaria a esta limitación es el extremismo en la otra dirección, en beneficio del desarrollo tecnológico pero con el riesgo de la aniquilación completa de la especie tanto en el sentido físico como espiritual.

En ambos casos (místico, científico) la naturaleza de la divinidad está confinada, reducida, definida. Koestler ataca a la ciencia por eliminar todo un campo de pensamiento potencial al no reconocer el "propósito", pero su afirmación también podría aplicarse a lo místico: "Revela una gran falta de imaginación creer que el concepto de 'propósito' debe estar necesariamente asociado con alguna deidad antropomórfica". (548) El extremismo en el lado místico del péndulo ha permitido que los científicos definan su visión de la divinidad en el sentido de que reacciona a esta definición en lugar de trascenderla incorporándola a una imagen más precisa del todo o de la realidad. A su vez, Koestler advierte a la ciencia de su propia falta de trascendencia "Es, pues, un perverso error identificar la necesidad religiosa únicamente con la intuición y la emoción, la ciencia únicamente con lo lógico y racional" (531). En todo esto hay una verdad primordial esperando ser encontrada y Koestler describe el proceso creativo como un retorno a través del desaprendizaje o sacudiendo la escoria acumulada del ambiente mientras se aferra al bien en la sabiduría humana acumulada.

A lo largo del libro, este último pensamiento podría expandirse a un tema central. Koestler utiliza esta historia detallada de los logros humanos a través de medios humanos para ilustrar la necesidad de regresar a la verdad primordial mientras nos aferramos a la sabiduría subyacente que obtenemos a través de varios avances. Sus propias palabras pueden resumir: "Si hay una lección en nuestra historia es que la manipulación, de acuerdo con reglas estrictamente autoconsistentes, de un conjunto de símbolos que representan un solo aspecto de los fenómenos puede producir predicciones correctas y verificables, y sin embargo ignorar por completo todos los demás aspectos cuyo conjunto constituye la realidad ". (544).
. más

Lea esto para un curso de posgrado en racionalismo. Me impresionó particularmente la sección dedicada a Kepler, quien, recuerdo, esencialmente escribió la primera pieza de ciencia ficción hace mucho tiempo.

En medio de toda la sangrienta persecución religiosa de la Europa medieval, un tipo descubrió que los planetas se mueven en una órbita elíptica, en lugar de circular, alrededor del sol. Koestler lleva al lector a través de las etapas del pensamiento de Kepler & aposs, con un guiño y un guiño a las intuiciones que le ayudarán a leer esto para un curso de posgrado en racionalismo. Me impresionó particularmente la sección dedicada a Kepler, quien, recuerdo, esencialmente escribió la primera pieza de ciencia ficción hace mucho tiempo.

En medio de toda la sangrienta persecución religiosa de la Europa medieval, un tipo descubrió que los planetas se mueven en una órbita elíptica, en lugar de circular, alrededor del sol. Koestler lleva al lector a través de las etapas del pensamiento de Kepler, con un guiño y un guiño a las intuiciones que, en ocasiones, lo elevarían por encima de ese pensamiento. Muy recomendable. . más

Me encantaba pasar tiempo con Koestler y una mente extraña y vigorosa. Libro súper fascinante. Una excelente historia en profundidad sobre el desarrollo de la astronomía y las personas que realizaron las mediciones e interpretaron los resultados. He aprendido muchas cosas interesantes sobre los pioneros de la astronomía (Copérnico, Kepler y Galileo). A continuación, algunos párrafos que me han llamado la atención:

-El progreso de la ciencia se considera generalmente como una especie de avance limpio y racional a lo largo de una línea ascendente recta. Me encantaba pasar tiempo con la mente extraña y vigorosa de Koestler. Libro súper fascinante. Una excelente historia en profundidad sobre el desarrollo de la astronomía y las personas que realizaron las mediciones e interpretaron los resultados. He aprendido muchas cosas interesantes sobre los pioneros de la astronomía (Copérnico, Kepler y Galileo). A continuación, algunos párrafos que me han llamado la atención:

-El progreso de la ciencia se considera generalmente como una especie de avance limpio y racional a lo largo de una línea recta ascendente; de ​​hecho, ha seguido un curso en zigzag, a veces casi más desconcertante que la evolución del pensamiento político. La historia de las teorías cósmicas, en particular, puede llamarse sin exageración una historia de obsesiones colectivas y esquizofrenias controladas, y la forma en que se llegaron a algunos de los descubrimientos individuales más importantes recuerda más la actuación de un sonámbulo que la de un cerebro electrónico.

-Los números son eternos mientras que todo lo demás es perecedero son de la naturaleza, no de la materia, pero de la mente permiten operaciones mentales de la clase más sorprendente y deliciosa sin referencia al tosco mundo externo de los sentidos, que es como debe la mente divina. se supone que debe operar. La contemplación extática de las formas geométricas y las leyes matemáticas es, por tanto, el medio más eficaz de purgar el alma de la pasión terrena y el vínculo principal entre el hombre y la divinidad.

- Desde finales del siglo VI a.C. En adelante, la idea de que la tierra era una esfera, flotando libremente en el aire, avanzó con firmeza. Herodoto 1 menciona un rumor de que existen personas en el norte que duermen seis meses al año, lo que muestra que algunas de las implicaciones de la redondez de la tierra (como la noche polar) ya se habían comprendido. El siguiente paso revolucionario lo dio un alumno de Pitágoras, Philolaus, el primer filósofo en atribuir movimiento a nuestro globo. La tierra se trasladó por aire.

-A fines del siglo III a.C., terminó el período heroico de la ciencia griega. Desde Platón y Aristóteles en adelante, las ciencias naturales comienzan a caer en descrédito y decadencia, y los logros de los griegos solo se redescubren un milenio y medio después. La aventura prometeica, que había comenzado alrededor del 600 a. C., había agotado su elan en tres siglos y fue seguida por un período de hibernación, que duró cinco veces más.

-De Aristarco hay, lógicamente, solo un paso a Copérnico de Hipócrates, solo un paso a Paracelso desde Arquímedes, solo un paso a Galileo. Y, sin embargo, la continuidad se rompió durante un período de tiempo casi tan largo como desde el comienzo de la era cristiana hasta nuestros días. Mirando hacia atrás en el camino por el que viajó la ciencia humana, uno tiene la imagen de un puente destruido con vigas que sobresalen de ambos lados y en el medio, nada.

-En consecuencia, la tarea de los matemáticos ahora era diseñar un sistema que redujera las aparentes irregularidades en los movimientos de los planetas a movimientos regulares en círculos perfectamente regulares. Esta tarea los mantuvo ocupados durante los siguientes dos mil años. Con su demanda poética e inocente, Platón lanzó una maldición a la astronomía, cuyos efectos durarían hasta principios del siglo XVII, cuando Kepler demostró que los planetas se mueven en órbitas ovaladas y no circulares. Quizás no haya otro ejemplo en la historia del pensamiento de una persistencia tan obsesiva y obsesiva en el error como la falacia circular que atormentó a la astronomía durante dos milenios.

-Ahora he dicho antes que hay que tener cuidado con la palabra "obvio" pero en este caso particular su uso es legítimo. Para Heraclides y los pitagóricos no se había llevado a la hipótesis heliocéntrica por una conjetura afortunada, sino por el hecho observado de que los planetas interiores se comportaban como satélites del sol, y que las retrogresiones de los planetas exteriores y los cambios en la distancia terrestre estaban igualmente gobernados por el sol. Así, a fines del siglo II a.C., los griegos tenían todos los elementos principales del rompecabezas en sus manos, 7 y sin embargo no lograron armarlos o, mejor dicho, después de armarlos, los volvieron a hacer pedazos. Sabían que las órbitas, los períodos y las velocidades de los cinco planetas estaban conectados y dependían del sol; sin embargo, en el sistema del universo que legaron al mundo, lograron ignorar por completo este hecho tan importante.

-La maldición del "esferismo" sobre la visión del universo por parte del hombre duró dos mil años. Durante los últimos siglos, desde aproximadamente el año 1600 d.C. en adelante, el progreso de la ciencia ha sido continuo y sin interrupciones, por lo que estamos tentados a extender la curva hacia el pasado y caer en la creencia errónea de que el avance del conocimiento siempre ha sido un proceso continuo y acumulativo a lo largo de un camino que asciende constantemente desde los inicios de la civilización hasta nuestra vertiginosa altura actual. Esto, por supuesto, no es el caso. En el siglo VI a.C., los hombres educados sabían que la tierra era una esfera en el siglo VI d.C., nuevamente pensaron que era un disco, o que se parecía en forma al Sagrado Tabernáculo.

-Desde que, en la Edad Media, los eclesiásticos se convirtieron en los sucesores de los filósofos de la antigüedad y, por así decirlo, la Iglesia Católica tomó el relevo de la Academia y el Liceo, su actitud ahora determinaba todo el clima de la cultura y el curso de aprendizaje. De ahí la importancia de Agustín, que no sólo fue el eclesiástico más influyente de la primera Edad Media, el principal promotor del papado como autoridad supranacional y el creador de las reglas de la vida monástica, pero sobre todo el símbolo viviente de la continuidad entre los dos pueblos. desapareció antigua, y la nueva civilización emergente. Un filósofo católico moderno dijo con razón que Agustín era "en mayor grado que cualquier emperador o señor de la guerra bárbaro, un hacedor de historia y un constructor del puente que conduciría del viejo mundo al nuevo".

-En efecto, el omne quod movetur ab alio movetur de Aristóteles —lo que se mueve debe ser movido por otro— se convirtió en el principal obstáculo para el progreso de la ciencia en la Edad Media. Esta ceguera ante el hecho de que los cuerpos en movimiento tienden a persistir en su movimiento a menos que se detengan o desvíen, impidió el surgimiento de una verdadera ciencia de la física hasta Galileo. La necesidad de que cada cuerpo en movimiento estuviera constantemente acompañado y empujado por un motor, creó "un universo en el que las manos invisibles tenían que estar en constante operación". 8 En el cielo, se necesitaba una hueste de cincuenta y cinco ángeles para mantener las esferas planetarias moviéndose alrededor de la tierra, cada piedra rodando por una pendiente, y cada gota de lluvia que caía del cielo, necesitaba un propósito cuasi sensible que funcionara como su "motor". ", para pasar de" potencia "a" actuar ".

-La deficiencia ocular de Kepler parece el truco más pérfido que el destino podría infligir a un observador de estrellas, pero ¿cómo se puede decidir si una aflicción innata paralizará o galvanizará? El niño miope, que a veces veía el mundo duplicado o cuadriplicado, se convirtió en el fundador de la óptica moderna (la palabra "dioptrías" en la receta del oculista se deriva del título de uno de los libros de Kepler), el hombre que solo podía ver claramente en un breve distancia, inventó el telescopio astronómico moderno. Tendremos ocasión de observar el funcionamiento de esta dínamo mágica, que transforma el dolor en logros y las maldiciones en bendiciones.

-Los descubrimientos keplerianos no fueron del tipo que están "en el aire" de un período, y que generalmente son realizados por varias personas de forma independiente, fueron logros bastante excepcionales de un solo hombre. Por eso es particularmente interesante la forma en que llegó a ellos.

-No es de extrañar, por tanto, que la fama de este genio sobresaliente (Galileo Galilei) se base principalmente en descubrimientos que nunca hizo y en hazañas que nunca realizó. Contrariamente a lo que se afirma incluso en esbozos científicos recientes, Galileo no inventó el telescopio, ni el microscopio, ni el termómetro, ni el reloj de péndulo. No descubrió la ley de la inercia ni el paralelogramo de fuerzas o movimientos ni las manchas solares. No hizo ninguna contribución a la astronomía teórica, no arrojó pesos desde la torre inclinada de Pisa y no probó la verdad del sistema copernicano. No fue torturado por la Inquisición, no languideció en sus calabozos, no dijo "eppur si muove" y no fue un mártir de la ciencia.

- Kepler: "Lo que me di cuenta hace veinticinco años antes de que yo hubiera descubierto los cinco cuerpos regulares entre las órbitas celestes. Lo que hace dieciséis años proclamé como el objetivo último de toda investigación que me llevó a dedicar los mejores años de Mi vida a los estudios astronómicos, a unirme a Tycho Brahe y a elegir Praga como mi residencia, eso lo tengo, con la ayuda de Dios, quien encendió mi entusiasmo y despertó en mí un deseo incontenible, que mantuvo mi vida e inteligencia alerta, y también me proporcionó las necesidades restantes a través de la generosidad de dos emperadores y los estados de mi tierra, la Alta Austria, que ahora, después de cumplir con mis deberes astronómicos ad satietatum, finalmente saqué a la luz. Amanecer hace dieciocho meses, la luz del día hace tres meses, pero hace sólo unos días el sol puro de una visión más maravillosa, nada me detendrá ahora. Sí, me entrego al sagrado delirio. Desafío burlonamente a todos Con esta confesión abierta he robado los vasos de oro de los egipcios para hacer de ellos un tabernáculo para mi Dios, lejos de las fronteras de Egipto. Si me perdonas, me alegraré. Si estás enojado, lo soportaré. He aquí, he tirado los dados y estoy escribiendo un libro para mis contemporáneos o para la posteridad. A mí me da lo mismo. Un lector puede esperar cien años, ya que Dios también ha esperado seis mil años por un testimonio. "

-Otros grandes científicos, incluido Newton, se vieron envueltos en amargas polémicas. Pero estos eran periféricos a su trabajo, escaramuzas en torno a una posición sólidamente establecida. La tragedia particular de Galileo fue que sus dos obras principales solo se publicaron después de los setenta años. Hasta entonces, su producción consistía en panfletos, tratados, manuscritos en circulación privada y persuasión oral, todo ello (excepto el Star Messenger) polémico, irónicamente agresivo, aderezado con argumentos ad hominem. La mejor parte de su vida la pasó en estas escaramuzas. Hasta el final, no tuvo una fortaleza en forma de una obra magna maciza y sólida a la que apoyarse.

-El uomo universale del Renacimiento, que fue artista y artesano, filósofo e inventor, humanista y científico, astrónomo y monje, todo en uno, dividido en sus componentes. El arte perdió su mítica, la ciencia su inspiración mística, el hombre volvió a ser sordo a la armonía de las esferas. La Filosofía de la Naturaleza se volvió éticamente neutral y "ciego" se convirtió en el adjetivo favorito para el funcionamiento de la ley natural. La jerarquía del espacio-espíritu fue reemplazada por el continuo espacio-tiempo.

Como resultado, el destino del hombre ya no estaba determinado desde "arriba" por un superhumano
sabiduría y voluntad, pero desde "abajo" por las agencias infrahumanas de glándulas, genes, átomos u ondas de probabilidad. Este cambio del lugar del destino fue decisivo. Mientras el destino había operado desde un nivel de la jerarquía más alto que el del hombre, no solo había moldeado su destino, sino que también había guiado su conciencia e imbuido a su mundo de significado y valor. Los nuevos amos del destino se ubicaron más abajo en la escala que el ser que controlaban; podían determinar su destino, pero no podían proporcionarle ninguna guía moral, valores ni significado. Una marioneta de los dioses es una figura trágica, una marioneta suspendida en sus cromosomas es simplemente grotesca.


Inhaltsverzeichnis

Herkunft und Ausbildung Bearbeiten

Koestler war der Sohn eines deutschsprachigen jüdischen Industriellen und erlebte als Kind in Ungarn das Ende der Habsburgermonarchie sowie die kommunistische Revolution unter Béla Kun. Während der rumänischen Besetzung von Budapest im Jahr 1919 zog er mit seiner Familie nach Wien und studierte dort ab 1922 Ingenieurwissenschaften, paralelo dazu aber auch Philosophie und Literaturwissenschaft. Während seines Studiums wurde er Mitglied der jüdisch-akademischen Verbindung Unitas. [2] Mitte der zwanziger Jahre begeisterte er sich für den Zionismus, dem er einen radikalen Bruch mit der Geschichte des europäischen Judentums zutraute. Er brach das Studium kurz vor dem Examen ab und ging 1926 nach Palästina. Hier verbrachte er einige Wochen im Kibbuz Chefziba, sein Antrag auf Mitgliedschaft wurde jedoch von der Kibbuzversammlung abgelehnt. Von Haifa aus, wo er Sekretär von Jabotinsky war, schickte er Reportagen an den Ullstein Verlag en Berlín, muere en dessen Vossischer Zeitung veröffentlicht wurden.

