Podcasts de historia

Hitler y la noche de los cuchillos largos

Hitler y la noche de los cuchillos largos

En 1934, Adolf Hitler parecía tener un control total sobre la Alemania nazi, pero como la mayoría de los dictadores, temía constantemente que pudiera ser derrocado por otros que querían su poder. Para protegerse de un posible golpe, Hitler utilizó la táctica de divide y vencerás y alentó a otros líderes como Hermann Göring, Joseph Goebbels, Heinrich Himmler y Ernst Röhm a competir entre sí por los puestos superiores.

Albert Speer señaló en su libro, Dentro del Tercer Reich (1970): "Después de 1933 se formaron rápidamente varias facciones rivales que tenían puntos de vista divergentes, se espiaban y se despreciaban mutuamente. Una mezcla de desprecio y aversión se convirtió en el estado de ánimo predominante dentro del partido. Cada nuevo dignatario reunió rápidamente una Así, Himmler se asociaba casi exclusivamente con sus seguidores de las SS, de los que podía contar con un respeto incondicional ... Como intelectual, Goebbels despreciaba a los burdos filisteos del grupo dirigente de Múnich, que por su parte se burlaban de ellos. de las ambiciones literarias del académico engreído. Göring no consideraba ni a los filisteos de Munich ni a Goebbels suficientemente aristocráticos para él y, por lo tanto, evitaba todas las relaciones sociales con ellos; mientras que Himmler, lleno del celo elitista misionero de las SS, se sentía muy superior a todos los demás ". (1)

Röhm se quejó a Herman Rauschning por no haber sido nombrado ministro en el gobierno nazi. Röhm le dijo a Rauschning: "Adolf es un cerdo ... Ahora solo se asocia con los reaccionarios. Sus viejos amigos no son lo suficientemente buenos para él. Se hace amigo de los generales de Prusia Oriental. Ahora son sus compinches ... ¿Revolucionarios o no? Los generales son un montón de viejos nebulosos. Nunca tendrán una idea nueva ... No sé de dónde va a sacar su espíritu revolucionario. Son los mismos terrones de siempre, y ciertamente perderán la próxima guerra ". (2)

Industriales como Albert Voegler, Gustav Krupp, Alfried Krupp, Fritz Thyssen y Emile Kirdorf, que habían proporcionado los fondos para la victoria nazi, estaban descontentos con las opiniones socialistas de Röhm sobre la economía y sus afirmaciones de que la verdadera revolución aún tenía que tener lugar. Walther Funk informó que Hjalmar Schacht y sus amigos en las grandes empresas estaban preocupados de que los nazis pudieran comenzar "experimentos económicos radicales". (3)

El general Werner von Blomberg, ministro de guerra de Hitler, y Walther von Reichenau, jefe de enlace entre el ejército alemán y el partido nazi, se preocuparon cada vez más por el creciente poder de Ernst Röhm y Sturmabteilung (SA). Temían que las SA estuvieran tratando de absorber al ejército regular de la misma manera que las SS se habían apoderado de la policía política. (4) Reichenau estaba preocupado por una carta que recibió de Röhm: "Considero a la Reichswehr ahora sólo como una escuela de formación para el pueblo alemán. La conducción de la guerra, y por lo tanto también de la movilización, en el futuro es tarea del SA ". (5)

Mucha gente en el partido desaprobó el hecho de que Röhm y muchos otros líderes de las SA, incluido su adjunto, Edmund Heines, fueran homosexuales. Konrad Heiden, un periodista alemán que investigó estos rumores, afirmó más tarde que Heines estaba en el centro de este círculo homosexual. "La perversión se extendió ampliamente en el ejército de asesinos secretos de la posguerra, y sus devotos negaron que fuera una perversión. Estaban orgullosos, se consideraban 'diferentes de los demás', es decir, mejor". (6)

Hermann Göring, Joseph Goebbels y Heinrich Himmler estaban todos preocupados por el creciente poder de Röhm, quien continuó pronunciando discursos a favor del socialismo. Como ha señalado Peter Padfield, la Sturmabteilung (SA) "ahora un ejército enorme, heterogéneo y generalmente descontento de cuatro millones, amenazó la dirección hereditaria del ejército, los terratenientes junker, la burocracia y los industriales pesados" con el discurso de una segunda revolución. (7)

Sin embargo, Hitler permitió que Röhm continuara en su puesto. Según Ernst Hanfstaengel, durante este período, Hitler tenía miedo de Röhm porque Karl Ernst tenía información sobre la sexualidad del líder: "Ernst, otro oficial homosexual de las SA, insinuó a principios de la década de 1930 que unas pocas palabras habrían bastado para silenciar a Hitler si se hubiera quejado. sobre el comportamiento de Röhm ". (8)

Göring sugirió a Rudolf Diels, el jefe de la Gestapo, que estaba demasiado cerca de Röhm. Te lo advierto, Diels, no puedes sentarte a ambos lados de la valla. (9) Göring ordenó a Diels que llevara a cabo una investigación sobre Röhm y las SA. Informó con detalles de las redes homosexuales centradas en Röhm y otros líderes de las SA, y sobre su corrupción de los miembros de las Juventudes Hitlerianas. Göring se quejó a Diels: "Toda esta camarilla en torno al Jefe de Estado Mayor Röhm está completamente corrupta. Las SA son el marcapasos en toda esta inmundicia (en el movimiento de las Juventudes Hitlerianas). Debería investigarlo más a fondo". (10)

Diels presentó su informe a Adolf Hitler en enero de 1934 en su retiro en Obersalzberg. Diels proporcionó información de que Röhm había estado conspirando con Gregor Strasser y Kurt von Schleicher contra el gobierno. También se sugirió que los franceses habían pagado a Röhm 12 millones de marcos para derrocar al gobierno nazi. (11) Hitler estaba furioso y declaró que "es incomprensible que Strasser y Schleicher, estos architraidores, hayan sobrevivido hasta el día de hoy". Una vez finalizada la reunión, Göring se volvió hacia Diels y le dijo: "¿Entiendes lo que quiere el Führer? Estos tres deben desaparecer y muy pronto". (12) Añadió que Strasser "puede suicidarse; después de todo, es químico". (13)

Richard Overy ha afirmado que tanto Strasser como Von Schleicher eran políticamente inactivos y no representaban ninguna amenaza para Hitler. (14) Peter Stachura, autor de Gregor Strasser y el ascenso del nazismo (1983) cree que Strasser estaba cumpliendo fielmente una promesa escrita a Hitler de que renunciaría a la política, evitando a sus antiguos socios políticos y haciendo todo lo posible para negar los rumores de que estaba involucrado en cualquier conspiración. (15)

