Podcasts de historia

Jimmy Hoffa

Jimmy Hoffa

James Riddle Hoffa, hijo de un perforador de carbón, nació el 14 de febrero de 1913. Su padre murió cuando él tenía siete años y en 1924 la familia se mudó a Detroit.

Jimmy Hoffa dejó la escuela a los catorce años y trabajó como recaudador de grandes almacenes. Un sindicalista activo, en 1932, encabezó una huelga en una tienda de comestibles de Detroit. A la edad de 37 años fue presidente del Consejo de Conductores de los Estados Centrales en 1940 y dos años fue elegido presidente de la Conferencia de Camioneros de Michigan.

En 1952, Jimmy Hoffa se convirtió en vicepresidente de Teamsters Union bajo la dirección de Dave Beck, el presidente. En 1956 se hicieron acusaciones de que la dirección del sindicato estaba involucrada en actividades ilegales. El Comité Selecto de Trabajo, que incluía a Joe McCarthy, Barry Goldwater, Karl Mundt y John F. Kennedy, decidió que estos cargos debían ser investigados.

Robert Kennedy, abogado principal del comité, recibió instrucciones de recopilar información y descubrió varias irregularidades financieras. Esto incluyó tomar $ 85,119 entre 1949 y 1953 de los fondos sindicales para pagar su propia cuenta personal. La investigación también reveló que un constructor de Seattle había recibido $ 196,516 de fondos sindicales para pagar el trabajo realizado en la casa de Beck. Las investigaciones fueron televisadas y el interrogatorio de Kennedy lo convirtió en una figura política nacional.

Beck fue finalmente encarcelado durante cinco años y Jimmy Hoffa se convirtió en el nuevo presidente de Teamsters Union. Robert Kennedy ahora comenzó a investigar a Hoffa y finalmente fue acusado de corrupción. Kennedy afirmó que Hoffa se había apropiado indebidamente de $ 9.5 millones en fondos sindicales y había hecho tratos corruptos con empleadores. El abogado de Hoffa, Edward Bennett Williams, logró persuadir al jurado de que lo declarara inocente. George Meany, presidente de la AFL-CIO, no estuvo de acuerdo con el veredicto y Hoffa y el Teamsters Union fueron expulsados ​​de la asociación.

Jimmy Hoffa era popular entre sus miembros y en 1960 fue reelegido como presidente de Teamsters Union. Defensor del Partido Republicano desde hace mucho tiempo, Hoffa fue un generoso proveedor de fondos para Richard Nixon en su lucha presidencial con John F. Kennedy. Durante la campaña, Robert Kennedy envió a Hoffa una copia de su libro, El enemigo interno. Kennedy escribió en el interior: "Para Jimmy. Te envío este libro para que no tengas que usar fondos del sindicato para comprar uno. Bobby".

Después de la victoria electoral de Kennedy en 1960, nombró a Robert Kennedy como su fiscal general. Una vez en el cargo, Kennedy reanudó sus investigaciones sobre las actividades de Hoffa. Hoffa finalmente fue acusado de tomar dinero del Fondo de Pensiones de $ 300 del sindicato. J. Edgar Hoover, un opositor a largo plazo de los Kennedy, pasó los archivos del FBI sobre el fiscal general a Roy Cohn, quien a su vez se los entregó a Hoffa. Sin embargo, Hoffa, quien desaprobó el comportamiento adúltero de Kennedy, se negó a usar este material contra sus fiscales.

(Si encuentra útil este artículo, no dude en compartirlo. Puede seguir a John Simkin en Twitter, Google+ y Facebook o suscribirse a nuestro boletín mensual)

Un exfuncionario del sindicato, E. G. Partin, que se encontraba en prisión acusado de secuestro, asesinato, robo y violación, acordó hacer un trato con las autoridades y aportar pruebas contra Hoffa. En el primer juicio en Nashville en octubre de 1962, el jurado indeciso votó 7-5 a favor de la absolución. El juez, creyendo que el equipo de Hoffa era culpable de manipulación del jurado, ordenó la anulación del juicio. En el segundo juicio en Chattanooga en enero de 1964, Hoffa fue declarado culpable y condenado a ocho años de prisión.

En diciembre de 1971, el presidente Richard Nixon ordenó la liberación de Hoffa. Más tarde, los registros del FBI revelaron que Nixon había recibido donaciones ilegales de campaña de Teamsters Union a cambio de un indulto presidencial.

Después de su liberación, Jimmy Hoffa viajó por el país haciendo campaña a favor de la reforma penitenciaria. También intentó regresar como líder de Teamsters Union. El 30 de julio de 1975, James Hoffa desapareció cuando viajaba a una reunión con el gángster de Detroit, Anthony Giacalone. En 1982, Hoffa fue declarada legalmente "presuntamente muerta".

En 1989, Kenneth Walton, el jefe de la oficina del FBI en Detroit, dijo Las noticias de Detroit sabía lo que le pasó a Hoffa. "Me siento cómodo de saber quién lo hizo, pero nunca va a ser procesado porque ... tendríamos que divulgar informantes, fuentes confidenciales".

El 14 de enero de 1992, el New York Post afirmó que Hoffa, Santos Trafficante y Carlos Marcello habían estado involucrados en el asesinato del presidente John F. Frank Ragano fue citado diciendo que a principios de 1963 Hoffa le había dicho que llevara un mensaje a Trafficante y Marcello sobre un plan para matar a Kennedy. Cuando la reunión tuvo lugar en el hotel Royal Orleans, Ragano les dijo a los hombres: "No creerán lo que Hoffa quiere que les diga. Jimmy quiere que maten al presidente". Informó que ambos hombres dieron la impresión de que tenían la intención de cumplir esta orden.

En su autobiografía, Abogado de la mafia (1994) (coescrito con el periodista Selwyn Raab) Frank Ragano agregó que en julio de 1963, Hoffa lo envió nuevamente a Nueva Orleans para reunirse con Santos Trafficante y Carlos Marcello sobre los planes para matar al presidente John F.Cuando Kennedy fue asesinado Hoffa aparentemente le dijo a Ragano: "Te dije que podías hacerlo. Nunca olvidaré lo que Carlos y Santos hicieron por mí". Añadió: "Esto significa que Bobby está fuera como Fiscal General". Más tarde, Marcello le dijo a Ragano: "Cuando veas a Jimmy (Hoffa), le dices que me debe y me debe mucho".

Es posible que Jimmy Hoffa fuera asesinado en 1975 para evitar que testificara frente a la Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara. El compañero de la mafia sospechoso del asesinato de Kennedy, Sam Giancana, también fue asesinado al mismo tiempo que Hoffa desapareció.

En 1989, Kenneth Walton, el jefe de la oficina del FBI en Detroit, dijo Las noticias de Detroit sabía lo que le pasó a Hoffa. "Me siento cómodo de saber quién lo hizo, pero nunca va a ser procesado porque ... tendríamos que divulgar informantes, fuentes confidenciales".

Justo antes de morir, Frank Sheeran le confesó al autor Charles Brandt que mató a Jimmy Hoffa. Según Sheeran, Chuckie O'Brien llevó a Hoffa, Sheeran y a otro mafioso, Sal Briguglio, a una casa en Detroit. Hoffa y Sheeran entraron en la casa y los otros dos hombres se marcharon. Sheeran dice que le disparó a Hoffa dos veces detrás de la oreja derecha. Después del asesinato, Sheeran dice que salió de la casa y le dijeron que Hoffa fue incinerado. La historia completa aparece en el libro de Brandt. Te escuché pintar casas (2003).