Periodista Bearbeiten

1930 zog er nach Berlín, wo er stellvertretender Chefredakteur der B.Z. soy Mittag wurde und als außenpolitischer Redakteur arbeitete. In dieser Eigenschaft nahm er 1931 an der Arktisfahrt des Luftschiffs LZ 127 Graf Zeppelin teil. Am 31. Dezember 1931, noch während er für den liberalen Ullstein-Verlag arbeitete, stellte Koestler ein Aufnahmegesuch an das Zentralkomitee der KPD, ohne es dem Verlag bekanntzugeben. [3] En enero de 1932 wurde dem Gesuch stattgegeben und ihm das Parteibuch unter dem seudónimo "Iwan Steinberg" ausgehändigt. [4] 1932/1933 bereiste er die Sowjetunion, wobei es en Aschchabad, der Hauptstadt Turkmenistans, zu einer zufälligen Begegnung mit Langston Hughes kam.[5] Koestler nahm die katastrophalen Zustände in der Sowjetunion zwar wahr (es herrschte gerade eine Hungersnot, die Millionen von Opfern forderte) er blieb aber zunächst dem Kommunismus verbunden, da er die Verhältnisse, dieme erchhenlicstever Nach " Revolution ansah und auf eine Verbesserung hoffte. Von 1934 bis 1936 arbeitete er für den von Sándor Radó en París herausgegebenen Pressedienst En prensa. [6]

Kriegsberichterstatter Bearbeiten

1937, während des Spanischen Bürgerkriegs, ging Koestler als Kriegsberichterstatter für die republikanische Nachrichtenagentur Agence Espagne nach Spanien, wo er von den Truppen Francos gefangen genommen und als angeblicher Spion standrechtlich zum Tode verurte wurrte. Er war fünf Tage im Gefängnis von Málaga en Isolierhaft, während dieser Zeit wurden dort fünftausend Menschen erschossen. Koestler wurde dann nach Sevilla verbracht. Die Briten erreichten nach neunzig Tagen auf dem Wege eines Gefangenenaustauschs seine Freilassung. Diese Erlebnisse hat er en seinem Testamento español literarisch verarbeitet. [7] Es erschien im Left Book Club und verhalf ihm zum Durchbruch als Schriftsteller.

Unter dem Eindruck der großen stalinistischen Säuberungen und Schauprozesse wandte sich Koestler 1937/1938 vom Kommunismus ab. Mit Willi Münzenberg gründete er 1938 die antifaschistische und antistalinistische Zeitschrift Die Zukunft.

Inglaterra, die neue Heimat Bearbeiten

Nachdem er 1939/1940 im französischen Lager Le Vernet interniert worden war, lebte und arbeitete Arthur Koestler ab 1940 en Inglaterra. Er freundete sich dort mit George Orwell an, der in mancher Hinsicht eine ähnliche Entwicklung hinter sich hatte. Koestler war zunächst como Journalist für die Crónica de noticias tätig, schrieb später für zahlreiche englische und amerikanische Zeitschriften. Nach dem Zweiten Weltkrieg kehrte er vorübergehend nach Frankreich zurück und verkehrte unter den Linksintellektuellen um die Philosophin Simone de Beauvoir und Jean-Paul Sartre. En Beauvoirs Schlüsselroman Die Mandarins von Paris wird die Figur Scriassine mit Koestler identifiziert. Er hatte eine kurze Enlace con Simone de Beauvoir, die möglicherweise die auf Gegenseitigkeit beruhende Abneigung zwischen Koestler und Jean-Paul Sartre, dem langjährigen Lebensgefährten de Beauvoirs, erklärt. Weitere Erfolge Koestlers como Romanautor waren der Spartacus-Roman Die Gladiatoren (1939) y Gottes Thron steht leer (1951).

Ab 1954 wandte er sich von der Belletristik und der Politik ab und naturwissenschaftlichen und parapsychologischen Themen zu. [8] 1959 erschien Die Nachtwandler, eine Geschichte der Astronomie, die sich auf den Übergang vom geozentrischen zum heliozentrischen Weltbild konzentriert.

Koestler entwickelte ein Interesse für Parapsychologie. Er hatte bereits 1937 in seiner spanischen Todeszelle ein mystisches Erlebnis, als er Euklids Beweis, dass es unendlich viele Primzahlen gibt, rekonstruierte. [9] 1952 wurde er Mitglied der Society for Psychical Research (SPR). [10]

Sprachen, Eheleben Bearbeiten

Seine Mehrsprachigkeit schlug sich auch in seinem Werk nieder. Morir Gladiatoren und Sonnenfinsternis schrieb er auf Deutsch. Die Originalmanuskripte gingen auf der Flucht aus Frankreich verloren, die heute bekannte deutsche Version ist eine Rückübersetzung aus dem Englischen. Im Sommer 2015 wurde jedoch das Originalmanuskript von Sonnenfinsternis im Archiv der Universität Zürich entdeckt. [11] Ein Mann springt en die Tiefe (Llegada e ida) verfasste er auf Englisch.

Koestler war dreimal verheiratet: von 1935 bis 1950 mit Dorothy Asher, von 1950 bis 1952 mit Mamaine Paget und von 1963 bis zu seinem Tod mit Cynthia Jefferies. 1972 wurde er mit dem britischen Titel CBE geehrt.

Krankheit und Freitod Bearbeiten

1981 ließ sich Koestler zum Vizepräsidenten der britischen Freitod-Vereinigung SALIDA wählen, und am 1. Marzo de 1983 schied er gemeinsam mit seiner zweiundzwanzig Jahre jüngeren dritten Ehefrau Cynthia Jefferies durch Suizid aus dem Leben. Er litt an der Parkinson-Krankheit und an Leukämie. [12] Sein Vermögen stiftete er für die Einrichtung eines Lehrstuhls für Parapsychologie, der durch die Vermittlung seines Testamentsvollstreckers John Beloff zwei Jahre später an der University of Edinburgh eingerichtet wurde. [10] [13]

Vorwürfe postum Bearbeiten

Zwölf Jahre nach Koestlers Tod beschuldigte Michael Foot ihn in der Tiempos financieros, er habe versucht, Foots Ehefrau Jill Craigie zu vergewaltigen. [14] David Cesarani übernahm en seiner umstrittenen [15] Koestler-Biografie von 1998 (Arthur Koestler, La mente sin hogar) diese Beschuldigungen, über die Gina Thomas das Urteil fällt, dass „für seine schwerwiegenden Behauptungen handfeste Beweise“ fehlen. [15] Cesarani kritisierte Koestler sogar als „Serienvergewaltiger“, fue dazu führte, dass eine en la Universidad de Edimburgo aufgestellte Koestler-Büste entfernt wurde. [16] [17]

"Sonnenfinsternis" Bearbeiten

Seine Abrechnung mit dem Kommunismus vollzog er in dem Buch Sonnenfinsternis (título en inglés Oscuridad al mediodía), das 1940 en Inglaterra erschien und ein internationaler Bestseller wurde. Die Hauptfigur dieses Romans, inspiriert von alten Bolschewiki wie Nikolai Bucharin und Karl Radek, die Opfer der Moskauer Prozesse wurden, personifiziert die willenlose Unterwerfung des Individuums unter eine mörderische politische Maschinerie. Ein Durchschlag des verschollen geglaubten deutschsprachigen Originalschreibmaschinenskripts wurde 2015 von einem Doktoranden der Universität Kassel im Archivbestand der Universität Zürich entdeckt und 2018 veröffentlicht. [11] Gleichzeitig brachte Koestler unter dem Titel Der Yogi und der Kommissar Ensayos heraus, welche die Inhumanität der kommunistischen Partei der Sowjetunion und des Moskauer Regimes bloßlegen sollten.

"Von Heiligen und Automaten" Bearbeiten

1960 veröffentlichte Koestler El loto y el robot (auf Deutsch 1961 unter dem Titel Von Heiligen und Automaten), in dem er sich mit östlichen Weisheitslehren beschäftigt. Kritik erfahren darin westliche Anhänger des Buddhismus - entonces z. B. Christmas Humphreys und Eugen Herrigel -, aber auch D. T. Suzuki, deren Äußerungen Koestler häufig als Mystifizierungen eher banaler Einsichten charakterisiert. En seinen Büchern El acto de la creación (1964 deutsch: Der göttliche Funke) und El fantasma en la máquina (1967 deutsch Das Gespenst in der Maschine, 1968) stellte er seine Theorien über Bisoziationen, Offene Hierarchische Systeme und Holone vor. 1968 organisierte er ein internationales Symposium im Rahmen des Europäischen Forums Alpbach. Die dort gehaltenen Vorträge sind in dem zusammen mit J. R. Smythies herausgegebenen Band Das neue Menschenbild (englisch: Más allá del reduccionismo) veröffentlicht worden.

"Der Krötenküsser" Bearbeiten

Zu einem der bedeutendsten und erfolgreichsten Schriftsteller englischer Sprache avanciert, erregte Koestler in den 1970er Jahren Aufsehen mit seiner Paul-Kammerer-Biografie Der Krötenküsser (1971) und mit Der dreizehnte Stamm (1976), das die These entusiasmo, ein Großteil des östlichen Judentums stamme vom Volk der Chasaren ab, estaba en Israel so viel Verärgerung auslöste, dass „der israelische Botschafter en Inglaterra das Buch bei seinem Erscheinen als‚ von den Palmitästinensern antisertenzierten «Bezeichnete. [18] In der Biographie über den österreichischen Biologen Paul Kammerer, Der Krötenküsser, unternahm Koestler den Versuch, die seinerzeit gegen Kammerer erhobenen Vorwürfe des Wissenschaftsbetrugs im Zusammenhang mit dessen bekanntem Krötenexperiment [19] zum Nachweis der Vererbung erworbener Eigenschaften zu widelegen. Im darauf folgenden Buch Las raíces de la coincidencia (Alemán: Die Wurzeln des Zufalls) vertiefte Koestler das Thema der Theorie der Serie, mit dem sich auch schon Kammerer beschäftigt hatte, auch im Sinne der „Synchronizitäten“, wie sie Carl Gustav Jung nannte, und verknüpfte diese Thesen mit der Quantenphysik. Mitte der 1970er Jahre gründete er mit Brian Inglis und Tony Bloomfield mueren Fundación KIB (nach Koestlers Tod Fundación Koestler) zur Förderung von „Forschungen auf Gebieten, die jenseits der Grenzen der orthodoxen Wissenschaft liegen“. [10]

„Der Mensch. Irrläufer der Evolution “Bearbeiten

En seinem Buch Janus (dt .: Der Mensch. Irrläufer der Evolution) fasste er seine Theorien, die er in seiner Auseinandersetzung mit der „Wissenschaft vom Leben“ [20] gewonnen hatte, in einer Art Schlussbilanz zusammen. Über Anmerkungen zu seiner Holon-Theorie, über Erörterungen in Bezug auf das Phänomen des Humors, sowie der Kunst, kommt er zu einer Kritik der damaligen „Synthetischen Evolutionstheorie“, wie sie u. una. von Jacques Monod und Ernst Walter Mayr vertreten wurde. Er stützt sich hierbei insbesondere auf Ludwig von Bertalanffy und den britischen Biologen Sir Alister Hardy. Von Hardy übernimmt er die Konzeption der „organischen Evolution“, in der die Aktivitäten der Lebewesen, z. B. neue Verhaltensweisen zu entwickeln, um neue Lebensräume zu besetzen, als wesentlich für die Evolution eingeschätzt werden. [21] Auch in der Vererbung erworbener Eigenschaften sieht er einen nicht unsesentlichen Faktor der Evolution. [22] Koestler lehnt den damals noch vorherrschenden Behaviorismus ebenso wie die Psychoanalyse Freuds als im Wesentlichen unzutreffend ab. Die Problematik des Menschen innerhalb des evolutionären Geschehens besteht seiner Meinung nach in einer Kluft zwischen Denken und Handeln, [23] und er ist sich unsicher, ob sich die Menschheit nicht letztendlich in einem atomaren Krieg selbst auslösbei, [24] Zivilisationen im Kosmos vermutet, die Überzeugung äußert: „Es ist (.) Ein beruhigender Gedanke, dass nur die‚ Guten 'unter diesen Zivilisationen überleben werden, während sich die ‚Bösen' selbst vernichten werden. Sichtweise („Göttlicher Funken“) [26] und hat auch im Sinne des Philosophen Henri Bergson, [27] nichts dagegen, wenn man seine Auffassungen in Hinsicht auf Finalität und Zielstrebigkeit aller Lebewesen als „Vitalismus“ bezeichnet. [28]

Die Indizien aus der Vergangenheit des Menschen und der zeitgenössischen Hirnforschung deuten nach Koestler gleichermaßen darauf hin, dass irgendwann während der letzten Entwicklungsstadien des anatomisch modernen Menschen (Homo sapiens) etwas in die Irre gegangen sei. Es scheint nach Koestler so, als sei da ein Defekt, ein möglicherweise verhängnisvoller Konstruktionsfehler in den Bahnen des menschlichen Nervensystems mit eingebaut. Vielleicht erkläre dieser Fehler jene Paranoia, die wie ein roter Faden die Menschheitsgeschichte durchziehe. Koestler benennt einige seiner Auffassung nach auffällige pathologische Symptome, wie sie sich in der Geschichte der menschlichen Spezies widerspiegelten:

  • Das allgegenwärtige Ritual des Menschenopfers (zum Beispiel die Bereitschaft des Abraham, aus reiner Liebe zu Gott seinem Sohn die Kehle durchzuschneiden), das von den vorgeschichtlichen Anfängen über die Höhepunkte präkolugense undischer Zürich
  • die ständige Bereitschaft des Menschen, gegen seine eigenen Artgenossen Krieg zu führen. Einzig der Mensch (von einigen noch umstrittenen Befunden bei Ratten und Ameisen abgesehen) töte Angehörige seiner eigenen Spezies, sowohl individuell als auch kollektiv, aus Motiven, die von sexueller Eifersucht bis zum metaphysischen Dogmen-Streit reichies
  • die paranoide Kluft zwischen rationalem Denken und irrationalen, auf Gefühlen beruhenden Überzeugungen. [29]

Seit 2000 verleiht die Deutsche Gesellschaft für Humanes Sterben den in der Regel jährlich ausgeschriebenen und mit jeweils 2000 € dotierten nach Arthur Koestler benannten Medienpreis an Personen, die sich des Themas Sterben unter Berücksichtigung des Selbstbestimmungsrechts angenommen.


Revisando Arthur Koestler's Oscuridad al mediodía

Hace cuatro años, un amigo austriaco me alertó sobre un artículo alarmante que acababa de aparecer en un periódico alemán. Un estudiante de posgrado había tropezado con una copia del texto original en alemán de la famosa novela de Arthur Koestler, Oscuridad al mediodía. Había desaparecido poco después de que se completó unos setenta y cinco años antes y se había considerado perdido para siempre.

En una biografía de Koestler que publiqué en 2009, dediqué mucha atención a esta extraordinaria novela, con mucho la mejor obra de Koestler: cómo se publicó por primera vez en 1941 y cómo fue el primer libro en levantar el telón de Stalin. mostrar los juicios de la década de 1930 y decodificar los mecanismos represivos de arresto, tortura e interrogatorio que se esconden detrás de ellos. Koestler había precedido a Orwell, Huxley y otros autores de novelas distópicas por varios años, pero Oscuridad al mediodía Tuvo la desgracia de salir a la luz justo cuando la Unión Soviética se unía a los aliados occidentales en su guerra contra el fascismo, por lo que era un momento inoportuno para que apareciera una obra antisoviética. Orwell, indiferente a tales convenciones, inmediatamente lo elogió por sus cualidades literarias y políticas y luego tomó prestado de él en 1984.

Fue solo después de que terminó la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría estaba cobrando fuerza que Oscuridad al mediodíaEl verdadero valor se hizo evidente. Fue traducida a más de treinta idiomas, se convirtió en un éxito de ventas mundial y mantuvo esa posición hasta el colapso de la Unión Soviética en 1991. Desde entonces, la novela ha perdido inevitablemente su inmediatez y actualidad, y también algo de su fuerza política, aunque yo diría que hay un malentendido aquí. Mientras tanto, no ha perdido nada de su mérito literario y todavía se considera un clásico moderno.