En febrero de 1934, Hitler se reunió con el capitán del grupo Frederick Winterbotham. Hitler le dijo que solo debería haber tres grandes potencias en el mundo, el imperio británico, el imperio estadounidense y el futuro imperio alemán. "Todo lo que pedimos es que Gran Bretaña se contente con cuidar su imperio y no interferir con los planes de expansión de Alemania". Luego pasó a tratar el tema del comunismo. "Se puso de pie y, como si tuviera una personalidad completamente diferente, comenzó a gritar con una voz aguda y entrecortada ... Se puso a despotricar y despotricar contra los comunistas". Más tarde se especuló que Hitler le estaba haciendo saber a Gran Bretaña que tenía la intención de purgar el ala izquierda del Partido Nazi. (dieciséis)

Heinrich Himmler y Karl Wolff fueron a visitar a Ernst Röhm en la sede de SA a finales de abril. Según Wolff, "imploró a Röhm que se disociara de sus malvados compañeros, cuya pródiga vida, excesos alcohólicos, vandalismo y camarillas homosexuales estaban desacreditando a todo el movimiento". Luego dijo con los ojos húmedos: "No me impongas la carga de tener que hacer que mi gente actúe en tu contra". Röhm, también con lágrimas en los ojos, agradeció a su antiguo compañero por darle esta advertencia. (17)

El 4 de junio de 1934, Hitler mantuvo una reunión de cinco horas con Röhm. Según el relato de Hitler, le dijo a Röhm que había escuchado que "ciertos elementos inconscientes estaban preparando una revolución nacionalista-bolchevique, que sólo podría conducir a miserias indescriptibles". Hitler informó a Röhm que algunas personas sospechaban que él era el líder de un grupo que "alaba el paraíso comunista del futuro, que, en realidad, solo conduciría a una batalla por el infierno". (18)

Después de la reunión, Röhm les dijo a sus amigos que estaba convencido de que podía confiar en que Hitler se pusiera de su lado contra "los caballeros con uniformes y monóculos". (19) Louis L. Snyder sostiene que Hitler de hecho había decidido dar su apoyo a los enemigos de Röhm: "Hitler alegó más tarde que su amigo de confianza Röhm había conspirado para tomar el poder político. Al Führer se le dijo, posiblemente por uno de los Los celosos colegas de Röhm, que Röhm tenía la intención de utilizar las SA para crear un estado socialista ... Hitler tomó su decisión final de eliminar el elemento socialista en el partido ". (20)

El 11 de junio de 1934, Hjalmar Schacht mantuvo una reunión privada con el gobernador del Banco de Inglaterra, su amigo personal y socio comercial, Montagu Norman. Ambos hombres eran miembros del grupo Anglo-German Fellowship y compartían una "aversión fundamental" por los "franceses, católicos romanos, judíos". (21) Schacht le dijo a Norman que no habría una "segunda revolución" y que las SA estaban a punto de ser depuradas. (22)

Heinrich Himmler, Reinhard Heydrich, Hermann Göring y Theodore Eicke trabajaron en la elaboración de una lista de personas que iban a ser eliminadas. Se la conocía como la "Lista de personas no deseadas del Reich". (23) La lista incluía a Ernst Röhm, Edmund Heines, Karl Ernst, Hans Erwin von Spreti y Julius Uhl de las SA, Gregor Strasser, Kurt von Schleicher, el predecesor de Hitler como canciller, Gustav von Kahr, quien aplastó el Beer Hall Putsch en 1923. , Herbert von Bose y Edgar Jung, dos hombres que trabajaban para Franz von Papen y Fritz Gerlich, un periodista que había investigado la muerte de la sobrina de Hitler, Geli Raubal. (24)

También en la lista estaba Erich Klausener, el presidente del movimiento Acción Católica, que había estado pronunciando discursos contra Hitler. Se temía que estuviera acumulando un gran número de seguidores dentro de la Iglesia Católica. El 24 de junio de 1934, Klausener había organizado una reunión celebrada en el hipódromo de Hoppegarten, donde se pronunció contra la opresión política frente a una audiencia de 60.000 personas. (25)

En la noche del 28 de junio de 1934, Hitler telefoneó a Röhm para convocar una conferencia de los líderes de las SA en el hotel Hanselbauer en Bad Wiesse, dos días después. "La llamada cumplió el doble propósito de reunir a los jefes de las SA en un lugar apartado y tranquilizar a Röhm de que, a pesar de los rumores, su pacto mutuo era seguro. Sin duda Röhm esperaba que la discusión se centrara en el Se prometió un cambio radical de gobierno a su favor para el otoño ". (26)

Al día siguiente, Hitler mantuvo una reunión con Joseph Goebbels. Le dijo que había decidido actuar contra Röhm y las SA. Hitler sintió que no podía correr el riesgo de "romper con los elementos conservadores de la clase media en la Reichswehr, la industria y la administración pública". Al eliminar a Röhm, pudo dejar claro que rechazaba la idea de una "revolución socialista". Aunque no estuvo de acuerdo con la decisión, Goebbels decidió no hablar en contra de la "Operación Humingbird" en caso de que también fuera eliminado. (27)

El 29 de junio, Karl Ernst se casó y como tenía previsto irse de luna de miel, no pudo asistir a la reunión de SA en el hotel Hanselbauer. Ernst Röhm y Hermann Göring asistieron a la boda. (28) Más tarde, ese mismo día, alertó a las SA de Berlín de que había escuchado rumores de que existía el peligro de un golpe de Estado contra Hitler por parte de la derecha del partido. (29)

Alrededor de las 6.30 de la mañana del 30 de junio, Hitler llegó al hotel en una flota de autos llena de hombres armados de Schutzstaffel (SS). (30) Erich Kempka, el chófer de Hitler, presenció lo que sucedió: "Hitler entró solo en la habitación de Röhm con un látigo en la mano. Detrás de él había dos detectives con pistolas preparadas. Escupió las palabras; Röhm, estás bajo arresto. El médico de Röhm sale de una habitación y, para nuestra sorpresa, tiene a su esposa con él. Escucho a Lutze hablar bien de él con Hitler. Entonces Hitler se acerca a él, lo saluda, le da la mano a su esposa y les pide que salgan del hotel, no es un lugar agradable para quedarse ese día. Ahora llega el autobús. Rápidamente, los líderes de las SA son recogidos de la lavandería y pasan junto a Röhm bajo la vigilancia de la policía. Röhm levanta la vista de su café con tristeza y les saluda con melancolía. Por fin, también conducen a Röhm desde el hotel. Pasa junto a Hitler con la cabeza gacha, completamente apático ". (31)