Jimmy se deleitaba en mostrarle a la gente, en particular a las personas con una educación sustancial, que él era igual o mejor para ellos. Y pudo hacer esto porque, a pesar de su educación de noveno grado, fue un estudio rápido. Con la gravedad de la depresión, la pérdida de su padre, la enorme carga de trabajo que asumía su madre --lavando y limpiando la casa-- y con la ayuda de los niños, Jimmy siempre tuvo debilidad por las llamadas clases bajas y un gran desdén por personas que no tenían una buena educación pero que provenían de familias ricas. Y esa fue la causa de la pelea, la venganza en curso entre Kennedy y Hoffa.

Al nacer, es un Teamster quien conduce la ambulancia al hospital. Al morir, un camionero que conduce el coche fúnebre a la tumba. Entre el nacimiento y la muerte, son los Teamsters quienes conducen los camiones que te traen tu carne, leche, ropa y drogas, recogen tu basura y realizan muchos otros servicios esenciales.

El conductor individual del camión es honesto, al igual que la gran mayoría de los oficiales locales de Teamster, pero están completamente bajo el control y el dominio de ciertos oficiales corruptos en la cima. Imagínese este poder, entonces, y el caos que podría resultar en que estos funcionarios ganaran el control sobre el mar y otros medios de transporte. Tal fuerza posiblemente podría hacer que cualquiera, tanto la dirección como los trabajadores, capitulase ante todos sus caprichos. Con Hoffa a los mandos del sindicato que dominará la alianza del transporte, este poder ciertamente estaría en las manos equivocadas.

De vez en cuando, Hoffa y yo cenábamos juntos en Nueva York. Le pregunté a Hoover si podía darle a Hoffa los archivos RFK. "Adelante", dijo. Cuando se los presenté, Hoffa preguntó: "¿Qué hago con ellos?" "No lo sé", respondí, "Guárdalos para un día lluvioso".


Hoffa nació en Indiana en 1913, pero su familia se mudó a Detroit, Michigan en 1924. Dejó la escuela a los 14 años y realizó trabajos manuales hasta que comenzó el trabajo organizativo sindical a nivel de base. Hoffa impresionó a los Teamsters de Detroit lo suficiente como para que el grupo le ofreciera una posición de liderazgo en su sucursal del Local 299.

Si bien los Teamsters eran una gran organización con 75.000 miembros en 1933, se dividió en pequeños grupos de camioneros locales. En el transcurso de 20 años, Hoffa ayudó a organizarlo en un organismo nacional con más de un millón de miembros en 1951. Se convirtió en presidente de la Hermandad Internacional de Camioneros en 1958 y ahora era uno de los sindicatos más poderosos del país.

Su posición y actividades lo convirtieron en un objetivo de investigación y Hoffa era conocido por sus vínculos con el crimen organizado. Se convirtió en el objetivo de Robert Kennedy, quien creó un escuadrón & acirc & # 128 & # 152Get Hoffa & rsquo. Hoffa recibió una sentencia de prisión de ocho años en 1964 por intentar sobornar a un gran jurado. También recibió una sentencia de cinco años (que coincidirá con su otro mandato) en 1964 por malversación de $ 1,7 millones en fondos de pensiones sindicales.

Después de tres años de apelaciones, Hoffa fue a prisión en 1967 pero fue indultado por el presidente Nixon en 1971 con la condición de que permaneciera fuera de la política sindical hasta 1980.

Frank Fitzsimmons. Bellas Artes de América


Martin Scorsese adivina productos femeninos en el TikTok de su hija

Fuera de Lee's Tavern, en el barrio de Dongan Hills de Staten Island, un Thunderbird de los años 70 estaba conectado para explotar.

Era octubre de 2017, pero parecía que Hancock Street había viajado en el tiempo hasta 1975 y se había transformado en Detroit. La fachada de Lee's se había rematado con un toldo que decía "Nemo's". Al lado, la barbería de Karina había sido adornada con un logo pintado a mano en su ventana. Hombres con atuendos apropiados para la época paseaban por la cuadra. Y Martin Scorsese orquestó toda la escena.

El director ha estado filmando su próxima película, "El irlandés", en el área de los tres estados. Un barco explotó en el puerto de Hempstead en Long Island, y las estrellas Robert De Niro y Joe Pesci compartieron el personaje en el restaurante italiano Colandrea New Corner en Dyker Heights. "[Pesci] preguntó si estaría bien salir por la puerta lateral de la cocina para fumar cigarrillos", dijo a The Post Joe Colandrea, bisnieto del fundador. "Quería asegurarse de que nadie lo molestara allí".

Todo es para contar una de las historias más notorias de finales del siglo XX: la desaparición en 1975 y el presunto asesinato de Jimmy Hoffa, una vez el jefe sindical más poderoso de la Tierra.

A lo largo de los años, muchas personas han especulado sobre lo que le sucedió a Hoffa (interpretado en la película por Al Pacino) y el paradero de su cuerpo, que aún nunca se ha encontrado. Frank "The Irishman" Sheeran (interpretado por De Niro) afirmó haber sido el asesino. La película de Scorsese está basada en un libro del abogado de Sheeran, Charles Brandt, titulado "Te escuché pintar casas", código de mafioso para "Escuché que matas gente".

Sheeran supuestamente le disparó a su amigo Hoffa en la cabeza después de atraerlo a una casa en Detroit.

Al Pacino como Jimmy Hoffa (izquierda) y Robert DeNiro como Frank Sheeran en la nueva película de Martin Scorsese & # 8217, & # 8220 The Irishman. & # 8221 SteveSandsNewYorkNewswire / MEGA

El libro se publicó en 2004, un año después de la muerte de Sheeran y casi 29 años después de que se cometiera el asesinato. Si bien era demasiado tarde para que los agentes de la ley hicieran mucho, Brandt dijo que "excavaron tablas del piso [del lugar del asesinato en 2013] para analizarlas y encontraron sangre humana, pero no pudieron relacionarla con una sola persona" - Sheeran ocupó un lugar en el Lista de posibles sospechosos del FBI.

Su confesión de haber matado a un hombre al que llamó amigo ilustra las difíciles decisiones que conlleva una vida dedicada a la mafia. "Frank golpeó a los muchachos", dijo Brandt. “Calculo que mató de 25 a 30 personas. Aprendió de inmediato que no se dice que no ".

A diferencia de muchos hombres que terminan siendo asesinos de la mafia, Sheeran no fue criado para la vida. Tuvo una infancia accidentada en Darby, Pensilvania, pero sin conexiones criminales. Después de unirse al ejército en 1941, Sheeran fue enviado a Italia, donde desarrolló un don para matar, una habilidad que le resultaría útil fuera del campo de batalla.

"Su teniente le dijo que cuando te ordenen 'interrogar a alguien y regresar rápidamente', vas a matar al tipo", dijo Brandt.

En 1945, Sheeran se mudó a Filadelfia, donde se casaría, tendría tres hijas y conseguiría un trabajo como camionero para una cadena de supermercados. Dos años después, tuvo su primer encuentro con la ley cuando fue arrestado por cargos de alteración del orden público después de golpear a dos hombres en un altercado en un carrito.