En mi biografía, noté que Oscuridad al mediodía tenía otra peculiaridad que era extremadamente rara en la literatura moderna: existía solo en la traducción. Koestler escribió el libro en París en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, justo antes de que los nazis invadieran la ciudad. Escribió con mucha prisa y su novia, Daphne Hardy, tradujo el libro a su inglés nativo virtualmente mientras él lo escribía en alemán. El texto en inglés terminado fue enviado a Londres pocos días antes de que huyeran al sur para escapar del ejército invasor y, en su prisa, perdieron la copia superior del texto mecanografiado original y se olvidaron por completo de la copia al carbón enviada a Zurich.

La traducción al inglés de Hardy fue la única versión de la novela que parecía haber sobrevivido, y luego se afianzó tan profundamente en el canon del idioma inglés que los editores de la Biblioteca Moderna clasificaron Oscuridad al mediodía número ocho en su lista de las cien mejores novelas en lengua inglesa del siglo XX. Su singularidad significó que se convirtió en la única fuente de las treinta y pico traducciones que se hicieron a otros idiomas (incluida gran parte de una traducción inversa de Koestler a su alemán nativo), lo que selló la autoridad del libro como obra de la literatura inglesa.

En este contexto, el artículo del periódico alemán me pareció emocionante, incluso sensacional. Matthias Wessel, estudiante de posgrado en la Universidad de Kassel, estaba escribiendo una tesis doctoral sobre los primeros trabajos de Koestler en alemán. Había revisado los archivos del editor suizo de Koestler anterior a la Segunda Guerra Mundial, Emil Oprecht, para buscar un trabajo de propaganda sobre la Guerra Civil española, y en su lugar se encontró con un título desconocido. Era un texto mecanografiado etiquetado simplemente Rubaschow: Romano (“Rubashov: a Novel”) en alemán, del que Wessel nunca había oído hablar. Sabía que Rubashov era el nombre del héroe de Oscuridad al mediodía y supuso que probablemente estaba mirando la única copia alemana existente de Oscuridad al mediodía.

Lo había imaginado abriendo un archivador y sacando una carpeta raída con su endeble copia al carbón adentro, pero esto era demasiado del siglo XX. Cuando le escribí a Wessel para pedirle detalles, me explicó que había estado sentado frente a su computadora en la Universidad de Kassel cuando se encontró por primera vez con el título desconocido, y pasó otra semana antes de que pudiera sostener una fotocopia en la mano y leerla. . El sello de un censor francés apareció en cada página, mostrando que había sido enviado a Zurich desde el París durante la guerra, y Wessel se dio cuenta de que probablemente era la primera persona en verlo ya que había sido guardado por un editor suizo, presumiblemente después de rechazarlo. .

Al leerlo, Wessel también se dio cuenta de que el texto difería en muchos aspectos de la edición estándar en alemán traducida del inglés. Cuando le escribí, se había puesto en contacto con Thomas Pago de Elsinor Verlag, el editor alemán de la anterior traducción inversa, y me sugirió una edición completamente nueva. Pago accedió a publicarlo, con un prólogo mío y un epílogo de Wessel, y el nuevo trabajo entró en la lista de libros más vendidos en Alemania para los libros publicados por pequeñas editoriales ese año, superando todas nuestras expectativas.

A estas alturas ya había adquirido una copia para mí y noté varias diferencias entre las versiones "antigua" y "nueva" de la novela. Por ejemplo, Koestler había hecho correcciones tardías a su copia al carbón a mano que no aparecían en la traducción al inglés, y había incluido palabras y pasajes en el texto alemán que se habían omitido extrañamente del inglés, incluida una digresión considerable en el texto. sujeto de la masturbación en las cárceles soviéticas. Otras características que se destacaron fueron claramente el resultado de la falta de familiaridad de Hardy con los sistemas políticos y penitenciarios soviéticos y la jerga que los acompañaba y su hábito de traducir literalmente cuando su atención se desvanecía. Cuando la entrevisté, me confesó que parte del problema era verse obligada a trabajar a una velocidad tan alta, y otro que, a la tierna edad de veintiún años, con experiencia limitada y sin fuentes impresas en las que basarse, a menudo se veía obligada a trabajar. al final de su atadura en la búsqueda de las palabras adecuadas. Por estas razones y de acuerdo con el adagio de que las nuevas generaciones de lectores merecen nuevas traducciones., Llegué a la conclusión de que sería bienvenida una nueva traducción.

Los editores de Oscuridad al mediodía, Scribner en los Estados Unidos y Vintage en el Reino Unido, estuvieron de acuerdo conmigo y aceptaron mi propuesta de que Philip Boehm hiciera el trabajo. Boehm es el talentoso traductor de obras de Ingeborg Bachmann, Franz Kafka y varios otros escritores en alemán y polaco, y un escritor creativo por derecho propio. También ha vivido en Polonia y experimentado la vida detrás del Telón de Acero, lo que le da una ventaja para interpretar el vocabulario y la estructura de la burocracia soviética y su sistema de justicia penal. Estaba seguro de que quitaría el barniz de esta vieja imagen y la devolvería a su claridad original, y eso es exactamente lo que hizo.Poco más de un año después, se hizo la escritura y unos meses después, aparecieron ediciones estadounidenses y británicas casi idénticas a ambos lados del Atlántico, con una introducción mía.

Sentí firmemente que el proyecto valía la pena tanto por razones literarias como políticas, pero dos preguntas flotaban en el fondo de mi mente. ¿Podría reavivarse la popularidad de esta famosa novela, escrita ochenta años antes, con una nueva traducción? ¿Y en qué medida sus conocimientos sobre los regímenes dictatoriales tanto de izquierda como de derecha y su supresión de disidentes individuales seguían siendo relevantes para los lectores modernos?

Ni el New York Times ni el El Correo de Washington decidió revisarlo (aunque el Veces incluyó una breve mención en su columna "Nuevo y digno de mención" en el Reseña del libro), pero el Neoyorquino compensó estas omisiones imprimiendo un extenso ensayo sobre el libro, y aparecieron artículos útiles en el Wall Street Journal, La política exterior, el británico guardiány la revista en línea, Correo aéreo.

De estos, el artículo de pensamiento de Adam Kirsch en el Neoyorquino fue el más largo y sustancial. Admitió que la novela se sentía anticuada en el sentido de que se necesitaba "un esfuerzo de imaginación" para entrar en su tiempo y lugar, pero después de recitar la historia de la novela, consideró que el esfuerzo valía la pena, porque Oscuridad al mediodía Fue sin duda una de las novelas políticas más importantes del siglo XX. Al escribirlo, Koestler se había enfrentado de frente a la idea de que los fines nobles podían justificar los medios malvados y luego la demolió, lo que, junto con su desconfianza del poder tiránico de la razón, hizo su novela subversiva incluso ahora.

Otros artículos apoyaban más o menos la opinión de Kirsch, pero Nancy Updike, en La política exterior, llegó a una conclusión diferente. "¿Esta novela antitotalitaria de hace casi 80 años tiene algo revelador que decirnos hoy?" ella preguntó. "¿Es resonante en 2019?" Su respuesta fue, no realmente. Mientras que partes de Oscuridad al mediodía le habló, y la relación de Rubashov con su líder demagógico le pareció aún relevante, el resto del libro tenía un valor limitado. Se mostró que Rubashov estaba atrapado en una trampa mental, sabiendo que su posición era peligrosa pero incapaz de admitir que estaba equivocado, y esto fue de poca utilidad para los lectores enfrentados por líderes modernos.

En cuanto a la traducción, Updike la elogió y definitivamente la prefirió a la anterior, al igual que Aatish Taseer en Correo aéreo quien lo juzgó no tan forzado como el anterior, pero fue Andrew Stuttaford, en el Wall Street Journal, que se detuvo en él con cierto detalle.

Stuttaford admiraba la "larga trayectoria en traducción literaria" de Boehm y encontró que sus acertadas elecciones de palabras en la presente novela fueron particularmente exitosas. La versión de Boehm había captado la relación entre Rubashov y sus interrogadores "con más precisión y con más matices que su predecesor". También había mostrado una gran sensibilidad hacia el "telón de fondo ruso no declarado, aunque evidente" del libro y su jerga y terminología de estilo soviético.

Aunque no hubo tantas reseñas como esperaba, era un libro antiguo con una nueva traducción en lugar de un libro completamente nuevo, y sentí que las respuestas eran más que suficientes para justificar mis esfuerzos. La guinda del pastel fue una mesa redonda pública sobre la novela en Roosevelt House en Nueva York, que se llevó a cabo poco después de que aparecieran las críticas. La sala estaba llena de lectores de todas las edades, un par de cientos al menos según mi estimación. Adam Kirsch nos preguntó a Philip Boehm y a mí acerca de nuestros objetivos y procedimientos y la importancia de Oscuridad al mediodía, y esto fue seguido por una animada pregunta y respuesta en la que los miembros de la audiencia mostraron lo bien que conocían a Koestler y Oscuridad al mediodía.

Sin embargo, tuvimos algunas dificultades para ponernos de acuerdo sobre la naturaleza exacta de la contribución de la novela al pensamiento político. Muchos dudaron de mi sugerencia de que su mensaje era tan relevante para las autocracias populistas de hoy como lo fue para los regímenes comunistas y nazis del siglo XX. Otros aceptaron la idea, pero se llegó a una especie de armisticio cuando un miembro de la audiencia de la última fila se puso de pie para hablar. Ella había leído Oscuridad al mediodía mientras vivía en la Francia de la posguerra, dijo, donde la traducción al francés batió todos los récords de ventas e impidió que el partido comunista francés fuera elegido para unirse al gobierno en unas elecciones generales inminentes. La novela fue un cuento con moraleja y su mensaje se aplicó a todos los países y regímenes, ya sean de izquierda o de derecha. Ese mensaje era simple: cuidado con el autoengaño. Su breve discurso derribó la casa y pareció zanjar el asunto, al menos por ahora, de la importancia más amplia de la novela.

Michael Scammell es el autor de Koestler, la odisea literaria y política de un escéptico del siglo XX (Random House, 2009). El título británico es Koestler, el intelectual indispensable (Faber, 2010).


Arthur Koestler

Arthur Koestler, CBE (5 de septiembre de 1905 & # x2013 1 de marzo de 1983) fue un autor y periodista húngaro-británico. Koestler nació en Budapest y, además de sus primeros años escolares, se educó en Austria. En 1931 Koestler se afilió al Partido Comunista de Alemania hasta que, desilusionado por el estalinismo, dimitió en 1938. En 1940 publicó su novela Oscuridad al mediodía, obra antitotalitaria, que le valió fama internacional. Durante los siguientes 43 años desde su residencia en Gran Bretaña, Koestler abrazó muchas causas políticas y escribió novelas, memorias, biografías y numerosos ensayos. En 1968, fue galardonado con el Premio Sonning "por su destacada contribución a la cultura europea" y, en 1972, fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE). En 1976, a Koestler se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson y, en 1979, leucemia terminal. [2] En 1983, él y su esposa se suicidaron en su casa de Londres.

& quot [Koestler] comenzó su educación en el ocaso del Imperio Austro-Húngaro, en un jardín de infancia experimental en Budapest. Su madre fue brevemente paciente de Sigmund Freud. En la Viena de entreguerras terminó como secretario personal de Vladimir Jabotinsky, uno de los primeros líderes del movimiento sionista. Viajando por el Turkmenistán soviético como un joven y ardiente simpatizante comunista, se encontró con Langston Hughes. Luchando en la Guerra Civil española, conoció a W. H. Auden en una "fiesta loca" en Valencia, antes de terminar en una de las cárceles de Franco. En Weimar, Berlín, entró en el círculo del infame agente del Komintern Willi M & # x00fcnzenberg, a través del cual conoció a los principales comunistas alemanes de la época: Johannes Becher, Hanns Eisler, Bertolt Brecht. Temeroso de ser atrapado por la Gestapo mientras huía de Francia, pidió prestadas píldoras suicidas a Walter Benjamin. Los tomó varias semanas después cuando parecía que no podría salir de Lisboa, pero no murió. En el camino, almorzó con Thomas Mann, se emborrachó con Dylan Thomas, se hizo amigo de George Orwell, coqueteó con Mary McCarthy y vivió en el piso de Cyril Connolly en Londres. En 1940, Koestler fue liberado de un campo de detención francés, en parte gracias a la intervención de Harold Nicolson y No & # x00ebl Coward. En la década de 1950, ayudó a fundar el Congreso por la Libertad Cultural, junto con Mel Lasky y Sidney Hook. En la década de 1960, tomó LSD con Timothy Leary. En la década de 1970, todavía estaba dando conferencias que impresionaron, entre otros, al joven Salman Rushdie & quot.

Anne Applebaum, reseña de Koestler: La odisea literaria y política de un escéptico del siglo XX [3]

[editar] Orígenes y vida temprana

Koestler nació en Budapest de Henrik y Adele Koestler (n & # x00e9e Jeiteles). El era hijo unico. Su padre Henrik Koestler, de ascendencia judía y húngara, nació el 18 de agosto de 1869 en la ciudad de Miskolc, en el noreste de Hungría. Según la biografía autorizada de Koestler, el padre de Henrik, Leopold Koestler, era un soldado del ejército austro-húngaro que Magyarizó su nombre a & quotLipot & quot. [4] En 1861 se casó con Karolina Schon, hija de un próspero comerciante de madera. Henrik dejó la escuela a los 16 años y aceptó un trabajo como chico de los recados en una empresa de ropa. Aprendió inglés, alemán y francés por su cuenta y finalmente se convirtió en socio de la firma. Luego estableció su propia empresa de importación de textiles en Hungría. [5]

La madre de Arthur, Adele Koestler (n & # x00e9e Jeiteles) nació el 25 de junio de 1871 en una prominente familia judía en Praga. Entre sus antepasados ​​se encontraba Mishel Loeb, un destacado médico y ensayista del siglo XVIII, cuyo hijo Judah se convirtió en un poeta muy conocido. Beethoven puso música a algunos de sus poemas. Su padre, Jacob Jeiteles, trasladó a la familia a Viena, donde Adele creció en relativa prosperidad hasta alrededor de 1890. Ante las dificultades económicas, su padre abandonó a su esposa e hija y emigró a los Estados Unidos. Adele y su madre se mudaron de Viena a Budapest para quedarse con la hermana casada de Adele.

Henrik Koestler conoció a Adele en 1898, se casó con ella en 1900 y el 5 de septiembre de 1905 nació Arthur, su único hijo. Los Koestler vivían en apartamentos alquilados amplios y bien amueblados en varios distritos predominantemente judíos de Budapest. Durante los primeros años de Arthur, emplearon a una cocinera / ama de llaves, así como a una institutriz extranjera. Su educación primaria comenzó en un jardín de infancia privado experimental fundado por Laura Striker (n & # x00e9e Polanyi). Su hija Eva Striker se convirtió más tarde en la amante de Koestler, y siguieron siendo amigos toda su vida.

El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 privó a su padre de proveedores extranjeros y su negocio colapsó. Ante la indigencia, la familia se trasladó temporalmente a una pensión en Viena. Cuando terminó la guerra, la familia regresó a Budapest. Arthur fue testigo de la efímera revolución bolchevique húngara de 1919, la ocupación temporal de Budapest por el ejército rumano y el terror blanco bajo el régimen de derecha del almirante Horthy. En 1920, la familia regresó a Viena, donde Henrik estableció un nuevo y exitoso negocio de importación.

En septiembre de 1922, Arthur se matriculó en la Universidad Politécnica de Viena para estudiar ingeniería, uniéndose a una fraternidad estudiantil en duelo sionista. [6] Cuando el negocio de Henrich fracasó, Koestler dejó de asistir a conferencias y fue expulsado por no pagar las tarifas. En marzo de 1926, Koestler escribió una carta a sus padres diciéndoles que iba a ir a Palestina durante un año a trabajar como ingeniero asistente en una fábrica, con el fin de adquirir experiencia que le ayudaría a encontrar un trabajo en Austria. El 1 de abril de 1926 partió de Viena hacia Palestina. [7]

[editar] 1926 & # x20131931 Palestina, París, Berlín y vuelo polar

Después de llegar, durante unas semanas, Koestler vivió en un kibutz, un colectivo agrícola. Su solicitud para unirse al colectivo (Kvutzat Heftziba) fue rechazada por sus miembros [8]. Durante los siguientes doce meses, se mantuvo con trabajos de baja categoría en las ciudades de Haifa, Tel Aviv y Jerusalén. Con frecuencia sin un centavo y hambriento, a menudo dependía de amigos y conocidos para sobrevivir. [9] Ocasionalmente escribió o editó periódicos y otras publicaciones, principalmente en alemán. En la primavera de 1927, abandonó Palestina brevemente para dirigir el Secretariado del Partido Revisionista de Jabotinsky en Berlín.