Edmund Heines fue encontrado en la cama con su chófer y junto con Röhm fueron llevados a la prisión de Stadelheim. En la estación de ferrocarril de Munich, los líderes de las SA comenzaban a llegar. Cuando se apearon de los trenes entrantes, las tropas de las SS los detuvieron. Se estima que unos 200 oficiales superiores de las SA fueron arrestados durante lo que se conoció como la Noche de los Cuchillos Largos. (32)

Uno de los novios de Röhm, Karl Ernst, y director de las SA en Berlín, acababa de casarse y se dirigía a Bremen con su novia para abordar un barco para pasar la luna de miel en Madeira. Su automóvil fue alcanzado por el pistolero de Schutzstaffel (SS), quien disparó contra el automóvil e hirió a su esposa y su chófer. Ernst fue devuelto al cuartel general de las SS y ejecutado ese mismo día. (33)

Un gran número de oficiales de las SA fueron fusilados tan pronto como fueron capturados, pero Adolf Hitler decidió perdonar a Röhm por sus servicios anteriores al movimiento. Sin embargo, después de mucha presión de Göring y Himmler, Hitler acordó que Röhm debería morir. Himmler ordenó a Theodor Eicke que llevara a cabo la tarea. Eicke y su ayudante, Michael Lippert, viajaron a la prisión de Stadelheim en Munich, donde Röhm estaba detenido. Eicke colocó una pistola sobre una mesa en la celda de Röhm y le dijo que tenía 10 minutos para usar el arma para suicidarse. Röhm respondió: "Si Adolf quiere matarme, déjelo hacer el trabajo sucio". (34)

Según Paul R. Maracin, autor de La noche de los cuchillos largos: cuarenta y ocho horas que cambiaron la historia del mundo (2004): "Diez minutos después, aparecieron los oficiales de las SS Michael Lippert y Theodor Eicke, y mientras el veterano amargado y con cicatrices de verdún se paraba desafiante en medio de la celda desnudo hasta la cintura, los dos oficiales de las SS acribillaron su cuerpo con balas de revólver ". Más tarde, Eicke afirmó que Röhm cayó al suelo gimiendo "Mein Führer". (35)

Joseph Goebbels escribió en su diario: "Ejecuciones casi terminadas. Algunas más son necesarias. Eso es difícil, pero necesario ... Es difícil, pero no debe evitarse. Debe haber paz durante diez años. Toda la tarde. con el Führer. No puedo dejarlo solo. Sufre mucho, pero es duro. Las sentencias de muerte se reciben con la mayor seriedad. En total unas 60 ". (36)

Revista Time informó que los hombres habían sido ejecutados como resultado de un conflicto entre las SS y las SA. Afirmó que Hermann Göring y Gustav Krupp habían estado involucrados en la conspiración. Informó que "Röhm recibió un disparo en la espalda al día siguiente por un pelotón de fusilamiento". La revista también informó que el gobierno nazi insistió en que Herbert von Bose se había suicidado "hasta que ya no se pudo ocultar que su muerte se debió a seis balas". (37)

Goebbels retransmitió el relato nazi de las ejecuciones del 10 de julio. Agradeció a la prensa alemana por "apoyar al gobierno con encomiable autodisciplina e imparcialidad" y acusó a la prensa extranjera de emitir informes falsos para crear confusión. Afirmó que estos periódicos y revistas habían estado involucrados en una "campaña de mentiras" que comparó con la "campaña de historias de atrocidades librada contra Alemania" durante la Primera Guerra Mundial. (38)

Hitler pronunció un discurso en el que afirmó que actuaba como "el Supremo Justiciero del Volk alemán" y había utilizado esta violencia "para evitar una revolución". Se aprobó una ley retrospectiva para legitimar los asesinatos. El poder judicial alemán no protestó por el uso de la ley para legalizar el asesinato. Estos acontecimientos, sin embargo, tuvieron un gran impacto en el mundo exterior: "Los asesinatos del 30 de junio y los días posteriores también fueron un momento importante en la historia del movimiento nazi. Ante el pueblo de Alemania y el mundo exterior, los líderes de el Partido se reveló como asesinos calculadores ". (39)

No se sabe exactamente cuántas personas fueron asesinadas entre el 30 de junio y el 2 de julio, cuando Hitler canceló los asesinatos. “Se encontraron cadáveres en campos y bosques durante semanas y los expedientes de peticiones de los familiares de los desaparecidos permanecieron activos durante meses. Lo que parece seguro es que menos de la mitad eran oficiales de las SA”. (40)

Herman Rauschning argumentó que la ejecución de los líderes de las SA mostraba que Hitler creía que el ejército alemán no representaba una amenaza real para su gobierno: "Habían cumplido su deseo: Röhm fue destituido. Se aseguró la independencia de la Reichswehr. Eso fue suficiente No tenían ningún uso para los disturbios civiles. Se reservaron el derecho de hacer una investigación especial sobre el tiroteo de los dos generales, von Schleicher, el ex canciller del Reich, y von Bredow. Permitieron su única oportunidad de deshacerse de la Nacional Yugo socialista para pasar. Sin perspicacia política, inseguros y vacilantes en todo excepto en su vocación militar, estaban ansiosos por volver lo antes posible a las actividades ordenadas y regulares. Este fracaso de los altos funcionarios y oficiales, y también de la gran industria. e intereses agrícolas, era sintomático de su actitud posterior. Ya no eran capaces de ninguna acción de estadistas. En cada crisis, volverían a estar en la oposición , pero siempre retrocedería ante el paso final, el derrocamiento del régimen ". (41)

Hitler le contó a Albert Speer lo que sucedió en Bad Wiesse: "Hitler estaba extremadamente emocionado y, como creo hasta el día de hoy, interiormente convencido de que había atravesado un gran peligro. Una y otra vez describió cómo se había abierto camino hasta el hotel Hanselmayer. en Wiessee, sin olvidar, en la narración, hacer una demostración de su coraje: Estábamos desarmados, imagínate, y no sabíamos si esos cerdos podrían tener guardias armados para usar contra nosotros.. El ambiente homosexual le había disgustado: ¡En una habitación encontramos a dos chicos desnudos! Evidentemente, creía que su acción personal había evitado un desastre en el último minuto: Solo yo pude resolver este problema. ¡Nadie más! Su séquito trató de profundizar su disgusto por los líderes de las SA ejecutados informando asiduamente tantos detalles como fuera posible sobre la vida íntima de Röhm y sus seguidores ". (42)

La purga de las SA se mantuvo en secreto hasta que Hitler la anunció el 13 de julio. Fue durante este discurso que Hitler dio a la purga su nombre: Noche de los cuchillos largos (una frase de una canción popular nazi). Hitler afirmó que 61 habían sido ejecutados, 13 habían recibido disparos en resistencia al arresto y tres se habían suicidado. Otros han argumentado que hasta 400 personas murieron durante la purga. En su discurso, Hitler explicó por qué no se había apoyado en los tribunales para tratar con los conspiradores: "En esta hora yo era responsable del destino del pueblo alemán y, por lo tanto, me convertí en el juez supremo del pueblo alemán. Di la orden disparar a los cabecillas de esta traición ".