En 1955, tuvo la oportunidad de reunirse con Russell Bufalino, jefe de la familia criminal del noreste de Pensilvania que llevaba su nombre. En poco tiempo, comenzó a hacer tareas para Bufalino, conduciéndolo y haciendo entregas.

Casualmente, esto sucedió cuando Sheeran estaba ganando dinero extra al recolectar dinero para los usureros de Filadelfia de poca monta. Seducido por el estilo de vida, Sheeran dijo que sí cuando un mafioso local llamado Whispers le ofreció $ 10,000 para quemar la oficina de Cadillac Linen Service, que competía con una compañía en la que Whispers tenía interés.

Pero Sheeran fue visto mientras exploraba el lugar, y resultó que Cadillac era propiedad de un amigo de Bufalino.

“Debido a que Frank había sido visto en la compañía [de Bufalino], el amigo no hizo que mataran a Frank”, dijo Brandt. “Pero a Frank le dijeron que lo arreglara matando a Whispers. Esa noche fue su primer éxito ".

En 1957, como recompensa por realizar el trabajo, Bufalino le presentó a Sheeran a Jimmy Hoffa. El presidente del sindicato International Brotherhood of Teamsters, Hoffa, era conocido por sus lazos con la mafia, la corrupción y la violencia.

Hoffa necesitaba a alguien que pudiera usar los músculos para silenciar a los enemigos. Le dijo a Sheeran: "Escuché que pintas casas". Sheeran respondió que sí y agregó: "Yo también hago mi propia plomería", es decir, él también se deshizo de los cuerpos.

Sheeran se acercó a Hoffa y recibió un lucrativo trabajo de jefe sindical como presidente del Local 326 en Wilmington, Delaware. Ese puesto lo hizo rodar recompensas por debajo de la mesa por favores de la mafia. Más notablemente, sirvió como el músculo de Hoffa: golpeando a los enemigos, matando a personas que intentaban iniciar sindicatos rivales y manejando armas. Sheeran afirmó haber transportado rifles de Brooklyn a Florida para el asesinato de John F. Kennedy, y agregó credibilidad a las teorías de que Hoffa y la mafia desempeñaron un papel en el asesinato de JFK. El presidente, junto con su hermano Robert F. Kennedy, tenía un fuerte desdén por la corrupción sindical que incitaba Hoffa.

Cuando Hoffa fue a prisión por cargos de extorsión en 1967, Sheeran continuó trabajando para el jefe del sindicato que lo reemplazó, Frank Fitzsimmons, así como para Bufalino.

Según el libro, uno de los mayores éxitos de Sheeran ocurrió en Little Italy el 7 de abril de 1972: el asesinato del mafioso de la familia Colombo Joey "Crazy Joe" Gallo, a instancias de Bufalino.

Se sabía que Gallo estaría celebrando su cumpleaños en Umberto's Clam House en Mulberry Street. Sheeran dijo que entró, vestido de manera informal, haciéndose pasar por un camionero que necesitaba ir al baño.

Los técnicos se preparan para la escena de la explosión de un coche en la nueva película de Scorsese. Steve White

Luego se desvió hacia la mesa donde estaban sentados Gallo y su tripulación. Aunque sorprendido por la presencia de una mujer y una niña en la mesa, Sheeran recibió sus órdenes de marcha y comenzó a disparar. Gallo se dirigió hacia la puerta y salió antes de ser abatido por tres balas.

Sheeran escapó en un auto que esperaba. Un día después, las historias sobre el tiroteo dominaron los tabloides de la ciudad de Nueva York. "Joe Gallo asesinado", se leía en la portada de The Post, con una foto de la esposa recién casada de Gallo y su hija pequeña, quienes se habían agachado para cubrirse y salieron ilesas.

EL año en que Gallo fue asesinado, Hoffa salió de prisión ansioso por recuperar el control de los International Teamsters. Pero los capos de la mafia no lo querían de vuelta.

El calor en el persistente Hoffa se filtró a los de su campamento. En la primavera y el verano de 1975, el partidario de Hoffa, Dave Johnson, presidente del sindicato Local 299 en Detroit, comenzó a recibir llamadas para colgar en casa. Luego, se disparó una bala a través de su ventana en la sede del sindicato. Conduciendo el punto a casa, alguien hizo estallar su crucero de 45 pies, atracado en el río Detroit. Las sospechas se centraron en los adversarios de Hoffa.

La venganza parecía llegar el 10 de julio cuando Richard Fitzsimmons, hijo del reemplazo de Hoffa, dejó Nemo's, un bar de Detroit popular entre los peces gordos del sindicato. Mientras caminaba hacia su nuevo Lincoln Continental blanco, explotó. Escapó por poco de la lesión.

Cuando Hoffa todavía se negaba a consentir, la turba se volvió hacia el único hombre que podría atraerlo a un lugar vulnerable. A finales de julio de 1975, Sheeran voló desde Ohio a Pontiac, Michigan, para asesinar a su mentor. Dice en el libro que "no sintió nada".

“Frank no podía parpadear, y mucho menos decir que no [a matar a Hoffa]”, dijo Brandt. "Si no . . . ambos habrían sido asesinados ".

Sheeran condujo con algunos otros asociados para recoger a Hoffa en un restaurante llamado Red Fox. Sheeran afirmó que su presencia ayudó a que Hoffa se sintiera cómodo conduciendo a una reunión en una casa de Detroit.

Llegaron y entraron al vestíbulo de una casa que obviamente estaba vacía. “Cuando Jimmy vio. . . que nadie salió de las habitaciones para saludarlo, él supo de inmediato lo que era ”, dijo Sheeran en el libro, y agregó que Hoffa trató de huir. “A Jimmy Hoffa le dispararon dos veces a una distancia decente, no demasiado cerca o la [sangre] salpique hacia ti, en la parte posterior de la cabeza. . . Mi amigo no sufrió ".

Poco después, afirmó Sheeran, el cuerpo de Hoffa se convirtió en cenizas en un crematorio.

Pero no todos compran su historia. Dan Moldea, autor de las profundamente investigadas "Las guerras de Hoffa", insiste en que Sheeran no mató a Hoffa.

Frank Sheeran (arriba a la izquierda) con otros organizadores de Teamsters en su primer trabajo en Detroit. Sheeran / Brandt / Splash

Moldea, quien entrevistó a figuras de la mafia, investigadores y fiscales para su libro, está de acuerdo en que Sheeran voló a Pontiac y atrajo a Hoffa al auto. Pero él cree que el asesinato fue cometido por Salvatore “Sally Bugs” Briguglio, un ejecutor de la familia criminal Genovese. Moldea basa esto en entrevistas con las partes, incluido el propietario de un vertedero de Nueva Jersey donde algunos creían que se desechó el cuerpo de Hoffa.

"Esta es una historia de una sola fuente sobre un mentiroso patológico", dijo Moldea a The Post del libro de Brandt sobre Sheeran.

Expresó su disgusto por la película protagonizada por De Niro cuando conoció al actor en una cena en 2014.

“De Niro estaba muy orgulloso de estar haciendo la historia real”, dijo Moldea. "Le dije que lo habían estafado".