Más tarde, ese mismo año, a través de un amigo, Koestler obtuvo el puesto de corresponsal en Oriente Medio del prestigioso grupo de periódicos Ullstein-Verlag con sede en Berlín. Regresó a Jerusalén, donde durante los dos años siguientes, produjo ensayos políticos detallados, así como algunos reportajes más ligeros, para su principal empleador y para otros periódicos. Viajó mucho, entrevistó a jefes de estado, reyes, presidentes y primeros ministros [10] y mejoró enormemente su reputación como periodista.

En junio de 1929, mientras estaba de permiso en Berlín, Koestler presionó con éxito en Ullstein para que se trasladara fuera de Palestina. [11] En septiembre fue enviado a París para cubrir una vacante en la oficina del Servicio de Noticias de Ullstein. Un año más tarde, en 1931, fue llamado a Berlín y nombrado editor científico de Vossische Zeitung y asesor científico del imperio de periódicos de Ullstein. [12] El mismo año fue elegido por Ullstein para representar el papel a bordo del vuelo Polar de la aeronave Graf Zeppelin, que llevó a un equipo de científicos y al aviador polar Lincoln Ellsworth a 82 grados norte (por lo tanto, no al Polo Norte) y viceversa. Koestler fue el único periodista a bordo: sus transmisiones inalámbricas en vivo y los artículos posteriores y las giras de conferencias por toda Europa lo felicitaron aún más. Poco después, fue nombrado editor extranjero y editor adjunto en jefe del Berliner Zeitung am Mittag de circulación masiva. [13] [14] En 1931, Koestler, animado por Eva Striker e impresionado por lo que él creía que eran los logros de la Unión Soviética, se convirtió en partidario del marxismo-leninismo y el 31 de diciembre de 1931 solicitó la membresía en el Partido Comunista de Alemania. [15 ]

Koestler escribió un libro sobre el plan quinquenal soviético, pero no obtuvo la aprobación de las autoridades soviéticas y nunca se publicó. En 1932 viajó por Turkmenistán y Asia Central, revisando las condiciones. En septiembre de 1933 regresó a París y durante los dos años siguientes participó activamente en movimientos antifascistas; escribió propaganda bajo la dirección de Willy Muenzenberg, el director principal de propaganda del Komintern en Occidente.

En 1935 se casó con Dorothy Ascher, una compañera activista comunista (se separaron amistosamente en 1937). [16] En 1936, durante la Guerra Civil española, realizó una visita al cuartel general del general Francisco Franco en Sevilla en nombre del Komintern utilizando como tapadera el diario londinense News Chronicle [17]. Tuvo que escapar cuando fue reconocido y denunciado como comunista por un ex colega alemán. De regreso a Francia escribió L'Espagne Ensanglant & # x00e9e, que más tarde se incorporó a su libro Spanish Testament. En 1937 regresó a la España leal como corresponsal de guerra de News Chronicle, pero fue capturado por los rebeldes nacionalistas. De febrero a junio estuvo preso bajo pena de muerte. Finalmente fue cambiado por un prisionero nacionalista de "alto valor" retenido por los leales, la esposa de uno de los pilotos de combate as de Franco. Es uno de los pocos autores que ha sido condenado a muerte y ha presenciado el corredor de la muerte. Escribió sobre esto en Diálogo con la muerte.

Después de su liberación, Koestler regresó a Francia, donde acordó escribir una enciclopedia sexual para mantenerse. Fue publicado con gran éxito bajo el título The Encyclop & # x0153dia of Sexual Knowledge bajo los seudónimos de & quotDrs. A. Costler, A. Willy y otros ". [18] En julio de 1938, terminó de trabajar en su novela Los Gladiadores. Más tarde, ese mismo año, renunció al Partido Comunista y comenzó a trabajar en una nueva novela que en 1941 se publicó en Londres con el título Darkness at Noon. Ese mismo año, 1938, se convirtió en editor de Die Zukunft (El futuro), el semanario alemán en París. [19]

En 1939 conoció y formó un vínculo con la escultora británica Daphne Hardy. Vivieron juntos en París, y ella tradujo el manuscrito de Darkness at Noon del alemán al inglés a principios de 1940. Lo sacó de contrabando de Francia cuando se fueron antes de la ocupación alemana, y organizó su publicación después de llegar a Londres ese año.

[editar] Los años de la guerra, 1940 & # x201345

Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Koestler estuvo detenido durante varios meses en el campo de internamiento de Le Vernet, entre otros "extranjeros indeseables", en su mayoría refugiados [20]. Lo liberaron a principios de 1940 debido a la fuerte presión británica. (Koestler describió el período de 1939 a 1940 y su encarcelamiento en Le Vernet en sus memorias Scum of the Earth.) Poco antes de la invasión alemana de Francia, para salir del país se unió a la Legión Extranjera Francesa. Desertó en el norte de África e intentó regresar a Inglaterra. [21] Mientras esperaba obtener un pasaje en un barco que saliera de Lisboa, escuchó un informe falso de que el barco en el que viajaba Hardy se había hundido y que ella y su manuscrito se habían perdido. Intentó suicidarse, pero sobrevivió.

Al llegar a Inglaterra sin un permiso de entrada, Koestler fue encarcelado por los británicos en espera de que se examinara su caso. Todavía estaba en prisión cuando se publicó su libro Darkness at Noon a principios de 1941, que Hardy había arreglado. Inmediatamente después de su liberación, se ofreció como voluntario para el servicio militar. Mientras esperaba sus documentos de convocatoria, escribió Scum of the Earth (enero y marzo de 1941), el primer libro que escribió en inglés. Durante los siguientes doce meses, sirvió en el Cuerpo de Pioneros.

En marzo de 1942, Koestler fue asignado al Ministerio de Información, donde trabajó como guionista para transmisiones de propaganda y películas. [22] En su tiempo libre, escribió Llegada y Salida, la tercera de su trilogía de novelas que incluía Darkness at Noon. Escribió varios ensayos, que posteriormente fueron recopilados y publicados en The Yogi and the Commissar. Uno de los ensayos, titulado "Sobre las atrocidades de los incrédulos" (publicado originalmente en el New York Times) [23] trataba sobre las atrocidades nazis contra los judíos.

Daphne Hardy, que había estado haciendo trabajos de guerra en Oxford, se unió a Koestler en Londres en 1943, pero se separaron unos meses después. Siguieron siendo buenos amigos hasta la muerte de Koestler. [24]

En diciembre de 1944, viajó a Palestina con la acreditación del periódico The Times. Allí tuvo una reunión clandestina con Menachem Begin, el jefe de la organización terrorista Irgun, que era buscado por las fuerzas armadas británicas y tenía una recompensa & # x00a3500 por su cabeza. Koestler intentó persuadirlo de que abandonara los ataques militantes y aceptara una solución de dos estados para Palestina, pero fracasó. Muchos años después, Koestler escribió en sus memorias: & # x201c Cuando terminó la reunión, me di cuenta de lo ingenuo que había sido al imaginar que mis argumentos tendrían la más mínima influencia. & # X201d [25]

Permaneciendo en Palestina hasta agosto de 1945, Koestler recopiló material para su próxima novela Ladrones en la noche. Cuando regresó a Inglaterra, Mamaine Paget, a quien había empezado a ver antes de salir a Palestina, lo estaba esperando. [26] [27]

Durante dos años, 1945 & # x201347, Koestler trabajó en Insight y Outlook. En marzo de 1948 realizó una gira de conferencias literarias y políticas en los Estados Unidos.

Poco después de su regreso de los Estados Unidos, estalló la guerra entre el recién declarado Estado de Israel y los estados árabes vecinos. Koestler fue acreditado por varios periódicos: estadounidense, británico y francés, y viajó a Israel para informar sobre la guerra. [28] Mamaine Paget fue con él. Llegaron a Israel el 4 de junio y permanecieron allí hasta octubre [29]. Más tarde ese año decidieron dejar Inglaterra por un tiempo y mudarse a Francia. La noticia de que se había concedido su solicitud de nacionalidad británica, pendiente desde hacía mucho tiempo, le llegó en Francia a finales de diciembre.A principios del año nuevo (1949), regresó a Londres para prestar juramento de lealtad a la Corona británica. [30] En enero de 1949, Koestler y Mamaine se mudaron a una casa que compró en Francia, donde escribió una contribución a El Dios que falló y terminó el trabajo sobre Promesa y cumplimiento. El libro recibió malas críticas tanto en Estados Unidos como en Inglaterra. Su otro libro publicado en 1949 fue Insight and Outlook. Esto también recibió críticas tibias.

En julio comenzó a trabajar en el primer volumen de su autobiografía, Arrow in the Blue. Contrató a una nueva secretaria a tiempo parcial, Cynthia Jefferies, que finalmente se convirtió en su tercera esposa. En otoño comenzó a trabajar en The Age of Longing, en la que continuó trabajando hasta mediados de 1950.

Habiendo llegado a un acuerdo con su primera esposa, Dorothy, para un divorcio amistoso, su matrimonio fue anulado el 15 de diciembre de 1949 [31]. Esto despejó el camino para su matrimonio con Mamaine Paget, [32] que tuvo lugar el 15 de abril de 1950 en el consulado británico en París [33].

En junio pronunció un importante discurso anticomunista en el Congreso por la Libertad Cultural, una organización financiada por la Agencia Central de Inteligencia, en Berlín. En otoño se fue a los Estados Unidos en una gira de conferencias, durante la cual presionó para obtener el estatus de residente permanente en los Estados Unidos.A fines de octubre, por impulso, compró una pequeña isla con una casa en el río Delaware cerca de New Hope, Pensilvania, con la intención de vivir allí al menos una parte de cada año. [34]

En enero de 1951 se inauguró en Nueva York una versión dramatizada de Darkness at Noon, de Sidney Kingsley. A los críticos les encantó la obra y ganó el premio New York Drama Critics 'Award. Koestler donó todas las regalías de la obra a un fondo que creó para ayudar a los autores en dificultades, & # x201cFund for Intellectual Freedom & quot (FIF) [35] En 1951 se publicó la última de sus obras políticas, The Age of Longing. En él examinó el panorama político de la Europa de la posguerra y los problemas que enfrenta el continente.

En agosto de 1952, su matrimonio con Mamaine colapsó. Se separaron pero permanecieron unidos hasta su repentina e inesperada muerte en junio de 1954. [36] [37] El libro Living with Koestler: Mamaine Koestler's Letters 1945-51, editado por la hermana gemela de Mamaine, Celia Goodman, da una idea de sus vidas juntas. Decidió establecer su hogar permanente en Inglaterra. En mayo de 1953 compró una casa georgiana de tres pisos en Montpelier Square en Londres y vendió sus casas en Francia y Estados Unidos.

Los dos primeros volúmenes de su autobiografía, Arrow in the Blue, que cubre su vida hasta diciembre de 1931 cuando se afilió al Partido Comunista Alemán, y The Invisible Writing, que abarca los años 1932 a 1940, se publicaron en 1952 y 1954, respectivamente. . En 1955 se publicó una colección de ensayos, The Trail of the Dinosaur and Other Essays, sobre los peligros que enfrenta la civilización occidental.

El 13 de abril de 1955, Janine Graetz, con quien Koestler mantuvo una relación intermitente durante varios años, dio a luz a su hija [38]. Se llamaba Cristina y, a pesar de los repetidos intentos de Janine para persuadirlo de que mostrara algún interés en ella, Koestler casi no tuvo contacto con su hija durante toda su vida.

La principal polémica de Koestler durante 1955 fue su campaña por la abolición de la pena capital y el ahorcamiento. En julio comenzó a trabajar en Reflections on Hanging.

Aunque Koestler reanudó el trabajo sobre la biografía de Kepler en 1955, no se publicó hasta 1959 y, mientras tanto, adquirió el título de Los sonámbulos. El énfasis del libro cambió a 'Una historia de la visión cambiante del universo del hombre', que también se convirtió en el subtítulo del libro. Copérnico y Galileo se agregaron a Kepler como los temas principales del libro. A principios de 1956 hizo arreglos para que Cynthia tuviera un aborto ilegal [39]. Más adelante en el año, como consecuencia del levantamiento húngaro, estuvo ocupado organizando reuniones y protestas antisoviéticas.

En junio de 1957, Koestler dio una conferencia en un simposio en Alpbach, Austria, y se enamoró de la aldea, compró un terreno allí, hizo construir una casa y durante los siguientes doce años la utilizó como lugar para las vacaciones de verano y para organizar simposios. En mayo de 1958 se sometió a una operación de hernia [40]. En diciembre se fue a la India Oriental & # x2013 y Japón & # x2013 y estuvo fuera hasta principios de 1959. El libro resultante fue El loto y el robot.

A principios de 1960, cuando regresaba de una conferencia en San Francisco, interrumpió su viaje en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, donde se estaban llevando a cabo algunas investigaciones experimentales con alucinógenos. Probó la psilocibina y tuvo un "mal viaje". Más tarde, cuando llegó a Harvard para ver a Timothy Leary, experimentó con más drogas, pero tampoco estaba entusiasmado con esa experiencia. [41] En noviembre de 1960 fue elegido miembro de una beca de la Royal Society of Literature. El libro de Koestler The Act of Creation se publicó en mayo de 1964. En noviembre realizó una gira de conferencias por varias universidades de California. En 1965 se casó con Cynthia en Nueva York [42] y se trasladó a California, donde, en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de Stanford, participó en una serie de seminarios.

Koestler pasó la mayor parte de 1966 y los primeros meses de 1967 trabajando en The Ghost in the Machine. En su artículo Return Trip to Nirvana, publicado en 1967 en el Sunday Telegraph, Koestler escribió sobre la cultura de las drogas y sus propias experiencias con los alucinógenos. El artículo también desafió la defensa de las drogas en Las puertas de la percepción de Aldous Huxley. En abril de 1968, Koestler recibió el premio Sonning & # x201c por su destacada contribución a la cultura europea & # x201d. The Ghost in the Machine se publicó en agosto del mismo año y en otoño recibió un doctorado honoris causa de la Queen's University, Kingston, Canadá. A finales de noviembre, los Koestler volaron a Australia para una serie de apariciones en televisión y entrevistas con la prensa.

Al final de la década, Koestler se alegró al saber que la Cámara de los Lores británica finalmente había consentido en la abolición del ahorcamiento, por lo que había estado haciendo campaña durante muchos años. La primera mitad de la década de 1970 vio la publicación de cuatro de sus libros: El caso del sapo partera (1971), Las raíces de la coincidencia y Las prostitutas (ambos en 1972) y El talón de Aquiles: ensayos 1968-1973. (1974). En la Lista de Honores de Año Nuevo de 1972, fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE).

A principios de 1976, a Koestler se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson. El temblor de su mano hizo que la escritura fuera cada vez más difícil [43]. Redujo sus viajes al extranjero y pasó los meses de verano en la granja en Denston, Suffolk, que había comprado en 1971. Ese mismo año vio la publicación de The Thirteenth Tribe, sobre los hipotéticos orígenes jázaros de los judíos europeos.

En 1978 publicó Janus: A Summing Up. Dos años después, en 1980, le diagnosticaron también leucemia linfocítica crónica. Caminar y escribir se convirtió en un esfuerzo y la condición física de Koestler se deterioró visiblemente [44] pero siguió trabajando. Ese año se publicó su libro Bricks to Babel. Su último libro, Kaleidoscope: Essays from Drinkers of Infinity y The Heel of Achilles: Essays 1968-1973 y algunas piezas e historias posteriores se publicó el año siguiente, 1981.