Heinrich Himmler pronunció un discurso a los funcionarios de la Gestapo el 11 de octubre de 1934: "Para nosotros, como Policía Estatal Secreta y como miembros de las SS, el 30 de junio no fue, como muchos creen, un día de victoria o un día de triunfo, pero fue El día más duro que se le puede pasar a un soldado en su vida. Tener que disparar a los propios camaradas, con los que uno ha estado uno al lado del otro durante ocho o diez años en la lucha por un ideal, y que luego había fracasado, es el Lo más amargo que le puede pasar a un hombre. Para todos los que conocen a los judíos, masones y católicos, era obvio que estas fuerzas, que en el análisis final causaron incluso el 30 de junio en tanto que enviaron a numerosos individuos a las SA y el séquito del ex Jefe de Estado Mayor y lo llevó a la catástrofe; estas fuerzas estaban muy molestas por la derrota del 30 de junio. Porque el 30 de junio significó nada más y nada menos que la detonación del estado nacionalsocialista desde adentro, haciéndolo volar con su propia gente. Habría sido un caos, un d le habría dado a un enemigo extranjero la posibilidad de entrar en Alemania con la excusa de que había que crear un orden en Alemania ". (43)

Joseph Goebbels lamentó más tarde el asesinato de Ernst Röhm: "Le señalo al Führer extensamente que en 1934, lamentablemente, no pudimos reformar la Wehrmacht cuando tuvimos la oportunidad de hacerlo. Lo que Röhm quería era, por supuesto, justo en sí mismo, pero en la práctica, no podría ser llevado a cabo por un homosexual y un anarquista. Si Röhm hubiera sido una personalidad sólida y recta, con toda probabilidad unos cien generales en lugar de un centenar de líderes de las SA habrían sido fusilados el 30 de junio. Todo el curso de los acontecimientos fue profundamente trágico y hoy estamos sintiendo sus efectos. En ese año llegó el momento de revolucionar la Reichswehr ". (44)


La noche de los cuchillos largos: la sangrienta purga que aseguró el poder de Hitler

Adolf Hitler estaba furioso cuando su vuelo aterrizó en Munich a las 4.30 am el 30 de junio de 1934. No solo estaba furioso, también estaba alarmado, desesperado por las últimas noticias sobre los problemas en la ciudad. Antes de que saliera volando de Essen, casi tres horas antes, Hitler había sido informado de que los camisas pardas estaban en las calles causando caos.

Hitler fue recibido desde el avión por un líder del Partido Nazi, quien le dijo que 3.000 soldados de asalto de Sturmabteilung (SA), el ala paramilitar de camisa parda del partido y rsquos, habían asaltado Múnich, rompiendo ventanas y gritando consignas, muchas de las cuales acusaron a Hitler de & lsquotreachery & rsquo.

El líder nazi se estremeció de rabia en lo que llamó el "día más negro de mi vida". Si hubo alguna traición en marcha, vino de Ernst R & oumlhm, el jefe de personal de SA & rsquos. Adolf Hitler rompió el itinerario del día y rsquos. No habría conferencia con R & oumlhm y los otros líderes de las SA según lo programado. Había pasado el momento de hablar.

Ordenó a su conductor que corriera hacia el Ministerio del Interior de Baviera y, una vez allí, convocó a dos figuras de alto rango de las SA. Cuando llegaron, Hitler los despojó físicamente de sus insignias de rango, gritando mientras lo hacía: "¡Estás bajo arresto y te dispararán!".

Luego, Hitler reunió a un grupo de detectives armados y guardaespaldas de las SS y, en un convoy de berlinas, partió hacia el Hotel Hanselbauer en Bad Wiessee, una ciudad balneario a 32 millas al sur de Munich. Sólo el personal del hotel estaba despierto cuando Hitler entró por la puerta principal y exigió el número de habitaciones de R & oumlhm & rsquos. Subió corriendo las escaleras hasta el primer piso con dos detectives pisándole los talones y entró irrumpiendo. "¡Tú y rsquore bajo arresto!", Rugió. Un resaca R & oumlhm parecía imperturbable por la furiosa intrusión. "Salve, mi líder", murmuró, levantando la vista de la almohada.

Para cuando R & oumlhm salió de su habitación & ndash vistiendo un traje azul y fumando un puro & ndash, el resto de los agentes de las SA en el hotel estaban encerrados en un armario de ropa blanca. Hitler ya había dado instrucciones para que fueran fusilados. Pero, ¿qué hacer con R & oumlhm? Esa fue la pregunta que preocupó a Hitler cuando regresó a Munich.


Hitler y la noche de los cuchillos largos - Historia

Al crecer con la trilogía original, Guerra de las Galaxias Los fanáticos se enteraron vagamente de la destrucción de los Jedi a manos de Darth Vader y el Imperio. Aparte del desentrenado Luke Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Yoda parecían ser todo lo que quedaba de un grupo de guerreros que alguna vez fue poderoso y místico. Durante los "Años Oscuros" entre el OT y las precuelas, los fanáticos se quedaron imaginando los horribles eventos que resultaron en la derrota de los Jedi. Cuando la trilogía de la precuela llegó a los cines a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000, fue emocionante saber que finalmente se revelaría la historia real.

Para contar esta historia, George Lucas recurrió una vez más a la historia de la Segunda Guerra Mundial en busca de inspiración, reflejando las malas acciones del Emperador Palpatine con uno de los dictadores más despiadados de la era moderna, Adolf Hitler.

Operación Hummingbird, más comúnmente conocida como La noche de los cuchillos largos resultó en la aniquilación de los líderes nazis en las SA y de otros que amenazaban el control del poder de Adolf Hitler. La purga de los líderes de las SA solidificaría el papel de Hitler como líder incomparable de los nazis y aseguraría que las SS o Schutzstaffel se convirtieran en la verdadera potencia militar en Alemania.

Las SA, también conocidas como las "camisas marrones", eran una milicia o un grupo paramilitar (ejército altamente organizado pero no oficial) controlado por los nazis. Ser una milicia privada, por lo tanto, no violar el Tratado de Versalles, permitió a las SA tener un tamaño ilimitado. En 1934, la membresía de SA había aumentado a más de 3 millones. Su membresía superó con creces a los 100.000 soldados permitidos en el ejército alemán real.