Pero Brandt se apega a su historia. Después de que Sheeran cumplió 13 años de una sentencia de 32 años de prisión, fue declarado culpable de extorsión laboral, quedó lisiado por la artritis y vivió en un asilo de ancianos, confesó haber matado a Hoffa a tres sacerdotes y a Brandt.

“Frank buscó el perdón y, según su forma de pensar, murió en estado de gracia”, dijo Brandt. (Alegó que Sheeran se suicidó, en 2003, a los 83 años, muriéndose de hambre durante seis semanas).

Sea cual sea la verdad, De Niro, Scorsese y el guionista Steven Zaillian van por la versión de Brandt.

"Este verano pasé dos meses de guardia para los tres en el Hotel Ameritania en Midtown", dijo Brandt, quien el viernes pasado respondió a una pregunta de De Niro sobre el calibre del arma utilizada para matar a Gallo (era una .38). . “Enviaron guiones y me reuní con ellos para responder preguntas. Me sentí como una groupie y era el único en la sala que no había ganado un premio de la academia ".


Los archivos del FBI de Jimmy Hoffa que han estado ocultos desde 1975 deben ser publicados, los legisladores le dicen al Departamento de Justicia

Lo que le sucedió a Jimmy Hoffa pronto se sabrá, si el gobierno revela lo que ha mantenido oculto durante décadas.

"Sería un cierre fantástico para la familia Hoffa, para quienes lo conocieron y para el público estadounidense", dice el congresista Lee Zeldin, republicano por Nueva York. Ha presentado una solicitud formal al Congreso para abrir al público los archivos del caso Hoffa del FBI.

"La desclasificación debería haberse hecho hace años. Esto debería haberse publicado".

Zeldin ha presentado lo que se conoce como una "Revisión de desclasificación obligatoria del Congreso" sobre el caso de Hoffa al Departamento de Justicia, en busca de la divulgación pública de decenas de miles de páginas de documentos, entrevistas e informes que el gobierno ha mantenido en secreto desde la desaparición de Hoffa. en 1975. Él y otros creen que si se revela el relato completo de lo que las autoridades han descubierto en el caso de décadas, las respuestas sobre el destino de Hoffa y quién lo mató, finalmente se conocerán.

"Tenemos un proceso en nuestro país, una vez pasados ​​los 25 años aproximadamente, los artículos como este deberían ser desclasificados y divulgados públicamente y aquí estamos, han pasado 45 años. Todavía tienes miembros de la familia Hoffa, miembros de la Los camioneros y el interés público en esta información. Es un mensaje para hacerles saber que Jimmy Hoffa no ha sido olvidado. Su legado sigue vivo y no descansaremos hasta que obtengamos estas respuestas ", dice Zeldin.

La solicitud de desclasificación se centra en varios puntos específicos planteados en la serie Fox Nation que ahora se transmite, "Riddle, The Search for James R. Hoffa".

"Verá que estos documentos se hacen públicos", dice el ex fiscal federal Alex Little. "Creo que puede funcionar. Creo que la pregunta para el FBI es, ¿qué tan importante es para usted que el público sepa lo que sucedió? Y creo que este tipo de crímenes que son infames, que reciben mucha atención pública, son exactamente los que es importante que el público conozca ".

El último episodio de "Riddle" informa sobre las afirmaciones de que los restos de Hoffa fueron transportados desde Detroit, donde fue asesinado por mafiosos el 30 de julio de 1975 y enterrado en un tambor de acero junto a un basurero conectado a la mafia en Jersey City, Nueva Jersey. . La propiedad, el Relleno Sanitario del PJP, era copropiedad del mafioso de la familia del crimen Genovese Phillip "Brother" Moscato y el empresario Paul Cappola. El F.B.I. registraron el relleno sanitario, conocido como "el basurero de Moscato", unos meses después de que Hoffa desapareciera, actuando sobre la base de una pista del mafioso convertido en informante Ralph Picardo y otra información obtenida de las escuchas telefónicas e información de la mafia. El cuerpo de Hoffa no fue encontrado, pero las autoridades no desenterraron el lugar exacto donde supuestamente permanece enterrado, porque descansa a unos pocos pies de la línea de propiedad del vertedero y técnicamente no formaba parte del área de búsqueda.

"Aquí tienes pruebas de que posiblemente el vertedero de Moscato sea el lugar donde está enterrado Jimmy Hoffa", dice Zeldin. "El FBI había ido allí en el pasado, se esforzaron y tal vez no estaban buscando en los sitios correctos, por alguna razón. No tuvieron éxito, pero Jimmy Hoffa aún podría estar enterrado allí. Y si lo que se ha proporcionado a través de su buena trabajo, volviendo a las primeras etapas de esta investigación, el vertedero de Moscato todavía sería, hasta el día de hoy, el lugar de descanso donde fue enterrado Jimmy Hoffa y todavía permanece hoy ".

La solicitud incluye una desclasificación completa de los informes y memorandos del FBI relacionados con la investigación, así como "la entrevista de Ralph Picardo y el informe de los principales agentes del FBI de Picardo el 11 de diciembre de 1975 a 'Moscato's Dump' por agentes del FBI en Newark y Jersey City. , New Jersey." También solicita transcripciones de entrevistas de la oficina de mafiosos de alto nivel de Detroit que se cree que estuvieron involucrados en el asesinato, entre otros materiales.

"No solo estamos buscando informes con respecto a la línea de tiempo de los eventos e información con respecto a los sospechosos que realmente mataron a Jimmy Hoffa, sino que también hay evidencia, creemos, que se divulgaría, información adicional que apuntaría al vertedero de Moscato, "Dice Zeldin.

Algunos de los archivos del FBI de Hoffa se han divulgado parcialmente en virtud de demandas de libertad de información presentadas hace décadas por la familia Hoffa y el periódico Detroit Free Press, pero la gran mayoría del material sigue siendo secreto. El gobierno redactó y tachó página tras página hace décadas y las autoridades citaron la investigación en curso en ese momento.

Los destacados expertos en casos de Hoffa apoyan el lanzamiento.

"Un ciudadano estadounidense conocido desapareció a plena luz del día de una calle pública en una ciudad estadounidense sin dejar rastro. Hay países en los que eso ocurre a diario, pero eso no se puede tolerar en Estados Unidos", dice Dan Moldea, Washington, DC autor y periodista que comenzó a investigar la desaparición de Hoffa cuando sucedió. Es el autor del libro histórico, "The Hoffa Wars", publicado por primera vez en 1978.

Frank Cappola, cuyo padre Paul era copropietario del 'basurero de Moscato', dijo a Fox Nation y Moldea que fue su padre quien enterró a Hoffa en un tambor de metal en el lugar. Cappola, que murió el año pasado, le había mostrado a Moldea el lugar exacto. En el último episodio de "Riddle", el radar de penetración terrestre de Fox Nation detectó múltiples piezas enterradas de metal curvo, posiblemente tambores, y un pozo excavado relleno donde Cappola dijo que su padre cavó un hoyo de 12 pies de profundidad y arrojó el tambor que contenía los restos de Hoffa. La pequeña parcela de tierra es actualmente propiedad del Departamento de Transporte de Nueva Jersey.