Durante los últimos años de su vida, estableció la Sociedad KIB (con Brian Inglis y Tony Bloomfield), para patrocinar la investigación `` fuera de las ortodoxias científicas '' (que, después de su muerte, pasó a llamarse The Koestler Foundation), y en su calidad de vicepresidente de la Sociedad de Eutanasia Voluntaria, más tarde rebautizada como Exit, escribió un folleto sobre el suicidio, describiendo el caso tanto a favor como en contra, con una sección que trataba específicamente de la mejor manera de hacerlo. [45]

Koestler y Cynthia se suicidaron la noche del 1 de marzo de 1983. [46] [47]

[editar] La muerte y sus controversias

Koestler había manifestado más de una vez que no temía estar muerto sino que temía el proceso de morir [48]. No deseaba sufrir la indignidad de perder el control sobre su cuerpo o su mente. Su suicidio no fue inesperado entre amigos cercanos. Poco antes de su suicidio, su médico había descubierto una hinchazón en la ingle que indicaba una metástasis del cáncer. Él y su esposa se suicidaron el 1º de marzo de 1983 [49] [50] [51] con una sobredosis de barbitúricos (Tuinal), ingeridos con alcohol [52]. Sus cuerpos fueron descubiertos en la mañana del 3 de marzo, momento en el que llevaban muertos treinta y seis horas.

A quien le interese. El propósito de esta nota es dejar claro sin lugar a dudas que tengo la intención de suicidarme tomando una sobredosis de drogas sin el conocimiento o la ayuda de ninguna otra persona. Las drogas se han obtenido y acumulado legalmente durante un período considerable. Intentar suicidarse es una apuesta cuyo resultado será conocido por el jugador sólo si el intento falla, pero no si tiene éxito. Si este intento fracasa y sobrevivo en un estado de discapacidad física o mental, en el que ya no puedo controlar lo que se me hace, o comunicar mis deseos, por la presente solicito que se me permita morir en mi propia casa y no ser resucitado o mantenido vivo por medios artificiales. Además, solicito que mi esposa, un médico o cualquier amigo presente invoque el hábeas corpus contra cualquier intento de expulsarme por la fuerza de mi casa al hospital.

La nota estaba fechada en junio de 1982. Debajo aparecía lo siguiente:

Dado que lo anterior fue escrito en junio de 1982, mi esposa decidió que después de treinta y cuatro años de trabajar juntos no podría enfrentar la vida después de mi muerte.

Más abajo en la página apareció la nota de despedida de Cynthia:

Temo tanto a la muerte como al acto de morir que nos espera. Me hubiera gustado terminar mi relato de trabajar para Arthur & # x2013, una historia que comenzó cuando nuestros caminos se cruzaron en 1949. Sin embargo, no puedo vivir sin Arthur, a pesar de ciertos recursos internos.

El funeral se celebró en el Mortlake Crematorium en el sur de Londres el 11 de marzo [46].

La primera controversia surgió sobre por qué permitió o consintió el suicidio simultáneo de su esposa. Solo tenía cincuenta y cinco años y se creía que gozaba de buena salud. En una adición mecanografiada a la nota de suicidio de su esposo, Cynthia Koestler escribió que no podría vivir sin su esposo. Según se informa, pocos de sus amigos se sorprendieron por esta admisión, al parecer percibiendo que Cynthia vivió su vida a través de la de su marido y que no tenía una "vida propia" [54]. Su absoluta devoción por Koestler se puede ver claramente en sus memorias parcialmente terminadas [55].

Según un perfil de Koestler por Peter Kurth: [56]

Todos sus amigos estaban preocupados por lo que Julian Barnes llama "la pregunta innombrable y a medio decir" sobre la responsabilidad de Koestler por las acciones de Cynthia. --¿La intimidó para que lo hiciera? - pregunta Barnes. Y "si él no la intimidó para que lo hiciera, ¿por qué no la sacó de eso?" Porque, en retrospectiva, la evidencia de que la vida de Cynthia había ido menguando con la de su marido era demasiado evidente.

La segunda controversia fue ocasionada por los términos de su testamento. Con la excepción de algunos legados menores, Koestler dejó el residuo de su patrimonio, alrededor de & # x00a31 millones, para promover la investigación de lo paranormal mediante la fundación de una cátedra de parapsicología en una universidad de Gran Bretaña. Los Fideicomisarios del Patrimonio tuvieron grandes dificultades para encontrar una universidad dispuesta a establecer dicha cátedra. Se acercaron a Oxford, Cambridge, King's College London y University College London, y todos se negaron. Finalmente, los fideicomisarios llegaron a un acuerdo con la Universidad de Edimburgo para establecer una cátedra de acuerdo con la solicitud de Koestler. [57]

Las relaciones de Koestler con las mujeres pueden haber contenido violencia sexual. En 1998, una biografía de Koestler por David Cesarani alegaba que Koestler había sido un violador en serie, citando como evidencia que la escritora feminista británica Jill Craigie había afirmado que ella había sido una de sus víctimas en 1951. A las manifestantes feministas le quitaron el busto de Edimburgo. Universidad.

En su biografía Koestler: The Indispensable Intellectual (2009), Michael Scammell respondió que Craigie fue la única mujer que dejó constancia de que había sido violada por Koestler, y lo había revelado en una cena más de 50 años después del presunto incidente. Craigie solo agregó más tarde las afirmaciones de que Koestler había sido violento, aunque Scammell admite que Koestler podría ser rudo y sexualmente agresivo.

Otros, incluido Cesarani, afirman que Koestler, cuando era joven, tenía tendencias misóginas. Según los informes, participó en numerosas relaciones sexuales y, en general, trató mal a las mujeres de su vida. Como argumentó Geoffrey Wheatcroft en una revisión de la biografía de Cesarani, el mujeriego en esta escala es neurótico: un hombre impulsado a copular con tantas mujeres como sea posible no solo tiene dificultades para establecer relaciones felices con las mujeres, o considerarlas como iguales, sino que no le gusta. mujeres. [59] [60] [61]

[editar] Influencia y legado

“Es difícil pensar en un solo intelectual importante del siglo XX que no se cruzó con Arthur Koestler, o en un solo movimiento intelectual importante del siglo XX al que Koestler no se uniera ni se opusiera. Desde la educación progresista y el psicoanálisis freudiano pasando por el sionismo, el comunismo y el existencialismo hasta las drogas psicodélicas, la parapsicología y la eutanasia, Koestler estaba fascinado por todas las modas filosóficas, serias y no serias, políticas y apolíticas, de su época ".

& # x2013 Anne Applebaum, The New York Review of Books [3]

Darkness at Noon fue uno de los libros antisoviéticos más influyentes jamás escritos. [62] Su influencia en Europa sobre los comunistas y simpatizantes e, indirectamente, sobre los resultados de los gobiernos electos, fue sustancial. [63] En última instancia, el legado de un escritor es el cuerpo de su escritura. Geoffrey Wheatcroft cree que sus libros más importantes fueron los cinco completados antes de los 40: sus primeras memorias y la trilogía de novelas antitotalitarias que incluían Darkness at Noon. [59]

Koestler escribió varias novelas importantes, dos volúmenes de obras autobiográficas, dos volúmenes de reportajes, una obra importante sobre la historia de la ciencia, varios volúmenes de ensayos y un cuerpo considerable de otros escritos y artículos sobre temas tan variados como la genética, la eutanasia, el misticismo oriental. , neurología, ajedrez, evolución, psicología, lo paranormal y más. [64]

Koestler abrazó una multitud de cuestiones políticas y no políticas. El sionismo, el comunismo, el anticomunismo, la eutanasia voluntaria, la abolición de la pena capital, en particular el ahorcamiento, y la abolición de la cuarentena de los perros que se reimportan al Reino Unido son ejemplos.

En su libro de 1971, El caso del sapo partera, defendió al biólogo Paul Kammerer, quien afirmó encontrar apoyo experimental para la herencia lamarckiana. Según los experimentos de Koestler Kammerer con el sapo partera, es posible que un simpatizante nazi de la Universidad de Viena haya manipulado. En el libro llegó a la conclusión de que puede ocurrir una especie de "minilamarckismo" modificado como explicación de algunos fenómenos evolutivos raros y limitados.

Koestler había criticado el neodarwinismo en varios de sus libros, pero no estaba en contra de la evolución. [65] Ha sido descrito como un neo-lamarckiano e intentó duplicar los experimentos lamarckianos de Kammerer, pero tuvo que terminar sus experimentos debido a la falta de fondos. [66]

El misticismo y la fascinación por lo paranormal impregnaron gran parte de su obra posterior. Koestler era conocido por respaldar una serie de temas paranormales como la percepción extrasensorial, la psicoquinesia y la telepatía. Su libro The Roots of Coincidence (1974) afirma que la respuesta a tales fenómenos paranormales se puede encontrar en la física teórica. El libro menciona otra línea de investigación no convencional de Paul Kammerer, la teoría de la coincidencia o sincronicidad. También presenta críticamente los escritos relacionados de Carl Jung. Más controvertidos fueron los estudios y experimentos de levitación y telepatía de Koestler.

Durante los últimos años de su vida estableció la Sociedad KIB (con Brian Inglis y Tony Bloomfield), para patrocinar la investigación paranormal (que, después de su muerte, pasó a llamarse Unidad de Parapsicología Koestler) y está ubicada en la Universidad de Edimburgo, en Escocia. . [67]

En "Viaje de regreso al Nirvana", publicado en el Sunday Telegraph en 1967, Koestler escribió sobre la cultura de las drogas y sus propias experiencias con los alucinógenos. Desafió la defensa del consumo de drogas en Las puertas de la percepción de Aldous Huxley.

Koestler era judío de nacimiento, pero no observaba la religión. En una entrevista publicada en el London Jewish Chronicle en 1950, argumentó que los judíos deberían emigrar a Israel o asimilarse completamente a sus culturas locales. [68] [69] [70]

En The Thirteenth Tribe (1976), avanzó la controvertida tesis de que los judíos asquenazíes no descienden de los israelitas de la antigüedad, sino de los jázaros, un pueblo turco del Cáucaso. Se creía que se habían convertido al judaísmo en el siglo VIII y más tarde fueron forzados hacia el oeste en lo que hoy es Rusia, Ucrania y Polonia. Koestler argumentó que una prueba de que los judíos asquenazíes no tenían conexión biológica con los judíos bíblicos eliminaría la base racial del antisemitismo europeo.

A partir del estudio del ADN en poblaciones de muestra, el rabino Yaakov Kleiman sugirió en 2000 que las poblaciones judías muy separadas tienen un origen común que se remonta al Medio Oriente. [71]

Koestler primero aprendió húngaro, pero luego en casa, su familia hablaba principalmente alemán. Desde sus primeros años, llegó a dominar ambos idiomas. Es probable que también aprendiera algo de yiddish a través del contacto con su abuelo. [72] En su adolescencia, hablaba húngaro, alemán, francés e inglés con fluidez. [73]

Durante sus años en Palestina, Koestler llegó a dominar el hebreo con la suficiente fluidez como para escribir historias en ese idioma, así como para crear el primer crucigrama hebreo del mundo. [74] Durante sus años en la Unión Soviética (1932 & # x201333), aunque llegó con un vocabulario de solo 1,000 palabras de ruso y sin gramática, aprendió suficiente ruso coloquial para hablar el idioma. [75]

Su primera novela, Los gladiadores (1939), fue la única que escribió en húngaro. Escribió sus otras obras hasta 1940 en alemán. Después de 1940, escribió solo en inglés. (L'Espagne ensanglant & # x00e9e se tradujo del alemán al francés. [76])

[editar] Ficción (novelas) 1939. Los Gladiadores, sobre la revuelta de Espartaco. 1940. Oscuridad al mediodía 1943. Llegada y partida 1946. Ladrones en la noche 1951. La era del anhelo 1972. Las prostitutas: una tragicomedia con prólogo y epílogo. Una novela sobre académicos que se ganan la vida en el circuito internacional de seminarios y conferencias. ISBN 978-0-09-112550-9

[editar] Drama 1945. Bar Crepúsculo.

[editar] Autobiografía 1937. Testamento español. 1941. Escoria de la Tierra. 1942. Diálogo con la muerte. 1952. Arrow In The Blue: El primer volumen de una autobiografía, 1905 & # x201331, reimpresión de 2005, ISBN 0-09-949067-6 1954.The Invisible Writing: The Second Volume Of An Autobiography, 1932 & # x201340, reimpresión de 1984, ISBN 0-8128-6218-X 1984. Stranger on the Square coescrito con Cynthia Koestler, publicado póstumamente, editado y con una Introducción y Epílogo por Harold Harris, Londres: Hutchinson, 1984, ISBN 0-09-154330-4.

NB Los libros El loto y el robot, El dios que falló y Von weissen N & # x00e4chten und roten Tagen, así como sus numerosos ensayos, todos pueden contener más información autobiográfica.

[editar] Otra no ficción 1934. Von weissen N & # x00e4chten und roten Tagen. Sobre los viajes de Koestler en la URSS. En su The Invisible Writing, Koestler llama al libro Días rojos y noches blancas o, más comúnmente, Días rojos. De las cinco ediciones en idiomas extranjeros & # x2212 ruso, alemán, ucraniano, georgiano, armenio & # x2212 previstas, sólo la versión alemana se publicó finalmente en Kharkov, Ucrania S.S.R .. La edición es muy rara. 1937. L'Espagne ensanglant & # x00e9e. 1941 Escoria de la Tierra. Memoria de su vida en Francia antes y después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, con un relato detallado de su internamiento en Le Vernet, el campamento francés para extraterrestres. 1942 (verano) Le yogi et le commissaire. 1945. El yogui y el comisario y otros ensayos. 1949. El desafío de nuestro tiempo. 1949. Promise and Fulfillment: Palestine 1917 & # x20131949. 1949. Insight and Outlook. 1955. The Trail of the Dinosaur y otros ensayos. 1956. Reflexiones sobre el colgante. 1959. Los sonámbulos: una historia de la visión cambiante del universo por parte del hombre. ISBN 0-14-019246-8 Una descripción de los paradigmas científicos cambiantes. 1960. The Watershed: A Biography of Johannes Kepler. (extraído de The Sleepwalkers.) ISBN 0-385-09576-7 1960. The Lotus and the Robot, ISBN 0-09-059891-1. El viaje de Koestler a la India y Japón, y su valoración de Oriente y Occidente. 1961. Control de la mente. 1961. Colgado por el cuello. Reutiliza algunos materiales de Reflections on Hanging. 1963. Suicide of a Nation. 1964. El acto de la creación. 1967. El fantasma en la máquina. Reimpresión de Penguin 1990: ISBN 0-14-019192-5. 1968. Drinkers of Infinity: Essays 1955 & # x20131967. 1970. La edad del anhelo, ISBN 0-09-104520-7. 1971. El caso del sapo partera, ISBN 0-394-71823-2. Un relato de la investigación de Paul Kammerer sobre la evolución lamarckiana y lo que llamó & quot; coincidencias en serie & quot. 1972. Las raíces de la coincidencia, ISBN 0-394-71934-4. Secuela de El caso del sapo partera. 1973. El león y el avestruz. 1974. El talón de Aquiles: Ensayos 1968-1973, ISBN 0-09-119400-8. 1976. La decimotercera tribu: el imperio jázaro y su herencia, ISBN 0-394-40284-7. 1976. A horcajadas sobre las dos culturas: Arthur Koestler en 70, ISBN 0-394-40063-1. 1977. Vistas del siglo XX: una colección de ensayos críticos, ISBN 0-13-049213-2. 1978. Janus: A Summing Up, ISBN 0-394-50052-0. Secuela de El fantasma en la máquina 1980. Bricks to Babel. Casa aleatoria, ISBN 0-394-51897-7. Esta antología de 1980 de pasajes de muchos de sus libros, descritos como "Una selección de 50 años de sus escritos, elegidos y con nuevos comentarios por el autor", es una introducción completa a la escritura y el pensamiento de Koestler. 1981. Kaleidoscope. Ensayos de Drinkers of Infinity y The Heel of Achilles, además de piezas e historias posteriores.