A medida que Hitler y los nazis subieron al poder, las SA se utilizaron para "armar con fuerza" a los oponentes para que aceptaran su gobierno. Los miembros de SA siempre estuvieron presentes en los mítines nazis para proteger el liderazgo nazi, mostrar fuerza y ​​también eliminar por la fuerza a los detractores. Fueron los soldados de las SA los que golpeaban y, a veces, mataban a los opositores políticos de los nazis. Los miembros de SA también asaltarían e interrumpirían los mítines organizados por partidos políticos rivales / enemigos.

En 1933, Adolf Hitler obtuvo el poder total en Alemania mediante la aprobación de la enmienda de la Ley de Habilitación a la Constitución de Weimar. A pesar de este aumento de poder, Hitler siguió sintiéndose amenazado por muchos dentro del Partido Nazi. Al Führer le preocupaba que el ejército regular alemán no le hubiera jurado lealtad, comprometiendo así cualquier poder que pudiera tener sobre ellos.

Aunque eran nazis, las SA cayeron bajo el liderazgo de Ernst Röhm, un leal compinche de Hitler desde los primeros días del partido nazi. Desde sus inicios, Hitler había utilizado principalmente a las SA para intimidar a sus oponentes políticos interrumpiendo sus reuniones y discursos. Después de convertirse en canciller en 1933, las SA también se utilizaron como agentes del orden. Estas brillantes demostraciones de poder, junto con los uniformes, las esvásticas, las canciones y las marchas, atrajeron a los jóvenes a unirse al movimiento. La membresía aumentó y, a mediados de 1934, las SA habían aumentado a más de tres millones de hombres.

A pesar de no tener pruebas, Hitler comenzó a creer que Röhm y su control sobre las SA eran una amenaza para su poder como líder de Alemania. Otros líderes nazis como Heinrich Himmler y Joseph Goebbels también estaban preocupados por el creciente poder de Röhm. Tuvieron pocos problemas para convencer a Hitler de que era necesario hacer algo con respecto a Röhm y otros líderes de las SA.

También había una creciente preocupación por las SA dentro del ejército regular alemán, que era superado en número por los tres millones de miembros de las SA. Además, no ayudó que Röhm hubiera expresado interés en absorber al ejército alemán en las SA. Al igual que Hitler, los líderes del ejército necesitaban poco ser convencidos de que Röhm y las SA eran una amenaza para su poder. En 1934, Hitler y el liderazgo del ejército forjaron un plan para eliminar a Röhm y el inminente control de las SA sobre Alemania. El ejército exigió que se pusiera a las SA bajo su control, mientras que Hitler exigió que el ejército le hiciera un juramento de lealtad. Las dos partes estuvieron de acuerdo y se selló el destino de Röhm y otros líderes de las SA.

La Noche de los Cuchillos Largos comenzó el 29 de junio de 1934 y continuó hasta el día siguiente. Los soldados de las SS y la Gestapo persiguieron y arrestaron a los líderes de las SA. También fueron arrestados opositores políticos nazis como Gustav Ritter von Kahr (que había detenido el Beer Hall Putsch de Hitler) y el excanciller Kurt von Schleicher.

Al concluir la purga, Ernst Röhm, von Kahr, von Schleicher y al menos 80 personas más habían sido asesinados. Según lo prometido, las SA fueron puestas bajo el control del ejército alemán y Hitler recibió la promesa de lealtad que tan desesperadamente deseaba. A menudo se cree que el número real de los asesinados en la Noche de los Cuchillos Largos incluye a cientos de personas más.

Debido a que tantos alemanes prominentes fueron asesinados en la purga, Hitler sabía que tenía que crear razones para su arresto y asesinato. En un discurso pronunciado el 13 de julio de 1934, Hitler reveló las detenciones y ejecuciones a miembros del Reichstag. En este discurso, Hitler dejó en claro que él era el "juez supremo" de Alemania y que las SS y la Gestapo habían actuado de acuerdo con sus órdenes.

En esta hora fui responsable de la suerte del pueblo alemán y, por lo tanto, me convertí en el juez supremo del pueblo alemán. Di la orden de fusilar a los cabecillas de esta traición, y además di la orden de cauterizar hasta la carne viva las úlceras de este envenenamiento de los pozos de nuestra vida doméstica. ¡Que la nación sepa que su existencia, que depende de su orden interno y de su seguridad, no puede ser amenazada con impunidad por nadie! Y que se sepa por todos los tiempos que si alguien levanta la mano para golpear al Estado, entonces la muerte segura es su suerte.
--Adolf Hitler, 13 de julio de 1934

Después de la Noche de los Cuchillos Largos, las SS, dirigidas por Heinrich Himmler, se convirtieron en la fuerza más temida en la Alemania nazi. El poder de Himmler continuaría creciendo y continuaría liderando movimientos infames como enviar a millones de judíos a la muerte en campos de concentración. La Noche de los Cuchillos Largos confirmó a Hitler como el "líder supremo del pueblo alemán", ya que la gran mayoría de sus enemigos en casa ya se habían ido. Además, el asesinato de ciudadanos tan prominentes demostró al público alemán que nadie era inmune al juicio nazi o su voluntad de matar a cualquiera que percibieran como una amenaza.

En Venganza de los Sith, El plan completo de Palpatine para obtener poder finalmente fue revelado. A través de muchos años de esperar pacientemente e implementar su plan, finalmente supervisó el fin de la Crisis de Naboo, el movimiento Separatista, la Orden Jedi y forjó los restos de la República en el Imperio Galáctico.

En la película se hace evidente que Palpatine ha sido la fuerza impulsora detrás de todas las tramas que plagaron a la República y llevaron a su desaparición. Actuando como Lord Sith, Darth Sidious, convenció a la Federación de Comercio de bloquear el planeta Naboo. Este movimiento creó una crisis que le permitió a su yo "público" como Palpatine ganar la Cancillería en el Senado Galáctico. Con el fin de la crisis de Naboo, Palpatine necesitaba otro problema que resolver, otorgándole así más poder. Una vez más, como Darth Sidious, alentó a los planetas rebeldes a separarse y unirse a un movimiento separatista que amenazaba la estabilidad de la República. Como canciller, Palpatine recibió poderes dictatoriales de emergencia y utilizó la crisis separatista para construir y colocar un gran ejército de clones bajo su control.

Palpatine usó a los Jedi, los defensores y sirvientes de la República, para ayudarlo a cazar y destruir a los Separatistas y sus ejércitos de droides. Una vez que Palpatine vio que los Separatistas habían sido eliminados con éxito, se volvió contra la República, usando su ejército de clones para destruir a los Jedi y cualquier oposición a su control. La ejecución de la Orden 66 vio a Palpatine eliminar al único grupo que quedaba para detenerlo, los Jedi.