"Aplaudo al FBI por sus esfuerzos continuos para investigar el asesinato de Jimmy Hoffa cuando las pruebas, los plazos y el elenco de personajes están alineados. Pero, después de 46 años, también es importante obtener la divulgación completa del registro completo de el caso, especialmente cuando los métodos y fuentes oficiales no están comprometidos ".

Little, el exfiscal federal, dice que el FBI sopesará la sensibilidad del material aún clasificado, junto con las cuestiones legales. Pero piensa que ya es hora de que salgan los archivos.

"En última instancia, creo que verá la información y estos documentos divulgados al público. Creo que lo verá porque este es el tipo de delito, el tipo de investigación, sobre el que el público tiene más interés en conocer los hechos. Es una historia importante de los Estados Unidos. Es una historia importante del FBI. Toda esta investigación es algo que creo que el público, y verán a los miembros del Congreso que están interesados ​​en sacarla a la luz, merecen conocerla ", dice Little.

"Estamos hablando de más de 40 años después de un delito, no hay delito que perseguir. El interés público es mayor".

"Es fundamental que el FBI publique estos documentos específicos que ayudarán a exponer la verdad detrás del asesinato de Jimmy Hoffa", escribió Zeldin al Departamento de Justicia.

Como muchos estadounidenses, al congresista le ha fascinado la persistente pregunta de qué le sucedió al icónico y venerado líder sindical.

"Tengo 40 años y durante toda mi vida no puedo decirte cuántas veces he escuchado conversaciones a mi alrededor de personas que hablan sobre el lugar donde está enterrado Jimmy Hoffa, quién es el responsable de su asesinato y tantas otras preguntas sin respuesta". . Muchas de esas respuestas se pueden proporcionar, y las pistas menos críticas, en la publicación de los elementos que solicitamos en esta revisión de desclasificación obligatoria ".

"Los crímenes violentos dejan víctimas", señala Little. "Creo que parte de nuestro objetivo no es solo enjuiciar a las personas y meterlas en la cárcel, sino servir a las víctimas lo mejor que podamos. Dar a conocer esta información podría ayudar a las víctimas y sus familias a tener algún tipo de cierre sobre lo que sucedió con su miembro de la familia ".

Ben Evansky contribuyó a este informe.

Puedes ver la serie completa, los cuatro episodios de "Riddle, The Search for James R. Hoffa", en el servicio de transmisión Fox Nation.

Siga a Eric Shawn en Twitter: @EricShawnTV

Los programas de Fox Nation se pueden ver a pedido y desde la aplicación de su dispositivo móvil, pero solo para los suscriptores de Fox Nation. Vaya a Fox Nation para comenzar una prueba gratuita y vea la extensa biblioteca de sus personalidades favoritas de Fox News, junto con emocionantes éxitos de taquilla.


La historia de la peligrosa vida y la misteriosa muerte de Jimmy Hoffa que El irlandés Excluido

Es una de las narrativas más perdurables en la historia del crimen estadounidense, y hay más de lo que vemos en la película de Martin Scorsese.

Entre los muchos triunfos de Martin Scorsese El irlandés es el elenco perfecto de Al Pacino. El actor interpreta al controvertido jefe sindical Jimmy Hoffa en la nueva epopeya de gánsteres, lo que lo convierte en uno de los papeles más importantes de Pacino en décadas. Pero también es un personaje que le da a Pacino la oportunidad de interpretar un papel que él hace mejor: retratar a personas reales. Del oficial de policía de Nueva York Frank Serpico en Serpico al ladrón de bancos Sonny Wortzik en Tarde de perros, Pacino se ha consolidado como uno de los mayores imitadores del cine. Y, como muchos de los magnánimos personajes de la vida real que ha retratado en sus décadas de carrera, la verdadera historia de Jimmy Hoffa necesita pocos adornos para los propósitos de la narración. Hoffa se ganó muchos enemigos en su día y también muchos amigos peligrosos. Su muerte sigue siendo un misterio. Pero los eventos de la vida real que precedieron a su desaparición son algunos de los relatos más perdurables de corrupción y poder en la historia de Estados Unidos.

¿De dónde vino Hoffa?

Hoffa nació en 1913 en Brasil, Indiana. Su padre, un minero de carbón, murió de cáncer de pulmón cuando Jimmy tenía solo siete años y una tragedia de la vida real que demostró a una edad temprana la tremenda importancia de las condiciones de trabajo seguras y los derechos de los empleados. En 1930, Hoffa ya estaba organizando huelgas mientras trabajaba en la tienda de comestibles Kroger en Detroit. Dejó la escuela cuando solo tenía 14 años y se involucró en el trabajo sindical desde una edad temprana, luchando para ascender de rango durante los años 30 y 40, y se desempeñó como presidente del Consejo de Conductores de los Estados Centrales, luego vicepresidente de la Capítulo de los camioneros en Detroit. En 1957, Hoffa fue elegido presidente de la Hermandad Internacional de Camioneros. Se estableció como una de las figuras más famosas en la historia de la organización sindical y, en un momento, se convirtió en uno de los hombres más poderosos de Estados Unidos.

¿Qué hizo Hoffa como presidente de International Brotherhood of Teamsters?

Bajo el gobierno de Hoffa, los Teamsters crecieron hasta convertirse en el sindicato laboral más grande de los EE. UU. Luchó ferozmente por los derechos de los trabajadores y obtuvo victorias clave, como en 1964 cuando presentó un acuerdo masivo de transporte de mercancías que logró asegurar un contrato casi todos los camioneros de América. Hoffa no solo era famoso. Fue un nombre familiar en su tiempo. En ese entonces, casi un tercio de los estadounidenses pertenecían a un sindicato y los Teamsters eran el más grande de todos. Entonces, su influencia se extendió por todas partes. Como dice De Niro en El irlandés, La reputación de Hoffa era comparable a la de The Beatles o Elvis Presley. Pero a medida que Hoffa crecía en el poder, también retrocedía hacia una telaraña desagradable y violenta de crimen organizado.

¿Cómo se relacionó Hoffa con la mafia y Frank Sheeran?

Frank Sheeran, el ejecutor de la mafia de la vida real en el que Robert De Niro interpreta irlandés, dijo que era la mano derecha de Hoffa, y que finalmente se le encomendó la tarea de matar al jefe del sindicato en 1975. Pero todo esto proviene de un relato de primera mano sin fundamento que Sheeran compartió por primera vez al final de su vida con el autor Charles Brandt, quien registró las anécdotas en su libro seminal sobre la mafia, Te escuché pintar casas. Las historias que Brandt puso en su libro provienen solo de Sheeran, y la película de Scorsese las puso en la pantalla. No está claro si Sheeran y Hoffa eran tan cercanos como dice Sheeran. Pero es cierto que el sindicato Teamsters tenía profundas conexiones con la mafia. Y que el propio Hoffa estaba en la mezcla.

Todo se reduce al fondo de pensiones. Los Teamsters, con su membresía disparada bajo el gobierno de Hoffa, acumularon una enorme cuenta bancaria que atrajo el interés de la mafia. El fondo de pensiones de Teamsters se convirtió en una pieza vital del ecosistema de la mafia, proporcionando riquezas para los miembros de la Cosa Nostra, proporcionando flujo de efectivo para la construcción de casinos de Las Vegas y ayudando a manipular elecciones políticas que pondrían a favor de la mafia (y a favor de la mafia). sindicato) funcionarios en el poder. Y, por supuesto, Hoffa también se llevó un trozo del pastel.