[editar] Escritos como colaborador The Encyclop & # x0153dia of Sexual Knowledge (1934) (En su autobiografía The Invisible Writing, Koestler usa la ligadura & # x0153 en la ortografía de la palabra & quotEncyclopaedia & quot.) Corresponsal extranjero (1940) colaborador no acreditado de Alfred Película de Hitchcock producida por Walter Wanger El Dios que falló (1950) (colección de testimonios de excomunistas) Atila, el poeta (1954) (Encuentro 1954.2 (5)). En préstamo en la biblioteca de la UCL de la Escuela de Estudios Eslavos y de Europa del Este. Biblioteca en línea de UCL Beyond Reductionism: The Alpbach Symposium. Nuevas perspectivas en las ciencias de la vida (coeditor con JR Smythies, 1969), ISBN 0-8070-1535-0 El desafío del azar: un experimento masivo en telepatía y su resultado inesperado (1973) El concepto de creatividad en la ciencia y el arte (1976) Life After Death, (coeditor, 1976) Humor and Wit. Yo: Encyclop & # x00e6dia Britannica. 15a ed. vol. 9. (1983) humor & # x2013 Encyclop & # x00e6dia Britannica (por Arthur Koestler)

[editar] Biografías de Koestler Atkins, J., 1956. Arthur Koestler. Buckard, Christian G., 2004. Arthur Koestler: Ein extremes Leben 1905 & # x20131983. ISBN 3-406-52177-0. Cesarani, David, 1998. Arthur Koestler: The Homeless Mind. ISBN 0-684-86720-6. Hamilton, Iain, 1982. Koestler: A Biography. ISBN 0-02-547660-2. Koestler, Mamaine, 1985. Living with Koestler: Mamaine Koestler's Letters 1945-51. ISBN 0-297-78531-1 o ISBN 0-312-49029-1. Levene, M., 1984. Arthur Koestler. ISBN 0-8044-6412-X Mikes, George, 1983. Arthur Koestler: La historia de una amistad. ISBN 0-233-97612-4. Pearson, S. A., 1978. Arthur Koestler. ISBN 0-8057-6699-5. [Michael] (2009). Koestler: la odisea literaria y política de un escéptico del siglo XX. Nueva York: Random House. pag. 689. ISBN 978-0-394-57630-5.

La autobiografía de NB Langston Hughes también documenta su encuentro en Turkestán durante la era soviética.

Acerca de ארתור קסטלר (עברית)

Arthur Koestler, CBE (5 de septiembre de 1905 & # x2013 1 de marzo de 1983) fue un autor, periodista y violador húngaro-británico. Koestler nació en Budapest y, además de sus primeros años escolares, se educó en Austria. En 1931 Koestler se afilió al Partido Comunista de Alemania hasta que, desilusionado por el estalinismo, dimitió en 1938. En 1940 publicó su novela Oscuridad al mediodía, obra antitotalitaria, que le valió fama internacional. Durante los siguientes 43 años desde su residencia en Gran Bretaña, Koestler abrazó muchas causas políticas y escribió novelas, memorias, biografías y numerosos ensayos. En 1968, fue galardonado con el Premio Sonning "por su destacada contribución a la cultura europea" y, en 1972, fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE). En 1976, a Koestler se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson y, en 1979, leucemia terminal. [2] En 1983, él y su esposa se suicidaron en su casa de Londres.

& quot [Koestler] comenzó su educación en el ocaso del Imperio Austro-Húngaro, en un jardín de infancia experimental en Budapest. Su madre fue brevemente paciente de Sigmund Freud. En la Viena de entreguerras terminó como secretario personal de Vladimir Jabotinsky, uno de los primeros líderes del movimiento sionista. Viajando por el Turkmenistán soviético como un joven y ardiente simpatizante comunista, se encontró con Langston Hughes. Luchando en la Guerra Civil española, conoció a W. H. Auden en una "fiesta loca" en Valencia, antes de terminar en una de las cárceles de Franco. En Weimar, Berlín, entró en el círculo del infame agente del Komintern Willi M & # x00fcnzenberg, a través del cual conoció a los principales comunistas alemanes de la época: Johannes Becher, Hanns Eisler, Bertolt Brecht. Temeroso de ser atrapado por la Gestapo mientras huía de Francia, pidió prestadas píldoras suicidas a Walter Benjamin. Los tomó varias semanas después cuando parecía que no podría salir de Lisboa, pero no murió. En el camino, almorzó con Thomas Mann, se emborrachó con Dylan Thomas, se hizo amigo de George Orwell, coqueteó con Mary McCarthy y vivió en el piso de Cyril Connolly en Londres. En 1940, Koestler fue liberado de un campo de detención francés, en parte gracias a la intervención de Harold Nicolson y No & # x00ebl Coward. En la década de 1950, ayudó a fundar el Congreso por la Libertad Cultural, junto con Mel Lasky y Sidney Hook. En la década de 1960, tomó LSD con Timothy Leary. En la década de 1970, todavía estaba dando conferencias que impresionaron, entre otros, al joven Salman Rushdie & quot.

Anne Applebaum, reseña de Koestler: La odisea literaria y política de un escéptico del siglo XX [3]

[editar] Orígenes y vida temprana

Koestler nació en Budapest de Henrik y Adele Koestler (n & # x00e9e Jeiteles). El era hijo unico. Su padre Henrik Koestler, de ascendencia judía y húngara, nació el 18 de agosto de 1869 en la ciudad de Miskolc, en el noreste de Hungría. Según la biografía autorizada de Koestler, el padre de Henrik, Leopold Koestler, era un soldado del ejército austro-húngaro que Magyarizó su nombre a & quotLipot & quot. [4] En 1861 se casó con Karolina Schon, hija de un próspero comerciante de madera. Henrik dejó la escuela a los 16 años y aceptó un trabajo como chico de los recados en una empresa de ropa. Aprendió inglés, alemán y francés por su cuenta y finalmente se convirtió en socio de la firma. Luego estableció su propia empresa de importación de textiles en Hungría. [5]

La madre de Arthur, Adele Koestler (n & # x00e9e Jeiteles) nació el 25 de junio de 1871 en una prominente familia judía en Praga. Entre sus antepasados ​​se encontraba Mishel Loeb, un destacado médico y ensayista del siglo XVIII, cuyo hijo Judah se convirtió en un poeta muy conocido. Beethoven puso música a algunos de sus poemas. Su padre, Jacob Jeiteles, trasladó a la familia a Viena, donde Adele creció en relativa prosperidad hasta alrededor de 1890. Ante las dificultades económicas, su padre abandonó a su esposa e hija y emigró a los Estados Unidos. Adele y su madre se mudaron de Viena a Budapest para quedarse con la hermana casada de Adele.

Henrik Koestler conoció a Adele en 1898, se casó con ella en 1900 y el 5 de septiembre de 1905 nació Arthur, su único hijo. Los Koestler vivían en apartamentos alquilados amplios y bien amueblados en varios distritos predominantemente judíos de Budapest. Durante los primeros años de Arthur, emplearon a una cocinera / ama de llaves, así como a una institutriz extranjera. Su educación primaria comenzó en un jardín de infancia privado experimental fundado por Laura Striker (n & # x00e9e Polanyi). Su hija Eva Striker se convirtió más tarde en la amante de Koestler, y siguieron siendo amigos toda su vida.

El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 privó a su padre de proveedores extranjeros y su negocio colapsó. Ante la indigencia, la familia se trasladó temporalmente a una pensión en Viena. Cuando terminó la guerra, la familia regresó a Budapest. Arthur fue testigo de la efímera revolución bolchevique húngara de 1919, la ocupación temporal de Budapest por el ejército rumano y el terror blanco bajo el régimen de derecha del almirante Horthy. En 1920, la familia regresó a Viena, donde Henrik estableció un nuevo y exitoso negocio de importación.

En septiembre de 1922, Arthur se matriculó en la Universidad Politécnica de Viena para estudiar ingeniería, uniéndose a una fraternidad estudiantil en duelo sionista. [6] Cuando el negocio de Henrich fracasó, Koestler dejó de asistir a conferencias y fue expulsado por no pagar las tarifas. En marzo de 1926, Koestler escribió una carta a sus padres diciéndoles que iba a ir a Palestina durante un año a trabajar como ingeniero asistente en una fábrica, con el fin de adquirir experiencia que le ayudaría a encontrar un trabajo en Austria. El 1 de abril de 1926 partió de Viena hacia Palestina. [7]

[editar] 1926 & # x20131931 Palestina, París, Berlín y vuelo polar

Después de llegar, durante unas semanas, Koestler vivió en un kibutz, un colectivo agrícola. Su solicitud para unirse al colectivo (Kvutzat Heftziba) fue rechazada por sus miembros [8]. Durante los siguientes doce meses, se mantuvo con trabajos de baja categoría en las ciudades de Haifa, Tel Aviv y Jerusalén. Con frecuencia sin un centavo y hambriento, a menudo dependía de amigos y conocidos para sobrevivir. [9] Ocasionalmente escribió o editó periódicos y otras publicaciones, principalmente en alemán. En la primavera de 1927, abandonó Palestina brevemente para dirigir el Secretariado del Partido Revisionista de Jabotinsky en Berlín.

Más tarde, ese mismo año, a través de un amigo, Koestler obtuvo el puesto de corresponsal en Oriente Medio del prestigioso grupo de periódicos Ullstein-Verlag con sede en Berlín. Regresó a Jerusalén, donde durante los dos años siguientes, produjo ensayos políticos detallados, así como algunos reportajes más ligeros, para su principal empleador y para otros periódicos. Viajó mucho, entrevistó a jefes de estado, reyes, presidentes y primeros ministros [10] y mejoró enormemente su reputación como periodista.

En junio de 1929, mientras estaba de permiso en Berlín, Koestler presionó con éxito en Ullstein para que se trasladara fuera de Palestina. [11] En septiembre fue enviado a París para cubrir una vacante en la oficina del Servicio de Noticias de Ullstein. Un año más tarde, en 1931, fue llamado a Berlín y nombrado editor científico de Vossische Zeitung y asesor científico del imperio de periódicos de Ullstein. [12] El mismo año fue elegido por Ullstein para representar el papel a bordo del vuelo Polar de la aeronave Graf Zeppelin, que llevó a un equipo de científicos y al aviador polar Lincoln Ellsworth a 82 grados norte (por lo tanto, no al Polo Norte) y viceversa. Koestler fue el único periodista a bordo: sus transmisiones inalámbricas en vivo y los artículos posteriores y las giras de conferencias por toda Europa lo felicitaron aún más. Poco después, fue nombrado editor extranjero y editor adjunto en jefe del Berliner Zeitung am Mittag de circulación masiva. [13] [14] En 1931, Koestler, animado por Eva Striker e impresionado por lo que él creía que eran los logros de la Unión Soviética, se convirtió en partidario del marxismo-leninismo y el 31 de diciembre de 1931 solicitó la membresía en el Partido Comunista de Alemania. [15 ]

Koestler escribió un libro sobre el plan quinquenal soviético, pero no obtuvo la aprobación de las autoridades soviéticas y nunca se publicó. En 1932 viajó por Turkmenistán y Asia Central, revisando las condiciones. En septiembre de 1933 regresó a París y durante los dos años siguientes participó activamente en movimientos antifascistas; escribió propaganda bajo la dirección de Willy Muenzenberg, el director principal de propaganda del Komintern en Occidente.

En 1935 se casó con Dorothy Ascher, una compañera activista comunista (se separaron amistosamente en 1937). [16] En 1936, durante la Guerra Civil española, realizó una visita al cuartel general del general Francisco Franco en Sevilla en nombre del Komintern utilizando como tapadera el diario londinense News Chronicle [17]. Tuvo que escapar cuando fue reconocido y denunciado como comunista por un ex colega alemán. De regreso a Francia escribió L'Espagne Ensanglant & # x00e9e, que más tarde se incorporó a su libro Spanish Testament. En 1937 regresó a la España leal como corresponsal de guerra de News Chronicle, pero fue capturado por los rebeldes nacionalistas. De febrero a junio estuvo preso bajo pena de muerte. Finalmente fue cambiado por un prisionero nacionalista de "alto valor" retenido por los leales, la esposa de uno de los pilotos de combate as de Franco. Es uno de los pocos autores que ha sido condenado a muerte y ha presenciado el corredor de la muerte. Escribió sobre esto en Diálogo con la muerte.

Después de su liberación, Koestler regresó a Francia, donde acordó escribir una enciclopedia sexual para mantenerse. Fue publicado con gran éxito bajo el título The Encyclop & # x0153dia of Sexual Knowledge bajo los seudónimos de & quotDrs. A. Costler, A. Willy y otros ". [18] En julio de 1938, terminó de trabajar en su novela Los Gladiadores. Más tarde, ese mismo año, renunció al Partido Comunista y comenzó a trabajar en una nueva novela que en 1941 se publicó en Londres con el título Darkness at Noon. Ese mismo año, 1938, se convirtió en editor de Die Zukunft (El futuro), el semanario alemán en París. [19]

En 1939 conoció y formó un vínculo con la escultora británica Daphne Hardy. Vivieron juntos en París, y ella tradujo el manuscrito de Darkness at Noon del alemán al inglés a principios de 1940. Lo sacó de contrabando de Francia cuando se fueron antes de la ocupación alemana, y organizó su publicación después de llegar a Londres ese año.

[editar] Los años de la guerra, 1940 & # x201345

Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Koestler estuvo detenido durante varios meses en el campo de internamiento de Le Vernet, entre otros "extranjeros indeseables", en su mayoría refugiados [20]. Lo liberaron a principios de 1940 debido a la fuerte presión británica. (Koestler describió el período de 1939 a 1940 y su encarcelamiento en Le Vernet en sus memorias Scum of the Earth.) Poco antes de la invasión alemana de Francia, para salir del país se unió a la Legión Extranjera Francesa. Desertó en el norte de África e intentó regresar a Inglaterra. [21] Mientras esperaba obtener un pasaje en un barco que saliera de Lisboa, escuchó un informe falso de que el barco en el que viajaba Hardy se había hundido y que ella y su manuscrito se habían perdido. Intentó suicidarse, pero sobrevivió.

Al llegar a Inglaterra sin un permiso de entrada, Koestler fue encarcelado por los británicos en espera de que se examinara su caso. Todavía estaba en prisión cuando se publicó su libro Darkness at Noon a principios de 1941, que Hardy había arreglado. Inmediatamente después de su liberación, se ofreció como voluntario para el servicio militar. Mientras esperaba sus documentos de convocatoria, escribió Scum of the Earth (enero y marzo de 1941), el primer libro que escribió en inglés. Durante los siguientes doce meses, sirvió en el Cuerpo de Pioneros.

En marzo de 1942, Koestler fue asignado al Ministerio de Información, donde trabajó como guionista para transmisiones de propaganda y películas. [22] En su tiempo libre, escribió Llegada y Salida, la tercera de su trilogía de novelas que incluía Darkness at Noon. Escribió varios ensayos, que posteriormente fueron recopilados y publicados en The Yogi and the Commissar. Uno de los ensayos, titulado "Sobre las atrocidades de los incrédulos" (publicado originalmente en el New York Times) [23] trataba sobre las atrocidades nazis contra los judíos.

Daphne Hardy, que había estado haciendo trabajos de guerra en Oxford, se unió a Koestler en Londres en 1943, pero se separaron unos meses después. Siguieron siendo buenos amigos hasta la muerte de Koestler. [24]

En diciembre de 1944, viajó a Palestina con la acreditación del periódico The Times. Allí tuvo una reunión clandestina con Menachem Begin, el jefe de la organización terrorista Irgun, que era buscado por las fuerzas armadas británicas y tenía una recompensa & # x00a3500 por su cabeza. Koestler intentó persuadirlo de que abandonara los ataques militantes y aceptara una solución de dos estados para Palestina, pero fracasó. Muchos años después, Koestler escribió en sus memorias: & # x201c Cuando terminó la reunión, me di cuenta de lo ingenuo que había sido al imaginar que mis argumentos tendrían la más mínima influencia. & # X201d [25]

Permaneciendo en Palestina hasta agosto de 1945, Koestler recopiló material para su próxima novela Ladrones en la noche. Cuando regresó a Inglaterra, Mamaine Paget, a quien había empezado a ver antes de salir a Palestina, lo estaba esperando. [26] [27]

Durante dos años, 1945 & # x201347, Koestler trabajó en Insight y Outlook. En marzo de 1948 realizó una gira de conferencias literarias y políticas en los Estados Unidos.

Poco después de su regreso de los Estados Unidos, estalló la guerra entre el recién declarado Estado de Israel y los estados árabes vecinos. Koestler fue acreditado por varios periódicos: estadounidense, británico y francés, y viajó a Israel para informar sobre la guerra. [28] Mamaine Paget fue con él. Llegaron a Israel el 4 de junio y permanecieron allí hasta octubre [29]. Más tarde ese año decidieron dejar Inglaterra por un tiempo y mudarse a Francia.La noticia de que se había concedido su solicitud de nacionalidad británica, pendiente desde hacía mucho tiempo, le llegó en Francia a finales de diciembre. A principios del año nuevo (1949), regresó a Londres para prestar juramento de lealtad a la Corona británica. [30] En enero de 1949, Koestler y Mamaine se mudaron a una casa que compró en Francia, donde escribió una contribución a El Dios que falló y terminó el trabajo sobre Promesa y cumplimiento. El libro recibió malas críticas tanto en Estados Unidos como en Inglaterra. Su otro libro publicado en 1949 fue Insight and Outlook. Esto también recibió críticas tibias.