Para justificar su destrucción de la Orden Jedi, Palpatine creó una historia de que los Jedi buscaban destruir la República, un obvio acto de traición. Manipuló a Anakin Skywalker y a gran parte del Senado para que creyeran en este complot. His action and ability to decisively destroy the Jedi demonstrated his non-discriminant power and convinced most planets to support him in forming the Galactic Empire.

With the help of his loyal minion, Darth Vader, Emperor Palpatine gained full control of the Empire and quickly destroyed anyone who stood in his way.

The Jedi hoped to unleash their destructive power against the Republic by assassinating the head of government and usurping control of the clone army. But the aims of the would-be tyrants were valiantly opposed by those without elitist, dangerous powers. Our loyal clone troopers contained the insurrection within the Jedi Temple and quelled uprisings on a thousand worlds.

The remaining Jedi will be hunted down and defeated. Any collaborators will suffer the same fate. These have been trying times, but we have passed the test.

The attempt on my life has left me scarred and deformed, but I assure you my resolve has never been stronger. The war is over. The Separatists have been defeated, and the Jedi rebellion has been foiled. We stand on the threshold of a new beginning.

In order to ensure the security and continuing stability, the Republic will be reorganized into the first Galactic Empire, for a safe and secure society, which I assure you will last for 10,000 years. An Empire that will continue to be ruled by this august body and a sovereign ruler chosen for life. An Empire ruled by the majority, ruled by a new constitution.

--Emperor Palpatine in his address to the Galactic Senate



Just as Hitler used the power and influence of the SA to help him gain power, Palpatine deceivingly used the Jedi to help him eliminate his opponents. Both men eventually came to see their friends as enemies and chose to have them destroyed.

Hitler understood that Röhm could have the three million strong SA turn on him and remove him from the Chancellorship. This looming threat led Hitler to remove Röhm and the other SA leaders. Likewise, Palpatine knew that the Jedi would never let him have the unlimited power he desired, so he used his clone army to destroy the Jedi, but not before the Jedi destroyed the strong Separatist armies that could also oppose Palpatine. For both Hitler and Palpatine, nothing remained to challenge their supreme leadership and both worlds fell into a time of destruction, death and chaos.


Ernst Rohm & the Night of the Long Knives: the end of the SA

Rohm, once a great friend of Hitler’s / lasegundaguerra.com

Rohm was born in 1887. By twenty-six he was an Army captain, thrice wounded in the First World War. His views on the old bougeoisie of the Weimar Republic were well known. He detested them. But he disliked Communism too, and fought in the Free Corps to squash the communist government of Bavaria in 1919 when he was thirty-two. It was at that time that he formed a special political intelligence unit which would later become known as the SA (Sturm Abteilung, formed 1921).

It was Ernst Rohm who recruited a virtual unknown called Adolf Hitler to infiltrate the German Workers’ Party, and it was from these beginnings that the National Socialist Party grew. Rohm became a close and trusted confidant of Hitler, almost a friend in as much as it was possible for Hitler to maintain friendships.

In 1923 Rohm took part in the failed putsch at Munich, causing his abrupt dismissal from the Army. In 1931 Hitler made Rohm chief of the newly formed SA, after which he played a dominant role in Hitler’s unstoppable rise to power. His methods were crude, but no one doubted his intelligence, especially Hitler.

The latter was elected Chancellor in 1933, and Ernst thought that he and the SA would rise too. He became bitter when this did not happen. Historians agree that this was the time Hitler, prompted by his associates Goering and Goebbels began to think of Rohm with suspicion. Rohm, for his part, distrusted his old friend because he thought he was too readily influenced by the old Junker class – industrialists, bankers and army officers. He did not appreciate that Hitler hated the last of these – army officers – above all else. If a general had a von before his surname he had to work very hard to gain Adolf’s faint admiration.

Gradually, a dividing line grew between the two old friends, mainly because Rohm thought of the German Army as a stronghold of reactionary, outdated ideas, whereas Hitler knew his future depended on the Army above all else. Rohm on the other hand was suggesting merging the Army with his SA, making it a people’s milititia under his own control.

This really alarmed the generals (whose support Hitler needed for his super-aggressive foreign policy). Also, Hitler knew he would need senior officers’ backing when von Hindenberg died, in order to be made President of the Republic.

To all his other enemies Rohm now added the worst – Himmler – who told Hitler that Rohm was planning to take over the Nazi Party, after which he would wipe them all out, Goering, Hess, Himmler, Goebbels and all. Hitler was easily convinced.

Ernest Rohm was an affected homosexual, given to excessive alcoholic partying and abuse of young soldiers. Himmler whispered a lot of this in the Fuhrer’s ear. For the greens-eating, alcohol-hating Adolf it was the final straw. Rohm made a drunken speech to his cronies, which was reported to the Leader. In it Rohm muttered that “Adolf is a swine. He will give us all away. He only associates with reactionaries.” It was time for Rohm to go.

The Night of the Long Knives

On 30 June, 1934, Hitler gave the world a preview of what was about to happen to it after 1939. He ordered the death of Ernst Rohm and the dismantling of the SA. He gave the job to the Gestapo and the SS (q.v.) and put Reinhard Heydrich in charge, though he warned that he would personally take part in the putsch. The German Army provided transport and munitions. In Berlin and all over northern Germany the purge was carried out with surprisingly little resistance, mainly because Heydrich (who would go on to even greater things until he was blown up by Czechoslovak rebels q.v.) planned a series of nocturnal assaults on Barracks, night clubs, late-night cafés etc. used by the SA. Hitler himself was among the executioners.

In the three nights of mayhem hundred of people were killed, including persons who Hitler and Co. did not like, such as General von Schleisser, who had been Chancellor before Hitler. The SS took care to orchestrate the slaughter so that it looked like a cleaning up of perverted and immoral interests in the higher ranks. Officers in the SA of field rank were murdered in bed with corporals who had been paid, poor fools, to please an officer. Propaganda put out by Goebbels calmed the German people, who were at first shocked by such violence, telling them that Hitler had saved Germany from civil war. Hitler had made ‘a soldierly decision’ and had shown ‘exemplary courage’ in destroying ‘mutineers and traitors’.

Hindenberg died on I August. The Army did not object when he instantly combined the offices of Chancellor and President, and took the overall title of Fuhrer. All officers and men were required to sign an oath of allegiance to him. Later, this would make resistance to him almost impossible. The SA was reduced to a harmless bureaucratic section of Government, and the SS grew to become a separate organisation (it had been a part of the SA). From now on, terror would become institutionalized and controlled.

Among the many filmed versions of the Night, there stands out a clip from Luccino Visconti’s film The Damned (it has other titles), highly imaginative, but true to the treacherous horror of the original.