¿Cómo chocó con los gobiernos de Kennedy y de Estados Unidos?

Este profundo enredo con la mafia convirtió a Hoffa en un objetivo principal de los hermanos Kennedy. Como se muestra en El irlandés, hubo una acalorada disputa entre la famosa dinastía política estadounidense y Hoffa. Robert F. Kennedy se convirtió en fiscal general en 1961 y dirigió una cruzada implacable contra el crimen organizado en Estados Unidos. Para RFK, Hoffa representaba el tipo exacto de corrupción de marca mafiosa que la organización Kennedy buscaba erradicar en el abogado personal de Hoffa en los Estados Unidos, interpretado por Ray Romano en irlandés, era primo de Russel Bufalino, el infame jefe de la mafia del área de Pensilvania que es interpretado por Joe Pesci en la película. Kennedy creía que Hoffa estaba usando el dinero de los Teamsters para pagar a las organizaciones de la mafia en el país y, a pesar de los esfuerzos asombrosamente exitosos de Hoffa para evitar litigios durante años, RFK finalmente logró condenar al jefe del sindicato en 1964. Después de pasar tres años intentando apelar los cargos, Hoffa fue condenado a 13 años de prisión a partir de 1967 por soborno y fraude. Pero, gracias a la poderosa presencia anti-Kennedy de Hoffa en la escena política estadounidense, sus días en la prisión federal terminaron después de solo cinco años. Cuando Nixon llegó al poder, conmutó la sentencia de Hoffa.

¿Cómo murió Hoffa y por qué sigue siendo un misterio?

A pesar del encarcelamiento, Hoffa siguió siendo presidente del sindicato Teamsters hasta 1971, negándose a dimitir incluso cuando estaba tras las rejas. Parte de la estipulación de Nixon en la conmutación fue que Hoffa ya no se involucraría en la actividad sindical hasta 1980. Pero Hoffa, característicamente agresivo, no pudo cumplir con esa decisión, y se cree que trabajó entre bastidores en este período para reclamar su unión. liderazgo. Como El irlandés Conjeturas, este fue el mayor error de Hoffa. Aunque la muerte de Hoffa es un misterio, muchos creen que fue un golpe relacionado con la mafia. Sus esfuerzos por restablecer su propio poder en el sindicato Teamsters aparentemente no fue un movimiento popular para sus asociados de la mafia, y en 1975, Hoffa desapareció. El último paradero conocido de Hoffa era su casa en Detroit, donde, según los informes, se había ido para tener una reunión en un restaurante con la mafia y los funcionarios relacionados con el sindicato Anthony Provenzano y Anthony Giacalone. Pero Hoffa nunca regresó a casa ese día. En 1982, tras infructuosos intentos de rastrear el paradero del exjefe sindical, Hoffa fue legalmente declarado presunto muerto.

Por qué algunas personas cuestionan las afirmaciones de The Irishman.

La desaparición de Hoffa es uno de los misterios más perdurables de la historia del crimen estadounidense. Se han escrito varios libros sobre el tema, y ​​es un enigma que ha eludido a los investigadores y a los entusiastas casuales de la mafia durante casi 40 años. La nueva película de Scorsese, desafortunadamente, no es el final de esa historia. Basado en afirmaciones no comprobadas de Te escuché pintar casas, El irlandés de ninguna manera es una obra de no ficción. Muchos críticos han desacreditado las afirmaciones de Sheeran en Te escuché pintar casas. En las últimas décadas, 14 personas han afirmado haber matado a Hoffa. Y aunque los archivos del FBI informan que Sheeran estaba en Detroit en el momento de la muerte de Hoffa, algunos relatos dicen que podría haber estado involucrado en el asesinato, pero infló el papel principal que afirmó tener.


Las propinas siguieron llegando

Así comenzó una tendencia insatisfactoria en la que las propiedades fueron saqueadas con la esperanza de encontrar más pistas, si no el cuerpo real del hombre desaparecido. Una granja de caballos cerca de Milford, un garaje en Roseville, un terreno baldío en Oakland Township. todo destrozado para no revelar nada.

En otro ejemplo de la & quot nueva evidencia & quot que aparece cada pocos años, en 2015 The New York Post informó sobre una afirmación de que Hoffa había sido enterrado en un bidón de 55 galones en un vertedero tóxico en el noreste de Nueva Jersey. Naturalmente, la fuente de la información, la mafia y la información privilegiada de los Teamsters, Phillip & quotBrother & quot Moscato, había muerto el año anterior.

Mientras tanto, película de Martin Scorsese 2019 & # xA0El irlandés presenta un guión adaptado de Te escuché pintar casas y un elenco de los habituales sabios de Hollywood, incluidos Robert De Niro (como Sheeran), Al Pacino (Hoffa) y Joe Pesci (Bufalino).

Un proyecto apasionante de Scorsese & aposs, la película tardó mucho en despegar. Lo más probable es que, dado que las autoridades no están más cerca de resolver el caso que décadas antes, el director no estaba demasiado preocupado por los nuevos desarrollos que estropean su producto final.


Durante su tiempo en IBT, Hoffa ayudó a que el sindicato creciera exponencialmente, de 75,000 miembros en su inicio a 170,000 después de solo unos pocos años de liderazgo. En 1951, el sindicato llegó a 1.000.000 de miembros, solidificando a Hoffa como un miembro clave. Era muy conocido en la industria del transporte por carretera.

Wikipedia, predicadores agnósticos

Eric Moldea, un periodista de investigación, ha sugerido que Rolland McMaster, un antiguo compañero de equipo convertido en enemigo de Hoffa, pudo haber tenido algo que ver con el asesinato, y la policía apareció en la granja de McMaster para excavar en busca del cuerpo. Aunque no lo encontraron, creen que Hoffa estaba allí el día de su asesinato. Moldea también concluyó que Sal Briguglio mató a Hoffa y, basándose en la evidencia de que Vito Giacalone, el hermano de Tony, condujo a Hoffa a la muerte. Además, Moldea ha afirmado que el cuerpo fue puesto en un bidón de aceite y enviado a Nueva Jersey, donde fue arrojado al vertedero de PJP por Paul Cappola y Philip Moscato.

Según el informe oficial del FBI, que se llama "Hoffex Memo", los Teamsters de Nueva Jersey organizaron un golpe porque temían el posible regreso de Hoffa al poder. Este memo sugiere que Hoffa fue asesinado para evitar que ganara el control del Fondo de Pensiones del Estado Central de Teamsters. El golpe fue organizado por Teamsters de Nueva Jersey con vínculos con la mafia. En 1999, el hijo de Hoffa, James P. Hoffa, fue elegido jefe de los Teamsters, con la declaración “la mafia mató a mi padre. Si votas por mí, nunca volverán ”.


Dentro de la desaparición de Jimmy Hoffa

Cuando vino la llamadaRalph Natale reflexionó sobre cuánto tiempo había pasado desde que vio a Jimmy Hoffa. Su encuentro final estuvo teñido de melancolía más que de la bravura de su encuentro inicial, una triste coda para una amistad cercana. Hoffa se estaba acercando después de una racha de mala suerte y tiempos difíciles.

Natale nunca volvió a hablar ni a ver a Hoffa después de su reunión. La imagen es de dominio público a través de Wikapedia.