En julio comenzó a trabajar en el primer volumen de su autobiografía, Arrow in the Blue. Contrató a una nueva secretaria a tiempo parcial, Cynthia Jefferies, que finalmente se convirtió en su tercera esposa. En otoño comenzó a trabajar en The Age of Longing, en la que continuó trabajando hasta mediados de 1950.

Habiendo llegado a un acuerdo con su primera esposa, Dorothy, para un divorcio amistoso, su matrimonio fue anulado el 15 de diciembre de 1949 [31]. Esto despejó el camino para su matrimonio con Mamaine Paget, [32] que tuvo lugar el 15 de abril de 1950 en el consulado británico en París [33].

En junio pronunció un importante discurso anticomunista en el Congreso por la Libertad Cultural, una organización financiada por la Agencia Central de Inteligencia, en Berlín. En otoño se fue a los Estados Unidos en una gira de conferencias, durante la cual presionó para obtener el estatus de residente permanente en los Estados Unidos.A fines de octubre, por impulso, compró una pequeña isla con una casa en el río Delaware cerca de New Hope, Pensilvania, con la intención de vivir allí al menos una parte de cada año. [34]

En enero de 1951 se inauguró en Nueva York una versión dramatizada de Darkness at Noon, de Sidney Kingsley. A los críticos les encantó la obra y ganó el premio New York Drama Critics 'Award. Koestler donó todas las regalías de la obra a un fondo que creó para ayudar a los autores en dificultades, & # x201cFund for Intellectual Freedom & quot (FIF) [35] En 1951 se publicó la última de sus obras políticas, The Age of Longing. En él examinó el panorama político de la Europa de la posguerra y los problemas que enfrenta el continente.

En agosto de 1952, su matrimonio con Mamaine colapsó. Se separaron pero permanecieron unidos hasta su repentina e inesperada muerte en junio de 1954. [36] [37] El libro Living with Koestler: Mamaine Koestler's Letters 1945-51, editado por la hermana gemela de Mamaine, Celia Goodman, da una idea de sus vidas juntas. Decidió establecer su hogar permanente en Inglaterra. En mayo de 1953 compró una casa georgiana de tres pisos en Montpelier Square en Londres y vendió sus casas en Francia y Estados Unidos.

Los dos primeros volúmenes de su autobiografía, Arrow in the Blue, que cubre su vida hasta diciembre de 1931 cuando se afilió al Partido Comunista Alemán, y The Invisible Writing, que abarca los años 1932 a 1940, se publicaron en 1952 y 1954, respectivamente. . En 1955 se publicó una colección de ensayos, The Trail of the Dinosaur and Other Essays, sobre los peligros que enfrenta la civilización occidental.

El 13 de abril de 1955, Janine Graetz, con quien Koestler mantuvo una relación intermitente durante varios años, dio a luz a su hija [38]. Se llamaba Cristina y, a pesar de los repetidos intentos de Janine para persuadirlo de que mostrara algún interés en ella, Koestler casi no tuvo contacto con su hija durante toda su vida.

La principal polémica de Koestler durante 1955 fue su campaña por la abolición de la pena capital y el ahorcamiento. En julio comenzó a trabajar en Reflections on Hanging.

Aunque Koestler reanudó el trabajo sobre la biografía de Kepler en 1955, no se publicó hasta 1959 y, mientras tanto, adquirió el título de Los sonámbulos. El énfasis del libro cambió a 'Una historia de la visión cambiante del universo del hombre', que también se convirtió en el subtítulo del libro. Copérnico y Galileo se agregaron a Kepler como los temas principales del libro. A principios de 1956 hizo arreglos para que Cynthia tuviera un aborto ilegal [39]. Más adelante en el año, como consecuencia del levantamiento húngaro, estuvo ocupado organizando reuniones y protestas antisoviéticas.

En junio de 1957, Koestler dio una conferencia en un simposio en Alpbach, Austria, y se enamoró de la aldea, compró un terreno allí, hizo construir una casa y durante los siguientes doce años la utilizó como lugar para las vacaciones de verano y para organizar simposios. En mayo de 1958 se sometió a una operación de hernia [40]. En diciembre se fue a la India Oriental & # x2013 y Japón & # x2013 y estuvo fuera hasta principios de 1959. El libro resultante fue El loto y el robot.

A principios de 1960, cuando regresaba de una conferencia en San Francisco, interrumpió su viaje en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, donde se estaban llevando a cabo algunas investigaciones experimentales con alucinógenos. Probó la psilocibina y tuvo un "mal viaje". Más tarde, cuando llegó a Harvard para ver a Timothy Leary, experimentó con más drogas, pero tampoco estaba entusiasmado con esa experiencia. [41] En noviembre de 1960 fue elegido miembro de una beca de la Royal Society of Literature. El libro de Koestler The Act of Creation se publicó en mayo de 1964. En noviembre realizó una gira de conferencias por varias universidades de California. En 1965 se casó con Cynthia en Nueva York [42] y se trasladó a California, donde, en el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento de Stanford, participó en una serie de seminarios.

Koestler pasó la mayor parte de 1966 y los primeros meses de 1967 trabajando en The Ghost in the Machine. En su artículo Return Trip to Nirvana, publicado en 1967 en el Sunday Telegraph, Koestler escribió sobre la cultura de las drogas y sus propias experiencias con los alucinógenos. El artículo también desafió la defensa de las drogas en Las puertas de la percepción de Aldous Huxley. En abril de 1968, Koestler recibió el premio Sonning & # x201c por su destacada contribución a la cultura europea & # x201d. The Ghost in the Machine se publicó en agosto del mismo año y en otoño recibió un doctorado honoris causa de la Queen's University, Kingston, Canadá. A finales de noviembre, los Koestler volaron a Australia para una serie de apariciones en televisión y entrevistas con la prensa.

Al final de la década, Koestler se alegró al saber que la Cámara de los Lores británica finalmente había consentido en la abolición del ahorcamiento, por lo que había estado haciendo campaña durante muchos años. La primera mitad de la década de 1970 vio la publicación de cuatro de sus libros: El caso del sapo partera (1971), Las raíces de la coincidencia y Las prostitutas (ambos en 1972) y El talón de Aquiles: ensayos 1968-1973. (1974). En la Lista de Honores de Año Nuevo de 1972, fue nombrado Comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE).

A principios de 1976, a Koestler se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson. El temblor de su mano hizo que la escritura fuera cada vez más difícil [43]. Redujo sus viajes al extranjero y pasó los meses de verano en la granja en Denston, Suffolk, que había comprado en 1971. Ese mismo año vio la publicación de The Thirteenth Tribe, sobre los hipotéticos orígenes jázaros de los judíos europeos.

En 1978 publicó Janus: A Summing Up. Dos años después, en 1980, le diagnosticaron también leucemia linfocítica crónica. Caminar y escribir se convirtió en un esfuerzo y la condición física de Koestler se deterioró visiblemente [44] pero siguió trabajando. Ese año se publicó su libro Bricks to Babel. Su último libro, Kaleidoscope: Essays from Drinkers of Infinity y The Heel of Achilles: Essays 1968-1973 y algunas piezas e historias posteriores se publicó el año siguiente, 1981.

Durante los últimos años de su vida, estableció la Sociedad KIB (con Brian Inglis y Tony Bloomfield), para patrocinar la investigación `` fuera de las ortodoxias científicas '' (que, después de su muerte, pasó a llamarse The Koestler Foundation), y en su calidad de vicepresidente de la Sociedad de Eutanasia Voluntaria, más tarde rebautizada como Exit, escribió un folleto sobre el suicidio, describiendo el caso tanto a favor como en contra, con una sección que trataba específicamente de la mejor manera de hacerlo. [45]

Koestler y Cynthia se suicidaron la noche del 1 de marzo de 1983. [46] [47]

[editar] La muerte y sus controversias

Koestler había manifestado más de una vez que no temía estar muerto sino que temía el proceso de morir [48]. No deseaba sufrir la indignidad de perder el control sobre su cuerpo o su mente. Su suicidio no fue inesperado entre amigos cercanos. Poco antes de su suicidio, su médico había descubierto una hinchazón en la ingle que indicaba una metástasis del cáncer. Él y su esposa se suicidaron el 1º de marzo de 1983 [49] [50] [51] con una sobredosis de barbitúricos (Tuinal), ingeridos con alcohol [52]. Sus cuerpos fueron descubiertos en la mañana del 3 de marzo, momento en el que llevaban muertos treinta y seis horas.

A quien le interese. El propósito de esta nota es dejar claro sin lugar a dudas que tengo la intención de suicidarme tomando una sobredosis de drogas sin el conocimiento o la ayuda de ninguna otra persona. Las drogas se han obtenido y acumulado legalmente durante un período considerable. Intentar suicidarse es una apuesta cuyo resultado será conocido por el jugador sólo si el intento falla, pero no si tiene éxito. Si este intento fracasa y sobrevivo en un estado de discapacidad física o mental, en el que ya no puedo controlar lo que se me hace, o comunicar mis deseos, por la presente solicito que se me permita morir en mi propia casa y no ser resucitado o mantenido vivo por medios artificiales. Además, solicito que mi esposa, un médico o cualquier amigo presente invoque el hábeas corpus contra cualquier intento de expulsarme por la fuerza de mi casa al hospital.

La nota estaba fechada en junio de 1982. Debajo aparecía lo siguiente:

Dado que lo anterior fue escrito en junio de 1982, mi esposa decidió que después de treinta y cuatro años de trabajar juntos no podría enfrentar la vida después de mi muerte.

Más abajo en la página apareció la nota de despedida de Cynthia:

Temo tanto a la muerte como al acto de morir que nos espera. Me hubiera gustado terminar mi relato de trabajar para Arthur & # x2013, una historia que comenzó cuando nuestros caminos se cruzaron en 1949. Sin embargo, no puedo vivir sin Arthur, a pesar de ciertos recursos internos.

El funeral se celebró en el Mortlake Crematorium en el sur de Londres el 11 de marzo [46].

La primera controversia surgió sobre por qué permitió o consintió el suicidio simultáneo de su esposa. Solo tenía cincuenta y cinco años y se creía que gozaba de buena salud. En una adición mecanografiada a la nota de suicidio de su esposo, Cynthia Koestler escribió que no podría vivir sin su esposo. Según se informa, pocos de sus amigos se sorprendieron por esta admisión, al parecer percibiendo que Cynthia vivió su vida a través de la de su marido y que no tenía una "vida propia" [54]. Su absoluta devoción por Koestler se puede ver claramente en sus memorias parcialmente terminadas [55].

Según un perfil de Koestler por Peter Kurth: [56]

Todos sus amigos estaban preocupados por lo que Julian Barnes llama "la pregunta innombrable y a medio decir" sobre la responsabilidad de Koestler por las acciones de Cynthia. --¿La intimidó para que lo hiciera? - pregunta Barnes. Y "si él no la intimidó para que lo hiciera, ¿por qué no la sacó de eso?" Porque, en retrospectiva, la evidencia de que la vida de Cynthia había ido menguando con la de su marido era demasiado evidente.

La segunda controversia fue ocasionada por los términos de su testamento. Con la excepción de algunos legados menores, Koestler dejó el residuo de su patrimonio, alrededor de & # x00a31 millones, para promover la investigación de lo paranormal mediante la fundación de una cátedra de parapsicología en una universidad de Gran Bretaña. Los Fideicomisarios del Patrimonio tuvieron grandes dificultades para encontrar una universidad dispuesta a establecer dicha cátedra. Se acercaron a Oxford, Cambridge, King's College London y University College London, y todos se negaron. Finalmente, los fideicomisarios llegaron a un acuerdo con la Universidad de Edimburgo para establecer una cátedra de acuerdo con la solicitud de Koestler. [57]

Las relaciones de Koestler con las mujeres estuvieron frecuentemente marcadas por la violencia sexual. En 1998, una biografía de Koestler por David Cesarani alegaba que Koestler había sido un violador en serie, citando como evidencia que la escritora feminista británica Jill Craigie había afirmado que ella había sido una de sus víctimas en 1951. A las manifestantes feministas le quitaron el busto de Edimburgo. Universidad.

En su biografía Koestler: The Indispensable Intellectual (2009), Michael Scammell respondió que Craigie fue la única mujer que dejó constancia de que había sido violada por Koestler, y lo había revelado en una cena más de 50 años después del presunto incidente. Craigie solo agregó más tarde las afirmaciones de que Koestler había sido violento, aunque Scammell admite que Koestler podría ser rudo y sexualmente agresivo.

Otros, incluido Cesarani, afirman que Koestler tenía tendencias misóginas. Según los informes, participó en numerosas relaciones sexuales y, en general, trató mal a las mujeres de su vida. Como argumentó Geoffrey Wheatcroft en una revisión de la biografía de Cesarani, el mujeriego en esta escala es neurótico: un hombre impulsado a copular con tantas mujeres como sea posible no solo tiene dificultades para establecer relaciones felices con las mujeres, o considerarlas como iguales, sino que no le gusta. mujeres. [59] [60] [61]

[editar] Influencia y legado

“Es difícil pensar en un solo intelectual importante del siglo XX que no se cruzó con Arthur Koestler, o en un solo movimiento intelectual importante del siglo XX al que Koestler no se uniera ni se opusiera. Desde la educación progresista y el psicoanálisis freudiano pasando por el sionismo, el comunismo y el existencialismo hasta las drogas psicodélicas, la parapsicología y la eutanasia, Koestler estaba fascinado por todas las modas filosóficas, serias y no serias, políticas y apolíticas, de su época ".

& # x2013 Anne Applebaum, The New York Review of Books [3]

Darkness at Noon fue uno de los libros antisoviéticos más influyentes jamás escritos. [62] Su influencia en Europa sobre los comunistas y simpatizantes e, indirectamente, sobre los resultados de los gobiernos electos, fue sustancial. [63] En última instancia, el legado de un escritor es el cuerpo de su escritura. Geoffrey Wheatcroft cree que sus libros más importantes fueron los cinco completados antes de los 40: sus primeras memorias y la trilogía de novelas antitotalitarias que incluían Darkness at Noon. [59]

Koestler escribió varias novelas importantes, dos volúmenes de obras autobiográficas, dos volúmenes de reportajes, una obra importante sobre la historia de la ciencia, varios volúmenes de ensayos y un cuerpo considerable de otros escritos y artículos sobre temas tan variados como la genética, la eutanasia, el misticismo oriental. , neurología, ajedrez, evolución, psicología, lo paranormal y más. [64]

Koestler abrazó una multitud de cuestiones políticas y no políticas. El sionismo, el comunismo, el anticomunismo, la eutanasia voluntaria, la abolición de la pena capital, en particular el ahorcamiento, y la abolición de la cuarentena de los perros que se reimportan al Reino Unido son ejemplos.

En su libro de 1971, El caso del sapo partera, defendió al biólogo Paul Kammerer, quien afirmó encontrar apoyo experimental para la herencia lamarckiana. Según los experimentos de Koestler Kammerer con el sapo partera, es posible que un simpatizante nazi de la Universidad de Viena haya manipulado. En el libro llegó a la conclusión de que puede ocurrir una especie de "minilamarckismo" modificado como explicación de algunos fenómenos evolutivos raros y limitados.

Koestler había criticado el neodarwinismo en varios de sus libros, pero no estaba en contra de la evolución. [65] Ha sido descrito como un neo-lamarckiano e intentó duplicar los experimentos lamarckianos de Kammerer, pero tuvo que terminar sus experimentos debido a la falta de fondos. [66]

El misticismo y la fascinación por lo paranormal impregnaron gran parte de su obra posterior. Koestler era conocido por respaldar una serie de temas paranormales como la percepción extrasensorial, la psicoquinesia y la telepatía. Su libro The Roots of Coincidence (1974) afirma que la respuesta a tales fenómenos paranormales se puede encontrar en la física teórica. El libro menciona otra línea de investigación no convencional de Paul Kammerer, la teoría de la coincidencia o sincronicidad. También presenta críticamente los escritos relacionados de Carl Jung. Más controvertidos fueron los estudios y experimentos de levitación y telepatía de Koestler.