Share the post "Ernst Rohm & the Night of the Long Knives: the end of the SA"


Actions after the Purge

On July 3, the Reich Cabinet issued a law legalizing the murders after the fact as an emergency action to save the nation. On July 13, 1934, Hitler addressed the Reichstag . He explained that, as supreme ruler of Germany, he had exercised his power against those who threatened the existence of the German nation.

Reich Propaganda Minister Joseph Goebbels, who had belatedly joined the plot against Röhm, launched a propaganda campaign after the purge. He portrayed it as an effort to root out traitors who planned to overthrow the government and cause political chaos. Nazi Party leaders also referred to Röhm’s sexual orientation to justify the killings. The fact that Röhm was gay had been an open secret in the Nazi Party for years. After the purge, some leaders drew attention to Röhm’s sexuality as part of their efforts to condemn the SA leadership as morally corrupt, debauched, and degenerate. In the years that followed, the Nazis escalated their campaign against male homosexuality.


Preface [ edit | editar fuente]

Hitler’s paranoia drove him to fear revolution, so he encouraged competition amongst senior Nazis, including Goering, Himmler, Goebbels and Rohm so they could cancel out each other’s threat. The power of Rohm became envied and detested amongst Nazis, as the SA had just over 3 million personnel in 1933, so moves were taken to undermine his control. The Sturmabteilung or the SA became an integral ‘motivator’ during the ascension of the Nazi party, indeed once Ernst Rohm, chief of staff, was amongst the original Nazis, but into the 30’s the rift between Hitler and Rohm became greater and greater. Rohm wanted control of the army, and tensions between the army and the SA were high as Himmler incited dispute between the two. Unfortunately for Rohm, Hitler was now in a position to make his word law, he didn’t need to exercise the violent regime he once chose to, so Ernst had lost his bargaining chip he had once had, meaning his ability to influence decisions declined. Rohm’s liberal conversation against Hitler – “Hitler is a swine”, also exacerbated the deterioration of relations and Hitler already despised Rohm’s arrogance and feared his intelligence. Despite this, a dossier manufactured by Reinhard Heydrich suggesting Rohm was to be paid 12 million marks by the French to overthrow Hitler was met with disbelief by the then chancellor, but the increasing pressure of Nazi industrialists led to anti-SA sentiment to cultivate. There was a growing militant division within the SA, with a perceived increasing socialistic ideology behind some of the leaders including Rohm, who apparently wanted a second socialist revolution to match Red October. He supposedly was already recruiting communists and wanted an alliance with Russia. The minor other influences towards 30 th June 1934 was quantified by the scandalous behaviour of some members which contrasted Nazi ideal. Rohm's drunkeness and homosexuality certainly exacerbated Hitler's movements against the SA.


Hitler’s attitude towards Christianity: The Night of the Long Knives – How Hitler saved Germany

Most Germans before WW2 were Christians. The vast majority of Germans then, like whites in SA now, WERE CHRISTIANS. NAZISM as a way of life was based on science and history but it reached out to German christians. I will explain in more detailed terms later, the relationship between NAZISM and Christianity. Their doctrine towards Christians was called “Positive Christianity”. During the time of Hitler, the Germans built more than 400 new christian churches. Hitler faced constant attacks from Jews and Jewish communism. Large numbers of Germans had been misled into communism too. Hitler, like Mussolini in Italy, faced serious unity problems. Both of them overcame those problems and united their people. How Mussolini did it was completely different to Hitler. But both of them UNITED THEIR NATIONS AND ALL THE PEOPLE OF ALL LEVELS. Hitler, wanted the Jews to leave. Mussolini embraced the Jews, and therein may lie to secret to the demise of Italy, and the many problems from Italy that assailed Hitler and seriously impacted his war effort. But he was always loyal to ALL his allies – going to extreme lengths to stand by the Italians and the Japanese, even though it added huge weights to Germany. Hitler and the Germans stood stoically by their allies right to the end. Almost every conceivable lie has been told about Hitler, and one massively twisted lie is about “The Night of the Long Knives”. This was when Germany was on the knife edge of a civil war with itself. Leon Degrelle is the only writer I’ve come across who explains very clearly what Hitler did in the night of the long knives and how he moved like a bolt of lightning to prevent a civil war among Germans, and why he had certain people killed. Leon Degrelle, who is Belgian, and volunteered to fight in the Waffen SS, says that Hitler’s feat was an incredible one that saved German on German bloodshed. In a very quick move, he killed those who were dead set on throwing the Germans at each other. I will later do an audio on this topic because its extremely dramatic. Degrelle states that Hitler took extreme action which allowed him to succeed, with the LEAST AMOUNT OF BLOOD LETTING among the Germans, thereby keeping Germany in tact with the least amount of problems. In fact, Hitler had to kill some NAZIs in the SA in order to save non-NAZIs. He had very difficult choices, but he did his UTMOST for the benefit of THE NATION. So we will revisit this and Christianity later.


The New Standard Gallery

A key turning point in Hitler’s rise to power took place on June 30th 1934. This later became known as the night of the long knives.

During this evening and throughout the following few days, 400 SA members (storm troopers), including their authoritative leader, Ernst Rohm, were brutally executed.On Hitler’s orders the SS and police arrested many SA leaders. Many of them were shot dead in their homes.

Others were taken to camps for execution. Rohm was jailed and shot the next day. He had been ordered to commit suicide but refused so two SS men shot him. Hitler even took the opportunity to have von Schleicher, the ex chancellor killed and Strasser was also shot. After this date the SA had nowhere near as much power as they had previously had in Nazi Germany, which gave Hitler and the SS the opportunity to take over completely as SA members steadily decreased to only 2 million men by the summer of 1934. However, there were other things that Hitler did which helped him gain complete control of Germany.Some evidence implies that the Night of the Long Knives gave Hitler total control. Source A says that Rohm had called Hitler a ‘swine’ which suggests that he did not get on with Hitler.

It was also suggested that Rohm might have tried to take power. He says: ‘I’m the nucleus of a new army.’ Hitler saw the SA as rivals to his power and they wanted to make the Nazi party more socialist. Therefore Hitler and the SS got rid of Rohm and the SA in The Night of the Long Knives.In addition, comparing source b, a photograph of leading members of the Nazi party, to source c it is clear how much control The Night of the Long Knives gave Hitler because he had the power to erase Rohm from history by reprinting the photo without Rohm and some others in the picture.

In addition source e says ‘the fuhrer with soldiery decision and exemplary courage has himself attacked and crushed the traitors and murderers.’ This shows how people admired Hitler after the 30th of June and how they thought he was a brave and heroic person to look up to.Hitler gained all sorts of advantages when Rohm and over 1000 other enemies were killed. In august president Hindenburg died and Hitler took over as president as well as chancellor a new role called ‘Der Fuehrer.