Durante más de cuatro años, Jimmy Hoffa dirigió la poderosa Hermandad Internacional de Camioneros desde detrás de las rejas en Lewisburg, Pensilvania, con su vicepresidente general elegido a dedo, Frank Fitzsimmons, que representaba al jefe en el exterior. Hoffa, después de una guerra legal brutal y dolorosa con el gobierno, fue a la cárcel en 1967 tras ser condenado por conspiración y malversación de los fondos de pensiones del sindicato.

Jimmy Hoffa cut a 1971 deal for his freedom, but it came with a price: the veteran labor organizer agreed to resign his post atop the Teamsters and never again serve as a union official. Hoffa was promised, before heading to prison, that his successor Fitzsimmons could resign and surrender the union once Hoffa was back on the streets. ­

But things had changed in his absence, and Fitzsimmons— with the backing of some prominent mob leaders—wasn’t going anywhere. Hoffa was undeterred and began angling to regain control of his union and its top spot.

“Fitzsimmons went to see (Genovese family boss) Fat Tony Salerno, who told him, ‘Don’t worry about him. Jimmy Hoffa will be talked to, and this will be straightened out,’ ” said Natale. “Of course, nobody kept their word.”

The possibility of Jimmy Hoffa’s running for the union’s top spot in 1976 soon emerged as his likeliest road to Teamsters redemption. Hoffa, behind the scenes, contacted some of his old friends to see if such a move was plausible—a clandestine tour to see who was willing to back his play.

Natale was hardly surprised by this bold move: “They couldn’t change Jimmy. They could tell him what to do, but they couldn’t change his manhood. He was a great union leader. And he had some balls. I heard he was gonna do this or that.”

The final meeting of Natale and Hoffa took place in the Rickshaw Inn, a restaurant with a gold-flecked roof and a huge half-a-horseshoe-shaped bar opposite the Cherry Hill racetrack. A few days earlier, Natale was at the offices of Local 170 when the phone rang. It was John Greeley, head of the South Jersey Local 676 and one of area’s most influential labor leaders.

“Calls me out of the clear blue sky,” said Natale. “John says, ‘That guy’s in town. He wants to see you.’ I knew what he means. And I said, ‘Oh, yeah? Okay.’ ”

Natale, unsure what to expect, arrived for the 1:00 p.m. get-together with two killers from his crew, Turchi and Marrone—the latter a truly terrifying figure who once attended a wedding reception with a hatchet tucked in the small of his back. “Just in case,” he explained.

Natale figured he was better safe than eternally sorry. “I never knew when people called me what’s gonna happen,” he said. “ ’Cause in those days, everything was comme ci, comme ça—I might have some crazy people wanna take a shot at me. I’m gonna go down blazing. I ain’t gonna walk into something.

“In our life, you’re only killed by your friends—or people pretending to be your friends. That’s our life.”

His fears were unfounded. And unlike their previous meeting in Detroit, when the union world belonged to an all-powerful Jimmy Hoffa and the future appeared limitless, a feeling of impending doom lingered this time.

“Anyway, I went and it was just terrible,” Natale recounted. “It’s about one in the afternoon, it’s dark in the lounge. At the far end of the horseshoe, there’s Jimmy and John Greeley. Jimmy comes up and shakes my hand. We hugged like men.”

The old friends exchanged pleasantries, and before long Greeley excused himself, leaving Hoffa and Natale to discuss the business at hand: the reincarnation of James Riddle Hoffa.

Hoffa spoke first: “I heard you’ve been busy.” Natale smiled, and then Hoffa got down to business: “I guess you know why I’m here.” “I said, ‘I hear a lot of things through the grapevine.’ I’d heard dif­ferent people telling me about it, people that meant something. “He said, ‘Ralph, I’m gonna need some help in Jersey. John Greeley already said he was with me, if I run.’ And John would. He was that kind of man. Jimmy said, ‘The next convention, I’m gonna take the thing back by acclaim and I need your help. Would you help me like you always helped me?’”

Natale looked directly at the powerful union leader, a look that expressed both his admiration and the dilemma he was now facing. Finally he spoke: “Jimmy, you know who was I with since I was a boy—before I was a boy. When I was in my mother’s womb, my father was with them, and I’m with them. So let me tell you one thing first: ‘A man cannot serve two kings.’ ”

Hoffa offered a wry grin before responding, “Ralphy, I knew you were going to say that.” Unmentioned was the name of Angelo Bruno, who would make the ultimate decision on Philly’s support of Hoffa.

Natale then offered a biblical reference to his boss: “Listen, if he—like Pontius Pilate—washes his hands of it, says he’s not involved in all this stuff against you, I’m gonna help you in a minute. I know Fitzsimmons broke his word to you, I was told by a hundred people.”

Hoffa was expecting the answer, and he knew Ralph’s response meant support from the Philadelphia faction was a pipe dream. He looked right back at Natale: “I knew you would say that. And I respect that. But I wish you said, ‘If he looks the other way, I’ll help you and do whatever you need.’ ”

The mood turned darker than the dim bar lights as the two old friends sat in silence, their brief conversation signaling with a black future for Hoffa. The implications were not lost on Natale, either.

Members of the Philadelphia crime family congregating, spotted by the FBI. Image is in the public domain via Wikapedia.

“He already knew the answer, but he had to ask me,” Natale said. “When he said he understood, I felt like I was at his funeral. I could smell the dirt of the grave on him. That’s how I felt, right then and there in that room. I hadn’t felt, up to that time, so bad in all my life, until I looked at him. I’m pretty coldhearted about these things, but my heart went out to him.”

“He was dead. He was a dead man talking to me. I said, ‘Jim, are you sure?’ “And he said, ‘I have to do this. It’s the only thing I have.’ I looked at this man, who could get killed for doing what he thought was right. And he was right—he was ten times the man that Fitzsimmons was.”

Natale awoke the next morning and drove directly to Bruno’s house to speak with the boss about the Hoffa situation. Bruno’s wife, Sue, answered his knock, and invited Ralph in for a cup of coffee and a few minutes of her husband’s time. When Bruno appeared, Natale recounted his meeting at the Rickshaw.

The boss’s response was hard and fast: “You know I love Jimmy. But there’s no reason for him to do this. It’s wrong. Even if he calls you and says it’s an emergency, stay away. That man up in Jersey [Tony Provenzano] is going to take care of this. Please, don’t forget what I said.”

Natale, as usual, kept his mouth shut and remembered every word. The boss’s edict was final, a Philadelphia epitaph for Jimmy Hoffa’s reign. “And I thought, ‘Oh my God.’ It wasn’t long after that he disappeared,” Natale recalled.

He never saw or spoke to Jimmy Hoffa again. The mighty labor boss disappeared on July 30, 1975. “I couldn’t get over it for weeks. I felt terrible—oh, I felt bad,” Natale recalled. “And for me—I seen a lot of things, I done a lot of things—it bothered me. I respected him so much as a man.”

In an odd quirk, law enforcement summoned Natale as they investigated Jimmy Hoffa’s death, asking about their afternoon at the Rickshaw. The mob killer was insulted at the insinuation that he was involved: “I said, ‘Don’t even ask that. I would never do that. You know my MO—not with friends.’ ”

LARRY MCSHANE is a 35-year veteran city reporter currently with the New York Daily News. The award-winning Seton Hall University graduate was a two-time AP New York State Staffer of the Year. El es el autor de Cops Under Fire y Chin: The Life and Crimes of Mafia Boss Vincent Gigante.