Durante los últimos años de su vida estableció la Sociedad KIB (con Brian Inglis y Tony Bloomfield), para patrocinar la investigación paranormal (que, después de su muerte, pasó a llamarse Unidad de Parapsicología Koestler) y está ubicada en la Universidad de Edimburgo, en Escocia. . [67]

En "Viaje de regreso al Nirvana", publicado en el Sunday Telegraph en 1967, Koestler escribió sobre la cultura de las drogas y sus propias experiencias con los alucinógenos. Desafió la defensa del consumo de drogas en Las puertas de la percepción de Aldous Huxley.

Koestler era judío de nacimiento, pero no observaba la religión. En una entrevista publicada en el London Jewish Chronicle en 1950, argumentó que los judíos deberían emigrar a Israel o asimilarse completamente a sus culturas locales. [68] [69] [70]

En The Thirteenth Tribe (1976), avanzó la controvertida tesis de que los judíos asquenazíes no descienden de los israelitas de la antigüedad, sino de los jázaros, un pueblo turco del Cáucaso. Se creía que se habían convertido al judaísmo en el siglo VIII y más tarde fueron forzados hacia el oeste en lo que hoy es Rusia, Ucrania y Polonia. Koestler argumentó que una prueba de que los judíos asquenazíes no tenían conexión biológica con los judíos bíblicos eliminaría la base racial del antisemitismo europeo.

A partir del estudio del ADN en poblaciones de muestra, el rabino Yaakov Kleiman sugirió en 2000 que las poblaciones judías muy separadas tienen un origen común que se remonta al Medio Oriente. [71]

Koestler primero aprendió húngaro, pero luego en casa, su familia hablaba principalmente alemán. Desde sus primeros años, llegó a dominar ambos idiomas. Es probable que también aprendiera algo de yiddish a través del contacto con su abuelo. [72] En su adolescencia, hablaba húngaro, alemán, francés e inglés con fluidez. [73]

Durante sus años en Palestina, Koestler llegó a dominar el hebreo con la suficiente fluidez como para escribir historias en ese idioma, así como para crear el primer crucigrama hebreo del mundo. [74] Durante sus años en la Unión Soviética (1932 & # x201333), aunque llegó con un vocabulario de solo 1,000 palabras de ruso y sin gramática, aprendió suficiente ruso coloquial para hablar el idioma. [75]

Su primera novela, Los gladiadores (1939), fue la única que escribió en húngaro. Escribió sus otras obras hasta 1940 en alemán. Después de 1940, escribió solo en inglés. (L'Espagne ensanglant & # x00e9e se tradujo del alemán al francés. [76])

[editar] Ficción (novelas) 1939. Los Gladiadores, sobre la revuelta de Espartaco. 1940. Oscuridad al mediodía 1943. Llegada y partida 1946. Ladrones en la noche 1951. La era del anhelo 1972. Las prostitutas: una tragicomedia con prólogo y epílogo. Una novela sobre académicos que se ganan la vida en el circuito internacional de seminarios y conferencias. ISBN 978-0-09-112550-9

[editar] Drama 1945. Bar Crepúsculo.

[editar] Autobiografía 1937. Testamento español. 1941. Escoria de la Tierra. 1942.Diálogo con la muerte. 1952. Arrow In The Blue: The First Volume Of An Autobiography, 1905 & # x201331, reimpresión de 2005, ISBN 0-09-949067-6 1954. The Invisible Writing: The Second Volume Of An Autobiography, 1932 & # x201340, reimpresión de 1984, ISBN 0-8128-6218-X 1984. Stranger on the Square coescrito con Cynthia Koestler, publicado póstumamente, editado y con una Introducción y Epílogo de Harold Harris, Londres: Hutchinson, 1984, ISBN 0-09-154330-4.

NB Los libros El loto y el robot, El dios que falló y Von weissen N & # x00e4chten und roten Tagen, así como sus numerosos ensayos, todos pueden contener más información autobiográfica.

[editar] Otra no ficción 1934. Von weissen N & # x00e4chten und roten Tagen. Sobre los viajes de Koestler en la URSS. En su The Invisible Writing, Koestler llama al libro Días rojos y noches blancas o, más comúnmente, Días rojos. De las cinco ediciones en idiomas extranjeros & # x2212 ruso, alemán, ucraniano, georgiano, armenio & # x2212 previstas, sólo la versión alemana se publicó finalmente en Kharkov, Ucrania S.S.R .. La edición es muy rara. 1937. L'Espagne ensanglant & # x00e9e. 1941 Escoria de la Tierra. Memoria de su vida en Francia antes y después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, con un relato detallado de su internamiento en Le Vernet, el campamento francés para extraterrestres. 1942 (verano) Le yogi et le commissaire. 1945. El yogui y el comisario y otros ensayos. 1949. El desafío de nuestro tiempo. 1949. Promise and Fulfillment: Palestine 1917 & # x20131949. 1949. Insight and Outlook. 1955. The Trail of the Dinosaur y otros ensayos. 1956. Reflexiones sobre el colgante. 1959. Los sonámbulos: una historia de la visión cambiante del universo por parte del hombre. ISBN 0-14-019246-8 Una descripción de los paradigmas científicos cambiantes. 1960. The Watershed: A Biography of Johannes Kepler. (extraído de The Sleepwalkers.) ISBN 0-385-09576-7 1960. The Lotus and the Robot, ISBN 0-09-059891-1. El viaje de Koestler a la India y Japón, y su valoración de Oriente y Occidente. 1961. Control de la mente. 1961. Colgado por el cuello. Reutiliza algunos materiales de Reflections on Hanging. 1963. Suicide of a Nation. 1964. El acto de la creación. 1967. El fantasma en la máquina. Reimpresión de Penguin 1990: ISBN 0-14-019192-5. 1968. Drinkers of Infinity: Essays 1955 & # x20131967. 1970. La edad del anhelo, ISBN 0-09-104520-7. 1971. El caso del sapo partera, ISBN 0-394-71823-2. Un relato de la investigación de Paul Kammerer sobre la evolución lamarckiana y lo que llamó & quot; coincidencias en serie & quot. 1972. Las raíces de la coincidencia, ISBN 0-394-71934-4. Secuela de El caso del sapo partera. 1973. El león y el avestruz. 1974. El talón de Aquiles: Ensayos 1968-1973, ISBN 0-09-119400-8. 1976. La decimotercera tribu: el imperio jázaro y su herencia, ISBN 0-394-40284-7. 1976. A horcajadas sobre las dos culturas: Arthur Koestler en 70, ISBN 0-394-40063-1. 1977. Vistas del siglo XX: una colección de ensayos críticos, ISBN 0-13-049213-2. 1978. Janus: A Summing Up, ISBN 0-394-50052-0. Secuela de El fantasma en la máquina 1980. Bricks to Babel. Casa aleatoria, ISBN 0-394-51897-7. Esta antología de 1980 de pasajes de muchos de sus libros, descritos como "Una selección de 50 años de sus escritos, elegidos y con nuevos comentarios por el autor", es una introducción completa a la escritura y el pensamiento de Koestler. 1981. Kaleidoscope. Ensayos de Drinkers of Infinity y The Heel of Achilles, además de piezas e historias posteriores.

[editar] Escritos como colaborador The Encyclop & # x0153dia of Sexual Knowledge (1934) (En su autobiografía The Invisible Writing, Koestler usa la ligadura & # x0153 en la ortografía de la palabra & quotEncyclopaedia & quot.) Corresponsal extranjero (1940) colaborador no acreditado de Alfred Película de Hitchcock producida por Walter Wanger El Dios que falló (1950) (colección de testimonios de excomunistas) Atila, el poeta (1954) (Encuentro 1954.2 (5)). En préstamo en la biblioteca de la UCL de la Escuela de Estudios Eslavos y de Europa del Este. Biblioteca en línea de UCL Beyond Reductionism: The Alpbach Symposium. Nuevas perspectivas en las ciencias de la vida (coeditor con JR Smythies, 1969), ISBN 0-8070-1535-0 El desafío del azar: un experimento masivo en telepatía y su resultado inesperado (1973) El concepto de creatividad en la ciencia y el arte (1976) Life After Death, (coeditor, 1976) Humor and Wit. Yo: Encyclop & # x00e6dia Britannica. 15a ed. vol. 9. (1983) humor & # x2013 Encyclop & # x00e6dia Britannica (por Arthur Koestler)

[editar] Biografías de Koestler Atkins, J., 1956. Arthur Koestler. Buckard, Christian G., 2004. Arthur Koestler: Ein extremes Leben 1905 & # x20131983. ISBN 3-406-52177-0. Cesarani, David, 1998. Arthur Koestler: The Homeless Mind. ISBN 0-684-86720-6. Hamilton, Iain, 1982. Koestler: A Biography. ISBN 0-02-547660-2. Koestler, Mamaine, 1985. Living with Koestler: Mamaine Koestler's Letters 1945-51. ISBN 0-297-78531-1 o ISBN 0-312-49029-1. Levene, M., 1984. Arthur Koestler. ISBN 0-8044-6412-X Mikes, George, 1983. Arthur Koestler: La historia de una amistad. ISBN 0-233-97612-4. Pearson, S. A., 1978. Arthur Koestler. ISBN 0-8057-6699-5. [Michael] (2009). Koestler: la odisea literaria y política de un escéptico del siglo XX. Nueva York: Random House. pag. 689. ISBN 978-0-394-57630-5.

La autobiografía de NB Langston Hughes también documenta su encuentro en Turkestán durante la era soviética.


Arthur Koestler - Historia

(Kazar, Chazar, Chozar, Chozr)

Este libro traza la historia de los antiguos Imperio jázaro, una potencia importante pero casi olvidada en Europa del Este, que en la Edad Media se convirtió en convertido al judaísmo.

Khazaria fue finalmente aniquilado por las fuerzas de Genghis Khan, pero la evidencia indica que los mismos jázaros emigraron a Polonia y formaron la cuna de los judíos occidentales


El dominio de los jázaros se extendió desde el Mar Negro hasta el Caspio, desde el Cáucaso hasta el Volga, y fueron fundamentales para detener el ataque musulmán contra Bizancio, la quijada oriental del gigantesco movimiento de pinzas que en Occidente se extendió por el norte de África y en España.

haga clic en la imagen para ampliar.

En la segunda parte de este libro, El patrimonio, Koestler especula sobre la fe suprema de los jázaros y su impacto en el composición y herencia social de la judería moderna.

Produce una gran cantidad de investigación meticulosamente detallada en apoyo de una teoría que suena aún más convincente por la moderación con la que se avanza.

Sin embargo, si se confirma esta teoría, el término antisemitismo se volvería vacío de significado, ya que, como escribe el Sr.Koestler, se basa,

Sobre un malentendido compartido tanto por los asesinos como por sus víctimas. La historia de la Imperio jázaro, a medida que emerge lentamente del pasado, comienza a parecer el engaño más cruel que la historia haya perpetrado jamás.

PRIMERA PARTE - Auge y caída de los Khazares


Koestler: el intelectual indispensable de Michael Scammell

Hace unos años, se escuchó el siguiente anuncio en la radio húngara: "Solo estamos dos en el estudio esta noche. Pero no te preocupes, hay mucho que discutir porque uno de nosotros lo sabe todo y el otro lo sabe todo aún mejor. " Esta insistencia en saberlo todo mejor (jobban tudni) es un vicio particularmente húngaro, y es el telón de fondo del impacto que Arthur Koestler tuvo en la vida cultural británica (y, además, muchos de los judíos húngaros que fueron sus contemporáneos, científicos como Teller, Von Neumann y Wigner, realmente sabían mejor).

Erudito, políglota, periodista, legionario: Koestler llegó a Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial como refugiado y se apoderó beligerantemente de una gran cantidad de territorio sabio. Rabiosamente político y polémico de una manera ajena a la tradición británica (dos húngaros en una isla desierta = tres partidos políticos), tenía una obsesión y un conocimiento de la ciencia que era inusual entre los novelistas, e hizo una carrera literaria en lo que fue, después del húngaro y el alemán, su tercer idioma.

De Michael Scammell Koestler: el intelectual indispensable es una de esas vastas biografías que me desconcierta un poco. Adoro el rigor, pero incluso con alguien que me fascina, simplemente no quiero saber sobre los abuelos y bisabuelos. Scammell lleva dos décadas trabajando en esto y se nota. En su epílogo, señala que el "centenario del nacimiento de Koestler en 2005 fue prácticamente ignorado en Gran Bretaña y Estados Unidos". Solo hubo dos pequeñas conferencias para celebrar Koestler en Hungría (y como asistí a una de ellas, puedo decirles que la conferencia tenía más que ver con la política interna de Hungría que con Koestler). ¿Indispensable? Como ha demostrado una y otra vez Sir Alex Ferguson, nadie es indispensable.

Scammell obviamente admira e incluso, sin omitir las muchas características desagradables de Koestler, le gusta Koestler (no creo que puedas engendrar una obra de esta magnitud sin tanto afecto). Mi explicación de la falta de interés en Koestler es que, aunque su vida fue fascinante, ya no importa mucho. Las dos causas que consumieron la mayor parte de su vida, el sionismo y el marxismo, están ahora relegadas a las facultades de historia.

Escribió una excelente novela, Oscuridad al mediodía, una visión oportuna y convincente de los juicios del espectáculo de Moscú que sin duda fue impulsada por su propia experiencia de estar en el corredor de la muerte en la España de Franco, por lo que en cierto modo, era más periodismo que ficción. Koestler era, debajo de todo el plumaje acumulado, periodista. Desafío a cualquiera a leer Las chicas de compañía y luego decir con seriedad que Koestler es un novelista importante. De todos los escritores "políticos" del siglo XX, Sartre, Malraux, Orwell, etc., sólo uno, diría yo, produjo una novela verdaderamente grandiosa, y ese fue Camus y L'Etranger es genial precisamente porque no es político.

El mayor logro de Koestler fue la asimilación total al idioma inglés. Si lees a Joseph Conrad, no te sorprenderá saber que nació polaco, hay una rareza subyacente en su prosa, por correcta que sea, mientras que el tono de Koestler es puro tweed de Savile Row.

La vida de Koestler (la aventura con el comunismo, la visita a la Unión Soviética, la huida de los nazis, la fiesta con Sartre y Camus) es absurdamente agitada y vale la pena leer sobre ella, pero luego el propio Koestler nos proporcionó amablemente dos volúmenes de autobiografía ( incluso si es, por supuesto, un narrador poco confiable).

Scammell lucha valientemente contra los húngaros y acerta la mayoría de los acentos, pero se equivoca en las pequeñas cosas. La idea de que no existe un equivalente húngaro para "Arthur" es una tontería. Una de las figuras más controvertidas de la historia de Hungría fue Artúr Görgey. Nyuszi no significa "tío", e Imre Nagy no fue elegido en 1956 (ni en ningún otro momento).

Scammell aborda la acusación de violación (por Jill Craigie, la esposa de Michael Foot) sugiriendo que era solo parte del rudo oficio de la época, una defensa no del todo convincente ya que, a pesar de la mitigación de Scammell, está claro que Koestler era un montañés maníaco y misógino. - el hecho de que permitió que su esposa, mucho más joven y perfectamente sana, se uniera a él en un pacto suicida, es la prueba más condenatoria. Dudo que los departamentos de estudios de género inviten al señor Scammell a dar una conferencia.

Como intelecto, Koestler no era tal fenómeno. Era producto de un sistema escolar despiadado que creía en la educación completa (Teller y Von Neumann podían recitar poesía extensamente de memoria). Hoy en día, la mayoría de los húngaros graduados hablan bien dos idiomas extranjeros (si vienes de un país pequeño con un idioma no indoeuropeo, no tienes muchas opciones). En cualquier café de Budapest puedes encontrar un asno inteligente que se promueve a sí mismo como Koestler.

Sus ideas científicas fueron tomadas prestadas o no fueron muy importantes (uno de mis ensayos favoritos de Koestler, que contiene muchas fanfarronadas matemáticas, es sobre la imposibilidad de hacer que una computadora juegue bien al ajedrez, esto unos 15 años antes de que cada PC tuviera un programa gratuito que podría azotar a un gran maestro). Su financiación de una cátedra de parapsicología en la Universidad de Edimburgo en su testamento le valió, como dijo su compatriota Stephen Vizinczey, la reputación de "chiflado".

Aplaudo la obra de Scamell, pero puedes resumir a Koestler de manera más sucinta: buen periodista, excelente egoísta.

Tibor Fischer Bueno ser dios será publicado por Alma Books el próximo mes.

List of site sources >>>