‘ He also made himself head of the armed forces. The army were won over by the Nazis, making Hitler’s bid for even more power an awful lot easier.Nevertheless, there were other things that Hitler had to do besides getting rid of Rohm and the SA to get complete control of Germany. For example, he still had to deal with the trade unions because although he had already closed them down in May 1933, they were still a threat because many workers could quite easily have gone on strike and brought down the government. They could even ask for more money and Germany could not afford to do this because she had only just got over the economic crisis.Hitler also needed to get the army on his side.

In source F we can see how Hitler cleverly dealt with this problem by making them swear an oath of loyalty to him on the 2nd of august 1934. This was made just after Hitler had made himself commander of the army. The only Germans who had the power to oppose Hitler, soldiers with powerful weapons such as guns and machinery, had just sworn their lives away to him. This oath happened on the same day that President Hindenburg died at the age of 87. Hindenburg’s death was one of the final factors before Germany was entirely in Hitler’s hands, it made the position of fuehrer available and Hitler immediately took over the presidency and gave himself the title ‘Fuehrer and Reich Chancellor’.

In conclusion, I have to honestly say that no, I do not agree with the opening statement. I have many reasons for this opinion. Firstly although I think that The Night of the Long Knives was a very important aspect which helped Hitler a great deal in his quest to gain complete control of Germany and that Hitler may not have become fuehrer if this event had not happened, there were so many other things which helped him.

It is not possible that there was just the one thing that meant Hitler could rule Germany. It took many years and various events before it was possible for Hitler to have complete control.As well as the things I have already mentioned such as closing down trade unions, getting control of the army and Hindenburg’s death, there was also the enabling law, the fact that Hitler had put Nazi officials in charge of the government and the law for the protection of the people and the state. Furthermore, on the 28th of February 1933, President Hindenburg granted Hitler an emergency law called the ‘law for the protection of the people and the state’ which banned communists and socialists from taking part in the March elections. This refers to source D where General Walther von Brauchitsch commented that rearmament was a far too serious business to be carried out by swindlers, drunkards and homosexuals.

Moreover, the law against the formation of new parties which was made in July 1933 was how Germany became a one party state and helped Hitler to gain complete control of Germany because the Nazi party was the only party allowed to exist. This stopped enemies from overruling Hitler and the Nazis. What’s more, Hitler had put Nazi officials in charge of the government on the 7th April 1933 and had his army of spies reporting to him such as the blockleiters (in charge of blocks of flats_ the zellenleiters, kreisleiters and gauleitersAfter all these events, Hitler finally had what he wanted.

This came about on the 2nd of august 1934 and immediately had complete control of Germany once he had become the Fuehrer.


The death of President Hindenburg

President Hindenburg died at the age of 87 on 2 August 1934.

Shortly after Hindenburg’s death, Hitler announced that offices of the chancellor and the president were to be combined to create one position, the Führer and chancellor. Hitler announced that he would occupy this new role.

On 19 August 1934, the German people were asked to vote on whether or not they approved of the merging of the two offices and Hitler’s new role as Führer. 95.7% of the population voted. 89.93% voted in favour of Hitler.

With Hindenburg gone, there was no longer a limit to Hitler’s power. He was now a dictator.


The Night of the Long Knives: The History and Legacy of Adolf Hitler's Notorious Purge of the SA

*Includes pictures
*Explains Hitler&aposs rise to power and the roles played by the SA and other paramilitary groups like the SS
*Includes eyewitness accounts of the purge
*Includes a bibliography for further reading
* Incluye una tabla de contenido

Germany&aposs Nazi Party was remarkably implacable in the hostility it showed to the outside world, staunchly opposing both Communism and lib *Includes pictures
*Explains Hitler's rise to power and the roles played by the SA and other paramilitary groups like the SS
*Includes eyewitness accounts of the purge
*Includes a bibliography for further reading
* Incluye una tabla de contenido

Germany's Nazi Party was remarkably implacable in the hostility it showed to the outside world, staunchly opposing both Communism and liberal democracy from the moment of its inception to that of its violent dissolution. The Nazis likewise showed steely, unwavering resolve in their lethal hatred of the Jews, the Slavs, and many others whom they labeled as "untermenschen," subhumans unworthy of rights, cultural standing, or life itself. They pursued their dark vision of "Aryan" superiority with a terrifying clarity and zeal, and they were willing to incur the enmity of the entire world in the process.

At the same time, despite this fanatic dedication to their overall vision, the Nazis had their own share of factional strife, and perhaps not surprisingly, the internecine struggle often led to violence, executions, and assassinations, byproducts of a totalitarian environment in which power appeared in its most undisguised and aggressive form. The firing squad, the bomb, the torture chamber, the extermination camp, the crematorium, and the noose of piano wire took the place of debate and persuasion in Hitler's Germany.

Like other totalitarian regimes, the leader of the Nazis kept an iron grip on power in part by making sure nobody else could attain too much of it, leading to purges of high-ranking officials in the Nazi party. Of these purges, the most notorious was the Night of the Long Knives, a purge in the summer of 1934 that came about when Hitler ordered the surprise executions of several dozen leaders of the SA. This fanatically National Socialist paramilitary organization had been a key instrument in overthrowing democratic government in Germany and raising Hitler to dictatorial power in the first place. However, the SA was an arm of the Nazi phenomenon which had socialist leanings and which was the private army of Ernst Röhm, which was enough for Hitler to consider the organization dangerous. Röhm was a challenger to the Fuhrer's position with his mushrooming SA ranks, which were more loyal to him than to the nominal head of Nazi Germany.

Though the SA as a whole survived Hitler's purge, its star was eclipsed by the rise of the newly favored Schutzstaffel (SS), which was instrumental in implementing the Night of the Long Knives. Additionally, the SA's senior leadership was decimated, leading to a loss of cohesion and focus. Even its overall commander, Ernst Röhm, fell victim to Hitler's violence, and Hitler himself later spoke words which summed up the calculated ruthlessness he used to deal with his enemies, both domestic and foreign: “The victor will not be asked afterwards whether he told the truth or not. When starting and waging war it is not right that matters, but victory. Close your hearts to pity. Act brutally.”

Several other factions were also involved. The German Army, or Reichswehr, was theoretically limited to a total of 100,000 men by the treaties ending World War I, but the German military was one of the major keys to power. Röhm dreamed of subsuming it totally into the SA, a nightmare from the point of view of the highly conservative and aristocratic officer corps. A man who championed the cause of the Reichswehr and kept it free of subordination to the SA could likely win its loyalty for years to come regardless of his own political and cultural agenda, which Hitler managed to accomplish with the purge.

The Night of the Long Knives chronicles the history of the Nazis’ most notorious purge. . más

List of site sources >>>


Ver el vídeo: Noche de los CUCHILLOS LARGOS. Hitler acaba con las SA (Enero 2022).