DAN PEARSON is the executive producer of Discovery’s I Married a Mobster and has been an entertainment industry veteran for over twenty years.


Jimmy Hoffa - History

July 30, 2019 – Teamsters boss Jimmy Hoffa disappeared 44 years ago today. His kidnapping and murder have become steeped in mythology ever since, the quintessential American unsolved mystery and an urban legend that spans cities and generations like few others, if any, in history. Hoffa vanished from a Bloomfield Township, Michigan restaurant’s parking lot en route to a lunch meeting with Detroit mob street boss Anthony (Tony Jack) Giacalone, Detroit mob associate and labor union consultant Lenny Schultz and New Jersey mafia capo Anthony (Tony Pro) Provenzano of New York’s Genovese crime family to talk labor union business. Specifically, Hoffa wanted to discuss his desire to reclaim the Teamsters presidency which he gave up years earlier as a means of getting his prison sentence for bribery and jury tampering shortened via a commutation by the Nixon White House. The problem was that Hoffa’s former benefactors in the mob didn’t want him back in office.

The Jimmy Hoffa Murder Timeline July 30, 1975

6:00 a.m. – Lenny Schultz opens the Southfield Athletic Club, the Giacalone brothers headquarters and Schultz’s family-owned business, located in the first floor of the Traveler’s Tower office building at the corner of Evergreen and 11 Mile Road, less than 5 miles outside of Detroit’s city limits.

6:30 a.m. – Hoffa awakes at his Orion Township home, which rested on Square Lake, goes into his kitchen and reads the newspaper, before eating breakfast with his wife Jo on the deck outside.

7:45 a.m. – Hoffa speaks on the telephone with New York Teamsters Local President for a half hour about strategy for his forthcoming sit down with Tony Pro.

8:45 a.m. – Hoffa’s surrogate son Chuckie O’Brien, a Teamsters executive who he was feuding with, is dropped off at Local 299 on Trumbull Ave in Southwest Detroit.

9:00 a.m. – Hoffa chats with his 10-year old male neighbor as he is watering his grass.

10:30 a.m.- Vito (Billy Jack) Giacalone, Tony Jack’s little brother and fellow mob capo, leaves his eastside residence and quickly shakes his state police surveillance tail – he’s not “picked up” again by either unit until dinner time.

11:00 a.m. – Tony Giacalone arrives at the Southfield Athletic Club.

12:00 p.m. – Chuckie O’Brien, Hoffa’s surrogate son, takes possession of Tony Jack’s son, Joseph (Joey Jack) Giacalone’s brand new 1975 maroon-colored Mercury Marquis in order to deliver a 40-pound freshwater salmon sent from a Seattle Teamsters president as a present to Local 299 VP and staunch Hoffa loyalist Bobby Holmes.

12:30 p.m. – Tony Jack goes for massage at Southfield Athletic Club.

12:45 p.m. – Hoffa, who has spent the late morning and early afternoon watching television and doung crossword puzzles with his wife at home, talks to a friend in a local painters union in Hazel Park on the phone hoping to arrange yardwork to be done at his residence that upcoming weekend.

12:50 p.m. – O’Brien arrives at Holmes’ house in the Metro Detroit westside suburb of Novi and gives the giant fish to Holmes’ wife, helping her chop it up into individual salmon steaks before departing .

1:00 p.m. – Hoffa leaves his home for the Red Fox sitdown, tells his wife he’ll return by 4:00 p.m. and will cook her a steak dinner on the grill.

1:15 p.m. – O’Brien takes Joey Jack’s Mercury Marquis to a car wash in Farmington, Michigan, to clean it of the fish blood that had dripped on the backseat interior of the vehicle in the process of delivering it.

1:30 de la tarde. – Hoffa stops at a limousine-rental business Airport Service Lines in Pontiac on his way to the Red Fox to see ASI’s owner Louis (Louie the Pope) Linteau, a longtime Hoffa ally and former Teamsters Local chief in Pontiac, a hardscrabble, working-class community directly north of glitzy Bloomfield Hills and Bloomfield Twp – Linteau is away at lunch and Hoffa leaves a message with his secretary telling him he’s going to meet Tony Jack, Tony Pro and Lenny Schultz at Red Fox in Bloomfield Twp at 2:00

1:45 p.m. – Tony Provenzano is seen playing cards at his Teamsters union hall in New Jersey.

2:00 pm. – Hoffa arrives at the Machus Red Fox, located at the forefront of a shopping mall bordering Telegraph Rd, one of the area’s busiest thoroughfares – he speaks to numerous people, a hostess, a waitress and several patrons and well-wishers.

2:15 p.m. – O’Brien arrives at the Southfield Athletic Club with a freshly-cleaned Mercury Marqus, deliveringT

2:25 p.m. – Tony Jack goes to the barber shop at the Southfield Athletic Club for a haircut and manicure.

2:30 p.m. – A visibly-frustrated Hoffa leaves the Red Fox, realizing he’s been stood up and heads towards a nearby hardware store, right behind the Red Fox in the shopping plaza, to use the pay phone, where he calls Linteau first and then his wife to inform them that Tony Jack, Tony Pro and Schultz were no-shows and that he was going home

2:45 p.m. – En route to his green-colored Pontiac sedan from the hardware store pay phone (roughly a 30 yard walk), Hoffa is witnessed speaking to three unidentified males in a car matching the description of Joey Jack’s Mercury Marquis and then getting into the car with them and driving off onto Telegraph Rd.

2:50 p.m. – Tony Jack leaves the Southfield Athletic club for a meeting with his attorney Bernie Humphrey on the 4th floor of the Traveler’s Tower, meaning he just had to go out the athletic club’s frontdoor and up four floors in the elevator.

2:55 p.m. – The 62-year old Hoffa is killed, the common theory being with two bullets to the back of the head, at a secured private residence nearby the Red Fox (most likely at Detroit mobster Carlo Licata’s house at 680 W. Long Lake Rd., a spot two miles away and somewhere Hoffa had met at with Tony Jack to talk business prior).

3:30 p.m. – Hoffa’s body is probably incinerated at Central Sanitation, a trash company owned by Detroit mafia lieutenants and Hoffa pals Peter (Bozzi) Vitale and Raffaele (Jimmy Q) Quasarano and suspiciously burnt to the ground in the aftermath of the Hoffa disappearance.

3:50 p.m. – Tony Jack returns to the Southfield Athletic Club and sets up shop at his favorite table at the club’s grille.

4:30 p.m. – An FBI surveillance unit follows Detroit mob “acting” boss, Giacomo (Black Jack) Tocco from his Melrose Linen Co. office to Southfield Athletic Club where he meets behind closed doors with Tony Jack and Lenny Schultz.

*Tocco, who would be upped to official don in 1979, and Tony Jack, the day-to-day overseer of syndicate activities for a half century, were the two men assigned to plan and coordinate Hoffa’s murder.

List of site sources >>>


Ver el vídeo: ASMR Roleplay- Your Little Brothers Babysitter Wants You Alone Together Secrecy Kissing (Enero 2022).